RESPECTO AL AMBIENTE DEL CONSEJO VICARIAL


Pregunta: En tu experiencia como delegado de pastoral de la séptima vicaría de esta Arquidiócesis, ¿cuáles son las acciones y actitudes de los miembros del consejo pastoral vicarial que más pueden ser formativas y por el contrario, cuáles podrían ser deformantes del ambiente del presbiterio?

Descargar audio

Descargar audio

Nuestro parámetro para evaluar y considerar formativas actitudes y acciones dentro del trabajo de pastorear son las actitudes y las acciones de Nuestro Señor Jesucristo.

Las actitudes pastorales formativas son:

  • La fraternidad, que nos ha unido entre nosotros, nos mantiene unidos a la presencia divina y nos ha permitido alimentar nuestra alegría de contar con la presencia de Jesús y fortalece nuestra confianza en el Señor de que no estamos solos.
  • La disponibilidad, sencillez y entrega en el servicio. Nos ha reubicado en la esencia de nuestra vocación renovando nuestra pasión y entrega.
  • La realidad, respeto y fe en nuestro obispo como representante de Cristo. Aún creemos en el buen pastor, que da la vida por las ovejas y no que alimenta de ellas sus aspiraciones.

Las acciones pastorales formativas son:

  • Las reuniones de decanato y de vicaría en las que tenemos la oportunidad de encontrarnos más en un ambiente de convivencia, participativo y de cercanía que en un ambiente burocrático y simplemente organizativo.
  • La asistencia a diversas festividades y convivencias con la presencia del Obispo. Nos han permitido conoceros y alimentar los lazos de amistad sincera y de solidaridad.
  • El apoyo y solidaridad con las necesidades de los hermanos en dificultades, enfermedades y decesos.

Son actitudes y acciones que nos permiten llevar un proceso personal de maduración en la fe y de configuración con Cristo, según la voluntad del Padre, con la guía del Espíritu Santo.

Las actitudes pastorales deformantes son:

  • La búsqueda de un estatus de poder que brinde privilegios personales.
  • El deseo y la preocupación de agradar a las autoridades eclesiásticas sobre el deseo de agradar a Dios y vivir el Evangelio.
  • La inseguridad que prodece de la falta de experiencia del encuentro con Cristo y que lleva a querer suplirla con cursos y títulos disfrazándola de "formación permanente".
  • La pereza. Nos provoca miedo a lo nuevo. Y es que lo nuevo nos provoca el desintalarse, convencimiento, fantasía, coraje y perseverancia.

Las acciones pastorales deformantes son:

  • Tomar decisiones y realizar planes sin haber escuchado antes el parecer del presbiterio y de los laicos y haberdo dialogado.
  • El trato y comunicación con los hermanos sacerdotes y laicos mediante intermediarios en vez de ser un trato directo y personalizado.
  • La falta de presencia en los momentos más apremiantes dentro de una comunidad o bien en la enfermedad y muerte de un pastor.

Pbro. Xavier Hernández García Medina
Delegado de Pastoral de la VII Vicaría


INICIO | CONTENIDO

REUNIÓN DE OCTUBRE

HOME | 2004 | 2005 | 2006 | 2007 | 2008 | 2009 | 2010 | 2011 | 2012