Primer Momento

Preguntas

  1. ¿Qué aspectos les parece que se deben resaltar del proyecto Misionero del II Sínodo Diocesano? ¿Por qué?
  2. ¿De los contenidos característicos de cada una de las etapas del proceso Post-Sinodal, ¿cuáles han sido más trabajados? ¿En qué se manifiesta?
  3. ¿A qué atribuyen los avances (si parecen pocos o muchos) de nuestra pastoral con relación a los destinatarios-interlocutores prioritarios?
  4. A juicio del grupo, ¿cuáles son los principales desafíos con relación a la evangelización de los destinatarios-interlocutores prioritarios?

1. ¿Qué aspectos les parece que se deben resaltar del proyecto Misionero del II Sínodo Diocesano? ¿Por qué?

Grupo 1

  • La formación de agentes: Es necesario resaltar el anuncio kerigmático y el proceso diocesano.
  • EL proceso de encarnación implica testimonio y diálogo. Hemos faltado un poco en el diálogo con ambientes y en el generar nuevas iniciativas pastorales.
  • La búsqueda de los alejados: Porque durante mucho tiempo sólo nos hemos conformado con reciclara nuestros agentes y nos hemos reciclado poco.
  • Ser Iglesia testimonial y no sólo predicativa: Nos deja ver claramente en donde predicamos, conocerlos y buscar hacer más efectiva dicha labor.
  • La formación inicial y específica: Nos hace falta llegar a profesionistas, políticos etc. Falta llegar a todos los ambientes. Es necesaria la formación permanente para las acciones específicas de nuestra pastoral. (Laicos y sacerdotes).
  • La acción misionera.

Grupo 2

  • Una pastoral misionera de encarnación, diálogo, conversión y testimonio.
  • Mayor atención a los alejados como prioridad evangélica.
  • Mayor conocimiento del ECUCIM, para poder iluminar la misión.
  • Más apertura y escucha a los laicos.
  • Situarnos en la realidad que se vive para lograr una mayor eficacia.
  • Una pastoral verdadera y no de eventos.
  • Testimonio de vida.
  • En gran parte se han llevado a cabo estas acciones, pero hace falta para no limitarse a cumplir con un requisito que se pide, sino que sea una verdadera acción evangelizadora.

Grupo 3

  • Conciencia de que somos Iglesia misionera.
  • La renovación de nuestra pastoral urbana.
  • La identidad como discípulos y misioneros.
  • La necesidad de una formación que nos haga ser fieles.
  • Unidad en el lenguaje, el método y el contenido.
  • Toma de conciencia de una necesidad de salir a los demás.

Grupo 4

  • La misma expresión “Proyecto Misionero” ya es un avance, dejar la pastoral de conservación y despertar a una mentalidad misionera. Se propone un trabajo organizado y orgánico que nos lleve a una pastoral de conjunto en la que todos seamos corresponsables.
  • El Proyecto misionero surge del encuentro con el Verbo y el gozo de sabernos enviados.
  • Se asume a los laicos como destinatarios, pero también como interlocutores.
  • Es vivir una experiencia de comunión y comunidad.

Grupo 5

  • Propiciar el diálogo con los diferentes ambientes.
  • El ir dejando nuestro egoísmo y entrar en la fraternidad con todos, escuchando al otro, tomándolo en cuenta.
  • El interpretar los signos de los tiempos, para descubrir lo que la gente necesita e irlos acompañando, y así tener un campo de acción más fértil.
  • El tomar conciencia de que en los otros también está Dios, ya que hay una palabra que dar, pero también hay una palabra qué recibir.
  • El  tomar en cuenta a los destinatarios.
  • El  salir a anunciar el Evangelio, casa por casa, y no centrar todo en el templo.
  • El conocer la realidad en que se vive en todos los aspectos, para que la Evangelización tenga más fuerza.

Grupo 6

  • Urgente necesidad de pasar de una pastoral de conservación a una pastoral misionera.
  • Nos hemos dedicado al culto y nos hace falta articular respuestas a las necesidades de nuestro tiempo, buscando vivir nuestra realidad de fe, ya que se han cedido todos o la mayoría de los espacios en los que Iglesia interactuaba con la sociedad.
  • Padecemos persecución ideológica, cultural en donde la sociedad postmoderna tiende a callarnos y desprestigiar los valores evangélicos, a lo cual nosotros contribuimos por la falta de una pastoral testimonial y encarnada en nuestra sociedad.

Grupo 7

  • Encarnación, testimonio, diálogo.
  • El tema de la Pastoral Misionera como eje y la Formación integral, pues son ejes de renovación y conversión: Es lo que favorecerá el paso de una pastoral de conservación a una pastoral misionera.
  • Las características de la P. Misionera son las que le hacen creíble, son los signos que espera ver el pueblo.

Grupo 8

  • Hace falta profundizar más en torno a las prioridades del Sínodo.
  • Ser discípulos, una pastoral de diálogo, más encarnada, capaz de ser testimoniada y vivida. Salir.
  • La parroquia debe ser un lugar de proyección, no sólo quedarse en la sacramentalidad.
  • Está atorado el proceso del kerigmático al misionero, lo que lleva a que no haya una conversión. Retomar la formación de los agentes misioneros.

Grupo 9

  • Que nos ha permitido tomar conciencia de que la Iglesia Arquidiocesana debe ser eminentemente misionera.
  • Porque es la razón de ser de la Iglesia.
  • Nos ha dado unidad en cuanto a criterios pastorales. Porque tenemos el rumbo de un Plan Pastoral Arquidiocesano con Espíritu Misionero.
  • Ha marcado la pauta para superar una pastoral de conservación a una pastoral misionera. Trabajar más organizados en la pastoral de conjunto.
  • Nos ha dado la oportunidad de diálogo y conocimiento de la diversidad de culturas por conocer cómo se debe realizar la misión y poder llevar el Evangelio a estos sectores.

Grupo 10

  • El mismo proceso: Porque nos lleva a caminar juntos. Es necesario conocer la inducción.
  • El lenguaje, porque nos unifica.
  • La mentalidad para tomar conciencia de la misión.
  • Una formación integral para todos los agentes.
  • Porque sólo con una conversión pastoral podremos asumir el proceso misionero.
  • Se ha presentado una confusión al hablar de la misión, es necesario clarificarlo.
  • El ser y el quehacer del proceso, porque tenemos que pasar del ¿qué? al ¿cómo?

2. ¿De los contenidos característicos de cada una de las etapas del proceso Post-Sinodal, ¿cuáles han sido más trabajados? ¿En qué se manifiesta?

Grupo 1

  • La sectorización. Hubo insistencia – Nos ha llevado a identificar mejor las circunstancias y ambientes que hay en cada parroquia.
  • La necesidad de salir hacia los demás y que la misión es un proceso que hay que retomar siempre.
  • La formación de agentes. Se ha determinado un proceso de formación. Los CEFALAEs y distintos materiales de trabajo. Formación permanente de laicos. Aunque con resistencias.
  • La Misión intensiva. Lo que hay como resultado= Casas de oración y trabajo de conjunto.

Grupo 2

  • La misión intensiva. Formación de pequeñas comunidades.
  • Evaluación para descubrir lo positivo o negativo de lo obtenido y poder así rehacer caminos.
  • La formación permanente a todo nivel: Creación de distintos medios de formación y subsidios.
  • Más apertura entre laicos y clérigos: visión más eclesial.

Grupo 3

  • La formación de los agentes laicos.
  • Centros de formación impulsados por agentes laicos.
  • Casas de oración.
  • Unificación de una pastoral evangelizadora con sentido misionero.
  • Como sacerdotes unirnos en un mismo fin y un mismo plan en diferentes momentos: inicial, básica, específica y permanente.

Equipo 4

  • La “Misión Intensiva”. Con grupos de agentes evangelizadores que se forman integralmente para la Misión.
  • La formación en los diferentes niveles: Inicial, básico, específico, permanente. Se resalta la figura del Cefalae.
  • La organización en todos los niveles con visión de subsidiariedad.
  • Se subraya una pastoral que sigue directrices comunes.
  • Se generan agentes capaces para la comunión y la acción.

Grupo 5

  • La formación de los agentes de Evangelización, lo cual se manifiesta por medio de los libros de formación que ya se han editado.
  • Hay interés y acompañamiento en la formación de los laicos, por parte de los pastores.
  • En muchos decanatos se han instituido los Cefalaes, quienes están dando muy buen resultado en la formación de los agentes.
  • Por parte de los Vicarios Episcopales, se han venido dando las directrices para el trabajo pastoral y la organización de las Vicarías.
  • Se ha instituido el Equipo Kerigmático.
  • Se le está dando prioridad a la formación.
  • Se está aprendiendo a ser discípulo y misionero.

Grupo 6

  • Falta continuidad en todos los procesos que se han iniciado.
  • No existe evaluación en nuestros proyectos ni claridad en las metas.
  • Ha existido en todo este tiempo postsinodal un error metodológico en donde ha planteado todo y se habla de todo, pero no se concreta en uno o dos puntos que puedan con rigor científico ser evaluados.

Grupo 7

  • El Proceso Evangelizador con tinte catecumenal: Sectorización de las parroquias. Formación de pequeñas comunidades. Ministerios laicales que han aparecido.
  • La formación laical Cefalaes.
  • Impulso de misiones intensivas.
  • Formación de los presbíteros; hay más iniciativas y ocasiones participar.
  • Las asambleas diocesanas que se establecieron a partir del II Sínodo y la continuidad temática que han seguido.

Grupo 8

  • Un gran número de parroquias sabe que se ha trabajado en la misión, muchos de los cuales no se han consolidado.
  • Hay insistencia en la formación.
  • La misión intensiva tuvo muchos frutos.

Grupo 9

  • Nos ha dado unidad en a cuanto criterios pastorales.
  • Porque tenemos el rumbo de una Plan Pastoral Arquidiocesano con Espíritu Misionero.

Grupo 10

  • El diálogo con las culturas: se ve más interés por disponer los medios y recursos para comprender nuestros ambientes y culturas.
  • La formación de laicos: Los Cefalaes en nuestros decanatos.
  • La formación permanente del clero: Se presentan nuevos recursos para la promoción integral en nuestras vicarías.
  • El proceso Evangelizador: Se sigue impulsando aunque lento, pero el esfuerzo nos permite ver su avance.
  • La continuidad del proceso misionero: Se ve que en ocasiones se fragmenta o se trunca cuando se dan los cambios en los agentes de pastoral (presbíteros).
  • Aparecida retomar el caminar de la Arquidiócesis como líneas de la pastoral en la misión permanente.

3. ¿A qué atribuyen los avances (si parecen pocos o muchos) de nuestra pastoral con relación a los destinatarios-interlocutores prioritarios?

Grupo 1

  • A que hay una estructura pastoral que se ha mantenido y ha dado continuidad.
  • El interés que muchos laicos ha presentado en los distintos aspectos de la pastoral.
  • El avance en los criterios y métodos de la pastoral de conjunto.
  • Se ha generado una inquietud por salir de la parroquia. (Aunque ha hecho falta preparar en casos específicos a nuestros agentes de pastoral – jóv/alej/fam/pob).
  • Corresponsabilidad en muchos aspectos – Laicos – sacerdotes – obispos.

Grupo 2

  • A la acción del Espíritu Santo.
  • La toma de conciencia, la creación de un lenguaje común guiadas por las orientaciones Pastorales.
  • Eventos a distintos niveles creando un clima eclesial.
  • Hay mayor convencimiento y conversión, sobre todo en los laicos que son fuertes promotores de la misión.
    Hay más organización.
  • Un mismo lenguaje, más conciencia del proceso, la participación de los laicos y la formación de la Caritas a distintos niveles.
  • Reconocer y agradecer el trabajo de la Vicaría de Pastoral.

Grupo 3

  • Se pasó de una iglesia meramente sacramental a misioneras.
  • Extraordinaria disposición de los laicos para entrar al proceso misioneros, incuso muchas veces sobrepasan nuestro trabajo.
  • El trabajo en común en la evangelización pastores y fieles.
  • El impulso de los obispos para que las parroquias y decanatos tuvieran equipos misioneros y consejos pastorales que en muchos casos no existían.

Grupo 4

  • La importancia de atender la secularización como raíz de una descristianización.
  • Con la sectorización se facilita el ir hacia los alejados.

Grupo 5

  • Al compromiso del Vicario Episcopal que acompaña el trabajo pastoral que se está realizando. Hay interés, hay diálogo, hay presencia.
  • A la disposición de muchos sacerdotes que asumen los planes y proyectos de la Arquidiócesis.
  • La unidad en el trabajo forma objetiva.
  • El tomar en cuenta a los laicos que ya participan en los planes de la vicaría.
  • La estabilidad física y espiritual del sacerdote.
  • La fraternidad sacerdotal.
  • En que ya empieza a haber un lenguaje común, resultado del trabajo común que se está realizando y que es la construcción del Reino.
  • A que al laico se le está tomando más en cuenta, si antes era objeto, ahora es sujeto de la Evangelización.

Grupo 6

  • Sí existen avances: La participación de sacerdotes y feligreses ha ido cambiando.
  • Parece que existe toma de conciencia en los sacerdotes para cuidad el testimonio y las comunidades asignadas.
  • Conocimiento de un mismo lenguaje que podrá permitir la unificación de criterios.
  • Es un gran mosaico en donde existen todos los procesos en mayor o menor grado de acuerdo al compromiso y conversión de rebaño y pastor.

Grupo 7

  • El avance ante todo se debe a la gracia de Dios que no abandona a su pueblo. También a la programación y organización de la pastoral para atender estos sectores. A la participación activa de los laicos. En la mayor conciencia por parte de los agentes de pastoral. Las religiosas también han entrado en la dinámica misionera.
  • Los retrocesos en mucho se deben a las circunstancias del tiempo en que vivimos: Avance de las sectas – Gobiernos anticlericales – Crisis de valores.

Grupo 8

  • Se ven avances en el caminar juntos.
  • Al trabajo de los presbíteros y los agentes laicos, a la disposición y a la entrega, las personas tenían la necesidad de presentarles algo como un buen despertar de la arquidiócesis. La entrega pastoral de los agentes de evangelización. Hay esfuerzos particulares. El lugar que se le ha dado a los laicos.

Grupo 9

  • A que ha habido apertura y énfasis de la participación activa y misionera de los agentes laicos como parte insustituible de la Iglesia.
  • Tomemos conciencia de su valor como Iglesia.
  • Su formación y capacitación. Los medios para desarrollar su apostolado.
  • Su envío a la Misión.
  • La disponibilidad de los ministros ordenados para llamar a los interlocutores, capacitarlos y enviarlos. Formar grupos de comunión que los mantengan unidos en el trabajo misionero.
  • Abrirse, ir y encontrar a la gente.
  • El destrabamiento, que, a la luz del Espíritu Santo se ha logrado para desatar, promover e impulsar los procesos evangelizadores.
  • Conseguir que la gran propuesta de Dios llegue al otro.
  • Confiar en la fuerza de la Palabra. Revelar el misterio de Dios que sigue siendo vivo y eficaz.
  • Actualmente existen y tenemos más recursos que nos ponen en contacto con la Palabra de Dios.
  • Haber unificado los criterios en los diversos susidios y materiales formación. Un poco lento per ya están aquí.

Grupo 10

  • Los grupos de Cefalaes, los equipos misioneros.
  • La conciencia de que la misión busca llegar a los principales destinatarios.

4. A juicio del grupo, ¿cuáles son los principales desafíos con relación a la evangelización de los destinatarios - interlocutores prioritarios?

Grupo 1

  • Necesidad de ministerios: Acordes a las necesidades de la comunidad y no sólo de las propias ideas, dejar que los laicos sean más protagonistas, tomen las estructuras en sus manos y las impulsen. Evitar repetir cosas que hacen otras instancias.
  • Escuchar a los destinatarios interlocutores: Ser interlocutores.
  • La coordinación pastoral para saber trabajar como autoridad. Saber deslindar, detectar las personas idóneas para asumir responsabilidades. Hacer presencia.

Grupo 2

  • La atención a las generaciones jóvenes.
  • Mantener la formación que traiga como consecuencia la comunión y como fruto congruencia de fe y vida diaria.
  • Insistir en la atención a los pobres.
  • Consolidar los procesos y los planes.
  • Diálogo y testimonio.
  • Conciliar: Lo prioritario con lo urgente – la planeación con el activismo – la pastoral con la pastoral de ocurrencia orgánica.

Grupo 3

  • La familia y los jóvenes principalmente.
  • El proyecto misionero como forma de aterrizar la nueva evangelización: ardor, métods y expresiones.
  • La conversión para poder entrar en este proyecto.
  • Espiritualidad que lleva al seguimiento de Cristo.
  • Incluir más que un mero aspecto técnico.
  • Alimentar la comunión, el espíritu y la fe.
  • La familia que es ya una pastoral articulada.
  • Pasar de una pastoral de grupos a una pastoral parroquial.

Grupo 4

  • La Lectio como ejercicio de escucha de Dios, nos llevará a la escucha de los demás.
  • Los principales agentes de evangelización somos los sacerdotes y a muchos no nos interesan los acuerdos, los proyectos.
  • Si no tenemos claridad hacia dónde vamos, no podremos trabajar la misión.

Grupo 5

  • La impaciencia, porque se quiere que todo dé fruto al momento.
  • La cuestión espacio-temporal: Vivimos muy aprisa.
  • La violencia, ya que por eso las personas se van alejando y no son constantes en la formación.
  • El que van llegando personas con diferentes tipos de cultura.
  • Los pastores, ya que a veces no permiten que los laicos participen.
  • Es necesario desatar los procesos necesarios de formación.
  • Ser conscientes del proceso de formación necesario, tanto para los laicos como para los pastores.
  • El no instalarnos: hay que renovarse.
  • La influencia de los medios de comunicación, que en vez de ayudar confunden: “La opinión la convierten en verdad”.
  • El futuro de la Iglesia - ¿Quién la podrá sostener?

Grupo 6

  • La conversión de los sacerdotes en donde se dé verdaderamente un encuentro personal con Cristo.
  • Que se logre una formación integral en los sacerdotes para que desaparezca la mentalidad changarrera, haciendo de lado la pastoral de sobrevivencia.

Grupo 7

  • El lenguaje: La Iglesia se ha quedado en formas “estereotipadas” de expresión que actualmente a muchos no les dicen nada (vgr. Liturgia).
  • El nivel cultural del habitante del DF es bajo; pocos se preocupan de formarse. Esto hace que las propuestas de formación que propone el II Sínodo se apliquen sólo a ciertas “élites”.
  • La sociedad nos reta a hacer presencia, especialmente los ámbitos de dolor y de compromiso.
  • Los medios proponen un nuevo lenguaje y escritura que no tienen arraigo en valores. Nosotros llegamos a asimilar sin discernimiento.
  • La tecnología nos rebasa, hace falta saber utilizar lo que puede favorecer la evangelización.
  • Ante el cambio que va dirigiendo hacia el secularismo y anticristianismo, hacen falta estrategias para enfrentarlo, así como a la cultura de la muerte que se extiende cada día más en nuestra sociedad.
  • Hace falta ser “testigos creíbles” de los valores que están de base en las opciones prioritarias del Sínodo.

Grupo 8

  • Formación.
  • Evaluación de cada etapa.
  • Pensar que los grupos de misión no se vuelvan un estorbo para la Iglesia.
  • Proyección.
  • Organización pastoral.

Grupo 9

  • Que se priorice la conversión personal y pastoral de los agentes ordenados.
  • Para que tengamos agentes que se dediquen de lleno a las diversas pastorales.
  • Dinamizar la construcción de la comunidad fuera del templo. Salir del templo para construir la comunidad fuera del templo.
  • Se debe fortalecer la capacitación de los agentes laicos para que asuman con responsabilidad su ministerio y se fortalezcan las comisiones laicales.
  • Quienes han logrado alcanzar las metas, que pueda compartir sus experiencias con miras al bien común: ¿Cómo llegar a los jóvenes?
    • ¿Cómo llamar a los jóvenes?
    • ¿Cómo evangelizar a los jóvenes?
  • Los ministros ordenados no podemos hacer todo. No somos todólogos. Necesitamos apoyarnos en los laicos.
  • Todos necesitamos supervisión. No somos dueños, sino administradores. Necesitamos métodos de evaluación pastoral para seguir adelante.
  • Nos hemos cuestionado acerca de ¿cómo hacer atractivo, en nuestros días y para nuestras comunidades, el mensaje evangélico?
  • Estamos inmersos en una cultura de muerte. La secularización y el anticlericalismo que enfrenta la Iglesia; una Ciudad de México en donde son promovidas leyes contrarias a los valores evangélicos etc.
  • Que nuestro testimonio de vida y nuestra fidelidad a la Iglesia sean reflejo de nuestro amor al Padre, para llevar a cabo el proceso evangelizador con espíritu misionero en la Arquidiócesis de México.

Grupo 10

  • Diálogo.
  • La unidad.
  • Debemos asumir responsablemente el proceso integral. (donde los recursos lleguen al proceso evangelizador). Requerimos una conversión personal.

INICIO | CONTENIDO

REUNIÓN DE MARZO

HOME | 2004 | 2005 | 2006 | 2007 | 2008 | 2009 | 2010 | 2011 | 2012