2. DESTINATARIOS-INTERLOCUTORES

El II Sínodo dedicó a los Destinatarios (cf. EN 49-58) la segunda semana de reflexión. Actualmente se prefiere decir: destinatarios-interlocutores, para acentuar la actitud dialogante que descubre los valores ya presentes en la persona y en los grupos y reconoce que el proceso de evangelización ha de hacerse de forma participativa (cf. OP 2011, n 11).

El Sínodo tuvo presente el designio universal de salvación, pues “los destinatarios del Evangelio somos todos los seres humanos”, “los obispos, los presbíteros, los demás fieles… somos los primeros destinatarios de la acción evangelizadora de la Iglesia” (DG 63, 64). Sin embargo, por estrategia pastoral, se vio necesario elegir.

Se optó por los alejados y los pobres, por criterios evangélicos, pues así actuaba Jesús, sin excluir a nadie; la elección por las familias y los jóvenes se hizo por considerarlas “realidades básicas y fundamentales” de la vida humana que “manifiestan un preocupante derrumbe de valores humano-cristianos y reclaman, con particular urgencia, una nueva evangelización” (DG 66).

La elección de las 4 prioridades, llevó a la asamblea sinodal a recapacitar y a concluir que se trataba de:

La secularización origina otras realidades que refuerzan el alejamiento: la masificación, el anonimato, la despersonalización y, sobre todo, la descristianización (cf. ECUCIM 1354, 1893...).

El Sínodo se acerca a una cierta “tipología de los alejados” (cf. ECUCIM 1341), que enuncia, de algún modo las causas mencionadas arriba:

  • Bautizados no practicantes ni creyentes, ciudadanos de un mundo secularizado, indiferentes ante lo religioso y lo trascendente.
  • Bautizados creyentes pero no practicantes, de fe individual; estiman que la relación con Dios es un hecho puramente interior y privado.
  • Bautizados practicantes pero no iniciados en la fe, cuya falta de formación impide recibir en sus vidas el influjo vital del Evangelio.

Avances

La convicción sobre los alejados como el interlocutor principal ha estado presente durante el proceso post-sinodal, logrando así cierto grado de maduración. Esto se puede constatar en el documento “Hacia el plan pastoral de la Arquidiócesis de México” (1997), cuyo centro de gravedad es la pastoral de sentido catecumenal, o de reiniciación cristiana. Esta dirección se ha mantenido en los contenidos y enfoques de las posteriores asambleas diocesanas y en las correspondientes Orientaciones Pastorales.

El que en la mentalidad pastoral de las comunidades y de los pastores, haya prevalecido la preocupación por los alejados, ha tenido efecto positivo al ir afianzando el proceso evangelizador con sentido misionero, con variadas expresiones.

El lenguaje es ya compartido, aunque no de la misma forma ni de manera profunda. El aprecio por el “Manual Operativo para la Pastoral Parroquial” (2004), cuyo contenido va en esa línea, hace palpable la sensación de estar en el camino.

El enfoque de la pastoral socio-caritativa, ha tenido momentos significativos de reflexión respecto de los Pobres:

  • Durante el Sínodo.
  • En el proceso post-sinodal (cf. “La pastoral de la caridad en tiempos de misión evangelizadora en la Arquidiócesis de México”, 2000; OP 2006).

La preocupación por los pobres se ha valorado como expresión importante del testimonio cristiano y complementación necesaria del primer anuncio.

Desafíos

El alcance a los alejados es todavía reducido. Los alejados con los que se ha trabajado son, la mayoría, personas que estaban en torno a la vida de la Iglesia; ahora están viviendo un proceso de formación y están más organizados.

En general se trata de adultos mayores, principalmente mujeres.

  • Prácticamente no se ha llegado a los jóvenes, a los estudiantes, a los profesionistas y a muchos otros miembros de la sociedad.
  • Es difícil encontrar parroquias en las que la pastoral familiar, juvenil o socio-caritativa sea efectivamente prioridad.
  • La pastoral familiar y la pastoral juvenil no han logrado tener el grado de importancia esperado.
  • Los planes y programas no han logrado involucrar a la Arquidiócesis en su conjunto. Se ha trabajado desde las comisiones diocesanas, a veces en coordinación con las comisiones de vicaría.
  • Existe gran debilidad de los esfuerzos paralelos, que no dan por resultado la necesaria pastoral orgánica, fruto de la debida articulación, subsidiariedad y corresponsabilidad, entre otras exigencias.

Convencidos de que la cuestión está en la secularización, nuestra pastoral debe enfrentar la ruptura entre fe y vida.

Con gratitud hacia Dios podemos decir que el II Sínodo con mucha lucidez nos ha señalado el camino:

La pastoral misionera de encarnación, testimonio y diálogo (cf. DG 41-60).

Son caminos seguros, amplios y complejos, que apenas hemos empezado a recorrer.

  • No hemos sabido implementar en grado suficiente las acciones, la organización, la formación.
  • Necesitamos consolidar firmemente en nuestras comunidades, parroquias, familias, grupos apostólicos, una mentalidad definidamente evangelizadora y encarnada, que lleve a superar una visión exclusivamente espiritual o intimista de la fe.
  • Para ser una Iglesia interlocutora de las culturas, necesitamos entender sus motivaciones y lenguajes.

Queda pendiente llevar a cabo lo que se dice en el Edicto de Clausura del Sínodo (n. 58): “retomar… la correlación de las diversas estructuras diocesanas; es indispensable un enfoque que globalice e interrelacione esas diversas estructuras”, que nos lleve a “una pastoral descentralizada y pluralista, dentro de un gran sentido de comunión y organicidad de toda la pastoral de la Iglesia local de la Ciudad de México” (Id. 65).

Se trata de que la opción prioritaria sinodal sea una opción efectivamente diocesana, en la que se empeñen de manera corresponsable todos los implicados en la pastoral, en sus diversos niveles, en la ejecución, en la coordinación, en la programación y en la dirección.

Pbro. Jesús Hernández


Ver "Destinatarios-interlocutores de la Nueva Evangelización" en PowerPoint


INICIO | CONTENIDO

REUNIÓN DE MARZO

HOME | 2004 | 2005 | 2006 | 2007 | 2008 | 2009 | 2010 | 2011 | 2012