FORO ~ AGENTES

I ~ 2012


Año 2012
evaluar para proyectar

de lo propuesto por el Sínodo

qué hemos logrado y qué falta

75. Los Agentes evangelizadores para la Ciudad de México fueron descritos atinadamente en las asambleas sinodales con las siguientes características:

76. "Estar fundados en la común dignidad bautismal, con una clara conciencia de su identidad, vocación y misión evangelizadora, en comunión eclesial corresponsable y fraterna que implica sólida vida espiritual, constante proceso de conversión manifestada en actitudes evangélicas y de servicio —según los propios carismas— a fin de ser signos y testigos creíbles al servicio de la Iglesia local y, en definitiva, del Reino de Dios en el mundo".

77. "Tener un encuentro personal con Cristo, conocimiento de la realidad y un programa de acción en constante revisión; formación adecuada y permanente; inserción en los diversos niveles y ambientes; unidad en la diversidad y trabajo conjunto en comunión fraterna, subsidiaria y solidaria, en fidelidad al trabajo común acordado".

78. "Tener sensibilidad apostólica, gran amor a la Iglesia diocesana, apertura al cambio y actitudes positivas frente a sí mismos y a los demás".

79. "Poner un especial acento en el testimonio y defensa de la justicia en todos los niveles, de acuerdo con la doctrina social de la Iglesia, así como en la inculturación del Evangelio, con su dimensión de auténtica promoción humana".

(II Sínodo Diocesano, Decreto General)

Por qué los foros,
cuándo y dónde,
quiénes están convocados,
cómo prepararse

A. El 7 de enero del presente año, en la peregrinación de nuestra Arquidiócesis a la Basílica de Guadalupe, el Sr. Cardenal nos entregó las Orientaciones Pastorales 2012: “La voz de la Ciudad nos Evangeliza”.

B. Con ello dio comienzo en nuestra Arquidiócesis un proceso de reflexión y evaluación pastoral con ocasión de los 20 años del II Sínodo Diocesano, en el cual revisaremos qué tanto hemos puesto en práctica sus ordenamientos en el camino postsinodal. Será un período significativo de renovación para todos los miembros de esta Iglesia local.

1) Estudiaremos la cultura religiosa de los fieles católicos y de la población en general de la Ciudad de México.

2) Escucharemos las opiniones de la población sobre la acción evangelizadora de la Comunidad eclesial, y

3) Analizaremos la praxis pastoral post sinodal en la Arquidiócesis.

C. Para ello, se realizarán cuatro foros para valorar los frutos alcanzados, ver las limitaciones y descubrir las pistas futuras. Los foros tendrán el esquema del Sínodo: agentes, destinatarios, medios y estructuras.

D. Para el Foro de Agentes la cita es el sábado 28 de Abril de 9:00 a 15:00 hrs., en el Seminario Conciliar de México, Casa Huipulco, San Juan de Dios # 222, Col. Villa Lázaro Cárdenas.

E. El Sr. Cardenal convocará a quienes tengan un compromiso significativo como discípulos misioneros según sean propuestos por los Decanatos, Movimientos y Vicarías Funcionales.

F. Quienes reciban la convocatoria deben utilizar el documento de trabajo para ubicarse en la ruta del Foro. Su disponibilidad e interés permitirá que la reflexión sea profunda y plural y puedan aportar a la conversión pastoral de nuestra Iglesia local.

G. Una vez realizado el Foro a nivel diocesano, se propondrá organizar foros similares en las Vicarías Territoriales, para recibir las propuestas respecto a los agentes de evangelización en los distintos niveles y sectores de compromiso apostólico.

EL AGENTE DE LA NUEVA EVANGELIZACIÓN
Discípulo y Misionero de Jesucristo
y la opción prioritaria del II Sínodo:
Evangelizar las culturas de la Ciudad de México

En el proceso de renovación pastoral

1. El 2011 nos encuentra a dos años del vigésimo aniversario de la presentación del Decreto Sinodal y de la amplia consulta y evaluación que haremos para iluminar nuestro caminar. Quiero motivar a todos los agentes de pastoral para que nos unamos en este propósito. El caminar juntos es fruto de la conversión a la misión, de la conversión a la comunión y de la conversión al servicio (OP 2011, 19).

2. En la víspera del Bautismo del Señor, invito a todos a que renovemos nuestro propio bautismo. Nuestra vocación bautismal es actual, es hoy cuando el Señor está pronunciando nuestro nombre y llega al fondo de nuestro corazón para convertirlo. Es hoy cuando atrae y conquista nuestra persona para que lo sigamos. Es hoy cuando el Señor nos envía como Buena Noticia para todos (OP 2010, 112).

3. Hemos hecho mención en varias ocasiones de la meta que nos propone el II Sínodo como signo de la opción misionera: una pastoral de encarnación, de diálogo y de testimonio. Ese es el objetivo a lograr en nuestra práctica pastoral (OP 2011, 27).

4. Pido a todos los bautizados no olvidar el llamado que Jesús nos sigue haciendo para convertirnos en sus discípulos misioneros. Para llevar a cabo su misión evangelizadora, nuestra Iglesia local necesita compartir las expectativas y necesidades de los habitantes de la Ciudad y tratar de responder a ellas (OP 2010, 9).

5. Ese proceso personal de encuentro cada vez más profundo con Jesucristo es lo que llamamos formación para la vida cristiana. “Misión principal de la formación es ayudar a los miembros de la Iglesia a encontrarse siempre con Cristo, y, así reconocer, acoger, interiorizar y desarrollar la experiencia y los valores que constituyen la propia identidad y misión cristiana en el mundo. Por eso, la formación obedece a un proceso integral, es decir, que comprende variadas dimensiones, todas armonizadas entre sí en unidad vital. En la base de estas dimensiones está la fuerza del anuncio kerigmático. El poder del Espíritu y de la Palabra contagia a las personas y las lleva a escuchar a Jesucristo, a creer en Él como su Salvador, a reconocerlo como quien da pleno significado a su vida y a seguir sus pasos. El anuncio se fundamenta en el hecho de la presencia de Cristo Resucitado hoy en la Iglesia y, es el factor imprescindible del proceso de formación de discípulos y misioneros. Al mismo tiempo, la formación es permanente y dinámica, de acuerdo con el desarrollo de las personas y al servicio que están llamadas a prestar, en medio de las exigencias de la historia” (DA 279; OP 2008, 48).

El Perfil del evangelizador

6. Cultiven los Agentes el amor y la pertenencia a la Iglesia local. El Agente, al ser evangelizado y evangelizar a los demás, ha de propiciar una actitud de discípulo, hermano y apóstol, así como un sentido de comunión eclesial (ECUCIM 2063).

7. En esa dirección, seguimos recorriendo juntos el camino para hacer realidad que en cada lugar de la Ciudad donde esté un bautizado se haga presente el testimonio de fe y amor, se haga presente Jesús, que es el único que puede transformar los corazones y nuestra realidad social (OP 2009,8).

Espiritualidad del discípulo misionero

8. Los formadores de los Agentes de pastoral, en sus diversos ambientes, deberán cuidar desde un principio el tipo de enfoque y método de la formación espiritual que se les brinde, de modo que pueda asegurarse el valor del testimonio —a la luz de las exigencias de la Nueva Evangelización— como eje unificador entre su acción apostólica y su santificación personal (ECUCIM 2853).

9. De esa prioridad, hemos reafirmado que el encuentro personal con Jesucristo es lo que realiza el cambio en nuestra persona y nos hace capaces de dar testimonio de la Buena Noticia (OP 2011, 52).

10. Así, cuando se profundiza en la relación personal con Jesucristo va madurando el discípulo misionero. Por caminos diversos, el Señor va preparando a quienes enviará como sus apóstoles (OP 2011, 54).

11. Para mantenerse como discípulo hay que comprender que todo lo hemos recibido, que estamos llamados a vivir la experiencia de entregar gratuitamente lo recibido, de colocarse en el lugar del más pequeño (OP 2011, 56).

12. Para que se logre una Nueva Evangelización y la transformación de la Ciudad, según la prioridad sinodal, la pastoral, tanto a nivel general como local, debe tener las siguientes características:

* continua conversión;
* claro testimonio;
* conocimiento de la realidad;
* trabajo en equipo (ECUCIM 2064).

Formación de los discípulos misioneros

13. Los Agentes de la evangelización sean formados desde el Evangelio para que se despierte en ellos la sensibilidad por la justicia, de manera que ésta se traduzca en acciones pastorales que incidan en la realidad según la prioridad del II Sínodo (2069).

14. La formación de los Agentes de evangelización deberá ser integral, incluya el análisis pastoral de la realidad para la promoción, acompañamiento y discernimiento comunitario de acciones al servicio de la sociedad y, en lo que se refiere a los Laicos, encáucelos activa y efectivamente a la participación en la vida política, económica y cultural.

15. Una de las luces dadas en la Asamblea Diocesana del 2009 fue el consenso de establecer una relación directa entre el itinerario formativo y la misión permanente, expresión que engloba el proyecto pastoral de nuestra Iglesia local. El objetivo es, entonces, formar discípulos misioneros en actitud de misión permanente —de diálogo, cercanía y testimonio— para la Ciudad (OP 2011, 59).

16. La formación inicial tiene su lugar en la familia, las pequeñas comunidades, los grupos y movimientos apostólicos y la parroquia. Especialmente en el ámbito parroquial tendríamos que suscitar un ambiente de motivación y una organización capaz de acompañar esa etapa. “Si queremos que las Parroquias sean centros de irradiación misionera en sus propios territorios, deben ser también lugares de formación permanente. Esto requiere que se organicen en ellas variadas instancias formativas que aseguren el acompañamiento y la maduración de todos los agentes pastorales y de los laicos insertos en el mundo (DA 306; OP2008, 53).

17. El período de tres años, que tenemos delante: 2010 al 2012, es una buena oportunidad para impulsar la acción formativa de cada vez más bautizados. La finalidad es que nuestras comunidades vayan transformando, con audacia, su perfil actual de conservación, a una configuración comunitaria misionera que sea signo de diálogo, cercanía y caridad hacia todos (OP 2010, 10).

18. La formación permanente de los distintos agentes debe responder a un programa con una relación directa al plan pastoral diocesano. Aunque intervengan diversas instancias de distintos niveles para realizar los objetivos, tendría que existir la coordinación para que todo responda al mismo programa y espíritu (OP 2008, 55).

19. Compete a la Curia de Pastoral crear un sistema entre las instituciones, centros y organismos de formación, para que los Agentes puedan obtener la capacitación deseada (ECUCIM 2070).

20. El compromiso de la parroquia para ofrecer a todos los bautizados el itinerario que les permita conocer y vivir su vocación cristiana, implica considerar una organización que responda al sentido de acompañamiento que un proceso en la fe necesita para sus momentos consecutivos: agentes misioneros, agentes para la reiniciación cristiana, catequistas de adultos para las comunidades menores, agentes de pastoral familiar. En todos estos casos, son agentes que animan a la comunidad en su conjunto para realizar uno de los momentos del proceso evangelizador y enlazarlo con el siguiente (OP 2010, 31).

21. Necesariamente la renovación pasa a través de acciones puntuales, que están expresadas en las metas que les propongo en estas orientaciones. La acción misionera y el itinerario para convertirse en discípulo misionero se alimentan una a la otra y representan el dinamismo y la fuerza que transforma nuestro ser de Iglesia (OP 2010, 111).

22. Las Parroquias, los Decanatos, las Vicarías y la misma Arquidiócesis, en sus respectivos niveles, asignen recursos económicos que garanticen la formación de los Agentes (ECUCIM 2072).

23. Impulsen las Parroquias, Decanatos, Vicarías, Institutos y Organizaciones eclesiales la formación en el análisis de la realidad de acuerdo a la opción prioritaria —las Familias, los Alejados, los Pobres y los Jóvenes— para la inculturación del Evangelio, de tal manera que los Agentes conozcan causas y consecuencias de la problemática actual (ECUCIM 2074).

24. Los Decanatos organicen cursos de ciencias sociales sobre la cultura de la pobreza y del empobrecimiento, sobre la compleja realidad familiar, sobre la situación cultural de los alejados y sobre la cultura juvenil; que a ellos asistan los diversos Agentes de pastoral (ECUCIM 2075).

25. La Vicaría para los Laicos tenga en cuenta no sólo la formación apostólica y la organización pastoral de los Laicos, sino también su formación e inserción orgánica en orden a la evangelización de la cultura y de las subculturas que hay en la Arquidiócesis (ECUCIM 4494).

26. Ahora, en el contexto de nuestra preocupación por la formación de agentes, les invito a analizar qué decisiones nos piden también las otras dos prioridades sinodales, que nos ponen más claramente en estado de misión: nuestros hermanos más pobres y quienes están alejados del influjo de los valores del Evangelio (OP 2010, 8).

27. Para la siguiente asamblea diocesana, la segunda, quise plantear una consulta y, la consiguiente reflexión, sobre la formación de agentes laicos para acciones específicas, ya que con urgencia se planteaba el cuestionamiento de cómo y quién llevaría a cabo la evangelización de las culturas en nuestra Ciudad, es decir, cómo se podría hacer realidad el nuevo y vigoroso proyecto misionero formulado en el Sínodo. El estudio y los aportes sobre el tema fueron muy iluminadores y marcaron una dirección por la que hemos podido avanzar. De ahí surgieron los centros que se llamaron “Cefalae”, que fueron un medio para mantener el propósito de la formación y para ahondar en la visión que de ella se debía tener (OP 2012, 20).

28. Son dos aspectos los que hay que trabajar para que se vayan conformando los itinerarios: la identidad del discípulo misionero que quiere empeñarse en una tarea específica y las habilidades que necesita apropiarse para desempeñar ese servicio (OP 2012, 89).

Respecto a los Ministros Ordenados

29. Que los Obispos, presbíteros y diáconos vivan la conversión al sentido de la misión de la Iglesia, junto con nuestra comunidad, para participar en la conversión de los hermanos; propiciar una actitud permanente de liberación interior de toda desesperanza e indiferencia sobre la eficacia del crucificado; prepararse como agentes de santidad que vivan, al estilo de Jesucristo, el testimonio de encarnación, diálogo, comunión y ofrecimiento de la vida divina, sobre todo a los más alejados del influjo evangélico; redescubrir y valorar la propia vocación y misión dentro de la Pastoral de Conjunto, siendo corresponsables de esta Iglesia particular; aprender a caminar y a buscar la santificación junto con los laicos (OP 1999, 27).

Respecto a los Agentes de Vida Consagrada

30. Que las religiosas y los religiosos trabajen para hacer visible la necesidad y complementariedad de los diversos carismas dentro del plan pastoral diocesano; de esta forma serán instrumentos para enriquecer la pastoral de conjunto (OP 1999, 28).

Respecto a los Agentes Laicos

31. Que los Laicos, las Organizaciones y los Movimientos busquen capacitarse mejor como agentes de la misión en sectores y ambientes diversos, participen en Consejos para una mayor eficacia misionera y conquisten su derecho a participar en la planeación y toma de decisiones en los diversos foros de la Iglesia arquidiocesana (OP 1999, 29).

32. La evangelización no puede realizarse hoy sin la colaboración de los fieles laicos. En otras palabras, es necesario que el laico sea tenido muy en cuenta con un espíritu de comunión y participación” (DA 213; OP 2008, 39).

33. Hoy en nuestra Ciudad, apoyar el surgimiento de nuevos discípulos y misioneros significa reafirmar el apoyo a los laicos. Ministros ordenados, Religiosos y Religiosas debemos cuidar esta prioridad, para que los laicos cristianos, como ciudadanos de esta Ciudad, con su presencia hagan penetrar el Evangelio en el contexto del ambiente donde viven (OP 2008, 40).

34. Que los agentes sean de su ambiente y para su propio ambiente. Desde el principio debemos desarrollar en el laico, que es o quiere llegar a ser agente, la práctica de un compromiso con su propio ambiente —sea territorial o sectorial—. Que aprenda a dialogar con las personas y generar solidaridad en medio de los problemas de su propia comunidad. Esto le irá capacitando para evangelizar las diversas culturas de su entorno, llevando a su vida de fe los problemas de la comunidad, con miras a lograr una auténtica inculturación del Evangelio (OP 1997, 24).

A quiénes hay que dirigirse

35. Mediante un testimonio de vida alegre y comprometida, la Iglesia muestre a las Familias, a los Alejados, a los Pobres y a los Jóvenes el rostro de una comunidad que, movida por el amor de Cristo, se aventura a la osadía de los más altos valores y riesgos en favor de la vida, de la justicia y la dignidad (ECUCIM 2065).

36. Todos los Agentes, con su testimonio de alegría y convicción, lleven el anuncio de Cristo a los alejados (ECUCIM 2066).

37. Los Agentes de la Nueva Evangelización que trabajan con los destinatarios prioritarios de la Nueva Evangelización asuman su compromiso con las mayorías, acercándose a sus realidades y promoviendo con ellos los valores del Reino de Dios; comprométanse también a conocer y a poner en práctica, a su nivel, las líneas del Magisterio reciente de la Iglesia (ECUCIM 2068).

38. Los Agentes tomen la preparación y la recepción de los sacramentos como ocasión para entrar en contacto directo con las familias, especialmente las más alejadas y pobres (ECUCIM 2076).

Apertura a los comprometidos con el bien común

39. Para ponernos en ese sendero evangélico de apertura al hombre de hoy, es indispensable aceptar que necesitamos de la conversión pastoral. El camino es confrontar nuestro proceder con las actitudes de Jesús para reconocer aquellas posturas que manifiestan más nuestro pensamiento y estilo de vida que las del discípulo que sigue el ejemplo de su Maestro (OP 2011, 29).

40. Con más espíritu fraternal de justicia, los Agentes apoyen a aquellos que trabajan en la defensa profética de los derechos humanos desde un compromiso cristiano inspirado en la Doctrina Social de la Iglesia (ECUCIM 2067).

41. Los Agentes, conocedores de una cultura de la imagen y de la comunicación, aprovechen la apertura e invitaciones de los medios de comunicación, especialmente de TV y Radio y, hagan presente a Cristo y a su Iglesia de una manera convincente, guardando lo prescrito en el CIC 772 § 2 y 831 (ECUCIM 2080).

Las instancias pastorales en apoyo de los Agentes

42. El Consejo de Pastoral elabore un manual que determine claramente perfiles, requisitos, funciones específicas, sistemas de evaluación e itinerario de capacitación para los principales cargos de la pastoral arquidiocesana (ECUCIM 2071).

43. El mismo Consejo de Pastoral elabore un Directorio que dé a conocer a los Agentes los movimientos que existen en la Ciudad, dando un juicio crítico sobre su respuesta actual a la prioridad del II Sínodo (ECUCIM 2073).

44. El Consejo de Pastoral Parroquial asuma como principal empeño pastoral la atención de la prioridad sinodal (ECUCIM 2078).

45. Capaciten las Parroquias a grupos de Agentes que realicen visitas domiciliarias en función de la Evangelización y el contacto con las Familias, los Alejados, los Pobres y los Jóvenes (ECUCIM 2079).

46. Una vez constituida la Vicaría de Pastoral Familiar, elabore planes concretos para las Parroquias, instrumentando formas sencillas y prácticas de conocer y atender la realidad de las Familias, de los Alejados, de los Pobres y de los Jóvenes en la perspectiva de la inculturación del Evangelio. El Consejo Arquidiocesano de Pastoral coordine la Pastoral Familiar, de suerte que estén unidos todos los movimientos de este sector y pueda prestarles su consejo y su trabajo en orden a lograr el objetivo pastoral prioritario en los cuatro campos señalados. La Pastoral Familiar tendrá en cuenta las diversas etapas: preparación —noviazgo—, celebración —trámites y ceremonia—, así como acompañamiento posterior a partir de la celebración del matrimonio (ECUCIM 2081).

47. Esos mismos organismos elaboren y editen, bajo la responsabilidad de la Arquidiócesis, material claro y asequible sobre el estado matrimonial y su preparación, para ofrecerlo sobre todo a los jóvenes. A partir del Código de Derecho Canónico, la Oficialía de Matrimonios establezca normas reglamentarias claras y precisas para lograr su mejor aplicación en la Arquidiócesis (ECUCIM 2082).

La participación corresponsable de los Agentes en la Pastoral Orgánica

48. Forme la autoridad jerárquica el Consejo Arquidiocesano de Pastoral con la representatividad de todos los Agentes: Obispos, Sacerdotes, Diáconos, Religiosos, Religiosas y Laicos (ECUCIM 2101).

49. Los formadores de Agentes de pastoral cuiden, fomenten y evalúen el trabajo pastoral orgánico y de equipo de los mismos Agentes (ECUCIM 2102).

Necesario evaluar

50. Con este ejercicio, queremos desencadenar en la Arquidiócesis una actitud de permanente evaluación que permita ir creciendo en la conciencia de revisar para mantener actualizados los planes pastorales y respondan a las necesidades de las comunidades.

Instrumento 1er Momento

Tomando en cuenta que el II Sínodo propone un nuevo y vigoroso proyecto misionero, nuestra Arquidiócesis está llamada a convertirse en formadora de discípulos misioneros para los distintos ambientes culturales de la urbe.

Anota qué avances consideras que hemos tenido en la formación de agentes misioneros para los ambientes urbanos.

 

 

 

 

 

¿Cuáles consideras las principales deficiencias u obstáculos que han dificultado la formación de agentes misioneros insertos en los ambientes urbanos?

 

 

 

 

 

¿Qué ves necesario para que en el futuro logremos formar agentes adecuados para la opción misionera en la Ciudad?

 

 

 

 

 


Instrumento 2º Momento

Fecha de:______________

Nombre: ________________________________________________________________________________________

Edad: ______ años. Agente: _______________________________ Decanato: ____________ Vicaría: _____________

INSTRUCCIONES: Lee lenta y cuidadosamente, los Ordenamientos propios de Tu Ser de Agente y responde específicamente lo que se pide para cada inciso. Lo importante es conocer tu visión de nuestro caminar.

a) Coloca en cada recuadro sólo los números de:

Ordenamientos
más Logrados

Ordenamientos
menos Logrados

Ordenamientos
a fortalecer

 

 

 

 

 

 

b) Menciona sólo las cinco principales:

 

 

Dificultades

 

 

 

 

 

 

 

Causas

 

 

 

 

 

Consecuencias

 

 

 

c) escribe los retos que deben ser:

 

 

Prioritarios

 

 

 

 

 

 

 

 

Renovados

 

 

 

 

 

Incorporados

 

 

 

Observaciones y comentarios

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 



INICIO | CONTENIDO

REUNIÓN DE OCTUBRE

HOME | 2004 | 2005 | 2006 | 2007 | 2008 | 2009 | 2010 | 2011 | 2012