ORACIÓN INICIAL

I ~ 2012


Canto de conversión y motivación

Fijémonos los unos en los otros para estímulo de la caridad y las buenas obras (Hb 10, 24).

Que cada uno descubra en el ejemplo del otro nuevos motivos de amor y hacer el bien.

Fijémonos en lo que nos dicen las Orientaciones Pastorales 2012 en el número 12:

De una forma muy sintética podemos decir que el II Sínodo propuso una orientación de pastoral urbana, mediante la evangelización de las culturas, con una pastoral misionera que tuviera tres características esenciales: pastoral de encarnación, que lleve a los misioneros a conocer y a insertarse en los ambientes que han de evangelizar; pastoral de testimonio, mediante la vivencia de los valores evangélicos en la vida individual y comunitaria, para realizar así la inculturación del Evangelio; y la pastoral de diálogo que, en pleno respeto a la realidad presente, lleva a los evangelizadores a descubrir en ella las “semillas del Verbo” y así dejarse evangelizar por el Espíritu que, de esa forma, está allí presente, como primer testigo de Jesús y primer evangelizador.

Fijémonos en la pastoral de encarnación:

Que lleve a los misioneros a conocer y a insertarse en los ambientes que han de evangelizar.

Fijémonos en lo que nuestro Sínodo nos dice en los números 4622-4623:

La acción pastoral debe buscar constantemente insertarse en la vida, así como Jesucristo que se encarnó y tomó la condición humana, haciéndose semejante a los hombres (Cf. Fil 2, 7; Heb 4, 15).

En el esfuerzo de insertarse en la vida, el evangelizador necesita una conversión personal de la mente y del corazón, y un cambio en el modo de actuar y de relacionarse con los demás. Alimentados por la oración y los sacramentos, necesitamos aprender a reconocer y a interpretar los signos de los tiempos presentes que reclaman una respuesta, que es lo que pretendemos compartir con nuestros hermanos.

Fijémonos en nuestra Pastoral de Testimonio:

Mediante la vivencia de los valores evangélicos en la vida individual y comunitaria, para realizar así la inculturación del Evangelio.

Fijémonos en lo que nuestro Sínodo nos dice en los números 4624-4625:

Una acción pastoral no tiene verdadero sentido evangelizador si quien la realiza carece de la fuerza de su propio testimonio cristiano. Los valores evangélicos son, entre muchos otros, la caridad, la justicia, la fraternidad, la igualdad, la paz, el perdón, la gracia y la santidad de vida, la concordia y la reconciliación; todos estos valores son elementos imprescindibles en la inculturación del Evangelio, en una época y en un lugar determinados.

En la actualidad, el lenguaje de la fe debe expresarse con frecuencia en formas no explícitamente religiosas sino seculares; esto nos da oportunidad de dialogar con la cultura moderna. Las acciones que tienen un sentido humanizador y contribuyen a la dignificación de la persona y a la edificación de la sociedad, han sido llamadas acciones de "preevangelización" pues generan disposiciones favorables para la aceptación del Evangelio en quienes las observan o se ven beneficiados por ellas.

Fijémonos en nuestra Pastoral de Diálogo:

Que en el pleno respeto a la realidad presente, leva a los evangelizadores a descubrir en ellas las "semillas del Verbo" y así dejarse evangelizar por el Espíritu que, de esta forma, está allí presente, como primer testigo de Jesús y primer evangelizador.

Fijémonos en lo que nuestro Sínodo nos dice en los números 4627, 4628, 4629 y 4630:

A propósito del diálogo, el Papa Paulo VI nos decía lo siguiente: "La Iglesia debe ir hacia el diálogo con el mundo en el que le toca vivir. La Iglesia se hace palabra; la Iglesia se hace mensaje; la Iglesia se hace coloquio. Ni el solo cuidado ni la sola defensa de los dones que posee, encierran todo el quehacer de la Iglesia" (Cf. ES).

En la realización del II Sínodo arquidiocesano hemos tenido presentes aquellos valores que la cultura de hoy considera como muy importantes: la gran causa de la paz, de la justicia y de la fraternidad; la promoción, la defensa y el respeto de la vida y de los derechos humanos; la preocupación por la ecología. Estos asuntos piden nuestra colaboración, en actitud de diálogo con los hombres de buena voluntad que están preocupados por el auténtico bienestar de la sociedad.

La Iglesia particular de México quiere ser Sacramento de Cristo, sobre todo por su vida testimonial dedicada al servicio de la promoción integral del hombre desde el compromiso de la fe en Jesucristo resucitado; quiere vivir e irradiar la caridad en la asistencia social renovada, en el servicio promocional para fortalecer la sociedad civil, en la defensa de los derechos humanos, en el anuncio de la fe, en la celebración de los sacramentos, en la promoción de un laicado más comprometido para el servicio misionero en favor de todos sus hermanos, especialmente de los que no conocen a Cristo o que se han alejado de Él.

Esta Iglesia, en la aceptación de sus limitaciones, consciente de ser depositaria y portadora del Evangelio, quiere ser agente de diálogo en la búsqueda de los medios aptos para la construcción del Reino de Dios, con todos los cristianos y con otros creyentes, siempre en pleno respeto a las personas y a las instituciones.

Oremos a Dios Padre con fe, esperanza y caridad, para que Él sea nuestra guía en la consulta y evaluación, que como Iglesia Arquidiocesana nos hemos propuesto para este año 2012 y, atienda las peticiones que con fe le hacemos.

Respondamos todos unidos:

¡¡¡DESCÚBRENOS SEÑOR TUS CAMINOS!!!

Para comprender que nuestra Ciudad es un lugar de misión y aceptar que nuestra Iglesia Arquidiocesana necesita renovar su práctica pastoral. OREMOS

Para reafirmar que nuestra misión fundamental es testimoniar el Evangelio y optar por un nuevo y vigoroso proyecto misionero. OREMOS

Para asumir el desafío que nuestra misión es evangelizar todos los ambientes culturales de la Ciudad de México y que todos los bautizados estamos llamados a convertirnos en misioneros. OREMOS

Te pedimos por el Santo Padre Benedicto XVI, para que su próxima visita a nuestro país llene de consuelo y esperanza a todo el pueblo de México. OREMOS

Te pedimos por el Encuentro Mundial de las Familias, para que nos motive a revisar a fondo una de nuestras prioridades pastorales, La Familia. OREMOS

Te pedimos por el Congreso Eucarístico Internacional, para que su realización nos permita alimentar nuestra fe y unidad en Cristo Eucaristía y nos ayude a convertirnos en Comunidad. OREMOS

Te pedimos por el Sínodo de Obispos sobre la Nueva Evangelización y la Transmisión de la Fe, para que sirva de impulso a nuestro esfuerzo de llevar la Buena Nueva a todos los ambientes y culturas de nuestra Ciudad. OREMOS

Te pedimos por nuestra Pastoral Juvenil, que comenzará el próximo Domingo de Ramos la preparación para la Jornada Mundial de la Juventud de Río de Janeiro, para que sirva de motivación y renovación de nuestra atención pastoral a otra de nuestras prioridades, los jóvenes. OREMOS

Te pedimos por que la celebración del año de la Fe, que comienza el 11 de octubre de 2012 y termina con la solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo, el 24 de noviembre de 2013, permita consolidar nuestro proyecto de pastoral misionera. OREMOS

En tus manos ponemos Padre estas súplicas, atiéndelas con tu Amor infinito y haz que crezca tu Reino entre nosotros. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Padre Nuestro...

Canto de salida.


INICIO | CONTENIDO

REUNIÓN DE OCTUBRE

HOME | 2004 | 2005 | 2006 | 2007 | 2008 | 2009 | 2010 | 2011 | 2012