VICARÍA PARA LA VIDA CONSAGRADA

II ~ 2012


Objetivo

La Vida Consagrada, siguiendo los ejemplos y las enseñanzas de Cristo, se concibe como un regalo de Dios a la Iglesia por medio del Espíritu Santo. Su realidad y su vida están en el corazón mismo de la Iglesia. De aquí que el objetivo primordial de esta Vicaría sea el de promover, animar, cuidar, apoyar y atender este estilo de vida eclesial, en nombre y por delegación del Señor Arzobispo Primado de México, para suscitar y mantener las relaciones y la comunión de los diferentes Institutos y de sus miembros con nuestra Iglesia local. Quiere ser vínculo de unión entre la Vida Consagrada y el ministerio episcopal y el presbiterio diocesano. Desea fomentar la conciencia de pertenencia a una misma y única Iglesia.

Fortalezas / logros

a. El equipo humano de la Vicaría en la Curia, aunque es muy pequeño (el Vicario Episcopal, una asistente y una secretaria), trabaja en armonía, en comunicación y eficazmente.

b. Las instalaciones, propias y adecuadas, cuentan con los recursos materiales y tecnológicos necesarios y suficientes.

c. La diaria atención y la pertinente asesoría a los casos concretos y comunitarios que atañen a la Vida Consagrada de la Arquidiócesis, así como a los problemas de los religiosos y las religiosas que acuden a las oficinas de esta Vicaría.

d. El seguimiento continuo y la permanente evaluación que se da a las Asociaciones Privadas y Públicas de fieles, así como a los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica de derecho diocesano.

e. Los procesos canónicos que son propios de las funciones de esta Vicaría.

f. El archivo está bien organizado y bastante completo.

g. La creación desde hace muchos años de la Unión de Contemplativas de la Arquidiócesis de México (UCAM), que motiva la vida y la espiritualidad de las monjas contemplativas de nuestra ciudad y les provee de formación permanente y de acompañamiento en el discernimiento y en los procesos vocacionales.

h. El apoyo económico que mensualmente se da de parte de la Arquidiócesis a los monasterios de contemplativas de la Ciudad.

i. La organización del Bazar Navideño con los productos que elaboran las monjas de clausura y que es una fuente adicional de ingresos económicos para sus comunidades.

j. La creación de un patronato, conformado por laicos, para el apoyo financiero, legal y moral a las comunidades que conforman la UCAM.

k. La organización anual, en el mes de febrero, de la Jornada Arquidiocesana de Vida Consagrada y del encuentro, en el mes de septiembre, del Señor Cardenal y su Consejo Episcopal con los Superiores Mayores de los Institutos masculinos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica.

l. La presencia cercana del Vicario especialmente con los monasterios y casas de la Vida Consagrada femenina.

m. La asistencia activa del Vicario, como delegado del Señor Arzobispo, en el Consejo Superior del IFTIM y del CET-CIRM.

n. La corresponsable colaboración y cercanía, que recientemente se ha intentado tener, con los Señores Vicario General, Vicarios Episcopales Territoriales y Funcionales y con el Canciller. Con el Señor Cardenal se sobreentiende que existe.

Debilidades/deficiencias

a. El equipo humano de la Vicaría es pequeño e insuficiente para la carga de trabajo que tiene esta estructura funcional. Es la única Vicaría en el organigrama de la Curia que no tiene instancias subsidiarias.

b. La carencia de un equipo de canonistas que asesoren y apoyen el trabajo de la Vicaría.

c. La deficiente comunicación que existe con otras instancias de la Curia arquidiocesana y con varias comunidades de Vida Consagrada.

d. La poca interacción que ha habido con los Secretarios para la Vida Consagrada de cada una de las Vicarías Territoriales.

e. El directorio de comunidades está incompleto y no está totalmente actualizado. Existen muchos y permanentes cambios que dificultan su actualización.

f. El acento que se ha puesto en la atención a las monjas contemplativas en detrimento y hasta descuido de otras instancias de la Vida Consagrada.

g. La carencia de un proyecto vicarial, que provoca desarticulación y poca incidencia de esta Vicaría.

h. El desinterés de algunas comunidades religiosas por el proceso evangelizador con sentido misionero de nuestra Arquidiócesis. Algunas comunidades parecen estar al margen del caminar de la Iglesia local.

i. El descuido en el que se ha caído respecto al empleo de los nuevos canales de comunicación y la falta de presencia de la Vicaría en las redes sociales.

j. El Vicario consume mucho tiempo en la atención de los casos particulares, muchos de los cuales podrían ser atendidos por los respectivos Secretarios para la Vida Consagrada de las Vicarías Territoriales.

k. La facilidad que se ha dado y la poca exigencia y seguimiento a ciertas comunidades nacientes.

l. La pobre promoción que desde la Vicaría se ha dado a los procesos pastorales y a las actividades de la Arquidiócesis.

m. La falta de difusión de lo que realiza la Vicaría de la Vida Consagrada.

n. Las tensiones y la falta de comprensión y de apoyo que a veces se suscitan entre algunos miembros del presbiterio y hermanas de vida contemplativa y/o activa.

o. La carencia de un manual de procedimientos (especialmente canónicos).

Propuestas:

a. La reestructuración y la ampliación del personal de la Vicaría. Se sugiere abrir cuatro comisiones: 1) para la Vida Contemplativa, 2) para la Vida Religiosa Femenina, 3) para la Vida Religiosa Masculina y 4) para los Institutos Seculares y Sociedades de Vida Apostólica, con su respectivo responsable, nombrado por el Señor Cardenal.

b. La consolidación del equipo de Secretarios para la Vida Consagrada de las Vicarías Territoriales y de la Insigne y Nacional Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe, y el encuentro periódico de sus miembros, a los que sería bueno delegar algunas de las funciones y actividades que actualmente recaen plenamente en el Vicario Episcopal para la Vida Consagrada. Para ello es necesario que en todas las Vicarías Territoriales se nombren personas idóneas y con disponibilidad de tiempo para coordinar estos Secretariados.

c. La conformación de un equipo de canonistas para la asesoría y el apoyo al Vicario, para la solución de conflictos y casos difíciles y para la revisión de documentos legales de las Asociaciones e Institutos de derecho diocesano.

d. La elaboración de un programa vicarial, en plena consonancia con el Plan Pastoral Arquidiocesano y con los programas de las otras Vicarías Episcopales Funcionales.

e. El diseño y el mantenimiento de una página electrónica de la Vicaría que facilite la comunicación y la interacción de ésta con otras instancias de la Curia y con las distintas comunidades de Vida Consagrada de la Ciudad. La apertura de una cuenta de Twitter y una más en Facebook.

f. La reactivación y la oportuna difusión de la Jornada anual de Vida Consagrada de la Arquidiócesis, así como el Encuentro periódico son Superiores Mayores.

g. La oportuna promoción de los procesos y de las actividades arquidiocesanas en las comunidades de consagrados.

h. La apertura de un diálogo más cercano y fructífero con la CIRM y otras instancias relacionadas con la Vida Consagrada.

i. La presencia y la colaboración corresponsable del Vicario para la Vida Consagrada en la CoPPA y otras comisiones e instancias arquidiocesanas, así como en el DEVIC.

j. El impulso de una sana intercongregacionalidad, que enriquezca y estimule a la Vida Consagrada que vive y trabaja en la Arquidiócesis de México.

k. Y, por supuesto, un mayor, insistente e incidente, trabajo en el campo de la comunión eclesial.

Ver en PDF Objetivo y FODA de la Vicaría para la Vida Consagrada

R. P. David Alfonso de Jesús Díaz Corrales