TRABAJO EN GRUPOS
MIÉRCOLES

II ~ 2012


Preguntas para el trabajo en grupos:

  1. Hacer cinco propuestas para que los decanatos y las vicarías territoriales puedan apoyar y enriquecer el trabajo de las comisiones.
  2. ¿Cómo impulsar la misión juvenil desde el trabajo de estas comisiones, de tal manera que esto nos ayude a renovar nuestro proceso de la misión permanente? Hacer cinco propuestas.
  3. ¿Qué se requiere para que, a partir de la relación entre instancias territoriales y comisiones arquidiocesanas se fortalezca la pastoral de conjunto?
  4. Hay algunas comisiones cuyo trabajo no está estrictamente vinculado con las instancias territoriales, como movilidad humana, comisión de justicia y paz, ecumenismo, pastoral de la cultura y otras, ¿cómo se podría aprovechar su servicio en las vicarías territoriales, decanatos y en la Arquidiócesis?

1. Hacer cinco propuestas para que los decanatos y las vicarías territoriales puedan apoyar y enriquecer el trabajo de las comisiones.

I Vicaría

  1. Dar a conocer el Plan Pastoral Arquidiocesano. En muchas ocasiones sólo conocemos la programación de las actividades o eventos porque llega la información tarde.
  2. Se pide la participación efectiva de los comisionados vicariales en las reuniones de la comisión arquidiocesana para que no se pierdan esfuerzos y llegue la información de manera oportuna y logremos una pastoral en conjunto y no de eventos a lo largo del año.
  3. Hacer una revisión de la estructura vicarial y buscar a los comisionados idóneos para cada comisión para que tomen en cuenta las necesidades de cada decanato de acuerdo a los planes pastorales concretos de los mismos y reciban el apoyo por parte de las comisiones.
  4. Nuestros planes pastorales deben estar dentro de un proceso evangelizador y no limitarnos a realizar sólo eventos. Mantener fidelidad al Plan Pastoral.
  5. Una mayor relación de los comisionados con los Vicarios Episcopales para tener una pastoral en conjunto y llegue su propuesta a lo decanatos y parroquias.

II Vicaría

  1. Que todos los sacerdotes y diáconos sepan qué comisiones existen.
  2. Tener un encargado sacerdote y enlaces laicales, con carisma, perfil indicado y gusto por hacer la pastoral identificados.
  3. Una comunicación entre Vicarías y Comisiones con necesidades reales para aterrizarlas en las comunidades.
  4. Las comisiones tienen que estar integradas por las Vicarías para ver la realidad y que los laicos tengan ese reconocimiento por parte de los sacerdotes y obispos.
  5. Reuniones del Consejo para verificar las dimensiones sobre la idoneidad de los encargados.

III Vicaría

  1. Que exista una estructura funcional en los decanatos para hacer efectivas las comisiones.
  2. Hacer presencia los comisionados en las reuniones vicariales y arquidiocesanas, y éstas a su vez tengan planes bien estructurados y sintonizados con las comisiones en los otros niveles.
  3. Tener una programación bien estructurada y estratégicamente adecuada en su tiempo debido.
  4. Que los comisionados tengan eficaz enlace con los comisionados a nivel de la Arquidiócesis.
  5. Que a nivel decanato haya representantes laicos de las comisiones principales, que sean actores. 6. Que los comisionados tengan un apoyo favorable para su acción.

IV Vicaría

  1. Espíritu de comunión, trabajo de equipo.
  2. Comunicación unificada para enriquecer el trabajo de comunión.
  3. No se aplaudan las iniciativas individualistas, sino más bien las actividades en conjunto.
  4. Repartición de recursos humanos y materiales, y enriquecimiento de estos.
  5. Proyectos comunes de intercambio de ideas, y propiciar la comunión.

V Vicaría

  1. Conocer las funciones y actividades de las comisiones arquidiocesanas (Ej. Asistir a reuniones vicariales para dar a conocer su trabajo).
  2. Crear un mayor vínculo de las comisiones con las vicarías.
  3. Que los encargados de comisiones vicariales formen parte del equipo de la comisión arquidiocesana, ya que no sólo somos ejecutores sino también organizadores, ya que los ambientes vicariales son diferentes.
  4. Crear el consejo de pastoral vicarial y que uno de nuestros representantes tenga el vínculo con el consejo de pastoral arquidiocesano.
  5. Crear un manual con directrices pastorales para las comisiones.

VI Vicaría

  1. Conocerlas para saber lo que hacen.
  2. Que las comisiones no sean sólo coordinadas por una persona, sino por un equipo, para atender las necesidades y haya continuidad.
  3. Que las comisiones estén integradas también por laicos y que sean personas que estén insertadas en la realidad de cada comisión.
  4. Que exista comunicación entre comisiones arquidiocesanas y vicariales para que la información llegue a todos.
  5. Que lo operativo entre comisiones arquidiocesanas, vicariales y decanales vaya por el mismo camino y no por caminos diversos.
  6. Que la comisión central esté integrada por personas designadas por cada vicaría y de igual manera la comisión del decanato.

VII Vicaría

  1. Cada decanato priorice el trabajo en algunas comisiones según sus necesidades y no con todas.
  2. Las comisiones se apoyen en el trabajo de algunos decanatos. Que trabajen conforme a las necesidades que presentan las parroquias.
  3. Privilegiar lo profético, litúrgico y sociocaritativo y se programe el trabajo por meses para no empalmar actividades.
  4. Cada decanato mantenga firme a su representante en cada comisión, sea laico o sacerdote, y se supervise el trabajo de cada uno de ellos.
  5. Que el comisionado vicarial forme su equipo de trabajo y no trabaje solo. (Incluir aquí a los diáconos permanentes).
  6. Las comisiones vicariales trabajen en bloque y se vaya formando al sucesor.

VIII Vicaría

  1. “Comunicación a tiempo”.
  2. Presencia de las comisiones arquidiocesanas de vez en cuando en las reuniones vicariales.
  3. Unificar la nomenclatura de las distintas instancias de la Pastoral, tomando el ejemplo de la CEM.
  4. Replantear la frecuencia, la dinámica y distribución del tiempo en las reuniones.
  5. Comunicación vía electrónica a Obispo, Vicario, Pro-Vicario, Delegado de Pastoral y Decanos.

Basílica

  1. Ser espacio de encuentro – Convocación natural para el trabajo.
  2. Plaza Mariana —Santuario de la Palabra— Proyecto.
  3. Proponer constantemente el Acontecimiento Guadalupano como modelos de evangelización.
  4. Espacio donde se concreta una pastoral muy concreta como lo es la pastoral indígena (Ej. de pastoral de conjunto).

2. ¿Cómo impulsar la misión juvenil desde el trabajo de estas comisiones, de tal manera que esto nos ayude a renovar nuestro proceso de la misión permanente? Hacer cinco propuestas.

I Vicaría

  1. ¿Cuál es el proyecto o plan de la misión juvenil? Darlo a conocer para que se pueda aterrizar en las parroquias.
  2. Hacer un análisis de las realidades los jóvenes por medio de profesionistas en este campo. Notamos un desconocimiento de la vida de los jóvenes. Tenemos que escucharlos.
  3. Debe ser una mística del presbiterio arquidiocesano. Debe estar en la conciencia de todos. Debe ser algo gradual. Desde la parroquia debe existir la preocupación por la misión juvenil. No debemos preocuparnos por el tiempo. No debe verse como un evento más, sino como el inicio de un proceso vital en la Arquidiócesis.
  4. Conocer cuál es la propuesta de las escuelas católicas a los jóvenes en este momento.
  5. Contar con subsidios para la misión juvenil.

II Vicaría

  1. Cuestiones concretas y darlas a conocer del sacerdote a los feligreses, principalmente en las Celebraciones y que sepan que los jóvenes son parte fundamental de la Iglesia.
  2. Motivar a los jóvenes y hacerlos crear su sentido de pertenencia de su servicio a la Iglesia.
  3. Formalizar los consejos juveniles decanales para dar fuerza a la vicaría, desde los mismos jóvenes.
  4. No tener miedo deformar a los jóvenes en la oración, y desde las comisiones de fuerza a los métodos de oración con subsidios.
  5. Desde lo que están haciendo en las comisiones enriquecer la pastoral en cada vicaría.

III Vicaría

  1. Que el comisionado de P. Juvenil sea permanente durante varios años, al iual que los laicos que colaboran en esta pastoral. Tiene que haber continuidad en el proceso.
  2. Que el encargado forme una estructura eficaz, a manera de consejo de pastoral juvenil.
  3. Favorecer con recursos para la Pastoral Juvenil con proyectos concretos y precisos de sus actividades (este aspecto ya se está atendiendo).
  4. Cada parroquia y decanato debe apoyar con recursos la P. Juvenil.
  5. Tener asamblea vicarial y decanal en el aspecto juvenil.
  6. Preparar bien definida y concreta la Misión Juvenil en el nivel vicaría, decanal y parroquial.
  7. Hay que abrirles espacios para el trabajo pastoral con los jóvenes.
  8. Que haya pastoral de conjunto para apoyar la Misión Juvenil.
  9. Que en la programación 2013 se privilegie la pastoral juvenil y sobre todo la Misión juvenil.
  10. Mantener un proceso constante de sensibilización durante el año el aspecto juvenil.
  11. Asamblea o Encuentro en la que se anuncie la Misión Juvenil.
  12. Preparación: Sensibilización, Misión, Misión permanente y seguimiento.
                              1) Encuentro 2) Momento 3) Momento (más importante)
  13. Hay que darle seguimiento a la misión.
  14. Darles acompañamiento a los líderes juveniles, considerando su perfil adecuado sin dejar de lado que los jóvenes son itinerantes.

IV Vicaría

  1. Relanzar todas las pastorales desde los jóvenes.
  2. Fomentar el gusto por la misión y la comisión.
  3. Formación de líderes arquidiocesanos con un proyecto común.
  4. Tener una visión nueva, cambio de mentalidad del pastor frente a este sector y ser profesionales en este campo.
  5. La Iglesia sea fuente de trabajo para los jóvenes para que se empleen, impulsen en distintos secretariados y comisión. “Se confíe en ellos”.

V Vicaría

  1. Que la Comisión de pastoral juvenil nos dé a conocer su plan de pastoral para estar informados de sus objetivos pastorales.
  2. Promover a los jóvenes en las tareas pastorales existentes en nuestras comunidades, no pensar necesariamente en un grupo de jóvenes que hagan lo mismo.
  3. Que se haga el propósito real de incorporar a las comisiones en el proceso de la Misión permanente.
  4. Que los encargados de la Misión Juvenil 2013 se comuniquen con los encargados de pastoral penitenciaria, educativa, catequesis, adolescentes, cultura. Para que la Misión 2013 no quede en una actividad de la pastoral juvenil, sino para que sea una misión conjunta y efectiva.

VI Vicaría

  1. Conocer y no perder de vista los principios expresados en las Orientaciones Pastorales del 2012: Nos. 75, 93 al 95.
  2. Desde la comisión juvenil dinamizar las orientaciones pastorales para que lleguen a todas las comunidades.
  3. Que la comisión juvenil proponga material o actividades para cada comisión enfocada hacia los jóvenes.
  4. Esforzarse por mirar las necesidades de los jóvenes para que sea una evangelización encarnada.
  5. Tomas las propuestas que ofrecen algunas congregaciones religiosas en el trabajo con jóvenes para ayudarse en la misión y evangelización de los mismos.

VII Vicaría

  1. Cada comisión ha aportado desde su misión, elementos para que se apoye el comisionado de jóvenes y aproveche la riqueza de otras comisiones.
  2. Formar y capacitar a los jóvenes como animadores y asesores (a los líderes) comol un proceso. (Desde la Palabra de Dios y nuestro testimonio cristiano).
  3. Promover encuentros con el obispo de los jóvenes en cada decanato y otra en la Vicaría, con los coordinadores para escucharlos, ante los comisionados.
  4. La realización de una misión realizada por los jóvenes para llegar a los jóvenes que no llegan a la parroquia.
  5. Priorizar la atención a los matrimonios jóvenes, y retirar las etiquetas hemos puestos a losjóvenes (vg. emos, darketos, “ninis”).

VIII Vicaría

  1. Desde los decanatos: Ofrecer al encargado vicarial alguna propuesta que ayude a elaborar un trabajo de conjunto.
  2. Que los jóvenes se integren al trabajo pastoral además del propio espacio que les corresponde.
  3. Aprovechar los dones y carismas en un sentido más general, articulando principalmente con las instancias principales de la Pastoral. (Catequesis, Biblia, Caritas).
  4. Que no se haga una pastoral de eventos, sino que se nos dé a conocer un plan a corto y largo plazo a nivel arquidiocesano que ilumine el vicarial. 5. Que los decanos estén atentos vigilando lo que sea y resulte de la misión juvenil.

Basílica

  1. Que todas las comisiones asuman como tarea prioritaria la Misión Juvenil y pongan sus esfuerzos para lo mismo.
  2. Que la coordinación general de la MJ modere y dé cauce a la participación de las diferentes comisiones.
  3. Buscar hacerse presente en los ámbitos propios del joven, que los miembros de las comisiones empiecen a entrar en contacto con éstos.
  4. Preparar materiales para animar la Misión cada uno en su ámbito pero con el fin de atender esta acción.
  5. Que cada comisión descubra que puede sacarse del JMJ para preparar, animar o dar continuidad a la misma MJ.

3. ¿Qué se requiere para que, a partir de la relación entre instancias territoriales y comisiones arquidiocesanas se fortalezca la pastoral de conjunto?

I Vicaría

1. Comunicación expedita y comisionados idóneos y eficaces que tengan interés y voluntad con la comisión que se les ha confiado.

II Vicaría

1. Tener sentido de pertenencia a nuestra arquidiócesis conjuntando todas las pastorales, implementando una buena comunicación y haciendo a un lado el individualismo o protagonismo.

III Vicaría

  1. La comunicación eficaz entre los distintos niveles de pastoral.
  2. Programaciones de metas en tiempo y forma, adecuados y eficaces.
  3. Las comisiones promuevan, anuncien y comuniquen eficazmente, estratégicamente los subsidios que ofrecen.
  4. Que las comisiones se hagan más presentes en las Vicarías, con sus equipos y que los encargados de las comisiones en la Vicaría estén en interacción.
  5. Que haya un directorio actualizado de los comisionados y así el Directorio General.
  6. Que la comisión de comunicación haga eficaz su trabajo respecto a la interacción entre las instancias, y que a su vez haya reacción a la comunicación.
  7. La Comisión de comunicación debe ofrecer información pastoral de lo real y vital en los ambientes de la vicaría, decanato y parroquia.

IV Vicaría

  1. El plan pastoral ya está en comisiones, secretariados y subsecretarías.
  2. Retomar conciencia de articular, promover y dar su lugar que tienen cada uno de ellos. La estructura está personificada en cada una uno de los personajes.

V Vicaría

1. Encuentros periódicos de las comisiones para generar comunicación que abarque información, organización, convivencia y evaluación. 2. Que estén impregnados del Espíritu de la Misión. 3. Rendición de cuentas. (Que se establezcan períodos de evaluación de las comisiones). 4. Procurar erradicar las actitudes individualistas de los comisionados. Recordarles en períodos de evaluación que su trabajo es un servicio diocesano.

VI Vicaría

  1. Que los obispos supervisen que realmente las personas que han designado para cada comisión estén realmente cumpliendo su función.
  2. Que toda la cantidad de ordenamientos pastorales sean tomados en cuenta que se puedan llegar a realizar en cada una de las instancias, priorizando los lineamientos.

VII Vicaría

  1. Comunicación continua, precisa. Apertura, respeto.
  2. Que las parroquias hagan llegar sus necesidades a las comisiones y les soliciten ayuda.
  3. Se realice un manual o directorio en el que cada comisión se presente en su ser y quehacer para poder recurrir a ellos.
  4. Acercar los cursos a las vicarías. (Que allí se impartan).
  5. Simplificar actividades desde las instancias arquidiocesanas y en las vicariales.
  6. Que se dé continuidad en lo que se realiza cuando se dé el cambio de coordinadores y que se evalúa para poder sostener los frutos.

VIII Vicaría

  1. Visitas a las Vicarías para que de primera mano, aunque sea de vez en cuando se conozca el caminar de las distintas pastorales.
  2. Comunicación A TIEMPO.

Basílica

  1. 1. Fortalecer la comunicación institucional a través de la formación de una comunicación intrainstitucional.
  2. Conocer mejor el trabajo de unos y otros, valorarlos y aprovecharlos para ayudarse mutuamente.
  3. Propiciar encuentros de trabajo de diferentes comisiones para llevar adelante los proyectos arquidiocesanos sin dejar solos a quienes encabezan.

4. Hay algunas comisiones cuyo trabajo no está estrictamente vinculado con las instancias territoriales, como movilidad humana, comisión de justicia y paz, ecumenismo, pastoral de la cultura y otras, ¿cómo se podría aprovechar su servicio en las vicarías territoriales, decanatos y en la Arquidiócesis?

I Vicaría

  1. Acercamiento mutuo para el conocimiento de las comisiones.
  2. Todos los secretariados y comisiones deben estar vinculados con la vicaría territorial.
  3. Incluir a todas las comisiones en los planes pastorales y dedicarles tiempo en las reuniones del clero.

II Vicaría

1. Que esas comisiones se integren en primer lugar en las vicarías y que desde la Arquidiócesis se pueda agilizar los proyectos de los encargados.

III Vicaría

  1. Que den a conocer de manera eficaz y atinada en la vicaría, para aprovechar de estas instancias, y que se les dé un espacio para informa su actividad.
  2. Que haya interacción de estas comisiones en el nivel vicaría, decanatos y parroquias.
  3. Que las vicarías hagan un discernimiento pastoral y que inviten a las comisiones que pueden favorecer las necesidades de la vicaría.

IV Vicaría

  1. Es hacer programas conjuntos e la Arquidiócesis con la Vicaría por lascondiciones que vive específicamente nuestra ciudad:

    Migrantes - aquí llegados
    Cultura - Historia del Centro
    Ecumenismo – Proliferación de diferentes movimientos religiosos
    Justicia y Paz – Violencia, alcoholismo, drogadicción

V Vicaría

  1. Que estas instancias se sientan sectores evangelizadores de la acción pastoral de la Arquidiócesis, para que no los sintamos ajenas, ni ellos se sientan independientes.
  2. Que promuevan oportunamente sus propuestas para poder incorporarlas a nuestros planes. Que nos den a conocer sus planes pastorales.
  3. Que realicen propuestas concretas y efectivas de sus áreas (ej. jurídico migrantes).
  4. No buscar necesariamente clérigos para estar al frente de estas comisiones. Abrirse a los laicos responsables.

VI Vicaría

  1. Conociéndolas, para saber lo que hacen, quién la coordina y cuál es su utilidad.
  2. Estas comisiones podrían ser una herramienta para llegar a los alejados. Atendiendo a los emigrantes, indigentes, no creyentes etc.
  3. Organizando una red de servicios para estas instancias que puedan dar respuesta a las necesidades de emigrantes e indigentes.

VII Vicaría

  1. Que se den a conocer las comisiones arquidiocesanas (elaborar un prontuario).
  2. Se presenten personalmente los comisionados en cada vicaría y escuchen las necesidades que surjan.

VIII Vicaría

1. Invitándolos a las reuniones vicariales para relacionarnos y vincularnos.

Basílica

  1. Nosotros no estamos estrictamente v vinculados a las instancias territoriales.
  2. Podremos decir que nosotros somos punto de llegada o punto de partida para las instancias territoriales.
  3. ¿Cómo aprovechar estas comisiones? Apoyarse de ellas para cristalizar, concretar procesos formativos y celebrativos en acciones muy focalizadas que se desprenden de la misma Misión de la Iglesia.