ORACIÓN INICIAL

I ~ 2013


AMBIENTACIÓN

Buenos días: La celebración del Año de la fe y la convocación del Sínodo de los obispos sobre la nueva evangelización para la transmisión de la fe, son acontecimientos salvíficos que vivimos con toda la Iglesia que nos iluminan y nos impulsan a responder mejor al llamado que el Señor nos hace para ser más fieles discípulos y misioneros. Queremos cumplir nuestra vocación como Iglesia que peregrina en la historia con nuestro mundo. Queremos renovar nuestra pastoral misionera de encarnación, de diálogo y de testimonio, expresando nuestra fe en la presencia del Señor que camina con nosotros. Nos ponemos de pie.

CANTO

Presidente: El Sr. Cardenal nos invita a vivir esta nueva etapa de la evangelización que estamos empezando en nuestra Arquidiócesis, con el propósito de renovar la visión del II Sínodo diocesano, y su proceso postsinodal, actualizándolo con lo que hoy nos dice el mundo y la iglesia para vivir el espíritu de la nueva evangelización; y nos pide poner especial empeño en la evangelización de las nuevas generaciones. Unidos en oración y solidaridad invoquemos a Dios, Uno y Trino: En el nombre del Padre + y del Hijo + y del Espíritu Santo. Amén.

Animador: Sentados.

L 1: La fe es una gracia de Dios, por la cual tenemos la posibilidad de responder al don gratuito de la salvación. Por ello, es tarea de la Iglesia cultivar esa semilla de la fe para que tenga un sano desarrollo en la vida de cada uno de los bautizados y en las comunidades.

L 2: En los últimos tiempos hemos experimentado una crisis de fe en un gran número de bautizados de nuestra Iglesia arquidiocesana; por esta razón hace 20 años, en la celebración del II Sínodo diocesano ya se ponía el acento en la necesidad de que nuestro quehacer pastoral estuviera dirigido prioritariamente a los alejados del influjo del Evangelio.

L 1: De hecho constatamos en la vida cotidiana que la primacía de la realización personal y del triunfo individual es el resultado de una sociedad altamente diferenciada, ya que ello facilita e invita a vivir una vida propia, pero donde la lucha para vivir la propia vida se escapa cada vez más, al habitar un mundo donde las interconexiones avanzan. Una sociedad, además, en que la menor importancia de las tradiciones hace de la vida algo experimental, en que las recetas heredadas y los estereotipos no sirven.

L 2: Vivimos en un contexto de demandas encontradas y de incertidumbres, donde es necesaria una gestión activa de sí para conducir la propia vida, en que el pensar primero en uno mismo ya no se cuestiona socialmente y donde, incluso, la preponderancia de vivir nuestra propia vida conduce a la anulación de la construcción del tejido social.

Todos: Esos fenómenos sociales, alcanzan su dimensión teológica cuando, como Iglesia, nos dejamos interpelar por ellos y, a la luz de la fe, buscamos dar una respuesta que nos ayude a seguir siendo portadores de la Buena nueva con un espíritu renovado y, nos lleve a salir de los antiguos esquemas pastorales que no favorecen la transmisión de la fe.

Animador: De pie.

CANTO: HONOR Y GLORIA ...

El Señor le dijo: "Vete, tu hijo vive ..."

Lectura del Santo Evangelio según Juan
4, 43-54

Pasados los dos días, partió de allí para Galilea. Jesús mismo había afirmado que un profeta no goza de estima en su patria. Cuando llegó, pues, a Galilea, los galileos le hicieron un buen recibimiento, porque habían visto todo lo que había hecho en Jerusalén durante la fiesta, pues también ellos habían ido a la fiesta. Volvió, pues, a Caná de Galilea, donde había convertido el agua en vino. Había un funcionario real, cuyo hijo estaba enfermo en Cafarnaún. Cuando se enteró de que Jesús había venido de Judea a Galilea, fue a él y le rogaba que bajase a curar a su hijo, porque estaba a punto de morir. Entonces Jesús le dijo: "Si no ven signos y prodigios, no creen". Le dice el funcionario: "Señor, baja antes que se muera mi hijo". Jesús le dice: "Vete, que tu hijo vive". Creyó el hombre en la palabra que Jesús le había dicho y se puso en camino. Cuando bajaba, le salieron al encuentro sus siervos, y le dijeron que su hijo vivía. Él les preguntó entonces la hora en que se había sentido mejor. Ellos le dijeron: "Ayer a la hora séptima le dejó la fiebre". El padre comprobó que era la misma hora en que le había dicho Jesús: "Tu hijo vive", y creyó él y toda su familia. Tal fue, de nuevo, el segundo signo que hizo Jesús cuando volvió de Judea a Galilea. Palabra del Señor.

Todos:
Honor y gloria a Ti, Señor Jesús.

REFLEXIÓN PERSONAL

  • ¿Qué necesita mi fe para crecer y madurar?
  • Como sacerdote y pastor, ¿qué signos y milagros muestro para que los demás crean?
  • ¿Es importante para mí gozar de estima entre la gente?
  • ¿Por qué?

CANTO DE MEDITACIÓN

LETANÍAS DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

Presidente:

Señor ten piedadSeñor ten piedad
Cristo ten piedadCristo ten piedad
Señor ten piedadSeñor ten piedad
Cristo óyenosCristo óyenos
Cristo escúchanosCristo escúchanos
Dios, Padre celestialTen piedad de nosotros
Dios Hijo, Redentor del mundoTen piedad de nosotros
Dios, Espíritu SantoTen piedad de nosotros
Trinidad Santa, un soloTen piedad de nosotros
Jesús, Sacerdote y VíctimaTen piedad de nosotros
Jesús, Sacerdote para siempre según el orden de MelquisedecTen piedad de nosotros
Jesús, Sacerdote que Dios envió a evangelizar a los pobresTen piedad de nosotros
Jesús, Sacerdote que en la última cena instituíste el sacrificio perenneTen piedad de nosotros
Jesús, Sacerdote siempre vivo para interceder por nosotrosTen piedad de nosotros
Jesús, Pontífice a quien el Padre ungió con el Espíritu Santo y la virtudTen piedad de nosotros
Jesús, Pontífice entresacado de los hombresTen piedad de nosotros
Jesús, Pontífice constituido a favor de los hombresTen piedad de nosotros
Jesús, Pontífice de nuestra confesiónTen piedad de nosotros
Jesús, Pontífice más alto que la gloria de MoisésTen piedad de nosotros
Jesús, Pontífice del verdadero tabernáculoTen piedad de nosotros
Jesús, Pontífice de los bienes futurosTen piedad de nosotros
Jesús, Pontífice santo, inocente y sin pecadoTen piedad de nosotros
Jesús, Pontífice fiel y misericordiosoTen piedad de nosotros
Jesús, Pontífice divino y lleno de celo por las almasTen piedad de nosotros
Jesús, Pontífice de eterna perfecciónTen piedad de nosotros
Jesús, Pontífice que por tu sangre llegaste a los cielosTen piedad de nosotros
Jesús, Pontífice que nos enseñaste un camino nuevoTen piedad de nosotros
Jesús, Pontífice que nos amaste y que lavaste nuestros pecados con tu sangreTen piedad de nosotros
Jesús, Pontífice que te entregaste a Dios como hostia de oblaciónTen piedad de nosotros
Jesús, Hostia de Dios y de los hombresTen piedad de nosotros
Jesús, Hostia santa e inmaculadaTen piedad de nosotros
Jesús, Hostia pacíficaTen piedad de nosotros
Jesús, Hostia de propiciación y de alabanzaTen piedad de nosotros
Jesús, Hostia de reconciliación y de pazTen piedad de nosotros
Jesús, Hostia para llegar a Dios con toda confianzaTen piedad de nosotros
Jesús, Hostia viviente para siempreTen piedad de nosotros
Sé propicioten compasión de nosotros, Jesús
Sé propicioescúchanos, Jesús.

ORACIÓN POR LA ELECCIÓN DEL PAPA

TODOS:

OH DIOS, PASTOR ETERNO,
QUE GOBIERNASA A TU GREY
CON PROTECCIÓN COSNTANTE,

TE ROGAMOS,

QUE, POR TU MISERICORDIA INFINITA,
ASISTAS AL PAPA BENEDICTO XVI,
Y CONDEDAS A TU SANTA IGLESIA
UN DIGNO SUCESOR EN LA CÁTEDRA DE PEDRO:
PASTOR QUE TE AGRADE
POR SU SANTIDAD DE VIDA
Y QUE SEA HUMILDE Y FIEL SERVIDOR
DE TU PUEBLO
POR SU VIGILANTE DEDICACIÓN PASTORAL.

CONCEDE AL COLEGIO DE CARDENALES
DOCILIDAD AL ESPÍRITU SANTO
PARA QUE TU VOLUNTAD
SE EXPRESE EN SU ELECCIÓN.

CONCEDE TAMBIÉN AL PUEBLO CRISTIANO
FIRME ADHESIÓN Y FILIAL OBEDIENCIA
AL SANTO PADRE QUE NOS GUIE,
CON EL CORAZÓN DEL BUEN PASTOR.

AMÉN

CANTO FINAL