Si estás conectado a Internet podrás visitar el Sitio Web de la ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Si estás conectado a Internet podrás visitar el Sitio Web de la VICARÍA DE PASTORAL

INICIO

PROGRAMA

DOCUMENTOS

FOTOS

Ir a contenido del Decreto

Decreto sobre los Decanos y los Decanatos en PDF

Directorio Pastoral sobre la Misión del Decanato en la Pastoral de Conjunto. Norberto Rivera Carrera

ARQUIDIÓCESIS PRIMADA DE MÉXICO

Decreto sobre los Decanos y los Decanatos
Directorio Pastoral sobre la Misión del Decanato en la Pastoral de Conjunto

Escudo del Arzobispo Norberto Cardenal Rivera Carrera

+ NORBERTO CARDENAL RIVERA CARRERA
ARZOBISPO PRIMADO DE MÉXICO

DECRETO SOBRE LOS DECANOS Y LOS DECANATOS
EN LA ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

INTRODUCCIÓN

A. En el Decreto sobre Organización y Gobierno Pastoral de la Arquidiócesis de México, de fecha 29 de noviembre de 1998, dejé constancia que al delegar diversas facultades a mis más cercanos colaboradores, quedaban algunas cuestiones pendientes, entre las que se destaca el ser y quehacer propio de los Decanos (Cf. CIC 553 & 1) y acerca del Decanato (Cf. CIC 374 & 2).

B. A partir de entonces, se ha estudiado y consultado en nuestra Arquidiócesis sobre el ser y el quehacer de ambas instituciones. He tomado en cuenta las aportaciones que me han presentado, y deseo respaldar y animar el trabajo de los Decanos en bien de los párrocos y de las parroquias. He decidido dar un paso más con el presente DECRETO SOBRE LOS DECANOS Y LOS DECANATOS, al que añado un DIRECTORIO PASTORAL SOBRE LA MISIÓN DEL DECANATO EN LA PASTORAL DE CONJUNTO. El Decreto señala la dirección pastoral que debe caracterizar el ambiente de trabajo del Decanato y la forma en que el Decano debe promoverlo y encabezarlo. El Directorio explicita esas líneas de trabajo, y es un instrumento que podrá ser utilizado para incorporar y plasmar la evolución que tenga en el futuro el Decanato como instancia operativa de la pastoral de conjunto.

EL DECANATO

1. El Decanato, según lo constata la experiencia pastoral de nuestra Iglesia local, es la instancia operativa más adecuada para dar curso y cumplimiento a los lineamientos del II Sínodo Arquidiocesano y del proceso postsinodal hacia una corresponsable pastoral de conjunto.

2. Corresponde al Arzobispo la constitución, modificación o supresión de los Decanatos (Cf. CIC 374 § 2; 381 § 1).

3. Al Vicario Episcopal Territorial corresponde determinar el número y la organización de los Decanatos de acuerdo a las necesidades de la Vicaría, previa consulta al presbiterio y con la anuencia del Sr. Arzobispo (Cf. Dec. Org. y Gob. Pastoral n. 189)[1].

4. Cada Decanato debe contar con un Senador en el Consejo Presbiteral Arquidiocesano[2].

EL DECANO, FACULTADES Y FUNCIONES

5. El Decano, conforme a su oficio, hace presente al mismo Arzobispo en el ámbito del Decanato, en corresponsabilidad con el respectivo Vicario Episcopal en el gobierno y la acción pastoral.

6. Al Vicario Episcopal Territorial, con la aprobación del Sr. Arzobispo, le corresponde nombrar (CIC 553 § 2) y remover al Decano (Cf. CIC 554 § 3), así como aceptar su renuncia o trasladarlo a otro oficio (Cf. Dec. Org. y Gob. Pastoral n. 163; Dec. Nombramiento de Párrocos[3] n. 3.15).

7. El Decano ordinariamente será nombrado por el término de tres años y cesa en su oficio por transcurso del tiempo prefijado, por cumplimiento de la edad determinada por el derecho, 75 años, por renuncia aceptada, traslado a otro oficio o a otro territorio decanal, por remoción o privación (Cf. CIC 184 § 1; nn. 161. 163).

8. El Vicario Episcopal Territorial, para nombrar Decano, previa presentación de una terna propuesta por el clero del Decanato, a la que no está sujeto, debe cuidar que el candidato, entre otras cualidades, tenga un mínimo de cinco años de ordenado presbítero; y, ordinariamente, cinco años de residir en esta Arquidiócesis, sea de manera continua o en diferentes intervalos. Si es miembro de un Instituto de Vida Consagrada deberá contar con la anuencia del Superior.

9. Los Decanos, bajo la autoridad del Sr. Vicario de Pastoral, integran el Consejo de Decanos. En su propia Vicaría Episcopal, serán parte del Consejo de Gobierno Pastoral (Cf. Dec. Org. y Gob. Pastoral nn. 151; 188, b).

10. El Decano tendrá como principales funciones en vista de promover la pastoral de conjunto:

10.1 Animar, fomentar y coordinar la actividad pastoral común en el Decanato (Cf. CIC 555 § 1, 1º; Dec. Org. y Gob. Pastoral n. 189).

10.2 Formar su equipo de trabajo pastoral, o Equipo Decanal para animar y coordinar las acciones en común en el Decanato.

10.3 Pedir a los diversos Institutos de Vida Consagrada, que residan o trabajen en el territorio del Decanato, que con su propio carisma se integren a la actividad pastoral decanal, prestando un servicio o formando parte de las diversas estructuras o servicios del Decanato.

10.4 Guiar y supervisar el funcionamiento de los entes y personas que dependan o actúen en nombre del Decanato, como el Equipo Misionero Decanal o los Centros de Formación para Acciones Específicas (Cf. PCT nn. 57–58).

10.5 Convocar y presidir las reuniones del Decanato y del Consejo Pastoral del mismo Decanato, en nombre del Vicario Episcopal (Cf. CIC 553 § 1) así como representar al Decanato en las reuniones del Consejo de Decanos.

10.6 Favorecer la participación de los Laicos en las reuniones del Decanato, según el tipo de reunión (Cf. CIC 216); para que asuman sus responsabilidades e integren Consejos y Comisiones Decanales (Cf. CIC 225; 512);

10.7 Dar seguimiento a los acuerdos tomados en las diversas reuniones e informar al Sr. Arzobispo, a través del Vicario Episcopal, de la situación real del Decanato.

10.8 Visitar periódicamente las parroquias (CIC 555 § 4) e informar del estado de las mismas a la autoridad competente.

10.9 Ayudar al Vicario Episcopal para que haya continuidad entre el párroco saliente y el entrante, deberá respetarse el plan de pastoral y la historia del proceso de cada comunidad (Cf. Dec. Nombramiento de Párrocos n. 3.12).

10.10 Recibir oficialmente las parroquias y rectorías en las cuales haya cambio de responsable (Cf. Dec. Nombramiento de Párrocos n. 3.7–3. 11).

10.11 Ver que se tutelen y administren con diligencia los bienes eclesiásticos (Cf. CIC 555 § 1, 3º); además, prestar ayuda al Ecónomo Arquidiocesano o al de la Vicaria para el cumplimiento del Decreto sobre la reordenación económica[4] de fecha 1 de Noviembre de 1996, mismo que precisé en algunos puntos con el Decreto del 5 de Mayo de 2000 (n. 5).

10.12 Fomentar la fraternidad sacerdotal.

10.13 Cuidar de que los clérigos de su Decanato vivan de modo conforme a su estado y cumplan diligentemente sus deberes (CIC 555 § 1, 2º).

10.14 Procurar que los clérigos asistan a las distintas reuniones programadas, especialmente de formación permanente conforme al can. 279 (Cf. CIC 555 § 2, 2º).

10.15 En coordinación con la Vicaría o la Arquidiócesis, poner al corriente a los neopresbíteros o religiosos recién incorporados al trabajo pastoral de esta Iglesia local, sobre la realidad de la Arquidiócesis, de su proceso, de las determinaciones generales y del plan de pastoral, a ellos se les pedirá asumir los acuerdos particulares del Decanato y los proyectos que ahí se estén impulsando (Cf. Dec. Nombramiento de Párrocos n. 3.13 – 3.14).

10.16 Prestará especial atención a la persona y ministerio de los Diáconos, tanto transitorios como permanentes, en coordinación con otras instancias arquidiocesanas.

10.17 Integrar y coordinar a individuos, grupos y movimientos laicales, parroquiales o no al trabajo pastoral del Decanato (Cf. CIC 225); teniendo comunicación personal con los agentes laicos.

10.18 Ser responsable, con los agentes laicos, de la formación permanente, que ellos necesitan en todos sus órdenes y niveles (Cf. CIC 231).

10.19 Los Decanos, cuando no es posible que el Obispo confiera el Sacramento de la Confirmación, el Decano puede ser delegado por el respectivo Vicario Episcopal. En esta delegación hay que observar la secuencia indicada por las normas canónicas y litúrgicas: "Quienes tengan un ministerio o cargo peculiar en la Diócesis, a saber: que sean Vicarios Generales o Episcopales, o Archiprestes"(RC n. 8a; Cf. RICA n. 46a; CIC 882-883). En la Arquidiócesis también tenemos como relevante el cargo de los Provicarios.

10.20 Los Decanos quedan facultados para absolver del delito del que se trata en el canon 1398[5].

C. Estas disposiciones entrarán en vigor en este mismo día en que las suscribo, y deberán ser añadidas en el Decreto de Organización y Gobierno Pastoral de la Arquidiócesis de México, de fecha 29 de Noviembre de 1998, Segunda Parte, como el Capítulo Sexto, después del n. 206, continuando la numeración que corresponda. Mando además que sea publicado en la Gaceta Oficial del Arzobispado y que se dé a conocer a los Señores Decanos, a los Párrocos y demás agentes de pastoral en los Decanatos, de la manera que se vea más conveniente.

D. Como lo decía en el Decreto sobre Organización y Gobierno Pastoral: "pido al Padre de Nuestro Señor Jesucristo, que nos envíe su Espíritu, para que avancemos, bajo la mirada de María de Guadalupe, hacia una acción cada vez más firme, coordinada y generosa en la construcción del Reino de Dios en la Ciudad de México".

Dado en la Curia del Arzobispado de México, a los veintiocho días del mes de Octubre del año del Señor Dos Mil Tres, festividad de los Santos Apóstoles San Simón y San Judas.

Firma del Arzobispo Norberto Cardenal Rivera Carrera

Pbro. Lic. José Ruiz Vera
Canciller

   
Ir a la página siguiente

[1] Decreto: Organización y Gobierno Pastoral de la Arquiócesis de México.
[2] Cf. Estatutos del Consejo Presbiteral de la Arquidiócesis de México, 15 de agosto 1996, arts. 7; 39, a); 43; 45).
[3] Decreto sobre la reordenación económica en las diversas estructuras de nuestra Iglesia Particular.
[4] Idem.
[5] 1398: "Quien procure el aborto, si éste se produce, incurre en excomunión latae sententiae".

H