EXIGENCIAS DEL DECANATO
Y DEL DECANO


TALLER PARA DECANOS
Y VICE-DECANOS

Módulo I

SER Y QUEHACER DEL DECANO Y DEL DECANATO
EN LA ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Objetivo

Que los decanos y vice-decanos se capaciten, tomen conciencia, profundicen y promuevan su ser y quehacer dentro de la pastoral de conjunto, para que desarrollen con mayor éxito y eficacia su servicio en la Arquidiócesis de México.

Taller A
MISIÓN DEL DECANATO
EN LA PASTORAL DE CONJUNTO
  • Directorio pastoral sobre la misión del decanato en la pastoral de conjunto.
  • Funciones del decano.
  • Acciones pastorales comunes.
  • La Parroquia misionera.
  • Eclesiología de comunión.
  • Equipo del Decanato.

Estructura arquidiocesana

  • Organización pastoral arquidiocesana.
  • Organización pastoral del decanato.

MISIÓN DEL DECANATO
EN LA PASTORAL DE CONJUNTO

Con mucha frecuencia cuando se nos pregunta qué es o qué hace un Decano, vienen a nuestra mente y a veces a nuestros oídos expresiones tales como: "El Decano es el correo de la Vicaría"; "Es el escudo del Obispo o primer frente de batalla": "El decano nada más está para espiar a ver si hacemos lo que el Obispo nos pide"; "El Decano es el brazo ejecutor"; "El Decano es aquel que tiene que hacerle de todo para que las cosas salgan". ¿Qué otras expresiones has escuchado?

Es verdad que estas imágenes tienen algo de verdad, pero la tarea del Decano no se circunscribe sólo y únicamente a estos ámbitos. Dentro de la vida de la Iglesia se trata de una figura relativamente nueva y, como tal, sus funciones todavía no están del todo definidas y/o comprendidas por quienes desempeñamos dicha tarea dentro de la vida de la Iglesia.

Con la finalidad de ir haciendo camino, nuestra Iglesia Arquidiocesana se dio a la tarea, hace algunos años, en promulgar un Directorio que ofreciera líneas y pautas en lo que corresponde al Decanato y al Decano. De esta iniciativa surgió EL DIRECTORIO PASTORAL SOBRE LA MISIÓN DEL DECANATO EN LA PASTORAL DE CONJUNTO, promulgado el 28 de octubre de 2003.

La finalidad del Directorio es: reunir los objetivos, las funciones, los criterios y las líneas de acción que el proceso pastoral surgido del II Sínodo de la Arquidiócesis de México pide al ámbito del Decanato, para que sea fermento de renovación eclesial evangelizadora (Cf. Núm. 1).

Atendiendo a la finalidad del mencionado Directorio, hemos de ubicar la tarea de nuestra Iglesia Diocesana en la vida del Decanato; así pues, será el mismo Directorio quien nos definirá esta entidad como: el ámbito eclesial integrado por varias parroquias cercanas entre sí, que se unen para realizar con mayor eficacia su acción pastoral (Cf. Núm. 8).

Dicha entidad está integrada por los ministros ordenados, los religiosos y religiosas y laicos que viven dentro del territorio del Decanato (Cf. Núm. 9) y dicha estructura tiene como finalidad:

  • Procurar una pastoral de conjunto, en la que se fomente la comunión y participación de todos los agentes de pastoral.
  • Ser fomento de concientización de la eclesialidad universal.
  • Suscitar la comunión inter-parroquial y con las instancias u organismos arquidiocesanos.
  • Ser un lugar de encuentro, donde se estrechen las relaciones humanas (Cf. Núm. 10-14).

Así pues, la vida de nuestra Iglesia Diocesana se desarrolla, se alimenta y se hace visible en el Decanato. A fin de que esta tarea se realice en la línea de comunión y participación, se ve necesaria la figura del DECANO que tiene como FUNCIONES ESPECÍFICAS:

  • Cuidar con solicitud de los ministros ordenados (salud física-psíquica-espiritual), mirando con especial atención a los hermanos sacerdotes ancianos y/o enfermos (Cf. Núm. 21-24).
  • Conocer el territorio de su Decanato (Parroquias, Rectorías y demás entidades) y así aportar un prudente consejo en el cambio de los ministros ordenados y acciones pastorales (Cf. Núm. 26-27).
  • Revisar y ayudar a llevar debidamente el archivo documental e histórico, así como el inventario de los muebles e inmuebles (Cf. Núm. 29-30).
  • Favorecer la recta solución de los asuntos legales o de justicia (Cf. Núm. 30).
  • Animar la vida litúrgica y el decoro de las celebración de los Sacramentos (Cf. Núm. 28).
  • Cuidar de la aplicación del Decreto de Reordenación Económica. Revisar los libros contables (Cf. Núm. 31).

Ahora bien, la vida del Decanato, las acciones que ahí se determinen realizar han de ser situadas dentro del PROCESO DE RENOVACIÓN PASTORAL DIOCESANA. Dicho proceso nos impulsa a:

  • Impregnar nuestras iniciativas pastorales dentro de la reflexión, la oración y la planeación (Cf. Núm. 41).
  • Hacer de nuestro proyecto una vigorosa pastoral misionera (Cf. Núm. 42).
  • Cuyos destinatarios prioritarios son las familias, los jóvenes, los pobres y los alejados (Cf. Núm. 43).
  • Todo esto a través de la evangelización enmarcada por el Proceso Evangelizador con Sentido Misionero (Cf. Núm. 45).
  • Tarea a realizar en la vida de cada parroquia o rectoría e impulsada desde del Decanato.

Por todo lo anterior la MISIÓN del Decanato en la Pastoral Diocesana es:

  • IMPULSAR los Planes Parroquiales con el Espíritu del Plan Pastoral Diocesano y Vicarías de Pastoral (Cf. Núm. 47-52).
  • CONSTRUIR un ambiente eclesial que impulse a los Laicos (Cf. Núm. 53-58).
  • ACORDAR y CONCRETIZAR acciones pastorales de conjunto (Cf. Núm. 59-61).
  • ORGANIZAR la Formación Integral de los Agentes (Cf. Núm. 62-69).
  • DAR CONTINUIDAD a la Misión Permanente como Opción Pastoral (Cf. Núm. 70-74).

A fin de llevar a cabo esta misión, la vida del Decanato ha de concebirse como reflejo y vivencia de la Pastoral de Conjunto, y como nos lo señala el mismo directorio: "El Decano procurará trabajar en estrecha relación con sus colaboradores, para hacer una verdadera labor de equipo en la animación pastoral del Decanato" (Núm. 33).

Los colaboradores inmediatos del Decano son el Vice-Decano, El Secretario y el Tesorero. También puede contar con la ayuda del Senador y, por supuesto, de todos y cada uno de los miembros del Consejo Pastoral Decanal.

Esta tarea realizada en equipo será signo inequívoco de la presencia del Espíritu entre nosotros ya que:

  • La colaboración entre todos y cada uno de los miembros de la Iglesia es la tarea que el Espíritu Santo va provocando en nuestra Iglesia local (Cf. Núm. 75).
  • Sólo desde el compartir lo que somos, tenemos y soñamos se rompe el anonimato y la masificación y se consigue la comunicación personal y acuerdos pastorales comunes (Cf. Núm. 76).
  • El Espíritu Santo es la levadura de comunión. Descubramos como providenciales todas las oportunidades que tenemos para unirnos en el proyecto común de anunciar la Buena Nueva (Cf. Núm. 77).

Finalmente, para compartir con nuestros hermanos Decanos y Vice-Decanos:

  1. El Decanato ofrece la oportunidad de formar pastores y hacer Iglesia porque…
  2. Yo, como Decano o Vice-Decano, considero que mi servicio pastoral enriquece a la vida de la Iglesia porque…

21 de Octubre de 2008

Pbro. Jesús Hernández Ramírez

Ser y quehacer del Decano y del Decanato en la Arquidiócesis de México -en PowerPoint-   Ver documento Ser y Quehacer del Decano y del Decanato para imprimir en PDF


PÁGINA INICIAL PROGRAMA

Taller I | Taller II | Taller III | Taller IV

REUNIONES DECANOS