PRIMERA PARTE

EL DESAFÍO ACTUAL DE EVANGELIZAR
LA CULTURA EN LA CIUDAD DE MÉXICO

CAPÍTULO I

ALGUNOS ANTECEDENTES

A- La Evangelización Fundante

37 1. La Ciudad de México fue evangelizada, desde su inicio, afrontando el desafío de la evangelización de la cultura. De acuerdo a los sistemas vigentes en el siglo XVI, la evangelización, para muchos, era un medio más para colonizar; esto predominó en su forma más bien extensiva: entre más rápido se abarcara a mayor número de personas, mejor. En ese ambiente, los misioneros se vieron condicionados en su tarea: predicar el Evangelio a amplias multitudes, instruir sólo en lo básico de la fe cristiana y celebrar el bautismo como signo externo de su inserción en la Iglesia.

38 Como fruto de esa labor misionera, avalada especialmente por el testimonio, promoción y defensa del indio que realizaron en forma preclara hombres tales como Zumárraga, Gante, Motolinía, Vasco de Quiroga, se fue dando un arraigo más profundo de la fe cristiana; esto es lo que suele llamarse "Evangelización Fundante".

39 2. Puede hablarse de "Evangelización de la Cultura" cuando existe efectivamente un diálogo vital entre la cultura del evangelizador y la cultura de los evangelizandos. Se debe distinguir entre los valores del Evangelio y los de la cultura de quien lo predica, para integrar el Evangelio con los valores de la cultura existente -"semina Verbi"-. Otros elementos accidentales de la cultura del evangelizador, aunque no estrictamente evangélicos, son de hecho asimilados en la cultura naciente: así se van configurando nuevas culturas.

40 3. Por esta razón, donde la evangelización fundante resplandece más claramente es en el hecho guadalupano que devuelve al pueblo conquistado su dignidad, a través de la Imagen que es un códice -"amoxtli"- que expresa la cosmovisión, categorías, lenguaje, signos y formas indígenas. En la tilma de Juan Diego se queda la imagen de la Madre de "el Dios por quien se vive". Esta imagen ha sido, durante siglos, baluarte y sostén de la fe del pueblo que, a pesar de muchas vicisitudes, se ha mantenido firme en los principios fundamentales aprendidos de sus mayores.

41 Es fruto también de esa evangelización fundante el Beato Juan Diego quien, "a semejanza de los antiguos personajes bíblicos que eran representación colectiva de todo el pueblo, podríamos decir representa a todos los indígenas que acogieron el Evangelio" (Juan Pablo II); así mismo, en época posterior, San Felipe de Jesús es fruto y signo notable de la fuerza de una Iglesia evangelizada y evangelizadora.

B- La Colonia

42 4. En el período que sigue a la conquista, crece el mestizaje pero decae la defensa del indio; llegan más misioneros, se construyen conventos y templos, es erigida la Diócesis, se crean Parroquias, hospitales y escuelas, orfanatos y centros artesanales, acueductos y carreteras; se celebran los tres primeros Concilios Provinciales, se funda la Real y Pontificia Universidad de México. Todo esto, sin embargo, se logró por una actitud impositiva que generó la tradición paternalista que, en muchos aspectos, prevalece todavía.

C- La Crisis de la Evangelización Novo-Hispana

43 5. La crisis de todo el sistema evangelizador se va manifestando desde mediados del siglo XVIII y durante todo el periodo del México Independiente en el siglo XIX.

44 Se cuestiona la relación Iglesia-Sociedad. México busca su nueva personalidad como nación; lo mismo pretende la Iglesia como institución. Los gobiernos, poco a poco, quieren ser herederos de las prerrogativas que la Corona tenía sobre la Iglesia; ésta se defiende, no quiere perder privilegios, desea ser autónoma; se establece un conflicto por la pretensión de controlar al pueblo.

45 La Reforma liberal, desconociendo el catolicismo como religión oficial, confisca templos, conventos, imprentas católicas; intenta construir una religión civil que, con sus registros de nacimientos y de matrimonios, cementerios y panteones, héroes y festividades, pretende sustituir las anteriores referencias católicas; empieza a fomentarse la incursión del Protestantismo y de la Masonería.

D- El México Independiente

46 6. La Santa Sede reconoce la independencia del país en 1836; así se restablece el Episcopado nacional: esto le da a la Iglesia un nuevo impulso evangelizador:

47 Se van constituyendo nuevas Diócesis. Se reduce el territorio de la Arquidiócesis de México; se celebra el Quinto Concilio Provincial -1896-. Se revisa toda la vida de la Iglesia y su situación ante el Estado. Se convoca el Concilio Latinoamericano -Roma, 1899-, primer gran paso de una toma de conciencia del Evangelio que se encarna en la cultura latinoamericana.

48 7. En las nuevas circunstancias, tanto la Iglesia como el Estado encuentran dificultad para definir su propio campo de influencia; se vuelven mutuamente recelosos. Se inicia así no sólo la separación sino el rompimiento y la hostilidad entre ambas instituciones; esta situación provoca el repliegue de la actividad apostólica de la Iglesia cuya acción queda confinada, cada vez más, al interior de los templos, dando lugar a que se perdiera el influjo del Evangelio en los asuntos económicos, sociales y políticos del pueblo y, por tanto, en su cultura.

E- Un Nuevo Impulso Evangelizador

49 8. Con la inspiración de la encíclica "Rerum Novarum" renace en muchos cristianos la exigencia evangélica de incidir en los múltiples asuntos de la cultura y de la vida ordinaria; una muestra de ello fue la creación, con carácter nacional, de la Acción Católica y del Secretariado Social: se organizan reuniones y congresos que abordan temas agrarios, sindicales y salariales, programas de vivienda y conflictos políticos.

50 9. Las reivindicaciones sociales, alentadas por este pensamiento católico, contrastan con las tendencias del Estado que emprende una franca persecución contra la Iglesia; tal conflicto religioso buscó un arreglo más o menos satisfactorio en 1929: se estableció así un "modus vivendi" que se mantuvo durante largos años.

51 10. Mención especial merece el primer Sínodo Arquidiocesano de 1945, dentro del espíritu del Código de Derecho Canónico de entonces. Con la desmembración, en 1950, de la Diócesis de Toluca, se empieza a conformar la Arquidiócesis de México como una área de cultura urbana creciente.

F- El Crecimiento Explosivo de la Ciudad

52 11. A partir de la década de los años cincuenta, aparece el fenómeno de la inmigración con características alarmantes: mucha gente del campo busca en la Ciudad la respuesta a sus necesidades de sobrevivencia, y en ella se concentran los esfuerzos de un proyecto nacional de desarrollo industrial y urbano. La organización arquidiocesana busca la manera de dar una respuesta evangelizadora a esta nueva realidad:

53 Se forman, a partir de 1956, varios equipos de pastoral -Secretariados- que intentan organizar diversas actividades sectoriales: Pastoral Social, Catequética, Educativa, Laical.

54 Se organiza la Gran Misión de 1962 que pretende romper el aislamiento de las Parroquias y demás organismos de pastoral.

55 Se desarrolla todo un movimiento de orientación social cristiana que da fuerte impulso a grupos de Laicos inspirados por las inquietudes del preconcilio. En esta época reciben fuerte apoyo los equipos de Acción Católica especializada, el Movimiento Familiar Cristiano, los Cursillos de Cristiandad, las Jornadas de Vida Cristiana, el Movimiento por un Mundo Mejor.

56 Se estructura la Arquidiócesis en Decanatos y Gerencias de Pastoral que buscan la interrelación permanente de Presbíteros, Laicos y demás Agentes con el intento de alcanzar una pastoral de conjunto.

57 12. La celebración del Concilio Vaticano II y el esfuerzo desarrollado por la Conferencia General del Episcopado en Medellín -1968- para su aplicación a la realidad latinoamericana, despiertan, en muchos Agentes de pastoral, la conciencia de la necesidad y urgencia de un cambio de mentalidad y de prácticas pastorales que estén más acordes con la cultura de los hombres y de los tiempos modernos. Este proceso implicó, sin embargo, incertidumbres, crisis y situaciones de malestar que condujeron a polarizaciones teológico-pastorales con tintes ideológicos. Todas estas acciones, que implicaron el esfuerzo de tantos Agentes de pastoral, trataron de ser -no sin ambigüedades- respuesta a la realidad de una nueva cultura urbana de gran complejidad.

58 13. Sería necesario evaluar mejor este proceso histórico, comprender sus elementos, identificar sus limitaciones y, consecuentemente, aceptar el desafío de un campo inmenso de misión que nos ha rebasado en tantos aspectos por la mentalidad no actualizada de muchos Agentes, por la inadecuación de estructuras de pastoral, por la incapacidad de diálogo con la cultura secular que pone fuertes cuestionamientos a los métodos de toda evangelización. Estas dificultades se agravan por la falta de aceptación y reconocimiento de las tareas específicas de los Laicos y de sus responsabilidades.

G- El Contexto más Reciente

59 14. En los últimos años, principalmente en algunas Parroquias populares, surge la inquietud de una evangelización más allá del ámbito del templo -en grupos vecinales- con la pretensión de llegar a diversos ambientes que no se han visto atendidos suficientemente hasta ahora. Se constata, por lo demás, que han perdido fuerza muchos de los movimientos laicales organizados que hacían sentir su presencia en distintos aspectos de la vida familiar y social.

60 15. La Misión Guadalupana -que impulsó vigorosamente el actual Arzobispo- tuvo como propósito fundamental revitalizar las Parroquias, convocar a más Agentes laicos, fortalecer el proceso de reestructuración de la Arquidiócesis en Vicarías.

61 La formación de un Equipo Episcopal hace presente, en la vastedad de la Arquidiócesis, el signo sacramental del Obispo, al mismo tiempo que les da a las Vicarías una organización mejor que la de su fase anterior.

62 16. Se realizan visitas pastorales a las Parroquias; esto permite un mejor conocimiento de la realidad y se hace posible impulsar la pastoral de conjunto sobre todo a partir del Decanato.

63 17. Los trágicos acontecimientos de 1985, a causa de los terremotos, movilizan la autogestión de la sociedad civil. La solidaridad internacional propicia la creación de la Fundación para el Apoyo de la Comunidad -"FAC"- y los Centros para el Apoyo de la Comunidad -"CEPAC"-; todo esto da un nuevo impulso a la Pastoral Social que logra acciones sin precedentes, aun cuando falta mucho por lograr y consolidar.

64 18. La invitación que el Equipo Episcopal hace también en 1985 -"Compromiso Pastoral"- nos presenta una gran cantidad de inquietudes: la necesidad de dar prioridad a la formación de Agentes -en especial la maduración del laicado-, la necesidad de una pastoral que tenga más en cuenta la dimensión social, la exigencia de un proceso evangelizador de las personas en sus grupos de ambiente natural y cotidiano; en una palabra, la urgencia de asumir la evangelización de la cultura.
A este desafío actual y futuro, en este fin de siglo, nos referimos ahora.

Ir página anterior
Ir inicio página
Ir página siguiente

 

Principal

Índice General

Con click puedes ir a la PÁGINA PRINCIPAL DOCUMENTOS ECUCIM

Ver e imprimir ECUCIM en PDF

Glosario

Índice Analítico

Textos Litúrgicos

Siglas

Ir a la Vicaría de Pastoral

Vicaría Pastoral