CONSULTA DIOCESANA

193 Algunos de los contenidos, las formas y los pasos para llevar a cabo la "Consulta" que implicó la etapa preparatoria del II Sínodo, se han delineado en la Introducción que encabeza la Primera Parte de este libro. Ahora se trata de describir algunos de los elementos más importantes de esta etapa en una forma un poco más detallada.

194 Cuando se formuló el Tema Central, como se ha indicado anteriormente, se vio también la necesidad de señalar una temática fundamental que lo explicitara para su desarrollo posterior; de ahí resultó el temario cuyos grandes ejes se enuncian a continuación:

195 Tema central: "Los Grandes Desafíos del Distrito Federal a la Nueva Evangelización de la Iglesia Particular que está en él"

196 Primera Parte: "Características del Distrito Federal que Influyen en el Ser y Misión de la Iglesia"; se trataba de las características ecológicas, ambientales, demográficas, sociales, socio-económicas, culturales.

197 Segunda Parte: "Reflexión Doctrinal"; implicaba una síntesis histórica de la evangelización de la Arquidiócesis, una reflexión teológica sobre la Nueva Evangelización y unos criterios para esta evangelización.

198 Tercera Parte: "Desafíos y Respuestas de la Nueva Evangelización en el Distrito Federal"; esta parte se subdividió desde el principio en cuatro capítulos:

199 Capítulo Primero: "Destinatarios y Situaciones Urgentes de Atención Pastoral a la Nueva Evangelización de la Iglesia". Se señalaron como tales las grandes mayorías y grupos alejados, las sectas y el movimiento ecuménico, la vida familiar, la niñez y la juventud, los adultos y la tercera edad, el mundo del trabajo, el mundo de la marginación, los medios de comunicación.

200 Capítulo Segundo: "Agentes de la Nueva Evangelización". Los subtemas fueron el laicado no organizado, el laicado organizado y los ministerios laicales, la vida religiosa, el ministerio y la vida sacerdotal, la pastoral vocacional.

201 Capítulo Tercero: "Sacramentos y Nueva Evangelización". Se enumeran los siete sacramentos y se añaden, además, los sacramentales y la religiosidad popular.

202 Capítulo Cuarto: "Administración Pastoral y Nueva Evangelización". Se desglosó en planificación pastoral, estructura para la Nueva Evangelización, reestructuración económica.

203 Con el avanzar de la reflexión y de la misma consulta, estos apartados y sus contenidos se fueron precisando en algunos aspectos, matizando en otros, o simplemente se fueron enriqueciendo. Particularmente se descubrió que el enfoque del Capítulo Tercero de la Tercera Parte -Sacramentos y Nueva Evangelización- era inadecuado; se decidió que, en congruencia con los lineamientos marcados por la "Evangelii Nuntiandi", debería hablarse más bien de los "Medios de la Nueva Evangelización".

204 Para hacer frente al trabajo que el desarrollo de este esquema suponía, fue constituida la Comisión Central de Estudio que en parte coincidía con la Comisión Organizadora; ya que ésta había tenido un conocimiento suficiente de lo que implicaba cada uno de los pasos dados anteriormente. La Comisión Central de Estudio quedó integrada con los responsables de siete subcomisiones, de la siguiente manera:

205 Primera "La Realidad": - Pbro. Manuel Zubillaga Vázquez y Pbro. Juan Francisco López Félix.

206 Segunda "Reflexión Doctrinal": - Pbro. Alberto Márquez Aquino y Pbro. Francisco Clavel Gil.

207 Tercera "Destinatarios de la Nueva Evangelización": Mons. Roberto Aguilar Zapién y Pbro. Benjamín Bravo Pérez.

208 Cuarta "Agentes de la Nueva Evangelización": Pbro. Enrique Glennie Graue, R.P. Esteban Jasso González TOR y R.P. Salvador Rodríguez Gil.

209 Quinta "Los Sacramentos": Pbro. José de la Luz Carrasco Pérez y Pbro. Sergio Ruiz Moctezuma. Posteriormente este tema se cambió por el de "Los Medios de la Nueva Evangelización" cuyos responsables fueron el - Pbro. José Hernández Schäfler y el Cango. Rubén Avila Enríquez-.

210 Sexta "Administración Pastoral": Pbro. Abel Fernández Valencia y Pbro. Martiniano Martínez Gutiérrez.

211 Séptima "Asesoría Canónica": Cango. Carlos Warnholtz Bustillos, Pbro. José Luis Guerrero Rosado, Pbro. Rodolfo Cerezo Barreto y Pbro. José Antonio Coronel Salinas OD.

212 El coordinador de esta Comisión Central de Estudio fue el Pbro. Manuel Zubillaga Vázquez.

213 Para el funcionamiento concreto de la comisión se insistió en su calidad de "central"; esto exigía que cada una de las subcomisiones contara con la colaboración de otras muchas personas; hubo, de hecho, un buen grupo de Laicos y de Religiosas que participaron con su trabajo en esta línea y también otros varios Sacerdotes, además de los directamente responsabilizados en cada uno de los temas.

214 En un momento dado de los trabajos específicos de la Comisión Central de Estudio, ésta consideró necesario nombrar, de entre sus miembros, una Comisión de Redacción que, a partir del material entregado por las subcomisiones y demás instancias previas, hiciera la compilación, sistematización y redacción de los documentos respectivos. Éste fue el procedimiento seguido para la elaboración del Documento de Consulta, del Documento de Trabajo y del Documento Conclusivo.

215 En forma análoga se elaboraron otros documentos de este II Sínodo Arquidiocesano. La Comisión de Redacción estuvo integrada por el Pbro. Alberto Márquez Aquino, Pbro. Manuel Zubillaga Vázquez y Pbro. José de la Luz Carrasco Pérez.

216 La consulta, ya formalmente estructurada en relación con el temario aprobado, se hizo a través del "Documento de Consulta" preparado y difundido para su utilización en cuatro Fascículos. A partir de ese trabajo y hasta la promulgación del Decreto General, se hicieron muy comunes las cuatro grandes partes de la reflexión sinodal: Los "Destinatarios", los "Agentes", los "Medios" y la "Organización Pastoral" de la Nueva Evangelización.

217 El trabajo de elaboración fue un tanto arduo, ya que hubo que superar, entre otros, varios problemas: el desconocimiento prácticamente generalizado de cómo hacer una consulta diocesana para un Sínodo; la búsqueda de una forma eficaz para combinar el trabajo en sus diversos niveles -subcomisión respectiva, Comisión Central y Comisión de Redacción-; la necesidad de lograr un instrumento apto y al mismo tiempo suficientemente manejable por los Agentes de pastoral en sus muy diversas situaciones: los Laicos de las parroquias, las Religiosas de vida activa y de vida contemplativa, los Religiosos con sus variados carismas, los Sacerdotes en distintos ministerios.

218 La subcomisión correspondiente, en la que colaboraron varios Laicos, Religiosas, Religiosos y algunos Presbíteros, fue presentando algunos borradores a partir de los cuales la Comisión Redactora hizo la síntesis, la sistematización y la redacción. El primer Fascículo, sobre "Los Destinatarios Prioritarios de la Nueva Evangelización", apareció en Julio de 1991. El segundo Fascículo, sobre "Los Agentes de la Nueva Evangelización", en Octubre del mismo año. El tercer Fascículo, acerca de "Los Medios de la Nueva Evangelización", salió en Enero de 1992. El cuarto Fascículo, que trata sobre "La Organización Pastoral para la Nueva Evangelización", fue entregado para la consulta en Marzo de 1992.

219 Cada uno de los fascículos está dividido en temas que desglosan la materia general del mismo. Cada tema, que corresponde a un capítulo, tiene una estructura interna muy bien estudiada y muy bien definida; ésta ayudó mucho a un tratamiento bastante preciso de cada uno de los asuntos, tanto en su elaboración como en las observaciones y aportaciones dadas en la consulta. Ésta es la estructura de los temas: la problemática se condensa en una fórmula llamada "Desafío" que está seguido de un conjunto de "Hechos" que lo explican y fundamentan. Vienen después los "Criterios", textos de la Sagrada Escritura y del Magisterio, pocas veces de otros documentos importantes; estos criterios tienen la finalidad de iluminar la problemática descrita y orientar la solución de la misma. Después se enuncian algunas "Líneas de Acción" y unos "Ordenamientos"; ambos elementos pretenden dar respuesta a los problemas tratados en los "Hechos" y en el "Desafío"

220 Esta estructura, como ya se dijo, pareció bastante acertada y se mantuvo en varios documentos posteriores: en el Documento de Trabajo y en el Documento Conclusivo; en parte se siguió también en el Decreto General. Es importante tener en cuenta que con ese mismo esquema se presenta en este libro -Tercera Parte- la fusión del Documento de Trabajo y del Documento Conclusivo.

221 Se puede decir que hubo un verdadero diálogo de discernimiento entre la Comisión Central, que ofrecía estos instrumentos de estudio y reflexión, y la Comunidad Diocesana, que los utilizaba e iba dando sus respuestas y aportaciones. Con los resultados de esta etapa de la Consulta Diocesana se elaboró el Documento de Trabajo; éste en cuatro cuadernos, que esquemáticamente concidían con los cuatro fascículos anteriores. El Documento de Trabajo en relación con el de Consulta resultó notablemente enriquecido en sus contenidos y, sobre todo, esclarecido en su pensamiento. Fue el Documento de Trabajo el instrumento básico para la reflexión, los debates y las propuestas de las Asambleas Sinodales.

222 Las cuatro semanas de asambleas -en Mayo, Junio, Julio y Agosto de 1992- fueron de concienzudo discernimiento por el trabajo serio de los sinodales; correspondieron, obviamente, a la temática ya muy conocida: Los Destinatarios Prioritarios, Los Agentes, Los Medios y La Organización Pastoral de la Nueva Evangelización. Lo dicho en esas cuatro semanas del II Sínodo quedó condensado en el Documento Conclusivo; por esta razón fue necesario someterlo a la consideración y aprobación sustancial de los participantes en ellas, los Sinodales. Esto se hizo en las sesiones de clausura tenidas los dias 3, 4 y 5 de Noviembre de 1992.
Las etapas de la consulta o, mejor dicho, de la participación diocesana pueden enumerarse de esta manera:

223 1- Consulta, por medio del Senado Presbiterial, acerca de la conveniencia de la realización del II Sínodo y de la materia a tratar en él.

224 2- Consulta acerca del temario general, su estructuración y la subdivisón en temas particulares.

225 3- Estudio y aportaciones en relación con el Planteamiento Básico.

226 4- Estudio detallado de cada uno de los cuatro Fascículos del Documento de Consulta.

227 5- Análisis del Documento de Trabajo, con las observaciones y aportaciones propuestas en las asambleas sinodales.

228 6- Revisión, por parte de los sinodales, del ocumento Conclusivo.

229 Además de esta consulta, que podemos llamar formal, en referencia a los contenidos sinodales, hubo otras variadas formas de difusión y participación de la comunidad arquidiocesana; esto fue propiciando un clima de búsqueda y discernimiento en el caminar de la acción pastoral: reuniones en diversos sectores y foros de Laicos, Religiosas, grupos parroquiales, escuelas católicas; fichas de estudio y divulgación; carteles y otros materiales audiovisuales.

230 Es conveniente señalar aquí algunos de los frutos más sobresalientes de la consulta diocesana: el reforzamiento de la conciencia de Iglesia particular; el mayor conocimiento e interés más comprometido por la problemática de la Ciudad y los desafíos que presenta; el crecimiento en la corresponsabilidad de los Agentes de pastoral.

231 Gracias a toda esta amplia labor se fueron obteniendo muy buenos resultados que impulsaron, primeramente, la realización del II Sínodo y, posteriormente, la puesta en práctica de sus conclusiones.

Ir página anterior
Ir inicio página
Ir página siguiente

 

Principal

Índice General

Con click puedes ir a la PÁGINA PRINCIPAL DOCUMENTOS ECUCIM

Ver e imprimir ECUCIM en PDF

Glosario

Índice Analítico

Textos Litúrgicos

Siglas

Ir a la Vicaría de Pastoral

Vicaría Pastoral