336 ¿No existen otros Laicos quizá más alejados de la organización propiamente religiosa pero más inquietos por lo que está sucediendo en la comunidad secular? Sería importante para el II Sínodo preguntarse por qué no están presentes.

Jerarquización de los Intereses Declarados

337 Los dos temas en los que se apunta teóricamente el mayor interés de los Agentes laicos son las cuestiones de fe y las de justicia y paz, expresadas en términos abstractos. Aquí sería preciso ver cómo se operacionaliza lo que se identifica como justicia y paz, pues eso llevaría necesariamente a un perfil de acción pastoral muy diferente del que aparece como predominante.

338 Le siguen, en un segundo orden, con una diferencia porcentual significativa -marcada en el grado superior de la escala usada- la cuestión de oración y sacramentos.

339 En un tercer grado porcentual aparecen el interés por las virtudes morales y la caridad ante pobres y desvalidos.


340 Sería importante ver en este interés -vinculado al de la justicia y paz- opciones viables de una pastoral de la Iglesia con los Laicos militantes hacia el objeto y sujeto preferencial de la caridad: los pobres.

341 Sin embargo, esto no resulta muy claro a partir de la información obtenida en esta encuesta: apenas si un 16% de ellos aparece en una actividad apostólica propiamente social, y sólo un 12% en una realmente promocional.

342 En un cuarto grado de preferencia se muestra, en una medida ya mucho menor, el interés por la organización misma de la Iglesia y por el trabajo misionero orientado hacia poblaciones no creyentes o indiferentes.

343 Finalmente, en el último nivel, reflejando más bien el desinterés marcado de los Agentes laicos de pastoral, está el ecumenismo y la búsqueda de unión con las demás Iglesias; parecería como altamente simbólica esta demostración de rechazo por vincularse a quienes, en la situación actual de crisis espiritual del mundo, ofrecen otras opciones de fe y de desarrollo humano.

Indicadores de Crítica o Rechazo a la Fe Católica y a la Iglesia

344 Aparece, en el primer grado de negatividad religiosa, el hecho de que más de la mitad de los Agentes haya tenido alguna vez "dudas" sobre la Iglesia en cuanto tal; sin embargo, el rechazo a las autoridades eclesiásticas parece ser mucho menor: estamos ante un grupo más leal a la Iglesia de lo que puede serlo a su fe, lo cual cuesta trabajo de entenderse así, al ver la totalidad de los datos agrupados.

345 Esto puede tener diversas interpretaciones dentro de las cuales resalta la que atribuya a este conjunto de Laicos apostólicos un grado de clericalismo acendrado; los jóvenes afirman haber sentido este rechazo al cuerpo clerical (un 44% de su total) y dudas sobre la Iglesia misma (un 65% de los casos).

346 En medida mucho menor que las dudas sobre la Iglesia y la fe aparecen las relativas a la moral católica; pudiera constatarse en general que las dudas y rechazos comienzan precisamente por la moral, pero no parece ser así en este grupo de Agentes de pastoral.

347 Hay igualmente una variación según su edad: también a mayor edad hay menores dudas acerca de la moral católica.

348 Para terminar, la idea de haber sentido, alguna vez, vocación a la vida sacerdotal o religiosa, aparece en dos terceras partes de esta población, lo cual significa un muy alto grado de asimilación del modelo e ideal de la profesión religiosa.

349 Y aquí parecería que se abriera una posibilidad de vocaciones religiosas y sacerdotales, o diaconales en su caso, para este contingente de apóstoles juveniles.

5- Percepciones sobre la Situación Socio-Cultural de la población de la Ciudad de México y de los Retos que ello Implica para la Nueva Evangelización

Percepción del Ambiente Social Cercano a los Agentes Laicos

350 La percepción sobre quiénes y cómo son los compañeros da una idea de lo que es el mundo social en el que se vive en concreto, más que en una concepción abstracta de la sociedad.

351 Lo primero que se puede resaltar es la elevada falta de percepción y quizá de interés por lo que sucede a los compañeros; en general el desconocimiento declarado es siempre mayor en el caso de las mujeres, en el de las personas de mayor edad, así como entre quienes tienen baja escolaridad.

352 Lo que resulta predominante en las percepciones de "alejamiento religioso" es la que se refiere al calificativo de que los compañeros "sean católicos sólo de nombre" en su mayoría.

353 También perciben que la mayoría tenga desconocimiento fundamental de la religión. El reto de un alejamiento religioso resulta más o menos claro.

354 Pero nos llama la atención la existencia de un porcentaje considerable que minusvalúa el alejamiento de las mayorías y dice que sólo unos cuantos o ninguno de sus compañeros sean "no creyentes", "supersticiosos", o "anden" con protestantes. Este hecho, constatado con una información más objetiva proveniente de otras investigaciones, ciertamente es distinto: los llamados "alejados" o católicos "sólo de nombre" resultan todavía en mayor número que los aquí percibidos por los Agentes.

Religiosidad Tradicional y Formal de los Compañeros

355 Las percepciones de nuestros entrevistados son bastante coincidentes en cuanto a la idea de que la mayoría de los compañeros son regularmente católicos asistentes a las ceremonias y fiestas religiosas comunes.

356 Efectivamente, parece estar confirmado que la participación asidua en la misa dominical no rebasa actualmente una cuarta parte de la población.

357 Por su parte, la percepción de un 73% de los encuestados es que la mayoría de los compañeros son devotos de la Virgen de Guadalupe. El dato no deja de ser significativo aunque no tan unánime como ellos piensan, sobre todo si se toma una representación de población de clase media o más acomodada; lo mismo sucede al nivel de los grupos de población por edades.

Percepción de la Conducta Moral de los Compañeros de Ambiente

358 Por otra parte, la práctica religiosa de los mismos compañeros percibida por los encuestados, sobre la conducta moral de aquéllos, acusa un alto porcentaje de desconocimiento.

359 La vida urbana impone su concepción liberal en la que la moral se hace sentir como una cosa privada fuera de la intromisión de los demás. El control del "qué dirán" de antaño ya no juega de la misma manera; pero también aparece a este respecto el desinterés y el desconocimiento del prójimo (declaración de más de una mitad de los encuestados).

360 Este desconocimiento tiende a estar, sin embargo, asociado a la edad: a mayor edad, mayor desconocimiento; las mujeres se muestran siempre más desconocedoras, excepto en el caso del uso de los anticonceptivos.

361 Apenas si un 10 o un 15% de los encuestados considera que una mayoría falta en cuestiones de moral sexual, relaciones extramaritales, mal ejemplo a jóvenes, participación en la corrupción de autoridades, e incluso explotación a los pobres; esto parece fuera de realidad.

362 Solamente dos indicadores rebasan esta apreciación: el uso de anticonceptivos (20%) y la incidencia de la conducta alcohólica.

363 Actualmente sabemos que al menos un 64% de la población adulta en edad reproductiva es usuaria de métodos anticonceptivos de diverso tipo; y que en la Ciudad de México es donde aparecen los mayores porcentajes: hasta casi un 70% de la población en estado marital. Hay realmente por parte de los encuestados una ignorancia muy grande al respecto o una actitud psicológica que "quiere" desconocer el hecho, porque quizá se vive en la propia experiencia.

364 El otro indicador significativo es la conducta alcohólica: un 26% de los encuestados dice que la mayoría de sus compañeros viven el problema; pero frente a ellos, casi una mitad del total estima que se trata de sólo unos cuantos; también aquí hay una falsa perspectiva de la realidad. Estudios recientes señalan que un 63% de las familias ya con jóvenes en el hogar, en el D.F., tiene algún familiar alcohólico; por eso, en esta dimensión hay todo un encubrimiento que niega o pretende desconocer el problema que ello implica, porque también les toca muy de cerca y les resulta "vergonzante".

365 Las demás fallas morales percibidas en los compañeros de los encuestados son todavía más minusvaluadas; es el caso del mal ejemplo de los adultos a los jóvenes. Igualmente, tratándose del abuso que pueden hacer los prójimos cercanos, de los pobres, aún mayoría en el país; pero no parecen tener conciencia clara de los mecanismos de abuso a los pobres ni, por lo tanto, de las condiciones concretas de injusticia.

366 Se diría que la concepción predominante en los encuestados es que los problemas éticos existentes son atribuibles sólo a unos cuantos y no forman parte directa de una alerta para el apóstol.

Percepción de los Agentes Laicos de Acción Apostólica sobre la Situación de las Mayorías de la Población en su Referencia más Global

367 En los documentos de preparación al II Sínodo se han planteado dos grandes retos genéricos: el primero, derivado de la situación de pobreza y marginación de las mayorías de la población, y el segundo, el alejamiento de estas mayorías ante la Iglesia misma.

368 Al calificar la situación económica de la población mexicana, un 80% reconoce que esta situación es mala y de pobreza para la mayoría.

369 Pero en el contexto de lo que hasta aquí analizamos, ¿esta concepción de situación mala y de pobreza para la mayoría no tiene una correspondencia con los prójimos más cercanos en su situación involucrante o en la naturaleza de la misma religiosidad?

370 La percepción genérica dista, por lo tanto, de la que se concibe para un conjunto de prójimos más cercanos.

371 Lo mismo parece ocurrir con la idea general de que las mayorías están alejadas de la Iglesia. También aquí la percepción general es de que efectivamente hay un alejamiento de las mayorías ante la Iglesia, lo cual no parecía muy claro al referirse anteriormente a los compañeros de trabajo, de estudios o de vecindaje: apenas si un 4% afirma que no hay alejamiento de las mayorías.

372 Sin embargo, la percepción genérica negativa no refleja en ellos una situación de alerta y alarma. Su postura religiosa está más bien centrada en su propia piedad y en una acción que parece ir orientada hacia el seno mismo de la población cercana al ámbito eclesial más que a la evangelización misionera.

La Referencia Hecha sobre los Agentes Cívico-Sociales del Medio Urbano, Calificada por los Encuestados

373 Para entender mejor la forma en que estos Laicos se ubican en el propio medio social urbano en el que viven, aplicamos una batería de preguntas en la que se buscaba que dieran una calificación tipo escolar a los diferentes Agentes y autoridades civiles y sociales del propio medio urbano.

374 El sentido de esta evaluación tiene mucho que ver con la naturaleza de las nuevas relaciones entre las Iglesias y el Estado, pero también con la propia sociedad civil ante la cual es preciso replantear las formas de relación a través de sus diversos representantes y Agentes; esto, de hecho, nos dice más de la actitud de los Agentes laicos de pastoral que de los mismos agentes civiles.

375 Lo que resalta, en primer lugar, es la gran distancia que los separa psico-socialmente de los agentes civiles evaluados, sobre todo si tenemos en cuenta la calificación que después hacen ellos mismos de los Agentes religiosos; a éstos los califican muy por encima de la evaluación dada a los agentes civiles.

376 Parecería, en realidad, que no se trata de Laicos que están vinculados con su comunidad civil ni, por lo tanto, con sus agentes civiles. Hay un índice reprobatorio, altamente elevado, que refleja una especie de satanización de los personajes ejecutivos y directivos de la vida civil misma.

377 Parece haber, de hecho, un sentimiento de recelo a la pluralidad y profesionalidad de los agentes civiles, considerados fuera del control y de la influencia de la Iglesia.

378 El lugar ocupado por los diversos agentes calificados es redundante de la anterior afirmación; en el primer lugar se encuentran los maestros de la enseñanza primaria.

379 El segundo grupo de los catorce personajes prototípicos aquí incluidos está formado por los jóvenes estudiantes, las mujeres dirigentes, los médicos del sector público y los periodistas mexicanos.

380 Todavía, a la mitad de las posiciones, aparecen los empresarios mexicanos y los inversionistas extranjeros, lo cual hace sentir que la actitud de muchos de los encuestados es favorecedora, en buena parte, de una política neoliberal en la que empresarios y financieros tienen un papel primordial.

381 A partir de esta posición, los que siguen pueden considerarse realmente como reprobados frontalmente por la mayoría.

382 Quienes tienen los más altos porcentajes de reprobación son, en primer lugar, los policías, seguidos por los diputados; pero también son predominantes las descalificaciones de los sindicalistas y, en seguida, de las autoridades públicas de la República y del D.F. en particular (con el 38 y 39 porcentual de reprobación), lo cual es notablemente elevado.

La Referencia Hecha sobre los Agentes Religiosos Calificada por los Encuestados

383 Contrasta la calificación hecha a los Agentes religiosos: representan aquí el lado bueno de los directivos y los militantes; están muy por arriba de todos los anteriores, casi en una concepción de marcada polarización.

384 Las posiciones logradas con el mismo tipo de puntaje calculado como en el grupo anterior, colocan a los Párrocos responsables de las Parroquias -de donde provienen la mayoría de los encuestados- en el primer lugar: son, de hecho, sus jefes-pastores inmediatos; les siguen los Sacerdotes del clero regular, y las Religiosas dedicadas a la atención de enfermos y minusválidos; éstas son las que tienen el mayor porcentaje de MBs ("dieces") de todo el grupo aquí considerado.

385 En el tercer grupo de calificados se encuentran las Religiosas dedicadas a la enseñanza y los mismos dirigentes laicos, muy cerca de las autoridades eclesiásticas superiores; éstas ocupan el 6o. lugar de la escala. Finalmente está el caso de los Sacerdotes del clero secular, desconocidos en este término por más del 25% de los encuestados.

386 Hay ciertamente una tendencia en la que se asocia la variable edad y la escolaridad con la ignorancia o renuencia a dar una determinada calificación a unos y otros: a menor escolaridad, mayor indeterminación para no saber o querer calificar a alguien, y viceversa.

387 En cambio, la variable edad se comporta sin mucha consistencia: los jóvenes ciertamente son quienes resultan más críticos sobre todo de los agentes no religiosos, pero su grado de inconformidad, principalmente de las figuras religiosas, apenas si es diferente a las opiniones de los otros dos grupos. Se trata de jóvenes al parecer identificados con el mismo ámbito eclesial, que resultan, a veces, más conservadores y recelosos que los demás respecto a la misma sociedad civil y a los representantes de sectores identificados como de "izquierda" o, en general, a los políticos de cualquier orientación.

388 En cuanto a diferencias habidas en la calificación anterior de los agentes, diferenciándola por representantes de las diversas Vicarías territoriales, resulta difícil poder marcar una tendencia definida en los datos que analizamos.

389 Lo que se muestra es una bastante homogénea manera de pensar y actuar en todos los entrevistados que la Iglesia ha podido conformar como un laicado seguidor y leal a ella, más que crítico y buscador de respuestas nuevas a los retos actuales.

390 ¿Es esta forma de integrar un laicado militante, en la homogeneidad de una postura más bien incondicional, la que puede responder a los retos planteados por la sociedad urbana moderna a la acción pastoral en una Nueva Evangelización de la Iglesia?

6- Actitudes y Opiniones de los Agentes Laicos sobre la Pastoral de la Iglesia

Apuntamos aquí cuatro niveles de proyección de los Laicos encuestados respecto a la misma acción pastoral de la Iglesia:

391 La primera cuestión se refiere a un conocimiento práctico de la acción del cuerpo eclesial.

392 La segunda cuestión planteada a los encuestados está, en cambio, referida a su consideración sobre qué es lo que más le ha faltado a la pastoral de la Iglesia.

393 En tercer lugar, lo que ha sido más importante y trascendente en la acción de la Iglesia y en la práctica religiosa de los católicos.

394 En cuarto lugar, las prioridades consideradas por ellos como necesarias para la pastoral de la Iglesia, al momento del II Sínodo.

395 Conocimiento sobre la naturaleza del trabajo realizado por el sector presbiterial de la Iglesia.

a- Dedicación de los Sacerdotes Conocidos a los Ministerios del Culto Litúrgico

396 Salvo el hecho de informar que la mayoría de los Sacerdotes conocidos trabajan "excesivamente" (lo cual pudiera considerarse un halago dentro de un mundo laborista por antonomasia, pero una crítica en cuanto a que todo exceso puede considerarse deplorable al menos desde el punto de vista de la eficiencia), los índices más elevados de la práctica apostólica de los Sacerdotes están en el grupo de actividades relacionadas con el servicio litúrgico.


397 Según esto, el sacerdocio católico está centrado en la práctica del culto litúrgico; incluso este "trabajo excesivo" está vinculado a ello: el Sacerdote está atado al templo para el servicio de una feligresía que le demanda servicios.

398 Más de la mayoría de los informantes así lo asegura; lo afirman un poco más las mujeres; más los mayores de edad que los jóvenes.

b- Funcionalidad del Trabajo Presbiteral

399 Pero visto en una perspectiva más funcional, según el 59%, se considera que los Sacerdotes hacen una "adecuada" administración de su tiempo y comparten el ministerio sacerdotal entre un equipo de Sacerdotes; pero en realidad, sólo una tercera parte asegura que la mayor parte de los Sacerdotes sabe formar un equipo adecuado de trabajo y delegar bien sus funciones.

400 Lo cierto es que parece evidente -según la información de estos Laicos testigos- que la mayoría de los Sacerdotes no tienen una organización "moderna" en su trabajo.

c- Dedicación Preferencial a los Pobres

401 El hecho es que estamos ante un cuerpo eclesial que se muestra -según sus testigos calificados- poco dedicado a los pobres, en su mayoría; sólo la tercera parte dice lo contrario. Esto se acentúa más en referencia a la atención dada a los desvalidos en especial, lo cual no significa que se relacionen más con los ricos (apenas si un 17% lo reporta así).

d- Relaciones con la Gente en General

402 Pero, al parecer, son en general más bien afables con la gente, aunque sólo la mitad diga que la mayoría de sus Sacerdotes conocidos atraen a los jóvenes y, menos aún, que les den una debida atención a los movimientos de seglares; esto parece ofrecer un punto débil para una renovada acción pastoral.

403 Si bien una mitad de encuestados asegura que la mayoría de los Sacerdotes conocidos no viven aislados de la gente, los porcentajes bajan notablemente al referir que suscitan pocas vocaciones sacerdotales y religiosas y, sobre todo, que dedican buena parte de su tiempo al estudio de la teología y de la actualización en materia de religión.

e- Tipo de Actitud de la Mayoría de Sacerdotes Conocidos

404 Finalmente, hay cierto consenso en decir que son amables; un poco menos, paternalistas; y, sólo en minoría, autoritarios.

405 El perfil del Sacerdote conocido queda así delineado como un modelo fáctico a seguir; esto condiciona grandemente el sentido de la aportación del Laico ante un Sacerdote, al parecer, más bien agobiado por la actividad litúrgica y menos por la formación de un cuerpo de apóstoles laicos que vayan más allá de una pastoral convencional y del mantenimiento de una fe conservadora.

Constataciones Críticas de la Acción Evangelizadora según los Apóstoles Laicos Encuestados

406 En cuanto a una referencia a "lo que ha faltado más en la pastoral de la Iglesia", se apuntan las siguientes cuestiones vistas por los Laicos, como fallas de la Iglesia:
1ª la escasa promoción de vocaciones sacerdotales y religiosas;
2ª la poca participación de los Laicos en la acción pastoral;
3ª la falta de una actitud humilde de arrepentimiento ante los demás, por los errores cometidos por la Iglesia en el pasado y en el presente.

407 Las tres están referidas a una falla eclesial en cuanto a organización y presencia ante un mundo que no da por hecho la impecabilidad de la Iglesia; resulta una fuerte crítica mayoritaria que la Iglesia tiene que asimilar, pero también apuntan a una falla de integración de su mismo cuerpo apostólico.

408 El segundo nivel de fallas son, más bien, importantes ausencias de estrategia pastoral en esta época: las más relevantes apuntada son:
4ª la falta de mayor atención a los pobres, punto nodal del mandato mandato evangélico;
5ª la baja atención a los ancianos;
6ª la poca atención a los jóvenes -y a la Pastoral Juvenil propiamente dicha-;
7ª la insuficiente dedicación a los problemas familiares;
8ª la desatención a los trabajadores en su mundo laboral.

409 La relación es todo un programa de pastorales especializadas relegado como tal por el trabajo rutinario de los Pastores en el interior de los templos.

410 En un tercer conjunto de fallas -mencionadas por una mitad de los encuestados- están lo mismo varias que aluden a orientaciones de carácter más bien conservador (más exigencia en la moral católica, más relación con empresarios e industriales, y más evangelización a los niños), así como otras que acusan una valoración de actualización (el Diaconado permanente, la mayor confianza en los Laicos, la vinculación con intelectuales y pensadores de la cultura moderna).

411 Son más los varones que reafirman las faltantes de actualización pastoral y de diálogo hacia fuera; en cambio, las mujeres aparecen señalando faltas que podríamos identificar como más conservadoras.

412 El cuarto grupo de cuestiones están ya en minoría de respuestas críticas por parte de los encuestados. Las cuestiones son variadas: una esencial es la relativa a la mejor predicación del Evangelio; otra formal y tradicional, la de dar mejor atención a los fieles en los templos; y otra, casi opuesta, la de prestar más atención a las necesidades personales de los mismos Sacerdotes.

413 Pero aparecen aquí también las cuestiones de darle poca confianza y responsabilidad a las mujeres dentro de la Iglesia, así como la del poco interés por tener una mayor relación con las otras Iglesias cristianas.

414 Finalmente, como expresión de poca importancia -al ser comparadas con las demás anteriores- aparece el quinto grupo que considera que las faltas en estas cuestiones no son graves o que no deben considerarse fallas, como tales, las siguientes:

415 Un mejor ejemplo de los Agentes pastorales, una mejor formación de los Sacerdotes, una lealtad mayor al Papa, una mejor coordinación entre los Obispos, así como una mayor pobreza por parte de los Religiosos que han hecho el voto correspondiente.

416 De hecho, estas cuestiones no se consideran faltas sino en muy pequeño grado; incluso adquieren un sentido no de crítica sino de reconocimiento de la buena disposición de los Agentes religiosos y de la Iglesia.

417 Aquí tampoco las diferencias de calificación entre varones y mujeres son significativas; ni por edades.

418 Tomar en cuenta los dos primeros niveles de carencias prioritarias, sobre todo, puede dar lugar a una revisión de las estrategias pastorales.

Las Acciones que, de hecho, se Considera han Tenido Alta y muy Alta Importancia Religiosa en la Arquidiócesis de México

419 Resulta importante saber qué piensan los encuestados acerca de los factores que han tenido mayor trascendencia en la religiosidad católica de la población y de la Iglesia en sí. Las cuestiones planteadas en la encuesta sirven para evaluar el criterio de los propios respondientes, cuando piensan en términos de lo que puede valer más en la pastoral de la Iglesia.

420 Resulta por ello sintomático el peso primordial que le dan los encuestados a que la mayoría de la población sea guadalupana y mariana, y al papel relevante de los Santos patronos en la religiosidad trascendente de la Arquidiócesis; estos hechos superan a todos los demás, según ellos. Con esto muestran un sentido altamente providencialista al atribuir la religiosidad básica de la población a la veneración de la Virgen y de los Santos protectores.

421 Una segunda serie de respuestas priorizadas, a su vez, en el orden subsiguiente, confirma la relevante importancia religiosa atribuida a la celebración de fiestas religiosas, al culto de difuntos y ánimas y a las mismas peregrinaciones a los santuarios establecidos.

422 En cambio, la asistencia de los niños al catecismo figura apenas en el 8° lugar; las costumbres asimiladas en la socialización familiar, en el 9°; el mismo aumento de las vocaciones sacerdotales aparece en el 10° y la presencia de la Iglesia en el medio universitario, en el último.

423 Con esta concepción religiosa, alimentada por la formación tradicional recibida en el propio contexto de una Iglesia secularmente constituida, los Agentes laicos de una pastoral evangelizadora difícilmente pueden, al parecer, responder a los nuevos retos de una cultura moderna que exige de la Iglesia una actitud de renovación pastoral.

Las Propuestas de los Laicos al II Sínodo para una Pastoral de Nueva Evangelización

424 Las 32 prioridades pastorales sugeridas por los encuestados han quedado ordenadas de acuerdo al peso cuantitativo de sus propuestas, al ser integradas las respuestas de todos.

425 Las nueve primeras, las más importantes, según este criterio cuantitativo, están a su vez subdivididas por tres grupos:

426 I- En el primero aparecen -en el más alto nivel de prioridad- acciones dirigidas al mismo proceso reproductivo de la religiosidad, en su base:
1° La Pastoral Juvenil.
2° La Pastoral Familiar.

427 II- Les siguen cuatro acciones pastorales recomendadas, de tipo más bien conservador de la cobertura y mantenimiento cuantitativo de la feligresía como creyente:
3° El aumento de las vocaciones sacerdotales.
4° La Pastoral Catequética.
5° La pastoral dirigida a los niños.
6° La pastoral de defensa de la fe.

428 III- En el tercer grupo superior aparecen, en cambio, acciones pastorales tendientes a la ampliación de la evangelización más allá del cuerpo eclesial:
7° La Pastoral Misionera dirigida a los no creyentes o alejados.
9° La pastoral basada sobre los movimientos de apostolado de los Laicos.

429 En medio, en el 8° lugar, se encuentra una pastoral centrada en la preparación para los sacramentos.

430 Estos tres conjuntos y nueve prioridades particulares, de las 32 en total, marcan el sentir fundamental más enfatizado del grupo encuestado; al resaltarlas frente a las opciones de media y baja prioridad resultante, podemos entender mejor el sentido de sus propuestas para ser consideradas en el II Sínodo.

431 IV- Las prioridades intermedias contienen dimensiones alternadas de orientación pastoral de signos contrastados; el grupo de opciones prioritarias de sentido cristiano antes que de doctrina formal y de ritual católico, y el grupo de orientaciones tradicionales:
10° La pastoral preferencial de apoyo a los pobres y marginados.
11° La pastoral de los enfermos y los minusválidos.
12° La atención a los reclusos y prisioneros por delincuencia.
14° La pastoral de lucha en contra de las injusticias de los oprimidos.
15° La Pastoral Social más general basada en la Doctrina Social Cristiana.
16° La pastoral de búsqueda hacia nuevas formas de concepción de la vida.
18° La pastoral que participe en forma abierta en los medios masivos de comunicación.
19° La pastoral extraparroquial fuera de los templos.

432 Pero alternadas con las anteriores se mencionan un tanto contrapuestamente otra serie de opciones:
13° La pastoral de fomento a la práctica sacramental.
17° La pastoral centrada en la organización parroquial tradicional.
20° La ratificación de una evangelización guadalupana y mariana.
21° La pastoral de tipo educativo basada en el sistema formal escolar.
433 V- En el grupo intermedio inferior, abajo de los últimos conjuntos mencionados, aparecen dos pastorales especializadas:
22° La pastoral para los divorciados y separados.
24° La pastoral para los ancianos.

434 Ambas, como respuesta a situaciones cada vez más problemáticas en el contexto de la vida cotidiana de la urbe.
Y el contraste, alternado:
23° La pastoral "combativa" en contra de las sectas (como forma de responder al reto de alejamiento de una buena parte de la anterior grey católica).
25° La pastoral en contra de lo que se considera "acción pecaminosa".
26° La pastoral basada en la acción desde los mismos templos -la cual, en cierta forma, ha sido la manera como hasta ahora se ha pretendido realizar una evangelización con un sentido más bien de conservación de la herencia católica- aquí aparece en un lugar muy bajo en la lista de prioridades.

435 En la parte última de las prioridades, aparecen los dos criterios alternados; el de referencia a la acción testimonial y de diálogo:
28° La pastoral testimonial de pobreza más que de acción.
29° La pastoral ecuménica de unión con otras religiones.
31° La acción en favor del progreso económico del país.

436 Y el preocupado más bien por la Iglesia en cuanto tal:
29° La pastoral moralizadora de las costumbres.
30° La acción de defensa de los derechos de la Iglesia para suparticipación pública ante el Estado.
31° La moralización de las costumbres.
32° La pastoral en favor de los festejos religiosos populares.

437 ¿Cómo atender a este sentir de necesidades de una pastoral global arquidiocesana en la que se proyecte una evangelización urbana menos formal y menos encerrada en el templo, sobre todo ahora después del cambio del articulado de la ley constitucional?

438 Ciertamente, la conformación de una estrategia de pastoral de conjunto tendría que pluralizarse; sin embargo, hasta cierto punto, parece inevitable la necesidad de asentar criterios prioritarios de acción evangélica (así como antaño los misioneros tomaron sus opciones típicas propias, como la caracterizada por la línea franciscana): más sobre el eje de la caridad cristiana al prójimo, independientemente de su adhesión formal a la doctrina y a la liturgia.

439 El II Sínodo de la Arquidiócesis de México tiene, por lo tanto, una misión fundamental por realizar. Ojalá la voz y la responsabilización de los Laicos cristianos esté presente ahora y después del máximo evento sinodal.

Ir página anterior
Ir inicio página
Ir página siguiente

 

Principal

Índice General

Con click puedes ir a la PÁGINA PRINCIPAL DOCUMENTOS ECUCIM

Ver e imprimir ECUCIM en PDF

Glosario

Índice Analítico

Textos Litúrgicos

Siglas

Ir a la Vicaría de Pastoral

Vicaría Pastoral