FUNDAMENTOS DEL COMPROMISO EVANGELIZADOR (*)

(*) Notas utilizadas por el autor en su exposición.

1- La Santísima Trinidad

Fuente de Todo Dinamismo Evangelizador

645 Sólo en la fe se comprende y se fundamenta la misión (Rm 4); sin embargo, no se trata de una fe en un Dios solitario, sino en Dios-Amor trinitario. Por otra parte, si la teología es ciencia de la fe, es ante todo ciencia de Dios, de la Trinidad que es Dios.

646 La Trinidad en sí misma es la Trinidad de la "economía de la salvación" y viceversa. Dios, en efecto, se manifiesta Trinidad de Amor en la economía de salvación. Esta economía -"propositum"- dimana del "amor fontal" o caridad de Dios Padre quien, siendo principio sin principio del que es engendrado el Hijo y procede el Espíritu Santo por el Hijo, nos ha creado libremente por un acto de su excesiva y misericordiosa benignidad y nos ha llamado, además, por pura gracia, a participar con Él en la vida y en la gloria (Cfr. AG 2).

647 Las misiones "ad extra" -del Hijo y del Espíritu Santo y, por ellas, de la Iglesia- son una misteriosa prolongación de las "procesiones" intratrinitarias, aun tratándose de movimientos análogos, no idénticos. Santo Tomas de Aquino afirma, con toda seguridad y transparencia, que la misión implica la procesión eterna y determina de ella un término temporal (STh 1a 2æ ad 3). Las misiones de las Personas divinas son como el "desbordarse" de la eternidad en la historia, la irrupción de la vida trinitaria en el silencio del tiempo.

648 El Padre que engendra al Hijo, por virtud misma de la sobreabundancia infinita de esta generación, como si no pudiera contener al Término -el Hijo- en el "corazón" de su eternidad, lo envía visiblemente al mundo el día de la encarnación: he aquí a Cristo con el impulso de amor que lo llevará hasta la muerte, hasta la Ascención... y a quedarse con nosotros (Cfr. Mt 28, 20).

649 El Padre que a través del Hijo da vida al Espíritu Santo, en virtud misma de la sobreabundancia infinita de esta donación y, como si ellos -Padre e Hijo- no pudieran "contener" en sí al Término de su procesión eterna, lo envían en sobreabundancia, el día de Pentecostés, al mundo, a la Iglesia que, animada por el Espíritu Santo, advierte un impulso que la llevará, en su labor, hasta la parusía.

2- La Misión del Hijo

650 "Dios, para establecer la paz o comunión con el género humano y una fraterna sociedad entre los hombres pecadores, dispuso entrar en la historia humana de un modo nuevo y definitivo enviando a su Hijo en carne nuestra... Lo constituyó heredero de todas las cosas, a fin de restaurar todas las cosas en Él" (Ef 1, 10; Cfr. AG 3).

651 - Autodesignación de Jesús: Enviado; "aquel a quien el Padre ha enviado" -26 veces en S. Juan-. Cristo, "Verbum amoris". La actitud "proexistente" de Cristo. Él es el evangelio del Padre, es el Reino de Dios entre nosotros y para nosotros. Inmanencia y trascendencia del Reino: una inevitable tensión; Reino que no es de este mundo, pero que se inicia en él.

652 Cristo, revelador pleno y definitivo de la dignidad de la persona humana: "¡Corintios, a qué precio han sido ustedes comprados!" (1 Cor 6, 19-20).

3- La Misión del Espíritu Santo

653 "E inclinando la cabeza entregó el espíritu" (Jn 19, 30). El Espíritu es enviado por el Hijo: "para que el amor con que me has amado, esté en ellos" (Jn 17, 26), alusión al don del Espíritu que Jesús implora para nosotros, para toda la Iglesia; lo había prometido anteriormente usando la imagen del manantial del agua que hace recordar el amor fontal trinitario: "Si alguno tiene sed, venga a mí, y beba el que crea en mí, como dice la Escritura: De su seno correrán ríos de agua viva" (Jn 7, 37-38).

654 El Espíritu enviado por Cristo es el Espíritu que conduce a Cristo; es el maestro que conduce al creyente en el misterio y le revela la íntima relación que tiene el Hijo con el Padre (Jn 16, 12-15). Si el Espíritu -Amor increado- lleva a Cristo hasta la cruz, desde la cruz parte el Espíritu para introducirnos dentro del misterio del amor de Dios.

655 El Espíritu Santo, en su acción "ad extra", prolonga la acción que posee "ad intra", siendo en Él y por Él en donde la Trinidad encuentra su Unidad.

Conclusión

656 Amor trinitario, amor de envío: "Tanto amó Dios al mundo que le envió a su Hijo único" (Jn 3, 16).

657 Mandamiento y mandato: "Ámense como yo los he amado..." (Jn 15, 12); "Vayan por todo el mundo..." (Mc 16, 15); "Como el Padre me ha enviado, así los envío. Dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: reciban al Espíritu Santo" (Jn 20, 21-22).

658 Los envió en la fuerza de su Espíritu, "soplo" que desde el día de Pentecostés siempre lleva a la Iglesia, también a la Iglesia en México, más allá de sus fronteras.

Glosario de Términos

659 ECONOMÍA DE SALVACIÓN: en teología, el término economía es tomado en su sentido etimológico griego, es decir, el modo de dirigir, de organizar, de gobernar la vida y todo lo que la acompaña en una casa, en una familia; aplicado al ámbito teológico, economía de la salvación indica cómo Dios ha ido realizando su obra salvífica, su intervención en la historia humana, intervención que, culminando en Cristo, se consumará en la parusía o segunda venida de Jesús al final de los tiempos.

660 PROCESIONES TRINITARIAS: éstas indican los orígenes intradivinos; son las actividades vitales inmanentes que ponen ritmo al dinamismo de la vida de Dios, o sea, dentro del ámbito de la divinidad, una y única.

661 GENERACIÓN: es la primera procesión, porque del Padre, principio sin principio, hontanar de ser y de vida, procede el Hijo consubstancial a Él, y procede por vía intelectual, en analogía con el proceder del verbo mental o concepto a partir del entendimiento. El engendrado, no hecho, es el Verbo, Hijo eterno.

662 ESPIRACIÓN: es la segunda procesión que se realiza por vía de voluntad y es a la primera lo que el amor es al conocer -de él se diversifica y a él le sigue- por el cual, por vía del amor, procede, del Padre por el Hijo, el Espíritu Santo.

663 MISIONES, -envío-: Como las procesiones expresan la vida divina intratrinitaria -"ad intra"-, las misiones manifiestan, en una misteriosa prolongación visible de las procesiones, las atribuciones específicas de cada persona divina; entonces, si el Hijo-Verbo procede de Dios por vía intelectual, también en la economía de la salvación, en su acción "ad extra", se le apropia a Él, entre los demás, la obra del conocimiento revelado; y si el Espíritu procede en Dios por vía del amor, se refiere a Él la santificación por la caridad, amor y todo lo que en tal acción está implicado.

R.P. Victorino Girardi Stellin MCCJ
Ciudad de México, Febrero de 1992

Ir página anterior
Ir inicio página
Ir página siguiente

 

Principal

Índice General

Con click puedes ir a la PÁGINA PRINCIPAL DOCUMENTOS ECUCIM

Ver e imprimir ECUCIM en PDF

Glosario

Índice Analítico

Textos Litúrgicos

Siglas

Ir a la Vicaría de Pastoral

Vicaría Pastoral