TERCERA PARTE

ASAMBLEAS SINODALES

INTRODUCCIÓN GENERAL

1158 Las asambleas sinodales son la última y más significativa etapa de consulta del Sr. Arzobispo a la comunidad diocesana acerca de la situación pastoral y de las posibles respuestas a ella: un "caminar juntos" iniciado en 1989. A las asambleas fueron convocados representantes de las diversas vocaciones, ministerios y funciones pastorales de la Arquidiócesis en número aproximado de 350 -según la lista que se consigna en el apartado correspondiente de la Segunda Parte- entre Laicos, miembros de Institutos de vida consagrada masculinos y femeninos, Diáconos, Presbíteros y Obispos.

1159 El propósito era hacer un discernimiento eclesial de los desafíos planteados a la misión de la Iglesia y proponer al Sr. Arzobispo posibles caminos adecuados para un nuevo proyecto evangelizador en nuestra Ciudad de México.

1160 Esta Tercera Parte está constituida fundamentalmente por la fusión del Documento de Trabajo y el Documento Conclusivo. En ella se incluye, además, todo el material -homilías, diversos tipos de relaciones y aportaciones hechas durante las asambleas y la sesión conclusiva- que la totalidad de los sinodales consideraba que era necesario no perder. En una votación llevada a cabo precisamente durante la sesión conclusiva, los sinodales aceptaron unánimemente que fuera convalidado dicho material como de consulta, aunque en este conjunto se acentuó la importancia del Documento de Trabajo incorporado directamente al Documento Conclusivo; cosa que el Sr. Arzobispo ratificó con su autoridad. Tal necesidad de complementación fue casi general en lo que se refiere a los "Hechos" y los "Criterios" que fueron tomados -prácticamente todos- del Documento de Trabajo. Así se ve cómo, para la elaboración de este libro, se tuvo que hacer un serio trabajo de fusión de los dos documentos ya mencionados.

1161 La realización de las cuatro semanas ha sido una gran experiencia de Iglesia. La Comisión Central preparó con anticipación un proyecto para la organización y dinámicas de cada semana y permaneció en constante revisión, siguiendo de cerca el ritmo de los participantes, atendiendo a las novedades y propuestas que surgían tanto de los sinodales como del trabajo mismo.

1162 La liturgia y la oración enmarcaban el trabajo de cada día y de cada semana. Cabe hacer notar aquí que las homilías del Sr. Arzobispo Cardenal Ernesto Corripio Ahumada siguieron una temática propia: La Corresponsabilidad de los Agentes, Los Laicos, Los Presbíteros, La Vida Consagrada; es decir, se refirió a los sinodales como primeros Agentes involucrados en esta nueva etapa de la vida pastoral de la Arquidiócesis de México. Esto fue iluminando y animando la participación de los convocados.

1163 Desde la primera semana surgió la necesidad de tener a la vista de todos el itinerario de trabajo que venía siguiendo la misma asamblea para ubicar el momento que se estaba viviendo. Todo esto permitió la paulatina integración de los sinodales en diversos aspectos: el encontrarse para conocerse personalmente, el descubrir y reconocer los diversos carismas y ministerios en la Iglesia, el compartir experiencias más concretas de búsqueda y de trabajo pastoral. Es importante hacer resaltar que tanto los Obispos, los Presbíteros, los Diáconos, las Religiosas y Religiosos como los Laicos vivieron una experiencia de encuentro humano en la fe, con una disposición de mutua aceptación que permitió ubicar a cada uno en su propia dimensión de servicio a la comunidad arquidiocesana. Por esto el ambiente sinodal propició una integración en un nivel de experiencia profunda de Iglesia-comunión viva que camina siguiendo al Señor.

1164 Estas semanas sinodales tuvieron una dinámica que propició un proceso de asimilación primero individual -con el estudio personal-, después en grupos -homogéneos o heterogéneos-; este proceso se iba intercalando con momentos de participación a nivel de toda la asamblea sinodal -como plenario-, tanto a través de debates como a través de votaciones.

1165 Cada semana tuvo un tema propio: la primera, los Destinatarios, del 18 al 22 de Mayo; la segunda, los Agentes, del 8 al 12 de Junio; la tercera, los Medios de la Evangelización, del 13 al 17 de Julio; y la cuarta, la Organización Pastoral para la Nueva Evangelización, del 10 al 14 de Agosto de 1992. Estas cuatro semanas están precedidas por una serie de relaciones: la Relación General hace el nexo temático dentro de todo el proceso sinodal; la Relación Especial introduce el tema específico de la semana; y, al término de la semana, una relación conclusiva llamada Relación Final que pone de relieve lo central de la semana. En algunas semanas hay una Relación Extraordinaria que esclarece puntos de especial dificultad.

1166 En esta Tercera Parte existe, además de esta introducción, otra propia de cada semana de trabajo sinodal -tomada fundamentalmente del Documento de Trabajo- para enmarcar su temática y metodología.

1167 Para garantizar la absoluta fidelidad que los redactores han tenido al pensamiento de los sinodales -en lo que se refiere al Documento Conclusivo- y al pensamiento de la comunidad arquidiocesana -en lo que se refiere al Documento de Trabajo-, en cada párrafo de estas semanas se pone la cita en la que se hace referencia a los documentos originales.

1168 Así, I - II - III y IV se refieren al correspondiente Cuaderno del Documento de Trabajo; se añade la página del Cuaderno y el número del párrafo (por ejemplo: II p 74, 5). Por el contrario, 1ª - 2ª - 3ª y 4ª se refieren a la correspondiente semana del Documento Conclusivo, junto con el número respectivo (por ejemplo: 2ª 307); sólo cuando es necesario se cita la página (2ª p 164, pár. 2).

1168 Cabe aquí destacar de nuevo la importancia de la estructuración interna de los diversos temas o capítulos en "Desafíos", "Hechos", "Criterios", "Líneas de Acción" y "Ordenamientos", que expresan y hacen comprender el propósito y el dinamismo pastoral de estos documentos, tal como se explica en los números marginales 219-220 de este mismo Libro del II Sínodo.

1170 La "Reflexión Teológica sobre el Reino de Dios" es el pórtico que nos introduce en el verdadero sentido y en la razón de ser del diálogo pastoral del II Sínodo y del proyecto de la Nueva Evangelización que surge de él.

1171 Con este ingreso iluminador y motivador, nos adentraremos ahora en el proceso mismo de las cinco semanas definitivas de discernimiento y compromiso sinodal.

Ir página anterior
Ir inicio página
Ir página siguiente

 

Principal

Índice General

Con click puedes ir a la PÁGINA PRINCIPAL DOCUMENTOS ECUCIM

Ver e imprimir ECUCIM en PDF

Glosario

Índice Analítico

Textos Litúrgicos

Siglas

Ir a la Vicaría de Pastoral

Vicaría Pastoral