RELACIÓN EXTRAORDINARIA

1316 El Reglamento del II Sínodo en el Artículo 19 prevé que el Relator General durante el proceso sinodal intervenga a fin de establecer la conexión entre los diversos asuntos en su propio contexto.

1317 La reflexión que me permito presentar ahora se fundamenta en la proposición del grupo 7 mencionada ayer en la asamblea y que representa un esfuerzo de síntesis de los diversos sentidos que puede tener la expresión "Destinatarios Prioritarios".

1318 El objetivo de la dinámica sinodal en estos días ha sido el determinar prioridades en cuanto a los Destinatarios de la Nueva Evangelización; podemos entender que la prioridad se refiere a dos aspectos que son complementarios e interdependientes.

1319 En efecto, comprendemos que la prioridad dice relación al acento teológico-pastoral del tema central del II Sínodo, esto es, la evangelización de una nueva cultura. En este sentido, la prioridad señalada de modo mayoritario por los diversos grupos el día de ayer, es la de "Las Mayorías Alejadas del Influjo Vital del Evangelio", ya que se hace referencia al contexto cultural de la secularización junto con otros fenómenos propios de la cultura moderna urbana, tales como la masificación, la despersonalización, la crisis de valores etc.

1320 El efecto más grave es la pobreza -como fenómeno global- y la marginación, lo cual está implicando el debilitamiento de la fe y el hecho de que el Evangelio no esté siendo fuente inspiradora de la cultura.

1321 De este modo, desde el punto de vista teológico-pastoral, la prioridad contempla íntegramente el tema central del II Sínodo.

1322 El alejamiento del Evangelio propicia y agrava la pobreza y la marginación; todo este enfoque del Cuaderno de Trabajo queda integrado en los dos primeros capítulos que contienen desafíos globales que cruzan los demás desafíos sectoriales de la segunda parte del mismo Cuaderno.

1323 Al hablar de prioridad, también nos podemos referir a sujetos concretos en quienes se resienten más los efectos de la problemática global anterior; o también a sujetos más capaces y más estratégicos, para poder dar un respuesta a dicha problemática. En este otro sentido, que podríamos denominar llanamente pastoral, las prioridades mayoritarias señaladas el día de ayer fueron las de la Familia y la Juventud. Considero que tales prioridades no son excluyentes sino interdependientes y que enfatizan la importancia de la relación entre las generaciones adultas y jóvenes.

1324 A partir de esta doble consideración sobre el sentido de la expresión "prioridad", puede decirse que la gran síntesis de la asamblea del día de ayer es la de la urgencia de evangelizar una cultura secularista que, no obstante todos sus valores, por su concepción materialista de la vida humana, provoca el grave escándalo de la pobreza y marginación -en un país y en una Ciudad supuestamente católicos- cuyos rostros más concretos los vemos en las diversas realidades familiares y, en particular, en sus miembros más jóvenes. Es decir, desde este planteamiento, las prioridades mayoritarias: las Familias, los Alejados del influjo del Evangelio, los Pobres y los Jóvenes, no son excluyentes, sino que se pueden integrar en una gran prioridad.

1325 Nuevamente creo que la asamblea, antes de pronunciarse en votación, debe considerar la proposición que contiene ya este enfoque sintetizador.

Pbro. Manuel Zubillaga Vázquez
Ciudad de México, 21 de Mayo 1992

 

INTRODUCCIÓN
LA IGLESIA SERVIDORA DEL HOMBRE

 

1326 "El Hijo de Dios, con su encarnación, se ha unido en cierto modo con el hombre; trabajó con manos de hombre, pensó con inteligencia de hombre, amó con corazón de hombre; nacido de la Virgen María, se hizo verdaderamente uno de los nuestros, semejante en todo a nosotros, excepto en el pecado" (GS 22).

1327 A partir de esto podemos decir que el camino de la Iglesia es el "hombre", y éste es, por tanto, el camino de la Evangelización.

1328 Dios, en su infinito amor de Padre, ha querido marcar este camino, y Él mismo -por su Hijo- lo ha pasado; por medio de su humanidad, el Hijo encarnado se ha comunicado con todos los hombres a quienes invita y hace capaces de comunicarse con Él; por ello, para la Iglesia el primer camino es el hombre (Cfr. RH 14).

1329 La misión de la Iglesia es predicar la bondad de Dios, hacerlo presente ante todos los hombres; la Iglesia es, por tanto, instrumento de salvación para todos los hombres: "La Iglesia profesa que Dios ha constituido a Cristo como único mediador y que ella misma ha sido constituida como Sacramento universal de Salvación" (RM 9. Cfr. Hch 4, 12; LG 14-17, AG 3).

1330 La Iglesia podrá cumplir la encomienda de Jesús, su maestro, solamente en el servicio constante y generoso al hombre, a todo el hombre y a todos los hombres, como Jesús lo hizo.

1331 Con este sentido de presencia, para encarnar en las principales situaciones humanas los valores del Reino de Dios manifestados por Jesús en el Evangelio, la Iglesia particular -que peregrina en la Ciudad de México- está recorriendo con más cuidado desde hace más de tres años este camino, al ir conociendo mejor a este "hombre", destinatario de la evangelización; se va acercando a comprenderlo, a sentir como él, a querer como él, a tener las mismas aspiraciones y esperanzas, a padecer lo mismo que él.

1332 En una nueva actitud misionera, cuyos "lugares privilegiados deberían ser las grandes ciudades" (RM 37), la Iglesia particular de México debe proseguir su camino rejuvenecida por el impulso del Espíritu prometido por el Señor.

1333 Como elementos fundamentales de la Nueva Evangelización, dos quieren ser las principales características de la Iglesia:

1334 a) Estima y respeto: "Un profundo sentido de estima y respeto frente a lo que hay en el hombre, por lo que él mismo, en lo íntimo de su espíritu, ha elaborado; respeto a los problemas más profundos e importantes; se trata del respeto por todo lo que en él ha obrado el Espíritu. La misión no es nunca una destrucción, sino una purificación y una nueva construcción, por más que en la práctica no siempre haya habido una plena correspondencia con un ideal tan elevado" (RH 12).

1335 b) Solidaridad cristiana: "Nos preocupan las angustias de todos los miembros del pueblo, cualquiera que sea su condición social: su soledad, sus problemas familiares y, en no pocos, la carencia del sentido de la vida; más especialmente queremos compartir hoy las angustias que brotan de su pobreza" (DP 27). "Compartimos con nuestro pueblo otras angustias que brotan de la falta de respeto a su dignidad como ser humano, imagen y semejanza del Creador, y a sus derechos inalienables como hijo de Dios" (Id. 40). "Compartimos las angustias que surgen de la inversión de valores que está a la raíz de otros muchos males" (Id. 54).

1336 "La actitud de la Iglesia debe ser hoy examinar con sinceridad y sencillez las deficiencias de las que se acusa a sus miembros y estructuras; escuchar con atención las expectativas que los hombres tienen respecto a ella y así, mediante una renovación al interior de sí misma, preste al mundo el servicio para el cual fue convocada por Cristo y animada por el Espíritu. La misión de la Iglesia no es huir del mundo (Jn 17, 15) ni condenar al mundo (Id. 3, 17), sino estar presente en el mundo y prestarle el servicio de la unidad buscando el acercamiento de los hombres, respetando siempre la pluralidad de caminos que ellos van encontrando para llegar a la verdad. Será entonces cuando los hombres, viendo el bien que hace la Iglesia, podrán glorificar al Padre que está en el cielo (Mt 5, 16)" (Cardenal Ernesto Corripio Ahumada, Arzobispo de México. Cuarta Carta Pastoral. 25 de Marzo de 1983. N° 5).

 

PRIMERA SECCIÓN:
DESTINATARIOS PRIORITARIOS

 

1337 Para hacer más efectivo el programa fundamental de la Iglesia -dar a conocer Jesucristo y su Evangelio a todos los hombres- se vio necesario privilegiar algunos campos prioritarios de la acción pastoral en la actualidad. La asamblea sinodal, iluminada sin duda por el Espíritu Santo que siempre asiste a la Iglesia, en un discernimiento evangélico de nuestra realidad social y eclesial descubrió como los más grandes desafíos a la misión evangelizadora los campos de las Familias, los Alejados, los Pobres y los Jóvenes, y los señaló como destinatarios prioritarios del compromiso pastoral en esta Ciudad.

1338 Las razones por las que fueron escogidos estos campos prioritarios se fueron evidenciando y clarificando a través de la subsiguiente reflexión sinodal; se aludió a dos criterios principales: el ejemplo de Jesús que, sin excluir a nadie, ciertamente privilegia a los Pobres y a los Alejados, aquellos que manifiestan mayor necesidad de las buenas noticias del Reino de Dios; el segundo criterio se refiere a la experiencia pastoral de la Iglesia que considera a la Familia y a los Jóvenes como realidades básicas y fundamentales de la vida humana y que, en las circunstancias actuales de la Ciudad, manifiestan un preocupante derrumbe de valores humano-cristianos y reclaman, con particular urgencia, una Nueva Evangelización.

1339 Estos cuatro aspectos -las Familias, los Alejados del influjo evangelizador, los Pobres, los Jóvenes- deben ser asumidos por toda la Iglesia de la Arquidiócesis como la prioridad de trabajo; son, en el fondo, cuatro aspectos relevantes de una sola cuestión de fondo: la evangelización de la cultura en la Ciudad.

Ir página anterior
Ir inicio página
Ir página siguiente

 

Principal

Índice General

Con click puedes ir a la PÁGINA PRINCIPAL DOCUMENTOS ECUCIM

Ver e imprimir ECUCIM en PDF

Glosario

Índice Analítico

Textos Litúrgicos

Siglas

Ir a la Vicaría de Pastoral

Vicaría Pastoral