CAPÍTULO II

LOS POBRES Y MARGINADOS

1384 La pobreza es un fenómeno individual y colectivo caracterizado por la carencia de los satisfactores materiales y humanos más elementales; se trata, en nuestro medio, de un fenómeno bastante generalizado que aqueja a más de la mitad de los habitantes de la Zona Metropolitana.

1385 En efecto, en una situación de pobreza extrema y de miseria, no se pueden satisfacer las necesidades humanas fundamentales: alimentación, vivienda digna, salud, educación, trabajo, recreación, autoestima, libertad, participación social, confianza en el futuro.

1386 Los cuadros severos de desnutrición materno-infantil, de habitación indigna, de alcoholismo, de drogadicción, de prostitución etc., van en constante aumento.

1387 Desde un punto de vista cultural, la pobreza extrema distorsiona la manera de ver y afrontar la vida; genera también una percepción errónea sobre lo que uno es y lo que son los demás, con el consiguiente desprecio de la propia persona y de quienes tienen y pueden más.

1388 La pobreza refleja una situación de injusticia y desigualdad social que es provocada, en parte, por situaciones socio-culturales y, en parte también, por la limitación de la misma condición humana: en el fondo del fenómeno de la pobreza o marginación extrema está el problema ético y espiritual de la persona humana.

1389 Se podrá encontrar un camino de solución al grave problema de la pobreza y marginación sólo si se mejoran las condiciones individuales, familiares y sociales, los valores culturales imperantes en los distintos grupos, la estructura y los mecanismos políticos de representación y decisión, la psicología individual, la capacidad y desarrollo intelectual de cada persona, el ambiente familiar; pero, sobre todo, será determinante el valor que se le reconozca a la dimensión espiritual del ser humano.

1390 Siguiendo la más genuina tradición cristiana y asumiendo las opciones latinoamericanas de Medellín y de Puebla, el II Sínodo de la Arquidiócesis reafirma la Opción por los Pobres y Marginados como opción prioritaria y fundamental en el proyecto de la Nueva Evangelización.

DESAFÍO

1391 El creciente empobrecimiento de grandes sectores de la población -en particular de quienes ya viven en la pobreza extrema- constituye una realidad lacerante que, en la gran Ciudad, destruye al ser humano y lo despersonaliza.

Al mismo tiempo hay una mayor organización de los pobres y creación de alternativas para ellos, aunque éstas resultan insuficientes.

Esta situación reclama para la Iglesia -comunidad de bautizados- una auténtica renovación de su misión evangelizadora de modo que:

* asuma esta realidad en la gestión pastoral, según la Doctrina Social Cristiana, y
* se comprometa decididamente en la Opción Preferencial por los Pobres y Marginados, como destinatarios prioritarios del Reino de Dios y como sujetos privilegiados de la Nueva Evangelización y del cambio social.


HECHOS

1392 Los logros macro-económicos del país no se ven reflejados en la vida cotidiana de la mayoría de las personas.

1393 Según el "Atlas de la Ciudad de México", más de la mitad de la población de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México se ve gravemente afectada por el fenómeno del empobrecimiento colectivo.

1394 Las circunstancias de precariedad extrema de tantas personas son realidades que, muchas veces, por sabidas, ya no nos importan.

1395 La actividad pastoral ordinaria suele no tomar en cuenta tantos dramas que sufre hasta la misma feligresía de diferentes maneras.

1396 Hay ciertamente acciones pastorales que atienden a las realidades de la pobreza y de la marginación; algunas de ellas son ejemplares; falta, sin embargo, mayor apoyo, mejor organización y coordinación en favor de esas actividades.

CRITERIOS

1397 "El Espíritu del Señor está sobre mí: me ha consagrado para llevar a los pobres buenas noticias de salvación, la liberación a los cautivos, para dar vista a los ciegos, la libertad a los oprimidos, y proclamar el año de gracia del Señor" (Lc 4, 18-19).

1398 "Vayan y digan a Juan lo que han visto y oído: los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios, los sordos oyen, los muertos reviven, a los pobres se les anuncia la buena nueva; ¡dichoso aquel que no halle escándalo en mí!" (Lc 7, 22-23).

1399 "¿Acaso no ha escogido Dios a los pobres según el mundo como ricos en la fe y herederos del Reino que prometió a los que le aman? ¡En cambio ustedes han menospreciado al pobre!" (St 2, 5-6).

1400 Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo; nada hay verdaderamente humano que no encuentre eco en su corazón (GS 1).

1401 Verse libres de la miseria, hallar con más seguridad la propia subsistencia, la salud, una ocupación estable; participar todavía más en las responsabilidades, fuera de toda opresión y al abrigo de situaciones que ofenden su dignidad; ser más instruidos; en una palabra, hacer, conocer y tener más para ser más: tal es la aspiración de los hombres de hoy, mientras que un gran número de ellos se ven condenados a vivir en condiciones que hacen ilusorio este legítimo deseo (PP 6).

1402 Los pobres merecen una atención preferencial, cualquiera que sea la situación moral o personal en que se encuentren; Dios toma su defensa y los ama. Los pobres son los primeros destinatarios de la misión de Jesús: evangelizarlos es, por excelencia, prueba y señal de que Él es el enviado (DP 1142).

1403 Los pobres no son sólo los que carecen de bienes, sino también, en el plano de la dignidad humana, quienes carecen de plena participación social y política; en esta categoría se encuentran principalmente los indígenas, campesinos, obreros, marginados de la sociedad y, muy en especial, las mujeres de estos sectores sociales, por su condición doblemente oprimida y marginada (DP 1135, nota).

LÍNEAS DE ACCIÓN

1404 Enjuiciar, con el Evangelio, la cultura de la pobreza y de la marginación, de modo que, por los criterios evangélicos, haya una iluminación y acción transformadora que forme la conciencia de un necesario cambio social, inspirado en los valores de la justicia y de la fraternidad de los hombres.

1405 Dar prioridad, en los planes de pastoral, a la atención de los pobres, como signo inequívoco de la fidelidad a Jesús y de la puesta en práctica de la Nueva Evangelización.

1406 Impulsar la Pastoral Social en los diversos niveles de la organización arquidiocesana, como fruto de la Opción Preferencial por los Pobres, de modo que se dé una verdadera presencia evangelizadora entre ellos; este esfuerzo debe buscar el que los mismos pobres sean actores de su liberación integral.

1407 Conocer, acercarse, acompañar e impulsar, con el debido respeto, las organizaciones populares y sociales auténticas, como medio de credibilidad del mensaje cristiano.

1408 Colaborar con diversos grupos, instituciones e instancias que trabajan desde los pobres, a fin de fortalecer la organización de la sociedad civil para este mismo propósito.

1409 Atender a aquellas personas y grupos que buscan formar su conciencia cívica, para que los sectores silenciosos del pueblo puedan expresarse en forma organizada, bajo la inspiración cristiana.

1410 Generar mecanismos de diálogo con diversas autoridades civiles en coordinación con los grupos populares, para que las mejores iniciativas de apoyo comunitario se vean alentadas y convenientemente respaldadas.

1411 Apoyar iniciativas y colaborar con las organizaciones promotoras y defensoras de los derechos humanos, evitando toda mediatización.

1412 Promover acciones de sensibilización y conversión de los sectores económicamente favorecidos.

1413 Revisar el proceso formativo de Seminarios y Centros de formación en orden a que vivan la pobreza, justicia y fraternidad cristianas, para testimoniar vivencialmente la Opción Preferencial por los Pobres.

ORDENAMIENTOS

1414 Los diversos Agentes de pastoral, cada uno de acuerdo a la responsabilidad que tiene en su comunidad, den a la atención por los pobres un decidido impulso en sus trabajos de evangelización, de tal manera que ésta los lleve a participar en los movimientos socio-políticos.

1415 Las Parroquias y otras estructuras supraparroquiales establezcan programas y planes de servicio social que manifiesten la presencia testimonial de la Iglesia en las principales y más urgentes necesidades humanas.

1416 Las Vicarías y Decanatos establezcan equipos y centros funcionales que promuevan, en solidaridad con otros organismos similares, la defensa de los derechos humanos, especialmente en favor de quienes carecen de recursos económicos y de asesoría legal apropiada.

1417 Las organizaciones laicales incluyan en sus planes de apostolado actividades debidamente programadas en favor de los Pobres y Marginados.

1418 Las diversas instancias eclesiales -Vicarías, Decanatos, Parroquias- apoyen y promuevan Comunidades de Base y otros grupos de acción pastoral en una dimensión decididamente cívica y política.

Ir página anterior
Ir página siguiente

 

Principal

Índice General

Con click puedes ir a la PÁGINA PRINCIPAL DOCUMENTOS ECUCIM

Ver e imprimir ECUCIM en PDF

Glosario

Índice Analítico

Textos Litúrgicos

Siglas

Ir a la Vicaría de Pastoral

Vicaría Pastoral