CAPÍTULO IV

LOS JÓVENES

1468 El fenómeno de la adolescencia y de la juventud puede considerarse desde perspectivas distintas y complementarias: la edad cronológica, la edad psicológica, la relación socio-cultural; en la consideración pastoral, sin embargo, parece oportuno hacer resaltar que el joven está definido por encontrarse de una manera decisiva en un "trance" de formación, para llegar a asumir los derechos y las obligaciones de la vida adulta.

1469 Los adolescentes y los jóvenes, junto con los niños, constituyen abrumadora mayoría de la población de la Ciudad de México; su realidad se presenta con los siguientes rasgos:

1470 Los jóvenes, en búsqueda de expresiones nuevas de los valores humanos como son la libertad, la justicia, la dignidad, la autorrealización, están en crisis de crecimiento y en ello está reflejada la crisis generalizada de la sociedad actual.

1471 Se necesita una intervención pastoral en la situación crítica del contexto de los jóvenes, así como en la atención a sus problemas personales.

1472 Es necesario impulsar de una manera decidida la Pastoral Juvenil que parece tener hoy día tres ejes importantes:

a- Educación

1473 La Pastoral Juvenil entendida como pastoral educativa, es decir, como proceso de acompañamiento a los mismos jóvenes y sus grupos en relación a sus contextos comunitarios; esto implica el propiciar climas que favorezcan la formación humana a partir, sobre todo, de la vivencia de los valores humanos y evangélicos. Es preciso insistir en una educación no sólo de los jóvenes sino de los adultos en relación con los jóvenes, y de éstos en relación con los adultos.

b- Proceso de Educación en la Fe

1474 Los jóvenes necesitan procesos de educación en la fe que les permitan un verdadero seguimiento de Jesús, basado en una conversión personal profunda y una adhesión a su programa de vida, con sentido de actualización histórica.

1475 Estos procesos requieren evangelizadores surgidos de entre los mismos jóvenes, con gran capacidad de entender y comunicarse con los elementos de la cultura juvenil.

c- Pastoral Juvenil diferenciada

1476 En los últimos años, sobre todo en el ambiente latinoamericano, se ha dado una gran importancia a la llamada Pastoral Juvenil diferenciada o de ambientes específicos; igualmente esta exigencia de inculturación del Evangelio está pidiendo que haya Agentes encarnados en los diferentes medios juveniles.

1477 Dichos ambientes podrían resumirse en:
* ambientes estudiantiles;
* ambientes laborales;
* ambientes de esparcimiento y de tiempo libre;
* ambientes de barrio, colonia o espacio vecinal;
* ambientes de la llamada juventud en situaciones críticas.

1478 Todos estos ambientes, en la medida en que sean evangelizados, significarán el esfuerzo de la Nueva Evangelización entendida como evangelización de la cultura.

DESAFÍO

1479 La actual crisis socio-cultural ha generado en los jóvenes y adolescentes actitudes de desilusión y rechazo hacia las instituciones -incluida la Iglesia y la familia- y los valores que éstas representan.
Los síntomas más severos de esta situación conflictiva y de sus consiguientes conductas antisociales son el alcoholismo, la drogadicción, el hedonismo, la codicia, la violencia el vandalismo, la prostitución, la prepotencia, el consumismo.
Por ello, la comunidad arquidiocesana debe ofrecer a los adolescentes y a los jóvenes -principalmente a través de ellos mismos- nuevas expresiones de los valores, tanto de la persona humana como de los explícitamente evangélicos, por medio de una Pastoral Juvenil que:
* integre, en forma sistematizada, diversos modelos y métodos de educación en la fe para lograr la formación de su conciencia individual y colectiva y llevarlos a vivir de manera coherente con esos valores;
* confíe en los adolescentes y los jóvenes y los considere como Agentes aptos para formarse como hombres nuevos que acepten, promuevan, construyan y vivan la civilización del amor;
* pueda realizarse, debidamente diferenciada, en los medios ambientes específicos donde estudian, trabajan, se divierten y conviven los adolescentes y los jóvenes.

HECHOS

1480 Las campañas publicitarias -consumismo, ideologías, místicas fanatizantes etc.- tienen a los jóvenes como mira principal, por ser ellos muy susceptibles a cualquier influjo positivo o negativo.

1481 En los jóvenes no suele haber clara conciencia de la realidad político-social; esto se agrava por la distorsión y manipulación que ejercen los medios masivos de comunicación social.

1482 Drogas, alcohol, prostitución etc. son síntomas de una red de relaciones enfermizas tanto de la vida familiar como de la vida social que rodea al joven.

1483 La violencia y la obsesión sexual son los ingredientes preferidos de una publicidad que sólo fomenta el consumismo.

1484 La así llamada crisis juvenil se genera y se agrava por la incapacidad de muchos adultos para comprender los problemas de los jóvenes, más aún, para entender que esos problemas tienen su origen en las actitudes de los mismos adultos.

1485 Los factores tradicionales educativos -familia, escuela, autoridades- han perdido ante los jóvenes mucho de su credibilidad.

1486 Los problemas comúnmente asociados a la juventud no son sino manifestaciones de cuestiones más complejas y globales que atañen a la sociedad en su conjunto, específicamente a la relación entre los adultos y los jóvenes.

1487 Después de una época de tabúes en muchos campos de la conducta, se ha caído en un laxismo que todo lo tolera.

1488 Existe una creciente frustración en muchos jóvenes, sea a causa de un franco desempleo o de la dificultad de encontrar un trabajo de acuerdo a su preparación o expectativas.

1489 Los educadores con frecuencia asumen actitudes inadecuadas para educar a los jóvenes en la sexualidad, en el relacionamiento, en el uso de los bienes materiales: desde el modo autoritario, abstracto o prohibitivo, hasta los criterios laxos y demasiado liberales.

1490 La problemática juvenil es creciente y pide, ante todo, una intervención pastoral en la situación y contexto de los jóvenes, así como en la atención a sus problemas personales. Es todavía muy poco lo que se ha hecho en el campo pastoral en favor de los jóvenes que se encuentran en situaciones críticas.

1491 Los métodos y fórmulas ordinarias de la Pastoral Juvenil están ya prácticamente rebasados por la realidad de la juventud de hoy. Los programas y subsidios para esta pastoral son escasos, poco difundidos y, con frecuencia, inadecuados.

1492 Fuera de la instrucción religiosa de la primera comunión, casi no hay otros modelos de la formación sistemática de la fe para adolescentes y jóvenes.

1493 La mayoría de los Sacerdotes encuentran gran dificultad para trabajar con los jóvenes, por carecer de un conocimiento adecuado de la psicología de esta etapa de la vida. De hecho, la inconstancia característica de los jóvenes -a veces cierta antipatía e indiferencia- dificulta los planes de formación sistemática.

1494 Los movimientos más conocidos de la Pastoral Juvenil motivan a los jóvenes, pero no les suelen ofrecer cauces de acción ni de formación continua.

1495 Existe gran distancia entre las estructuras pastorales ordinarias y los ambientes cotidianos de la adolescencia y de la juventud.

1496 Es motivo de esperanza la atención que, en los últimos años, algunos Agentes y organismos le han dado a la Pastoral Juvenil de medios específicos -medio trabajador, situaciones críticas, universitarios etc.-; tales acciones, sin embargo, son aisladas, todavía desarticuladas de la pastoral arquidiocesana y no llegan hasta el ambiente parroquial.

CRITERIOS

1497 "Busquen primero el Reino de Dios y su justicia y todo lo demás se les dará por añadidura" (Mt 6, 33).

1498 "Dijo Jesús: no sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios; no tentarás al Señor tu Dios; al Señor tu Dios adorarás, y a Él solo darás culto" (Mt 4, 4. 7.10).

1499 "No seamos ya niños, llevados a la deriva y zarandeados por cualquier viento de doctrina, a merced de la malicia humana y de la astucia que conduce engañosamente al error" (Ef 4, 14).

1500 "Olvido lo que he dejado atrás y me lanzo hacia adelante en busca de la meta y del trofeo al que Dios, por medio de Cristo Jesús, nos llama desde el cielo" (Flp 3, 14).

1501 "No recuerden lo pasado ni piensen en lo antiguo; yo voy a realizar algo nuevo. Voy a abrir caminos en el desierto y haré que corran los ríos en la tierra árida" (Is 43, 18-19).

1502 La Iglesia asume el compromiso de anunciar incesantemente a los jóvenes un mensaje de liberación plena (Juan Pablo II).

1503 Más que dar valores digeridos a los jóvenes, es importante ayudarlos a formularse preguntas adecuadas que les permitan buscar en una dirección correcta. ¿Se dejarán engañar por estos poderes que pretenden convertirlos en títeres e instrumentos fácilmente manipulables al servicio de una cultura insolidaria y sin horizontes? ¿Caerán en la tentación de alienar el precioso don de su vida con el poder de la droga destructora y asesina, la fuerza cegadora del hedonismo o la prepotencia irracional de la violencia? (Juan Pablo II. San Juan de los Lagos, Jal. N° 171).

1504 ¡Jóvenes, ayuden a sus amigos a salir de la cárcel de la indiferencia y de la desesperanza! ¡Cristo los llama a resucitar en otros jóvenes la ilusión por la vida! (Id. N° 174).

1505 La familia es el cuerpo social primario en el que se origina y educa la juventud; de su estabilidad, tipo de relaciones, vivencia y apertura a la juventud y sus valores, depende en mucho el fracaso o el éxito de la juventud en la sociedad y en la Iglesia (DP 1173).

1506 Lo que más desorienta al joven es la amenaza a su exigencia de autenticidad por el ambiente adulto en gran parte incoherente y manipulador y por el conflicto generacional (DP 1171).

1507 La juventud femenina está pasando por una crisis de identidad a causa de la confusión reinante acerca de la misión de la mujer hoy. Los elementos negativos sobre liberación femenina -y un cierto "machismo" todavía existente- impiden una sana promoción femenina como parte necesaria en la construcción de la sociedad (DP 1174).

1508 Los condicionamientos propios de los ambientes juveniles y las distintas exigencias frente al proceso evangelizador piden una pastoral específica (DP 1190).

1509 Los jóvenes deben ser sujetos activos, protagonistas de la evangelización y artífices de la renovación social (ChL 46).

1510 La catequesis de adolescentes y jóvenes debe prestar un apoyo progresivo al desarrollo de su fe (CT 42); los contenidos de esa catequesis deberán referirse a las inquietudes, problemas y anhelos de esta etapa de la vida (CT 39).

1511 Para su recta educación, la sexualidad debe ser considerada bajo estas dimensiones:
* como un aspecto de la educación de la persona;
* como significado individual, social y religioso, de la persona y no como mera información biológica;
* como proceso y responsabilidad;
* como valor de igualdad y complementariedad entre hombre y mujer;
* como educación hacia el amor;
* como percepción de un valor trascendente orientado a la vida;
* como tarea comunitaria de adultos, jóvenes y niños que se educan mutuamente. (Cfr. Secretariado Nacional de Pastoral Escolar. Conferencia Episcopal Italiana).

1512 No se contraponen el compromiso juvenil con la sociedad y el compromiso juvenil con la unidad eclesial. La militancia interna en la comunidad eclesial debe tener como finalidad fortalecer el compromiso de la Iglesia con las realidades del mundo (Cfr. "Sí a la civilización del amor". CEMPAL. pág. 166).

LÍNEAS DE ACCIÓN

1513 Hacer de la "Opción por los Jóvenes" no una proposición de sólo palabras sino una acción efectiva por el respaldo que se le brinde mediante recursos y planes, en cuya preparación y ejecución ellos participen, y mediante personas especialmente preparadas y dedicadas a este servicio.

1514 Enseñar a los adultos, a través del diálogo, a superar la visión errónea que en muchos casos tienen acerca del fenómeno juvenil y de sus manifestaciones de legítimas búsquedas e inquietudes.

1515 Formar integralmente a los jóvenes, confiándoles aquellas responsabilidades que les permitan ser protagonistas de su historia personal y comunitaria, desde sus ambientes específicos.

1516 Enfrentar la crisis socio-cultural que afecta actualmente a la juventud, promoviendo la actitud consciente de los mismos jóvenes, para que generen un cambio cultural que implique la apreciación, vivencia y difusión de los valores propuestos por la Iglesia.

1517 Buscar una mayor confianza de los jóvenes hacia la Iglesia, mediante el diálogo con ellos en diversas expresiones: lenguaje y mentalidad, gustos e intereses, anhelos e inquietudes.

1518 Proponer a los responsables de la sociedad -personas e instituciones- unirse en un gran esfuerzo encaminado a la promoción juvenil en diversos campos, dando énfasis a la educación vivencial de los valores para una nueva sociedad basada en la justicia, en la fraternidad y en la dignidad de todos los seres humanos.

1519 Dar una gran atención a la prevención primaria -mejoramiento de las relaciones ordinarias de la familia, escuela, trabajo-, a fin de ir erradicando las causas de los problemas que llevan a los jóvenes a asumir conductas antisociales.

1520 Impulsar la prevención secundaria -intervención en las situaciones de riesgo como son la desintegración de la familia, las crisis emocionales, la marginación- a través de programas y medios que sirvan de ayuda en situaciones de emergencia.

1521 Respaldar con firme decisión las iniciativas que miran a la rehabilitación de jóvenes dañados por los problemas antes aludidos, a través de programas que corresponsabilicen a las familias y a los grupos con que los jóvenes se relacionan; tales programas han de permitir una verdadera reincorporación de los rehabilitados en la vida social ordinaria.

1522 Iniciar el proceso que lleve a la creación de la pastoral de adolescentes integrada convenientemente con las otras instancias pastorales, conociendo y valorando las experiencias que ya se tienen.

1523 Elaborar diversos modelos de crecimiento de la fe de los adolescentes y jóvenes de acuerdo a circunstancias psico-sociales y culturales diversas, según el espíritu de una pastoral catecumenal entendida como un acompañamiento por etapas.

1524 Promover metodologías con un contenido precatequético que insista en los grandes valores humanos, sin omitir aquellos métodos que brindan acompañamiento hasta la formación de militantes.

1525 Promover una catequesis juvenil que permita, en sus pasos metodológicos, la actuación de los jóvenes frente a sus comunidades, de manera que se dé gran importancia a la educación de actitudes y al papel de los jóvenes como protagonistas de una sociedad mejor.

1526 Organizar efectivamente la pastoral arquidiocesana no sólo con criterios territoriales sino en base a las exigencias de los principales ambientes -asalariados, estudiantes, desempleados, subempleados etc.-.

1527 Apoyar y estimular las experiencias significativas de la Pastoral Juvenil diferenciada o de ambientes específicos, lanzando un mayor número de Agentes, principalmente laicos, a los compromisos de esta pastoral.

1528 Estimular el establecimiento de centros culturales, deportivos, de diversión y esparcimiento -sea a nivel arquidiocesano, de zona pastoral, decanal o parroquial-, en donde los jóvenes puedan satisfacer sanamente sus inquietudes.

1529 Elaborar manuales y subsidios que permitan a los padres de familia -de manera especial aunque no exclusivamente- brindar a los jóvenes una sana educación en la sexualidad, en las relaciones humanas y en el uso de los bienes materiales.

1530 Educar a los jóvenes en el uso de los medios de comunicación social, a través de cine-foros u otros medios que parezcan apropiados, en Parroquias y asociaciones juveniles.

ORDENAMIENTOS

1531 La Vicaría de Juventud, integrada a la Curia de Pastoral, esté en íntima relación con los organismos arquidiocesanos de pastoral de la niñez y de Pastoral de la Familia.


1532 Los Agentes de evangelización, particularmente los Sacerdotes, consideren la Pastoral Juvenil no sólo bajo la óptica catequética sino también educativa y social; por esto habrá de establecerse una metodología que asegure ese enfoque.

1533 Las Vicarías territoriales formen equipos de Pastoral Juvenil y de adolescentes y, si fuera posible, también los Decanatos, de manera que esos equipos sean estables y sean apoyados con suficientes recursos, tomadas en cuenta otras áreas afines de pastoral según los ordenamientos anteriores.

1534 La Vicaría de Juventud promueva la preparación científico-técnica de especialistas -Sacerdotes y Laicos- en el fenómeno juvenil actual, bajo los aspectos socio-cultural, psicológico y pastoral, de modo que sean multiplicadores de otros Agentes.

1535 La Vicaría de Juventud -junto con otros organismos que parezcan convenientes- implemente, en cuanto sea posible, una educación evangelizadora para los jóvenes, a través de los medios de comunicación social.

1536 La Vicaría de Juventud establezca un equipo técnico que pueda asesorar las acciones pastorales que se realizan en favor de los jóvenes que se hallan en situaciones críticas.

1537 Corresponde al mencionado equipo elaborar programas y medios que, en las diversas comunidades, propicien la prevención de situaciones problemáticas o conflictivas; todo esto debe realizarse con la activa colaboración de los jóvenes y de los asesores en los diversos niveles.

1538 Los Agentes de evangelización -en especial los Párrocos- dediquen el tiempo necesario y suficiente a la atención de la juventud, particularmente en la dirección espiritual, para asegurar un acompañamiento personal de maduración en la fe.

1539 Cada Vicaría territorial tenga un equipo que elabore -al servicio de los Decanatos- programas concretos de catequesis juvenil con asesoramiento de la Vicaría de Juventud.

1540 Las estructuras de pastoral -Diócesis, Vicarías, Decanatos y Parroquias- apliquen los recursos que sean necesarios para la elaboración y difusión de material de Pastoral Juvenil.

1541 Cada Vicaría territorial establezca equipos de Pastoral Juvenil diferenciada, en coordinación con la Vicaría de Juventud, y con la participación de Laicos representativos de diversos sectores.

Ir página anterior
Ir inicio página
Ir página siguiente

 

Principal

Índice General

Con click puedes ir a la PÁGINA PRINCIPAL DOCUMENTOS ECUCIM

Ver e imprimir ECUCIM en PDF

Glosario

Índice Analítico

Textos Litúrgicos

Siglas

Ir a la Vicaría de Pastoral

Vicaría Pastoral