C- LOS DIÁCONOS PERMANENTES

DESAFÍO

2268 La existencia de los Diáconos permanentes, célibes o casados, abre a la Arquidiócesis amplias posibilidades de ejercer el ministerio ordenado en diversos ambientes, con múltiples expresiones de inserción evangelizadora, como servicio salvífico en la comunidad eclesial y en las estructuras temporales: familia, trabajo, política y economía.

HECHOS

2269 En nuestras comunidades cristianas falta mayor conciencia del sentido y de la diversidad de los ministerios en la Iglesia.

2270 Los Presbíteros, en general, están todavía poco informados acerca de lo que son y de los ministerios que pueden realizar los Diáconos permanentes; esto ha dificultado su adecuada inserción en la pastoral.

2271 También entre los Laicos hay desconocimiento respecto al ministerio diaconal; esto impide que se multipliquen tales vocaciones con una verdadera proyección apostólica.

2272 El Diaconado permanente ha sido entre nosotros demasiado clericalizado; por lo mismo, su ministerio se ha reducido, en muchas ocasiones, a aspectos principalmente cultuales.

2273 Algunos casos fallidos de ministerio diaconal han dificultado la comprensión de esta vocación en la Iglesia.

CRITERIOS

2274 "Los Doce convocaron la asamblea de los discípulos y dijeron: no parece bien que nosotros abandonemos la Palabra de Dios por servir a las mesas. Por tanto, hermanos, busquen de entre ustedes a siete varones de buena fama, llenos de Espíritu y sabiduría; los pondremos al frente de este cargo" (Hch 6, 2-3).

2275 El ministerio eclesiástico, de institución divina, es ejercido en diversos órdenes por aquellos que ya desde antiguo vienen llamándose Obispos, Presbíteros y Diáconos (LG 28).

2276 El Diácono, colaborador del Obispo y del Presbítero, recibe una gracia sacramental propia. El carisma del Diácono, signo sacramental de Cristo Siervo, tiene gran eficacia para la realización de una Iglesia servidora y pobre que ejerce su función misionera en orden a la liberación integral del hombre (DP 697).

2277 La misión y función del Diácono no se han de medir con criterios meramente pragmáticos: su actividad no se equipara simplemente a la de los demás bautizados, ni su ministerio brota sólo como una solución a la escasez numérica de Presbíteros; su conveniencia se desprende de una contribución eficaz a que la Iglesia cumpla mejor su misión salvífica por medio de una más adecuada atención a la tarea evangelizadora (Id. 698).

2278 La implantación del Diaconado Permanente deberá hacerse buscando "lo nuevo y lo viejo"; no se trata simplemente de restaurar el diaconado primitivo, sino de profundizar en la tradición de la Iglesia universal y en las realidades particulares de nuestro Continente, procurando una sana creatividad pastoral con proyección evangelizadora (Id. 699).

2279 El Diácono es un hombre consagrado por el sacramento del Orden, al servicio de la Iglesia y de su misión en el mundo (Compromiso Pastoral de los Obispos de la Arquidiócesis de México. 1985).

LÍNEAS DE ACCIÓN

2280 Difundir entre los fieles el sentido de que el Diaconado Permanente responde a una auténtica vocación cristiana.

2281 Buscar fidelidad al patrimonio eclesial en el discernimiento y acompañamiento de la vocación diaconal, sin descuidar una sana creatividad pastoral que admite múltiples y variadas posibilidades de realización.

2282 Darle al Diácono Permanente un sentido de su ministerio no sólo cultual, sino de proyección más ampliamente evangelizadora en todas las actividades de su vida diaria, como hombre consagrado por la ordenación sacramental.

2283 Favorecer entre los Presbíteros un mejor conocimiento del ser y quehacer del Diácono Permanente, de tal manera que sean promotores de esta vocación y, dado el caso, sepan introducirlos y orientarlos en su inserción pastoral.

2284 Aclarar a los Diáconos Permanentes y a quienes con ellos son responsables de su ministerio que éste debe ser realizado normalmente en un sano equilibrio de la vida familiar y del desempeño laboral o profesional de cada uno.

ORDENAMIENTOS

2285 Constituya el Obispo un verdadero equipo para la formación de lospjiáconos Permanentes y el seguimiento de sus actividades ministeriales.

2286 El equipo de formación y asesoría tendrá, de acuerdo a las normas del Directorio para el Diaconado permanente en México, (CEM 1991), las siguientes funciones:
* señalar criterios de selección para los candidatos;
* elaborar programas de formación y asesorar su ejecución;
* acompañar su ministerio y evaluar el trabajo desarrollado.

2287 Junto con el nombramiento o asignación ministerial que reciba el Diácono Permanente, déle a conocer el Obispo, a él y al Presbítero que lo acompaña más de cerca en el ministerio concreto, sus atribuciones específicas, sin excluir una posible gratificación por los trabajos realizados.

Ir página anterior
Ir inicio página
Ir página siguiente

 

Principal

Índice General

Con click puedes ir a la PÁGINA PRINCIPAL DOCUMENTOS ECUCIM

Ver e imprimir ECUCIM en PDF

Glosario

Índice Analítico

Textos Litúrgicos

Siglas

Ir a la Vicaría de Pastoral

Vicaría Pastoral