RELACIÓN ESPECIAL

I- Introducción

2714 En la segunda semana sinodal, al hablar de los Agentes de la Nueva Evangelización, se llegó a la conclusión unánime de que la naturaleza de su vocación les exige una profunda y real madurez humana y cristiana, condición necesaria para poder realizar su misión con generosidad y realismo en las situaciones del hombre de la Ciudad de México, más allá del compromiso cristiano estrictamente personal.

2715 Los Agentes deben llegar al hombre en todas las situaciones en las que realiza su acción humana y social -particularmente en aquellas en las que, por el fenómeno masificante y despersonalizante de la Ciudad, es atrapado, empobrecido, alejado, disminuido en su fe, marginado y hecho objeto de la injusticia, sumergido en la desesperanza y el abandono- para poder llevarle el anuncio del amor y la esperanza.

2716 Evangelizar significa para la Iglesia llevar la Buena Nueva a todos los ambientes de la humanidad y, con su influjo, transformar desde dentro, renovar a la misma humanidad: "He aquí que hago nuevas todas las cosas. Pero la verdad es que no hay humanidad nueva si no hay, en primer lugar, hombres nuevos, con la novedad del bautismo y de la vida según el Evangelio.

2717 La finalidad de la evangelización es, por consiguiente, este cambio interior y, si hubiera que resumirlo en una palabra, lo mejor sería decir que la Iglesia evangeliza cuando, por la fuerza divina del mensaje que proclama, trata de convertir al mismo tiempo la conciencia personal y colectiva de los hombres, la actividad en la que ellos están comprometidos, su vida y ambientes concretos" (EN 18).

2718 Todo esto se logrará con una apertura al Espíritu Santo y por un comprometido sentido evangelizador en la corresponsabilidad y en la subsidiariedad de todos los agentes.

II- Resultados de la Segunda Semana Sinodal

2719 Después de una segunda semana sinodal marcada, sin duda alguna, por un mayor y mejor conocimiento y toma de conciencia de la responsabilidad que significa la búsqueda de una respuesta adecuada a las necesidades pastorales del Pueblo de Dios y, por esto mismo, a veces apasionada y exigente, hemos constatado que:

2720 1- Se está caminando hacia una mayor unidad de criterios pastorales; esto se manifiesta en la convergencia de los grupos en la necesidad de obtener:
* la actitud espiritual propia de todos los Agentes de pastoral para hacer creíbles, con la propia vida, los valores del Evangelio; esto incide positiva y directamente en la evangelización de la cultura;
* la actitud de corresponsabilidad de todos los Agentes de pastoral en la misión común, concretizada en la evangelización de la cultura.

2721 Esta corresponsabilidad pastoral implica, entre otras cosas:
* el esfuerzo para converger hacia criterios comunes;
* el acuerdo en la planeación solidaria y general de la pastoral arquidiocesana;
* la comunión eclesial de todos los Agentes en torno al Pastor;
* el reconocimiento y aprecio de la pluralidad de ministerios y carismas que provienen del Espíritu, y de las diversas situaciones y necesidades pastorales de la Arquidiócesis;
* la correlación de la pluralidad de ministerios y programas pastorales mediante los criterios comunes de la Nueva Evangelización, de la evangelización de las culturas de la Arquidiócesis y del Desafío global acordado;
* la coordinación, en un futuro próximo, de las diversas pastorales programadas a partir del II Sínodo;
* la evaluación común de los logros, para seguir caminando juntos en el progreso de la pastoral de la Arquidiócesis.

2722 2- Se tomó, no sin dificultades, una conciencia más clara de la unidad del Desafío global, integrador de los cuatro campos pastorales decididos: Las Familias, los Alejados, los Pobres y los Jóvenes.
Habrá que reflexionar más todavía:

2723 a- Sobre su integración desde el enfoque de la inculturación del Evangelio; formar, con la sola fuerza del Evangelio, una conciencia individual y colectiva en la que los valores del Evangelio tengan su papel de principio de acción, de criterios de juicio, de fuerza conformadora de las costumbres de la cultura actual y adveniente, y de inspiración de modelos de vida social.

2724 b- Sobre las múltiples articulaciones operativo-pastorales que integran los cuatro campos entre sí, a partir de la corresponsabilidad solidaria de los Agentes de pastoral, especialmente de aquellos que trabajan en alguno de esos campos específicos, encauzando hacia ese objetivo global las tres líneas de orientación pastoral: la profética, la litúrgica y la regia o de servicio a la comunidad.

III- Tercera Semana Sinodal

Los Medios de la Nueva Evangelización

2725 La exhortación apostólica "Evangelii Nuntiandi" de Paulo VI, al hablar de los medios de la evangelización, dice que deben superarse enfoques parciales y reductivistas, y enfocar los medios en un proceso de interdependencia para llegar a una pastoral equilibrada.

2726 En un principio, cuando se presentó el esquema del Documento de Consulta, Fascículo III, se enfatizó el aspecto litúrgico como casi el único medio de evangelización; después, cuando se fueron presentando los resultados de la consulta de los dos fascículos anteriores, se percibió la necesidad de añadir los medios interdependientes en el proceso de la educación de la fe (Cf. el itinerario catecumenal señalado en "Evangelii Nuntiandi", N° 40-48).

2727 Se ha entendido por "evangelización" el anuncio de Cristo a aquellos que no le conocen, pero ninguna descripción ni definición da razón suficiente de todo lo que es y supone evangelizar, pues no es sólo la acción humana sino la acción sobrenatural que pretende llevar la Buena Nueva a todos los ambientes de la humanidad y, con su influjo, transformar desde dentro, renovar a la misma humanidad (EN 17-18).

2728 Según lo anterior, el trabajo de la actual asamblea sinodal querrá abarcar los diversos medios de evangelización que, en la pedagogía de Jesús y en la experiencia de la Iglesia, han sido los instrumentos utilizados para el anuncio siempre actual de la Buena Nueva.
En concreto, consideraremos lo siguientes medios, como están señalados en el Documento de Trabajo, Cuaderno III:

1- El Testimonio

2729 Antes que cualquier otro medio se señala el testimonio como fundamento y referencia constante de toda evangelización.

2730 Esto no necesita de mayor explicación pues bien sabemos que los hechos son más elocuentes y eficaces que las palabras; además la Iglesia debe ser sacramento de Cristo y esto se logra solamente por sus hechos, actitudes y la vida misma de la comunidad. Por ello comprendemos lo que el Concilio Vaticano II dice: "El Pueblo santo de Dios participa también de la función profética de Cristo, difundiendo su testimonio vivo sobre todo con la vida de fe y caridad" (LG 12), y que Puebla afirme: "El Espíritu Santo es el testigo de Jesús que nos envía, misioneros con la Iglesia, a dar testimonio de Él entre los hombres" (DP 1294).

2- La Religiosidad Popular

2731 La religiosidad popular es, según el Documento de Puebla, la forma o existencia cultural que la religión adopta en un pueblo determinado; está penetrada de hondo sentido de trascendencia y, a la vez, de la cercanía de Dios; es vivida preferentemente por los pobres y sencillos; contiene diversidades múltiples y tiene capacidad de congregar multitudes; es una forma con la cual el pueblo se evangeliza continuamente; puede proporcionar a la liturgia un dinamismo creador; debe ser reinterpretada por la Iglesia (Cf. DP 444, 413, 447, 449, 450, 396, 465, 469). Es muy natural que en este II Sínodo atendamos con interés y revaloremos esta religiosidad tan arraigada en la gente y tan necesitada de encauzamiento evangélico.

3- El Anuncio

2732 Si la evangelización es la proclamación de la Buena Nueva, uno de los medios esenciales de proclamar será, precisamente, el anuncio. El mismo enunciado del desafío en cuestión es muy elocuente: "¡Ay de nosotros si no evangelizamos!".

2733 Paulo VI nos lo recuerda con las siguientes palabras: "Proclamen de ciudad en ciudad, sobre todo a los más pobres, con frecuencia los más dispuestos, el gozoso anuncio, el cumplimiento de las promesas y de la Alianza propuestas por Dios" (EN 6).

4- La Formación de la Comunidad

2734 En nuestros días hay un fuerte anhelo -que interpretamos como inspirado por Dios- no sólo de superar las diferencias entre los hombres y los pueblos, sino también y, sobre todo, de crear lazos auténticos de relación fraternal. Esto, justamente, es lo que pretende la evangelización: reunir a los hombres para vivir las enseñanzas del Evangelio en comunidad, en una comunidad genuina, de respeto, de tolerancia, de servicio y de comprensión. No se trata simplemente de un agregado informe de personas o de una multitud de individuos sin personalidad ni posibilidad de intercambio.

2735 "Quienes acogen con sinceridad la Buena Nueva, mediante tal acogida y la participación en la fe, se reúnen en el nombre de Jesús para buscar juntos el Reino, construirlo y vivirlo; ellos constituyen una comunidad que es, a la vez, evangelizadora" (Id. 13).

5- La Catequesis

2736 Si en la primera semana del Sínodo hemos descubierto que hay destinatarios prioritarios de la evangelización -y esto supone que a nadie, por ningún motivo, se le excluya de la recepción de la Buena Nueva de Jesús-, es de todos sabido que la catequesis, en cuanto profundización en la fe, debe llegar a todos sin excepción y con un lenguaje adecuado a su edad y circunstancias.

2737 Por lo tanto, la catequesis debe ser considerada atentamente por todos en esta tercera semana sinodal, superando una tradición equivocada y onerosa que puede influir en forma inconsciente y negativa en nosotros: que sólo se catequiza a los niños o a los que no han hecho la primera comunión. Según el ejemplo de Jesús -que mandó enseñar a todas las gentes y a observar todo lo que Él había mandado- así debe ser de extensa y paciente la labor catequética de los distintos agentes para todos los destinatarios (Cf. CIC 777).

6- La Educación

2738 La situación actual de la realidad mexicana, con las reformas constitucionales y sus consecuencias, nos urge a tener muy en cuenta lo afirmado por el Concilio Vaticano II en el documento sobre la educación: "El Santo Concilio Ecuménico considera atentamente la importancia gravísima de la educación en la vida del hombre y su influjo cada vez mayor en el progreso social contemporáneo" (GE proemio); por su parte, Puebla afirma que la educación es parte integrante de la misión evangelizadora (DP 1012).

7- Los Medios de Comunicación Social

2739 Basta mencionar, en relación con la situación nueva de la sociedad en México, lo que el Concilio Vaticano II afirma: "La Iglesia católica considera que forma parte de su misión predicar a los hombres, con ayuda de los medios de comunicación social, el mensaje de salvación, así como enseñarles el recto uso de estos medios" (IM 3).

8- La Oración

2740 La función santificadora de la Iglesia, como continuadora de la misión de Jesús, debe tomar en cuenta la importancia de la oración y su realización concreta adaptada a las condiciones particulares de nuestra Arquidiócesis y a nuestra época. Es indispensable impulsar el anuncio nuevo del Evangelio por este medio y lograr la santificación de la Iglesia con la verdad (Cf. CIC 839).

9- La Liturgia

2741 Desde el inicio de los trabajos sinodales se habló de la liturgia como elemento indispensable en la proclamación del Evangelio; a ella se le dedica, en este Cuaderno de Trabajo, una extensión considerable, debido a la importancia práctica que reviste en la acción pastoral para la Ciudad y su cultura. Conviene situar la liturgia en su verdadero nivel, no como un simple medio para obtener algo -lo cual sería una especie de instrumentalización-, sino como el ejercicio de la función sacerdotal de Jesucristo por el cual "la Iglesia cumple la función de santificar de modo peculiar" (Cf. CIC 834). Ojalá que las consideraciones y discusiones sobre el papel de la liturgia nos lleven a clarificar su valor propio y a descubrir sus implicaciones concretas en las tareas de la Nueva Evangelización.

10- El Envío

2742 Este medio, considerado al final, podría resumir todo el sentido de la Nueva Evangelización que la Ciudad y nuestro tiempo nos exigen. Si la Iglesia toda es misionera, por su misma naturaleza, "y la tareas de la evangelización es deber fundamental del pueblo de Dios" (Cf. CIC 781), todos y cada uno de los sinodales aquí presentes, portavoces de nuestros hermanos de la Iglesia particular de la Ciudad de México, debemos y queremos sentir el impulso del Espíritu Santo que nos envía a evangelizar.

IV- Compromiso de la Asamblea Sinodal para la Tercera Semana

2743 Además de tener en cuenta lo anteriormente dicho, se requerirá reflexionar sobre la articulación de los diez medios de pastoral expuestos en orden al desafío global y a la integración de los cuatro campos ya decididos:
a- ¿Cómo y en qué grado incide cada uno de estos medios propuestos en la inculturación del Evangelio, o qué hacer para que incidan en ella con mayor eficacia?
b- ¿Cómo puede servir cada uno de estos medios para articular los cuatro campos prioritarios de la inculturación del Evangelio?
c- ¿Qué medios en particular son más adecuados para inculturar el Evangelio?
* en la crisis cultural que está desintegrando a las familias y destruyendo los valores familiares tradicionales de México;
* en la cultura moderna de la Ciudad, que causa, en ocasiones, el alejamiento del Evangelio;
* en la cultura de la pobreza y del empobrecimiento de la Ciudad.

2744 Iniciamos esta tercera etapa del II Sínodo en el nombre de Jesucristo, prototipo y maestro supremo de toda evangelización; que su Espíritu nos ilumine e impulse para que nuestras obras, al servicio de todos nuestros hermanos, den gloria a nuestro Padre celestial (Cf. Mt 5, 16).

Cango. Rubén Ávila Enríquez
Pbro. José Hernández Schäfler
Ciudad de México, 13 de Julio de 1992

Ir página anterior
Ir inicio página
Ir página siguiente

 

Principal

Índice General

Con click puedes ir a la PÁGINA PRINCIPAL DOCUMENTOS ECUCIM

Ver e imprimir ECUCIM en PDF

Glosario

Índice Analítico

Textos Litúrgicos

Siglas

Ir a la Vicaría de Pastoral

Vicaría Pastoral