CAPÍTULO II
EL TESTIMONIO

2801 Por certeza teológica y por experiencia histórica, el medio privilegiado de la evangelización es el testimonio.

2802 No puede haber evangelización verdadera, especialmente en las condiciones nuevas de la transición cultural, si los Agentes no irradian de manera clara y con autoridad los valores evangélicos que se encarnan en situaciones cambiantes y en personalidades distintas.

2803 El testigo de Jesús es su Espíritu que permanece en nosotros y está con nosotros: en diversas condiciones históricas y por diversos caminos del seguimiento de Jesús. El Espíritu alienta a los discípulos del Señor; en cada uno de ellos se manifiesta de manera original y creativa, a fin de que la verdad evangélica resplandezca siempre con nueva fuerza y como luz de la historia.

2804 Toda acción pastoral quedaría desvirtuada sin la credibilidad que otorga a los Agentes el ser testigos.

2805 Queremos, sin embargo, enfatizar en este capítulo la llamada Pastoral Social como una acción específica y eminentemente testimonial que, en un proceso realmente evangelizador, presenta vivencialmente el mensaje del Señor Jesús.

2806 La Pastoral Social, en cuanto encarnación de la caridad -valor central del Evangelio-, es la pastoral de los signos testimoniales de la fe; no podemos seguir considerándola como una pastoral de frontera de nuestra misión evangelizadora, sino como centro irradiador del proceso de maduración de la fe por la potencia testificante del amor.

2807 Además, en el proceso pedagógico de la evangelización, no puede hoy pasar inadvertido el medio tan importante y actual que llamamos pre-evangelización.

2808 Para los propósitos de este capítulo, entendemos por pre-evangelización toda proclamación implícita del mensaje cristiano a través de aquellos contenidos doctrinales humanizadores o experiencias educativas que contribuyen a la dignificación de la persona y de la sociedad.

2809 En la sociedad moderna y secular, el lenguaje de la fe debe expresarse con frecuencia en formas no explícitas que dan la oportunidad de dialogar con la cultura del ambiente; esto implica para nosotros, como Agentes de la pastoral, la capacidad de descubrir las semillas del Verbo y dejarnos evangelizar por el Espíritu de Cristo que de esa forma ya está allí presente.

2810 Así, a través de la pre-evangelización, nos esforzamos en dar respuesta a las necesidades apremiantes de personalización y de humanización de tantos hermanos nuestros.

2811 La Nueva Evangelización, pues, no estará completa si no damos un fuerte impulso a esta tarea pre-evangelizadora.

DESAFÍO

2812 Para que sea creíble el mensaje de Jesucristo es necesario que todos y cada uno de los miembros de la Iglesia -Pueblo de Dios- valore y viva de un modo coherente el testimonio de santidad en el seguimiento fiel de Jesús, encarnado en las circunstancias concretas de la historia, como medio fundamental de evangelización; las principales expresiones de este testimonio deberán ser:
* no aceptar la situación de pecado estructural y de injusticia social que afecta a la mayoría de los habitantes de la Ciudad;
* cultivar y defender los derechos humanos, encarnándolos como datos implícitos del mensaje evangélico en la pluralidad de las culturas; acompañar, crítica y evangélicamente, a las auténticas organizaciones laicales, eclesiales y civiles; y así
* acentuar la Pastoral Social que implica asistencia, promoción y cambio hacia una sociedad más digna, justa y fraterna.

Especialmente en orden al desafío prioritario, es necesario dar un testimonio auténtico:

* de aprecio, comprensión y servicio a las Familias en sus múltiples realidades;
* de austeridad y de solicitud por los Pobres; de apertura y diálogo con los Alejados;
* de apoyo y orientación a los Jóvenes.
* Todo esto englobado en un testimonio de amor y fidelidad a la Iglesia, vivido en la comunión visible de todos los miembros de la comunidad arquidiocesana.

HECHOS

2813 Los grandes evangelizadores -los que han dejado huella- lo son porque en su momento histórico supieron dar respuestas originales y auténticas a las exigencias de su propia misión, fieles a Jesús y fieles a los hombres.

2814 Toda acción pastoral, por sencilla y ordinaria que parezca, adquiere grande importancia cuando va acompañada del testimonio de la vida personal.

2815 Por razones diversas, ya sea de tipo histórico o por limitaciones inherentes a la condición humana -intereses económicos y políticos-, la Iglesia no siempre ha dado el testimonio que de ella se espera; esto sigue sucediendo en muchos casos todavía en la actualidad.

2816 El testimonio que podría dar la Iglesia actualmente está debilitado por varios fenómenos: mayor sentido crítico de la gente, rechazo de los criterios morales sólidos, tergiversación de noticias y de acontecimientos directamente relacionados con la comunidad eclesial.

2817 El abandono de ancianos y enfermos, la desorientación y confusión en que viven muchos jóvenes, el desamparo y miseria de innumerables niños, son realidades todavía bastante ajenas a la acción pastoral; esto provoca alejamiento y desánimo en la práctica de la fe.

2818 Se han ido encontrando algunas formas básicas de promoción social que, sin embargo, no se han sabido aprovechar suficientemente o no han recibido el apoyo necesario.

2819 En el campo de la Pastoral Social falta genuina formación e interés en muchos Agentes; por otra parte, existen actitudes de recelo que frenan generosas iniciativas.

2820 Prevalece todavía la visión de una religión y una fe intimistas que desatienden los reclamos de la justicia que el Evangelio propone.

2821 En el conjunto de las actividades parroquiales todavía hay poco apoyo para la Pastoral Social; menos aún para el trabajo organizado en bien de los marginados de la sociedad.

2822 Los ingresos económicos que algunas Parroquias reciben más abundantemente no siempre se canalizan en favor de una pastoral que beneficie a los más necesitados.

2823 En la formación y en la acción de los Agentes de pastoral no se cultivan suficientemente los valores humanos tales como la justicia, la paz, la fraternidad, el desarrollo, el respeto a la vida, el cuidado del medio ambiente y, en general, los derechos humanos.

2824 Hay una creciente insistencia, por parte del Magisterio de la Iglesia, acerca de la necesidad de promover -como compromiso inaplazable de los bautizados- todo lo que dignifique a la persona humana.

2825 Un grande número de personas es altamente sensible ante la promoción de los valores humanos; a través de esta acción podrán establecer un diálogo fructuoso con el Evangelio.

2826 Mucha gente necesita entrar en un proceso de reeducación de la fe que implica descubrir, con simpatía y admiración, la tarea humanizadora que ejerce la Iglesia.

CRITERIOS

2827 "Brille de tal manera la luz de ustedes delante de todos para que vean sus buenas obras y glorifiquen al Padre que está en los cielos" (Mt 5, 16).

2828 "Les aseguro que cuanto dejaron de hacer en favor de uno de estos más pequeños, también dejaron de hacerlo en favor mío" (Mt 25, 45).

2829 "La práctica religiosa pura e inmaculada ante Dios Padre es ésta: asistir a los huérfanos y viudas en sus tribulaciones, y guardarse incontaminado frente al mundo" (St 1, 27).

2830 El primer medio de evangelización consiste en un testimonio de vida auténticamente cristiana, entregada a Dios y al prójimo. Será, sobre todo, mediante su conducta y su vida como la Iglesia evangelizará al mundo: fidelidad a Jesucristo, pobreza y despego de los bienes materiales, libertad ante los poderes del mundo (EN 41).

2831 El servicio a los pobres es la medida privilegiada, aunque no excluyente, de nuestro seguimiento de Cristo (DP 1145).

2832 Quienes han sido incorporados a la Iglesia han de considerarse privilegiados y mayormente comprometidos a testimoniar la fe y la vida cristiana como servicio a los hermanos y respuesta debida a Dios (RM 11).

2833 La Iglesia, en virtud del compromiso evangélico, se siente llamada a estar junto a esas multitudes pobres, a discernir la justicia de sus reclamaciones y ayudar a hacerlas realidad (SRS 39).

2834 Los laicos tienen el deber peculiar, cada uno según su propia condición, de impregnar y perfeccionar el orden temporal con el espíritu evangélico, y dar así testimonio de Cristo (CIC 255; LG 31).

2835 El cambio de las estructuras injustas -sociales, políticas y económicas- no será verdadero y pleno si no va acompañado por el cambio de mentalidad personal y colectiva (DP 1155).

2836 La Pastoral Juvenil ayudará también a formar a los jóvenes de un modo gradual para la acción socio-política y el cambio de estructuras, de menos humanas en más humanas, de acuerdo a la Doctrina Social de la Iglesia (Id. 1196).

2837 Cree la Iglesia que, por medio de sus hijos y por medio de su entera comunidad, puede ofrecer gran ayuda para dar un sentido más humano al hombre y a la historia (GS 40).

2838 Así mismo tiene la Iglesia católica la firme persuasión de que el mundo, a través de las personas individuales y de toda la sociedad humana con sus cualidades y actividades, puede ayudarle mucho y de múltiples maneras en la preparación del Evangelio (Ib.).

2839 La Iglesia educa las conciencias revelando a los pueblos la grandeza e igualdad de todos los hombres y el dominio que tienen sobre la naturaleza creada, inculcando el deber de trabajar para el desarrollo pleno de la persona (RM 58).

2840 Entre el anuncio evangélico y la promoción del hombre hay estrecha conexión; el desarrollo del hombre viene de Dios, dice relación a Jesucristo -Dios y hombre- y debe llevar a Dios (Id. 59).

LÍNEAS DE ACCIÓN

2841 Fomentar entre los Agentes de pastoral una espiritualidad misionera y pascual que les permita descubrir, precisamente en el testimonio de servicio apostólico, el sentido de su vida cristiana que se celebra constantemente en la Eucaristía: búsqueda de solución a los problemas de los pobres, sentido de justicia, promoción de la paz, servicio desinteresado, apertura al diálogo y comunión fraterna. Estos son valores permanentes del Evangelio y muy importantes en nuestros días.

2842 Valorar y respaldar las acciones pastorales de la comunidad eclesial por su significado testimonial en orden a la justicia y a la caridad, al respeto de la dignidad personal y de los derechos y valores humanos, más que por su aparente o inmediata eficacia.

2843 Descubrir, comprender y estimular los carismas singulares de aquellos Agentes de pastoral que buscan una presencia e inserción en situaciones y ambientes difíciles que plantean graves exigencias al compromiso cristiano de la fidelidad evangélica.

2844 Crear conciencia en las comunidades parroquiales de que los pobres en extremo forman parte de ellas y que, por tanto, la verdadera asistencia con sentido cristiano exige que cada comunidad se responsabilice y se organice para afrontar tales situaciones de modo que se promueva el desarrollo individual y social.

2845 Mantener vivas y acrecentar todas las expresiones de asistencia social y promoción -dispensarios parroquiales, asilos y guarderías, centros de distribución de víveres y medicinas- en beneficio de quienes sufren necesidades apremiantes, económicas y morales, buscando relación más estrecha con toda la comunidad y con otros servicios privados y públicos que pretendan los mismos fines.

2846 Enriquecer las celebraciones litúrgicas con signos claramente testimoniales de mayor solicitud en favor directo de los necesitados: colectas, presencia de los enfermos, plegarias, ofrecimiento de víveres y otras acciones apropiadas.

2847 Promover el cambio de las estructuras sociales por medio de una conversión profunda de las personas, del acompañamiento respetuoso e iluminador de los procesos de transformación emprendidos por la sociedad civil, de la ayuda a los pobres para que sean sujetos del cambio social, y de la autocrítica de las mismas instituciones católicas.

2848 Asumir la opción preferencial por los pobres y necesitados como una actitud evangélica de gran importancia y como una de las perspectivas pastorales más adecuadas para transformar, conforme a los valores del Reino de Dios, la problemática presente en las Familias, los Pobres, los Alejados y los Jóvenes.

2849 Crear centros de promoción y defensa de los derechos humanos y generar programas que desarrollen la formación de auténticos valores humanos en el ámbito de la Arquidiócesis, las Vicarías, los Decanatos y las Parroquias.

2850 Favorecer el diálogo con grupos y organizaciones que buscan una contribución positiva a la solución de los ingentes problemas que afectan a los estratos humanos más desprotegidos.

2851 Identificar, potenciar y combinar recursos diversos capaces de coadyuvar al desarrollo de las iniciativas pre-evangelizadoras.

2852 Estimular a los Institutos religiosos y equipos especializados para que desarrollen la llamada pre-evangelización, mayormente si es su carisma particular o un objetivo específico de sus trabajos.

ORDENAMIENTOS

2853 Los formadores de los Agentes de pastoral, en sus diversos ambientes, deberán cuidar desde un principio el tipo de enfoque y método de la formación espiritual que se les brinde, de modo que pueda asegurarse el valor del testimonio -a la luz de las exigencias de la Nueva Evangelización- como eje unificador entre su acción apostólica y su santificación personal.

2854 Las estructuras diocesanas -Vicarías, Decanatos, Parroquias y otras instancias pastorales- valoren e integren en los planes respectivos de la pastoral aquellas acciones o experiencias especialmente valiosas que, por su novedad o grado de dificultad, requieren especial apoyo institucional.

2855 El Consejo de Pastoral y el Senado Presbiterial establezcan claramente, a partir de criterios eminentemente evangélicos y de sentido testimonial, cuáles son las prioridades de acción conforme a las disposiciones y orientaciones dadas por los Obispos.

2856 Cuiden los Pastores que la atención que se da a los fieles en las oficinas y dependencias eclesiales -Parroquias, Vicarías, Curias- tenga también un claro sentido de testimonio por el respeto a las personas, por el tiempo que se les concede y por la respuesta a los problemas e intereses que manifiesten.

2857 Definan la Curia Arquidiocesana y las Vicarías la configuración, competencia y funciones específicas de los organismos de Pastoral Social -FAC, CEPAC y análogos-. Tales organismos deberán elaborar los respectivos planes de trabajo que concreticen y pongan en marcha las líneas de acción que, en esta materia, el II Sínodo ha asumido como opción pastoral prioritaria y a la luz de la Nueva Evangelización de las diversas culturas.

2858 Cuiden los Obispos, mediante sistemas convenientes, que los recursos económicos destinados a la Pastoral Social tengan la aplicación y el uso adecuados.

2859 El organismo arquidiocesano de Pastoral Social busque la correlación entre las diversas instituciones de ayuda a los necesitados -instituciones sobre todo eclesiales- con el fin de hacerlas más eficaces.

2860 Los planes de pastoral parroquial igualmente deberán contemplar siempre acciones de asistencia y promoción para favorecer a los más necesitados de su comunidad.

2861 La formación de Agentes -laicos y clérigos- deberá incluir siempre programas de Pastoral Social en sus diversas áreas; esta formación tendrá especial cuidado en la participación activa y efectiva de los Laicos en la vida política.

2862 Reconozcan los Pastores la legítima autonomía de que gozan en el campo de los asuntos temporales las asociaciones laicales, ayudándolas a normar sus criterios de juicio y acción conforme a la Doctrina Social de la Iglesia; esta ayuda otórguese especialmente a las agrupaciones juveniles.

2863 Los organismos arquidiocesanos de Evangelización y Pastoral Social diseñen programas de formación en la fe que incluyan experiencias directamente relacionadas con la promoción de los valores humanos.

2864 Estos mismos organismos ofrecerán algunos modelos prácticos -didácticos y factibles- que puedan implantarse en las Parroquias: grupos de alfabetización, sistemas abiertos de instrucción escolar, campañas ecológicas, saneamiento habitacional, higiene de los alimentos etc.

2865 Los Decanatos organicen cursos para capacitar a los Agentes de pastoral a fin de que sean promotores de estas acciones de desarrollo humano.

2866 Los organismos de Pastoral Social -tanto de la Arquidiócesis como de las Vicarías- promuevan la creación de centros de promoción y defensa de los derechos humanos; fomenten también el diálogo y la coordinación con otros grupos y organizaciones que trabajan para ayudar a resolver los problemas de los más desprotegidos. Téngase especial cuidado en resguardar los derechos que tienen los fieles en cuanto miembros de la Iglesia, incluyendo obligaciones de justicia para quienes prestan servicios contractuales en las instituciones eclesiales.

Ir página anterior
Ir inicio página
Ir página siguiente

 

Principal

Índice General

Con click puedes ir a la PÁGINA PRINCIPAL DOCUMENTOS ECUCIM

Ver e imprimir ECUCIM en PDF

Glosario

Índice Analítico

Textos Litúrgicos

Siglas

Ir a la Vicaría de Pastoral

Vicaría Pastoral