CAPÍTULO V

LA CATEQUESIS Y LOS CATEQUISTAS LAICOS

2951 Éste es el objeto de la catequesis: hacer crecer y madurar a los cristianos en comunidad, posibilitar que el mensaje de Jesús vaya resonando y calando en la cotidianidad de la vida, estar en posibilidad de dar razón de lo que se cree para así trasmitir a las nuevas generaciones más de lo que se ha recibido como patrimonio de la fe.

2952 Sólo una comunidad catequizada estará hoy en capacidad de responder a lo que el mundo pide a los cristianos; sólo así también podrá superarse en nuestro medio la dicotomía entre fe y vida.

2953 La Arquidiócesis en su conjunto tendrá que dar un gran paso adelante en la tarea catequizadora, como garantía de que estamos dispuestos a cumplir las exigencias de la Nueva Evangelización.

2954 Esto será posible si los diversos elementos de la catequesis, especialmente la formación y el reconocimiento de los catequistas, se ven verdaderamente fortalecidos de tal manera que toda acción pastoral sea eficazmente acompañada por una suficiente catequesis.

2955 Hay que advertir que, para analizar el tema de la catequesis en forma más completa, será necesario abordar el conjunto de los desafíos de contenido catequético que se encuentran en las otras semanas del II Sínodo.

A- LA CATEQUESIS

DESAFÍO

2956 La creciente ignorancia religiosa, la proliferación de sectas, el secularismo, la dicotomía entre fe y vida, y la catequesis con frecuencia deficiente, preferentemente orientada a la recepción de los sacramentos, exige a la Iglesia arquidiocesana:
* adoptar como prioridad pastoral la catequesis en todos los ambientes;
* realizar una catequesis vivencial y global que sea educación ordenada y progresiva de la fe y del amor en todas la edades y situaciones de la vida de los bautizados, para propiciar un verdadero proceso de crecimiento humano y cristiano;
* capacitar y convertir en Agentes de evangelización a familias que, al formar comunidades catequísticas en espíritu de subsidiariedad y solidaridad, puedan vivir los valores evangélicos en todos los aspectos de su vida, contando con la corresponsabilidad de Obispos, Sacerdotes, Religiosos, Religiosas y Laicos.

HECHOS

2957 A pesar de tantos obstáculos que encuentra hoy en día la vida cristiana, hay quienes buscan cómo profundizar en su fe para poder vivir más de acuerdo al Evangelio que han abrazado.

2958 Los fieles más comprometidos perciben y aprecian todo lo que en verdad -dentro de las actividades pastorales ordinarias- contribuye a su formación cristiana.

2959 Falta todavía en muchos lugares una clara conciencia de que la vida cristiana, sin una catequesis decidida y constante, pierde vigor y cae en el indiferentismo.

2960 En la mayoría de los casos se ha tergiversado el sentido de la catequesis, ya que frecuentemente se pretende catequizar a quienes todavía no están convertidos a Cristo.

2961 Respecto a la catequesis para cualquier edad se tiene, con frecuencia, una visión casi exclusivamente doctrinal e intelectualista.

2962 Existe anarquía en los métodos, textos, duración de programas; hay también una inadecuada capacitación de catequistas: todo esto provoca desorientación y perplejidad entre los fieles de las distintas Parroquias.

2963 Falta un diálogo constructivo entre Parroquias, escuelas, conventos y catequistas para evitar que algunos fieles busquen lo más fácil y lo más rápido en cuanto a la preparación sacramental, lo cual provoca la desvinculación comunitaria de quienes buscan tal tipo de catequesis.

CRITERIOS

2964 "Viendo a la muchedumbre, subió al monte, se sentó y sus discípulos se le acercaron; tomando la palabra, Jesús les enseñaba" (Mt 5, 1-2).

2965 "La gente quedaba asombrada de su doctrina, porque Jesús les enseñaba con autoridad y no como los escribas" (Mt 7, 28-29).

2966 "El etíope le dijo a Felipe: ¿cómo puedo entender si nadie me enseña? Felipe, partiendo de la Escritura, le anunció la Buena Nueva de Jesús" (Hch 8, 31.35).

2967 "Pablo y Bernabé se quedaron en Antioquía con otros muchos, enseñando y proclamando la Palabra del Señor. Pasados algunos días, dijo Pablo a Bernabé: volvamos a visitar a los hermanos por todas las ciudades en que hemos predicado la Palabra del Señor y veamos cómo están" (Hch 15, 35-36).

2968 La familia ha merecido muy bien, en los diferentes momentos de la historia y en el Concilio Vaticano II, el hermoso nombre de 'Iglesia doméstica'; esto significa que en cada familia cristiana deberían reflejarse los diversos aspectos de la Iglesia entera. La familia, al igual que la Iglesia, es un espacio donde el Evangelio es trasmitido y desde donde se irradia. Dentro de una familia consciente de esta misión, todos los miembros de la misma evangelizan y son evangelizados (EN 71).

2969 Las circunstancias nos invitan a prestar una atención especialísima a los jóvenes; su importancia numérica y su presencia creciente en la sociedad, los problemas que se les plantean, deben despertar en nosotros el deseo de ofrecerles con celo e inteligencia el ideal que deben conocer y vivir. Pero, además, es necesario que los jóvenes, bien formados en la fe y arraigados en la oración, se conviertan cada vez más en los apóstoles de la juventud (Id. 72).

2970 La catequesis deberá preocuparse no sólo de enseñar y alimentar la fe, sino de suscitarla continuamente con la ayuda de la gracia, de abrir el corazón, convertir y preparar una adhesión global a Jesucristo en quienes están aún en el umbral de la fe (CT 19).

2971 Desde la infancia hasta la madurez, la catequesis es una escuela permanente y sigue, de ese modo, las grandes etapas de la vida. Una catequesis sobre la paz, la promoción de la dignidad humana y el desarrollo, completará una buena catequesis de las realidades propiamente religiosas que nunca han de ser desatendidas (Id. 39).

2972 La catequesis es una realidad amplia, compleja y dinámica que tiende a hacer crecer, a nivel de conocimiento y de vida, el germen de la fe sembrado por el Espíritu Santo con el primer anuncio desde el bautismo (Id. 19.20).

2973 Para que sea eficaz, la catequesis ha de ser permanente y sería ciertamente vana si se detuviera al empezar la edad madura, ya que, aunque de otra forma, se manifiesta no menos necesaria para los adultos (Id. 43).

LÍNEAS DE ACCIÓN

2974 Detectar los lugares más abandonados para establecer en ellos centros de catequesis y atender a aquellos grupos o ambientes que, por ser homogéneos, facilitan en cierta forma la acción catequizadora: unidades habitacionales, barrios, vecindades, centros escolares y laborales, mercados, hospitales, reclusorios etc.

2975 Crear espacios de fe comunitaria donde se viva el Evangelio en dimensión de familia y de familias, transformando por la fe en Cristo las estructuras, los ambientes y la escala de valores de nuestra sociedad.

2976 Promover y apoyar a todas aquellas personas que, como miembros integrantes de una familia, busquen el desarrollo de su propia persona, de su familia y de su comunidad, y acepten realizar la catequesis familiar como proceso continuo de maduración en la fe.

2977 Impulsar la colaboración de las comunidades catequísticas familiares de acuerdo con los planes pastorales de las respectivas Parroquias dentro del campo específico de la catequesis.

2978 Propiciar que la catequesis tenga como contenido fundamental la Palabra de Dios, como centro, a Cristo, y como ambiente de lectura la Tradición, el Magisterio de la Iglesia, las realidades humanas en general y la situación concreta de la comunidad, para que dicha catequesis sea cristocéntrica y comunitaria.

2979 Utilizar en la catequesis los subsidios didácticos más adecuados a la mentalidad y a las formas actuales de comunicación, así como los medios de comunicación social, tomando en cuenta los valores cristianos presentes en la cultura del pueblo.

2980 Buscar medios y recursos para que la catequesis llegue no sólo a los niños, sino también a los adolescentes, a los jóvenes, a los adultos, a los ancianos y a los impedidos, en los diversos ambientes, especialmente a la familia como primera educadora en la fe, para que cada uno al mismo tiempo se convierta en evangelizador de los demás.

2981 Integrar el catecumenado como método importante en el proceso catequético, necesario en algunos casos si se trata de adultos.

2982 Dar una mayor dimensión catequética a las celebraciones, a la predicación y a la enseñanza; también a las oportunidades ordinarias de trato personal como son las bendiciones, visitas a enfermos, juramentos, promesas etc.

2983 Asumir la religiosidad popular como oportunidad para la catequesis, aprovechando el sentido celebrativo que tienen muchos fieles.

2984 Dar la debida importancia a la Doctrina Social de la Iglesia, en orden a que los cristianos asuman su responsabilidad y compromiso en el campo social, económico y político.

2985 Aprovechar adecuadamente los medios de comunicación social, tomando en cuenta los valores cristianos presentes en la cultura del pueblo.

ORDENAMIENTOS

2986 Los encargados de elaborar programas y textos de catequesis cuiden que éstos presenten una visión completa y gradual de la fe, de acuerdo a la edad y circunstancias de los destinatarios, que sea exposición de las verdades reveladas y diga relación con las realidades de la vida diaria; en todo esto tómese también en cuenta el Nuevo Catecismo de la Iglesia Universal.

2987 Los organismos catequéticos de cada Vicaría, dentro del plan pastoral de la Arquidiócesis y en coordinación con la Vicaría sectorial de Evangelización y Catequesis, reasuman su papel de impulsores de la renovación catequética en los diversos niveles; deberán elaborar también el material adecuado a las exigencias de la catequesis actual.

2988 Las Parroquias multipliquen los centros de catequesis en lugares estratégicos -edificios, condominios, patios, vecindades- para poder atender mejor a las personas de diversas edades y ambientes, y llegar así a quienes están alejados.

2989 Busquen las Parroquias y otros organismos de evangelización desarrollar más la catequesis de adolescentes, jóvenes y adultos, despertando en éstos la necesidad de crecer en su fe, y promoviendo la capacitación de catequistas apropiados.

2990 Quienes elaboran programas de catequesis tomen muy en cuenta que corresponde a la familia sentar las bases de la catequesis en los tres primeros años de vida del niño; fomenten, en todos los ambientes, la participación activa de los padres y madres de familia con hijos pequeños.

2991 Los encargados de la preparación prematrimonial y prebautismal inculquen sus programas la intransferible responsabilidad que la Iglesia reconoce en los padres de familia; enfatícese también el valor de la gracia sacramental del matrimonio que convierte a los papás en educadores de la fe de sus hijos.

2992 Los Pastores acompañen a los padres y madres catequistas, proporcionándoles respaldo, recursos, locales etc. para el mejor desarrollo de su tarea.

2993 Organice la Arquidiócesis una semana catequética muy bien preparada, como fruto del II Sínodo y como punto de partida para que las personas se integren a procesos de catequesis; también las Vicarías organicen esa semana.

Ir página anterior
Ir inicio página
Ir página siguiente

 

Principal

Índice General

Con click puedes ir a la PÁGINA PRINCIPAL DOCUMENTOS ECUCIM

Ver e imprimir ECUCIM en PDF

Glosario

Índice Analítico

Textos Litúrgicos

Siglas

Ir a la Vicaría de Pastoral

Vicaría Pastoral