B- EL MINISTERIO DE LA CATEQUESIS CONFERIDO A LAICOS

DESAFÍO

2994 El ministerio de la catequesis confiado a los Laicos es un servicio eclesial que, para lograr sus objetivos, exige:
* que se tome conciencia, de parte de los Pastores y los mismos catequistas, acerca de la importancia de este servicio y se valore como verdadero ministerio;
* que se realice una selección, promoción, renovación y preparación esmerada, con una entrega más generosa, de quienes lo ejerzan;
* que se formalice con un envío por parte del Obispo.


CRITERIOS

2995 Entre los Laicos que se hacen evangelizadores se encuentran en primera línea los catequistas; son Agentes especializados, testigos directos, evangelizadores insustituibles que representan la fuerza básica de las comunidades cristianas (RM 73).

2996 Para que las Iglesias locales se realicen la Nueva Evangelización han de incrementar el número de catequistas e intensificar la catequesis (Ib.).

2997 Los catequistas, siempre y en todas partes, deben poder ser reconocidos, respetados y amados por sus Sacerdotes y por la comunidad, favorecidos en su formación, estimulados y ayudados en la realización de su no fácil pero indispensable tarea, servicio precioso con que el Padre, en Cristo, continúa su obra de misericordia y de salvación en el mundo (La Catequesis de Adultos en la Comunidad Cristiana. Consejo Internacional para la Catequesis. 1990. N° 76).

2998 Somos conscientes, bastante más que antes, de que el catequista no nace sino que se hace mediante una doble fase formativa: la inicial y la permanente. Los catequistas son llamados a la formación básica, a la que deben seguir períodos de especialización y de actualización (Id. N° 77).

LÍNEAS DE ACCIÓN

2999 Profundizar en la identidad y perfil del catequista -profeta, testigo, comunicador, miembro de la comunidad, hermano-, tomando en cuenta la diversidad de ambientes y modalidades de este servicio, a fin de darle un carácter más formal incluso en la línea de los ministerios instituidos.

3000 Difundir ampliamente el significado del llamamiento a ser catequista, para que este servicio se integre en la Pastoral Vocacional.

3001 Respaldar los centros existentes de preparación de catequistas e integrarlos para que presten un servicio más extenso, articulado y eficaz para toda la Arquidiócesis.

3002 Elaborar métodos y programas que atiendan a los catequistas en los diversos aspectos de su formación.

3003 Ampliar las posibilidades de especialización -en diversos niveles- de los catequistas más generosos y destacados.

3004 Promover en Seminarios y Casas de formación el estudio y la práctica de la catequesis, para que los futuros Pastores, como principales Agentes de la evangelización, puedan animar, orientar y asesorar convenientemente la catequesis.

3005 Dar a conocer y respaldar los centros existentes de preparación y formación permanente y continua de catequistas, e integrarlos para que presenten un servicio más extenso, articulado y eficaz para toda la Arquidiócesis.

3006 Favorecer el intercambio de experiencias catequísticas mediante encuentros, jornadas, congresos.

ORDENAMIENTOS

3007 Corresponde a los Obispos considerar la conveniencia de instituir el ministerio del catequista.

3008 El organismo de Pastoral Catequética debe elaborar un reglamento acerca de las condiciones para poder recibir -cuando ya esté instituido- el ministerio de catequistas, tomando en cuenta las distintas circunstancias de la Arquidiócesis.

3009 Los catequistas, antes de ser considerados como tales, manifiesten su idoneidad y acepten de buen grado las condiciones que se les proponen; participen así mismo en las iniciativas de formación permanente.

3010 Las Parroquias, en coordinación con el Decanato y los movimientos laicales, elaboren programas de formación de catequistas con diversas modalidades - jornadas, semanas de estudio, charlas y conferencias- con el fin de motivarlos, actualizarlos y sostenerlos en su actividad y en su pedagogía, para que se conviertan en multiplicadores o formadores de otros catequistas.

3011 Los Decanos y los Párrocos fomenten y den aliento a los organismos arquidiocesanos; al mismo tiempo promuevan un gran aprecio por la vocación y misión del catequista, de modo que la misma comunidad secunde este servicio con el apoyo espiritual, material y económico.

 

CAPÍTULO VI

LA EDUCACIÓN

3012 La acción evangelizadora, en cuanto pretende "hacer nuevas todas las cosas", tiene una clara dimensión educativa.

3013 La educación es un proceso de personalización que -con acento cristiano- debe buscar la creación del 'hombre nuevo', a fin de construir una sociedad más justa y fraterna.

3014 Para la fe cristiana, el núcleo más íntimo y decisivo en la construcción del hombre es la educación de sus valores, incluyendo, por tanto, la apertura al valor trascendente y supremo de la vida que es Dios.

3015 Todos los cristianos estamos llamados, aunque de manera diversa, a ser Agentes educadores y dinamizadores de la educación.

3016 Los grandes problemas de nuestra sociedad -ignorancia, marginación, disolución familiar, deterioro del ambiente, entre otros- nos están reclamando nuevos y audaces esfuerzos en el campo de la educación.

3017 El vasto quehacer educativo puede y debe ser asumido por el compromiso cristiano; de manera especial han de tomarse en cuenta las posibilidades que ofrece el nuevo estatuto jurídico que se le ha reconocido a la Iglesia.

DESAFÍO

3018 Por ser la educación -formal e informal- el estímulo del desarrollo armónico e integral de la persona a través de un proceso de asimilación cultural, y dado que la Iglesia ha sido siempre educadora y tiene como misión propia el permear la cultura con la fe cristiana, es una exigencia para todos los cristianos responsables de esta tarea el dar su propio testimonio en la animación de los diversos ambientes educativos, de manera que surjan de allí hombres nuevos que vivan la justicia y la fraternidad, y construyan así una nueva sociedad.

HECHOS

3019 La educación, en general, es de calidad deficiente, y todavía hay grandes grupos, en distintos niveles económicos, que permanecen al margen de la misma.

3020 El sistema educativo refleja las condiciones de pobreza y marginación de muchos mexicanos, así como la grave problemática de desintegración familiar.

3021 Los sistemas educativos privilegian a las instituciones sin tomar en cuenta a las personas; esto propicia posturas ideológicas y una distorsionada visión de la realidad.

3022 Al educar no se toma en cuenta la identidad mexicana; hay sistemas educativos inadecuados que forman a las personas al margen de nuestra idiosincrasia nacional.

3023 Existe un afán de buscar la uniformidad cultural; esto genera un sistema injusto, sobre todo para quienes viven situaciones de marginación económica, social o étnica.

3024 La ausencia de valores humano-cristianos y de los hábitos correspondientes afecta gravemente, desde sus inicios, el desarrollo adecuado de la persona.

3025 El sistema educativo que vive la mayor parte de los niños, adolescentes y jóvenes, no contempla -y a veces ataca- la apertura ante los valores trascendentes, incluidos los valores religiosos.

3026 De algunas instituciones educativas de tipo religioso no se consigue el fruto que se esperaría en cuanto a las actitudes evangélicas de quienes las integran.

3027 Las Escuelas Normales católicas han sufrido muy serios embates de parte de grupos ideológicos, privados y oficiales, a tal grado que algunas se han visto en la necesidad de interrumpir sus actividades.

3028 Hay rivalidad entre organizaciones católicas que intervienen en la educación; esto, sin embargo, no invalida otros esfuerzos positivos.

3029 Con la reforma de la Constitución, actualmente la Iglesia católica puede y debe orientar la educación a nivel nacional en los valores éticos y morales, como una forma de evangelización.

3030 Las escuelas particulares promueven valores éticos y morales distintos a los de un buen número de familias actuales; esto provoca dualidad de vida o dicotomía entre los educandos.

CRITERIOS

3031 "Bajó con ellos y vino a Nazaret, y les estaba sujeto; su madre conservaba todo esto en su corazón; Jesús crecía en sabiduría, edad y gracia ante Dios y ante los hombres" (Lc 2, 51-52).

3032 "Hijos, obedezcan a sus padres en el Señor, porque es justo. Honra a tu padre y a tu madre; tal es el primer mandamiento, seguido de promesa para que sean felices y tengan larga vida sobre la tierra. Y ustedes, padres, no exasperen a sus hijos, sino edúquenlos en la disciplina y en la enseñanza del Señor" (Ef 6, 1-4).

3033 La Iglesia, como madre y maestra, está obligada a dar a sus hijos una educación que llene la vida con el Espíritu de Cristo, y al mismo tiempo ayuda a todos los pueblos a promover la perfección cabal de la persona humana, incluso para el bien de la sociedad terrestre y para configurar más humanamente la edificación del mundo (GE 3).

3034 La educación ha de promover:
* el desarrollo integral de cada persona en sus propias circunstancias;
* el desarrollo pleno y orgánico de cada cultura;
* la comunicación enriquecedora entre las diversas culturas. (Presencia de la Iglesia en el Mundo de la Educación en México. CEM. 1987. N° 14).

3035 La educación se va dando de manera espontánea en todas las actividades de la vida: es la llamada "educación informal"; la escuela da la "educación formal", de manera organizada; otras actividades no escolares proporcionan la llamada "educación no-formal" (Ib.).

3036 La persona es el ser humano, realidad compleja y única, sujeto de autoconciencia y libertad, de relación fecunda con sus semejantes y con la naturaleza: tiene capacidad de penetrar y ahondar en el mundo de los significados y de la trascendencia; por tanto, es capaz de descubrir, conocer y relacionarse con Dios (Id. N° 17).

3037 Cultura es la totalidad orgánica e integradora de la tarea humana, individual y social, que abarca las relaciones con la naturaleza, con los demás seres humanos, con los significados profundos de las cosas y con Dios (Id. N° 34).

LÍNEAS DE ACCIÓN

3038 Incluir como objetivo fundamental del proceso educativo, en todas sus etapas, la unidad de vida como valor opuesto a la ruptura entre hogar y escuela, entre trabajo y familia, entre vida pública y vida privada, entre fe y vida, entre Evangelio y cultura.

3039 Ayudar a las escuelas católicas a asumir su responsabilidad educativa, integrada en la pastoral parroquial y arquidiocesana.

3040 Promover centros de evangelización en donde se ayude a los padres de familia a crecer en su vida cristiana y a cumplir con su misión como educadores primordiales.

3041 Fomentar el acercamiento entre las escuelas -católicas u oficiales- y la Parroquia, dentro de una pastoral común educativa.

3042 Aprovechar los organismos y equipos que ya existen, coordinando y estableciendo la necesaria comunicación que permita evangelizar la educación para que a su vez sea evangelizadora.

3043 Promover el establecimiento de las escuelas parroquiales con la colaboración de la comunidad en beneficio de las familias pobres y como centros de irradiación del Evangelio.

3044 Propiciar una mejor distribución de los recursos educativos existentes en la comunidad cristiana, favoreciendo más a las personas que a las instituciones, mediante información eficaz, boletines, reuniones etc.

3045 Promover una educación de explícito sentido cristiano en las escuelas e instituciones educativas católicas, y establecer en las Parroquias centros para evangelizar a alumnos de escuelas públicas.

3046 Fomentar en todos los procesos educativos la responsabilidad de la educación en la fe, especialmente entre los padres de familia.

3047 Impulsar decididamente la educación no-formal a través de las Parroquias, organizaciones de apostolado y otros variados grupos.

3048 Privilegiar, en los esfuerzos educativos promovidos o animados por la Iglesia, a los sectores marginados de la sociedad urbana: indígenas, migrantes, desempleados, menores en situación crítica etc., en coordinación con las diversas estructuras de pastoral -Parroquias, Decanatos, Vicarías-.

3049 Formar en quienes participan en la educación escolar -padres de familia, maestros, alumnos, personal administrativo y de apoyo- la conciencia de su función y corresponsabilidad en la educación cristiana, cuidando su actualización.

3050 Brindar apoyo a las organizaciones de padres de familia cuyo objetivo sea el fortalecimiento de la tarea educativa y la colaboración entre los mismos padres de familia y los maestros.

3051 Formar la conciencia de los educadores cristianos acerca de su pertenencia a la Iglesia y su ubicación dentro de ella, como llamados a participar de la misión apostólica en el campo de la educación.

ORDENAMIENTOS

3052 Disponga el Sr. Arzobispo que se fortalezca el equipo arquidiocesano de Pastoral Educativa para que elabore y ponga en marcha un plan que integre los diversos campos y niveles de la educación, y promueva la formación integral de maestros evangelizadores.

3053 Corresponde al organismo arquidiocesano de educación estudiar y poner en práctica del "Proyecto Educativo de la Iglesia en México".

3054 Las escuelas de inspiración cristiana incluyan en su proyecto educativo la experiencia repetida y constante de la solidaridad cristiana encaminada al servicio de los menos favorecidos.

3055 La Parroquia debe tomar en cuenta la pastoral educativa dentro de sus planes de servicio a la comunidad y coordinarla con los demás aspectos de la vida pastoral. Asimismo, procuren las Parroquias, especialmente de los sectores más pobres, establecer escuelas parroquiales si no existen las oficiales o son insuficientes.

3056 La Parroquia y los grupos apostólicos den a los padres de familia los elementos necesarios para que lleguen a ser verdaderos educadores en la fe de sus hijos

3057 Las agrupaciones laicales implementen planes y programas que las lleven a tener una presencia organizada en los medios educativos, incluyendo a los padres de familia.

3058 El organismo arquidiocesano de educación diseñe programas de educación no-formal que respondan a las diversas necesidades de las Parroquias, y beneficie también al alumnado de las escuelas oficiales.

3059 Organícense los Laicos en agrupaciones que implementen planes y programas para tener una presencia dinámica en los medios educativos; incluyan en ello activamente a los padres de familia.

3060 Los Decanos, entre sus actividades, animen los esfuerzos que realizan diversos Agentes e instituciones en el campo educativo, haciéndose presentes en las escuelas y estableciendo con ellas relaciones que favorezcan la integración entre escuela y Parroquia.

3061 El Seminario arquidiocesano establezca la cátedra de Pastoral Educativa como parte integrante de la formación de los Sacerdotes.

Ir página anterior
Ir inicio página
Ir página siguiente

 

Principal

Índice General

Con click puedes ir a la PÁGINA PRINCIPAL DOCUMENTOS ECUCIM

Ver e imprimir ECUCIM en PDF

Glosario

Índice Analítico

Textos Litúrgicos

Siglas

Ir a la Vicaría de Pastoral

Vicaría Pastoral