CAPÍTULO V

LAS COMUNIDADES ECLESIALES DE BASE

DESAFÍO

3720 Dentro de la realidad de masificación y de multitudes empobrecidas de la Ciudad Arquidiócesis de México, las comunidades eclesiales de base son:
* signo de vitalidad de la Iglesia;
* instrumento de formación y de evangelización;
* un punto de partida válido para una nueva sociedad fundada sobre la civilización del amor (RM 51);
* un espacio donde se incultura el Evangelio y se evangeliza a los pobres.
Por todo esto han de considerarse como:
* una estructura muy útil para la Nueva Evangelización;
* una respuesta adecuada a las prioridades sinodales que afrontan la problemática familiar, el fenómeno del alejamiento, el creciente empobrecimiento y la desintegración juvenil.
Para que realicen bien esta misión en la Iglesia, es necesario:
* darles su lugar dentro de la pastoral de las comunidades menores;
* atender a su inserción eclesial, especialmente en la Parroquia, para evitar la tentación y el peligro de que se conviertan en pequeños grupos autónomos.

LÍNEAS DE ACCIÓN

3721 Propiciar en la estructura parroquial el surgimiento de comunidades eclesiales de base como núcleos vitales de la experiencia de Dios, de comunión y compromiso evangelizador, ya que son una forma de ser y expresar la Iglesia al estilo de la primitiva comunidad cristiana.

3722 Reconocer, impulsar y acompañar a las comunidades eclesiales de base que son un signo y un instrumento muy eficaz para el proceso de la Nueva Evangelización en la Ciudad de México, particularmente para la integración de las Familias, el acercamiento y acogida de los Alejados, para la solidaridad con los Pobres y para la promoción humana y cristiana de los Jóvenes.

3723 Fomentar la participación de las comunidades eclesiales de base en la vida de la Iglesia local, especialmente a través de la liturgia y del acompañamiento del pueblo en sus manifestaciones de religiosidad popular y del ejercicio de ministerios laicales, para formar así la comunión y la corresponsabilidad eclesial.

ORDENAMIENTOS

3724 Los Obispos, los Vicarios Episcopales, los Decanos y los Párrocos, cada uno en su nivel, apoyen e impulsen la formación y acompañamiento de las comunidades eclesiales de base, como una estructura pastoral para la Nueva Evangelización.

3725 Los Párrocos, junto con los asesores y los animadores de las comunidades eclesiales de base, promuevan una sólida y adecuada formación doctrinal, espiritual, técnica y pedagógica de sus miembros, así como la formación en la religiosidad popular y en los ministerios laicales, para que los hagan corresponsables en la vida y misión de la Iglesia local.

3726 Los Obispos, los Decanos y los Párrocos acompañen a las comunidades eclesiales de base para que sus integrantes descubran el potencial evangelizador de la fe y lo realicen en el compromiso de transformación social propio del Laico, a través de la práctica organizada de la solidaridad en la defensa de la vida y de los derechos humanos.

3727 Los Centros de formación pastoral den a los Agentes capacitación técnica, así como adecuada y profunda espiritualidad, para asesorar y acompañar a las comunidades eclesiales de base.

 

CAPÍTULO VI

LA PARROQUIA

DESAFÍO

3728 La Parroquia -la expresión más visible e inmediata de la comunidad de Iglesia- cuando desarrolla una pastoral de tipo prevalentemente cultual, ya no responde adecuadamente a los retos de la Nueva Evangelización ni a las prioridades sinodales; por lo cual la Parroquia:
* ha de transformarse en comunidad evangelizada y evangelizadora, misionera, testimonial y promotora de los valores del Reino;
* requiere una dinámica de revisión profunda y constante y de organización corresponsable, y
* debe aceptar los cambios que sean necesarios y los nuevos compromisos.

HECHOS

3729 La Parroquia sigue siendo el principal punto de referencia con el que se identifican los fieles católicos, a donde acuden en búsqueda de servicios y de instrucción religiosa.

3730 Hoy en día, sin embargo, una Parroquia meramente cultual resulta del todo insuficiente para cumplir con la evangelización ante las nuevas circunstancias: población muy numerosa y heterogénea, diversos grupos indiferentes u hostiles ante la acción de la Iglesia, campos que requieren atención específica como son las escuelas, hospitales, unidades habitacionales, zonas marginadas, zonas de población flotante, zonas conurbadas.

3731 Las acciones pastorales más urgentes -tales como la catequesis y la promoción social- no cuentan con el respaldo económico necesario, ya que, por tradición y cultura, existe un condicionamiento que acentúa la práctica de las acciones pastorales cultuales como la principal fuente de ingresos económicos.

3732 Además de los distintos tipos de población dentro de la misma Parroquia, existen también diferencias notables de las Parroquias entre sí, por su configuración socio-cultural, tipo de urbanización, localización dentro de la Ciudad; se nota entre ellas la falta de coordinación y de solidaridad.

3733 En general, las Parroquias carecen de suficiente personal: tanto Sacerdotes como Agentes de pastoral, colaboradores y empleados; sin embargo, frecuentemente no están integradas las personas que han sido motivadas al apostolado, ni se busca preparar a Laicos para estas tareas; de ahí las frecuentes fallas en la evangelización, en la administración y en los demás servicios.

CRITERIOS

3734 "Pablo y Bernabé nombraron Presbíteros en cada Iglesia; después de orar y ayunar los encomendaron al Señor, en quien habían creído" (Hch 14, 23).

3735 "Cuando te dejé en Creta, lo hice para que arreglaras lo que estaba pendiente y para que, en cada pueblo, nombraras Presbíteros de la Iglesia, de acuerdo a lo que yo te encargué" (Tit 1, 5).

3736 La antigua y venerada estructura de la Parroquia tiene una misión indispensable y de gran actualidad; a ella corresponde crear la primera comunidad del pueblo cristiano; iniciar y congregar al pueblo en la normal expresión de la vida litúrgica; conservar y reavivar la fe en la gente de hoy; suministrarle la doctrina salvadora de Cristo; practicar, en el sentimiento y en las obras, la caridad sencilla de las acciones buenas y fraternas (Paulo VI. Discurso al Clero Romano. 24 de Junio de 1963).

3737 La Parroquia realiza una función en cierto modo integral de Iglesia, ya que acompaña a las personas y familias a lo largo de su existencia en la educación y crecimiento de su fe; es centro de coordinación y de animación de comunidades, de grupos y de movimientos (DP 644).

3738 La extensión y el número de habitantes de la Parroquia deben ser tales que permitan una suficiente asistencia pastoral, o sea un mutuo conocimiento y colaboración entre el Pastor y sus auxiliares en el ministerio por una parte, y la grey por otra, como también un cuidado de las almas directo y continuo; en efecto, ésta es, sin duda, una exigencia fundamental para la vida de una comunidad eclesial (Directorio para el Ministerio de los Obispos. N° 176).

LÍNEAS DE ACCIÓN

3739 Impulsar una búsqueda pastoral de renovación parroquial a partir de las experiencias más significativas existentes, en orden a la opción prioritaria sinodal, tomando en cuenta los diversos ambientes y sectores de población, implicando a todo el hombre y asegurando todo el proceso de la evangelización.

3740 Reestructurar la organización parroquial actual, de modo que ninguna Parroquia tenga un territorio demasiado extenso, ni una población demasiado numerosa; contemplar también la conveniencia de las llamadas "Parroquias personales" previstas por el Código -CIC 518-, en base a la homogeneidad sociológica de sus integrantes.

3741 Realizar estudios interdisciplinares y aprovechar los datos de diversas instituciones acerca de economía, tipo de habitación y trabajo predominante, lugar de procedencia de los habitantes etc., para poder determinar una cierta tipología de Parroquias y así aplicar distintos y adecuados modelos de pastoral.

3742 Desarrollar la creatividad pastoral que dé respuesta a las necesidades de los fieles e implemente una evangelización que, sin dejar de ser expresión de fe en el culto, llegue a los más alejados y pobres, para construir el Reino de Dios, dinamizando la vida litúrgica de la Parroquia, como lugar de encuentro de pequeñas comunidades y grupos laicales.

3743 Educar y generar en los Laicos una preocupación por evangelizar su medio ambiente a través de acciones que dignifiquen a las personas y promuevan la justicia.

3744 Propiciar en los Pastores y demás fieles un cambio de mentalidad y actitudes para hacer de la Parroquia una comunidad de personas comprometidas en el proceso evangelizador y así efectivamente llegue a ser "comunidad de comunidades".

ORDENAMIENTOS

3745 Forme cada Vicaría territorial una comisión que estudie en forma permanente, bajo una coordinación arquidiocesana, los actuales límites de las Parroquias de acuerdo a los criterios y líneas de acción antes enunciados.

3746 Los Decanos y los Párrocos, con el respectivo Consejo de Pastoral, analicen la situación, principalmente pastoral, de los templos y capillas que son centros de actividad apostólica, a fin de que algunos sean ya erigidos como Parroquias y otros sean debidamente impulsados en la estructuración del mismo Decanato.

3747 Los Vicarios Episcopales reconozcan e impulsen centros de apostolado y de caridad que respondan a las necesidades de los ambientes y grupos sociales implicados; denles igualmente la autonomía y estabilidad necesarias, sin que pierdan su vinculación parroquial, a fin de que sean funcionales y estén bien atendidos.

3748 Cada Párroco forme su Consejo de Pastoral (CIC 536, 1) y elabore con él, y con la mayor participación posible de la comunidad, un plan de trabajo que contemple orgánicamente toda opción evangelizadora: primer anuncio, catequesis, celebraciones litúrgicas, Pastoral Bíblica, formación de Agentes, servicios de caridad, formación de comunidades. Este plan deberá presentarse ante el Decanato y al Vicario Episcopal para ser apoyado y conseguir continuidad.

3749 Promuevan los Párrocos la capacitación doctrinal y pedagógica de los Laicos y su participación en la tarea de la Evangelización, brindándoles un apoyo económico adecuado, cuando lo requieran, tanto para el cumplimiento de su tarea apostólica como para su crecimiento personal.

3750 Las Casas de formación eduquen a los futuros Pastores para una acción evangelizadora más integral, testimonial, promotora y comunitaria, con amplia participación de los Laicos, de los Religiosos y de las Religiosas, como colaboradores en corresponsabilidad.

3751 El Párroco, con la ayuda del Consejo de Pastoral y de técnicos en la materia, tomando en cuenta otras experiencias, haga un estudio y un análisis profundo del ambiente, población y territorio de la Parroquia para sectorizarla, de modo que se asegure una mayor presencia y cercanía de la acción evangelizadora en favor de los fieles.

3752 Los Párrocos y los Vicarios parroquiales, así como los Sacerdotes encargados de los templos, busquen la manera de salir al encuentro de los fieles con actitud evangelizadora; designen lugares clave de reunión donde, en coordinación con equipos de Laicos, se viva la fe, la esperanza y la expresión de la caridad en compromisos concretos de la vida cotidiana.

Ir página anterior
Ir inicio página
Ir página siguiente

 

Principal

Índice General

Con click puedes ir a la PÁGINA PRINCIPAL DOCUMENTOS ECUCIM

Ver e imprimir ECUCIM en PDF

Glosario

Índice Analítico

Textos Litúrgicos

Siglas

Ir a la Vicaría de Pastoral

Vicaría Pastoral