CUARTA PARTE
DECRETO GENERAL

PRESENTACIÓN

4164 Nos encontramos, por la gracia de Dios, en un momento importante y trascendental en la vida de esta Iglesia particular, habiéndose celebrado el II Sínodo de la Arquidiócesis de México. En la intención de su servidor como Pastor de esta Iglesia y de mis hermanos Obispos dedicados al mismo ministerio apostólico, el II Sínodo ha pretendido ser el espacio eclesial que genere un proceso de discernimiento pastoral para poder marcar las líneas directrices de la misión evangelizadora de la Iglesia en los finales de este milenio y en los inicios del próximo.

4165 Nuestra condición de Iglesia particular nos lleva, en primer lugar, a ser conscientes de la realidad humana y del proyecto de Dios en esta misma Arquidiócesis. La Ciudad de México, unidad ecológica, histórica y social, y al mismo tiempo lugar contrastante y diverso en sus ambientes, requería -desde la visión pastoral- de un instrumento que propicie sistemáticamente la comunión eclesial y la pluralidad de iniciativas dentro de una pastoral orgánica que evite anarquía y dispersión; requería también de un medio que nos ayude a descubrir lo esencial de nuestro compromiso pastoral encarnado y que señale cauces y pistas de una renovación pastoral a través de un sinnúmero de iniciativas que enriquezcan la pluralidad que necesitamos no sólo reconocer sino también promover en esta Ciudad: el II Sínodo de la Arquidiócesis de México, desde la responsabilidad e intención de su Pastor, ha tratado de cumplir este cometido.

4166 Por otra parte, este mismo ser de Iglesia particular nos hace vivir en comunión católica con todas las Iglesias y con el Obispo de Roma; por esta razón, el gran tema de la reflexión sinodal fue la Nueva Evangelización que tiene como meta la evangelización de la cultura, lo cual implica afrontar el desafío de la inculturación del Evangelio en el mundo actual. Esta cuestión es importante para toda la Iglesia católica, pero reviste para nosotros en la Ciudad de México un carácter propio que nos permite renovar nuestro empeño para dar un paso hacia adelante en la construcción de verdaderos modelos de pastoral urbana. Por ello el II Sínodo, cuyo fruto recoge este Decreto General, desea retomar estas cuestiones tan significativas para todos los cristianos de hoy.

4167 Puede decirse, por tanto, que el II Sínodo ha tenido una finalidad marcadamente pastoral: poner al día la misión de la Iglesia en esta Ciudad a fin de que un renovado proyecto misionero vitalice a la comunidad de fe según el pensamiento eclesiológico del Concilio Vaticano II y de las Conferencias Generales del Episcopado Latino Americano celebradas en Medellín, en Puebla y en Santo Domingo, para que esta misma Iglesia particular sea servidora del Reino de Dios en la vida y en la cultura presente.

4168 El Decreto General tiene, además, fuerza canónica y normativa, no sólo para concretizar la legislación de la Iglesia universal sino para emitir una legislación particular que encauce el trabajo pastoral en esta Ciudad de características tan especiales. Se presentan en este documento lineamientos de acción pastoral que buscan orientar y normar la vida arquidiocesana. Buen número de tales lineamientos son todavía genéricos porque están dirigidos a todos los Agentes de la evangelización; habrá que concretizarlos posteriormente en programas pastorales específicos y en reglamentaciones particulares.

4169 Para poder leer y estudiar con provecho este Decreto General, deberán ser tomados en cuenta los criterios con que ha sido estructurado:

a- Abarcar lo Esencial de la Materia Sinodal

4170 El II Sínodo ha sido un acontecimiento de gran riqueza, sea por la abundancia de los asuntos y temas tratados, sea también por la calidad de los participantes y sus aportaciones, tanto en la preparación como en la realización de las asambleas. Sin embargo, ante la necesidad de un documento que ayude a todos los Agentes de esta gran Arquidiócesis a tener una comunión de criterios y una convergencia de metas y propósitos, fue necesario hacer un esfuerzo para reducir la materia sinodal y quedarnos con lo esencial, y así poner toda la atención en puntos fundamentales de manera que otros asuntos de no menor importancia vayan derivándose posteriormente de la realización de las principales directrices de acción pastoral.

4171 Estas directrices fundamentales no sólo se refieren a las prioridades señaladas en la Primera Semana de Asambleas -la Familia, los Alejados del influjo evangelizador, los Pobres, los Jóvenes-, sino a los aspectos más relevantes de las cuatro semanas en conjunto, ciertamente estructurados en función de los destinatarios prioritarios, de modo que tales aspectos aparezcan como una gran estrategia de acción pastoral que bien podamos llamar "Nuevo Proyecto Misionero en la Ciudad de México".

4172 Este mismo criterio me ha llevado también a la necesidad de plantear en este Decreto los grandes ejes de la reflexión teológico-pastoral del II Sínodo. En efecto, la evangelización de la cultura, la pastoral urbana, la Iglesia -misterio de comunión, Pueblo de Dios, comunidad misionera y enviada para la construcción del Reino de Dios en el mundo con la colaboración de otros creyentes y hombres de buena voluntad- son temas abordados en este documento como los cimientos de este Nuevo Proyecto Misionero.

b- Tener un Instrumento Funcional para la Acción y Planeación Pastoral

4173 En la elaboración de este Decreto he querido dar especial importancia al sentir de muchos pastores y otros Agentes que están directamente comprometidos en la acción concreta de la evangelización; también he considerado que ya existen en la Iglesia otros documentos del Magisterio reciente que presentan de manera profunda y amplia tanto el examen de las realidades pastorales como la explicitación doctrinal que las ilumina.

4174 Por estas razones el Decreto debe entenderse como un medio para activar los planes de las Vicarías territoriales y sectoriales, los programas de los Decanatos y de las Parroquias; debe entenderse también como un instrumento que sirva para suscitar nuevas formas de "pastoral supra y transparroquial", ya sea en razón de una evangelización de los ambientes o de algunas acciones especializadas.

4175 Es mi deseo que, para animar la pastoral diocesana y poner en marcha una nueva etapa del proceso de planificación, se realice una Asamblea Diocesana a la que yo mismo, con el favor de Dios, convocaré el próximo año.

c- Considerar Complementariamente Todos los Documentos Sinodales

4176 El Decreto General ha sido elaborado a partir del Documento de Consulta, del Documento de Trabajo y del Documento Conclusivo de las Asambleas Sinodales; con la promulgación de este Decreto, aquellos trabajos quedan como fuentes en el archivo de la documentación sinodal. El Edicto de Clausura -que di a conocer el 5 de Noviembre de 1992- sirve de antecedente inmediato para este documento que ahora, con mi autoridad pastoral, entrego a la comunidad arquidiocesana de México.

4177 Este Decreto hace referencia a la opción prioritaria sinodal entendida no sólo en relación a los destinatarios, sino a las prioridades vistas en el conjunto de las cuatro semanas de asambleas, tal como ya lo he señalado anteriormente; otros asuntos de la reflexión sinodal serán tratados en un "Directorio Arquidiocesano de Pastoral" preparado por una comisión que nombraré oportunamente. Para continuar el proceso de renovación pastoral al que nos ha impulsado el II Sínodo, deberá irse elaborando -con la participación de diversos organismos pastorales- la legislación más pormenorizada acerca de variados aspectos de la vida diocesana.

4178 Es necesario que el Decreto General sea suficientemente conocido no sólo por los Agentes más directamente responsables de la evangelización -a quienes se dirige en primer lugar-, sino por toda la comunidad diocesana para renovar el compromiso de la misión que ha recibido del Señor Jesús; por esta razón pido que el mensaje de promulgación de este mismo Decreto se difunda ampliamente, ya que en él se exponen en forma clara y breve sus principales contenidos.

4179 Con los criterios anteriormente mencionados se ha estructurado el Decreto General en cinco Capítulos:
1. La Evangelización de la Cultura en la Ciudad de México
2. Un Nuevo y Vigoroso Proyecto Misionero
3. La Opción Prioritaria Sinodal
4. Líneas de Acción para la Opción Prioritaria Sinodal
5. Ordenamientos para la opción Prioritaria Sinodal

4180 Los Capítulos 1 y 2 se refieren a los varios ejes doctrinales del II Sínodo tratados de manera sintética, para buscar una fundamentación básica del proyecto pastoral que se perfila en el capítulo 3. Estos tres capítulos en conjunto forman la parte propositiva del Decreto, o sea, la justificación teológico-pastoral de la parte dispositiva que se presenta en los capítulos 4 y 5 de manera complementaria. Es decir, el capítulo 4 propone la directriz pastoral que ha de orientar y normar todas las acciones pastorales de la Arquidiócesis de México a partir de la fecha de promulgación del Decreto General: se trata de líneas generales de acción que se concretizarán en programas de evangelización que tienen carácter de norma pastoral. El capítulo 5 presenta ordenamientos generales que determinan a los responsables más directos de la puesta en marcha de las líneas de acción, así como las tareas que dichos responsables deberán realizar. El Decreto en su conjunto es una ley general que pretende normar la vida pastoral de esta Iglesia local.

4181 El Decreto General del II Sínodo de la Arquidiócesis de México es la voz de la Iglesia local que trata de recoger los anhelos y esperanzas de todos los habitantes de esta gran Ciudad, especialmente de los más pobres y débiles: esta voz la asume el Pastor en nombre de Jesucristo. La autoridad de este documento no sólo es de formalidad canónica que por supuesto tiene: su autoridad se desprende también de la autenticidad con la que hemos vivido este acontecimiento eclesial; es necesario además respaldarlo con grande disponibilidad para afrontar sus consecuencias en nuestra vida personal y comunitaria, y así dar respuesta adecuada a los desafíos puestos a la evangelización.

4182 Un servidor de ustedes, como Arzobispo de esta Iglesia particular, entrega este Decreto como la expresión más significativa del ministerio episcopal que el Señor me ha encomendado; en este documento están contenidos los esfuerzos pastorales, realizados en corresponsabilidad con todos los Agentes de evangelización, no sólo actuales sino pasados, que se proyectan con un nuevo vigor hacia el futuro. Es mi propósito también presentar en este Decreto la ofrenda del servicio apostólico vivido en favor de la Arquidiócesis e impulsar el Nuevo Proyecto Misionero que tanto he anhelado para esta querida Ciudad de México.

4183 A mis Hermanos Obispos, a los Señores Vicarios Episcopales, a los Superiores y Superioras de los Institutos de Vida Consagrada, a los Presbíteros y Diáconos, a los Dirigentes Laicales y también a los Hermanos de las Iglesias Cristianas que peregrinan en esta Ciudad, así como a quienes tienen responsabilidades sociales y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, quiero invitarlos a que lean con atención este Decreto General y a que juntos nos empeñemos en su realización, a fin de construir la sociedad justa y fraterna que todos deseamos.

4184 Doy nuevamente gracias a Dios nuestro Padre por los favores recibidos a lo largo de este caminar eclesial; que Jesús evangelizador siga inspirando nuestra tarea con la eterna novedad de su Espíritu de Amor.

4185 A los pies de Santa María de Guadalupe, evangelizadora de México, y de San José, varón justo y patrono de la Arquidiócesis, hago una ferviente oración para que este Decreto General del II Sínodo de la Arquidiócesis de México pueda ser un renovado compromiso en favor de la fraternidad, la justicia y la paz, que son auténtica expresión del Reino de Dios.

+ Cardenal Ernesto Corripio Ahumada
Arzobispo Primado de México
Ciudad de México, 21 de Noviembre de 1993
Solemnidad de Jesucristo Rey del Universo

Ir página anterior
Ir inicio página
Ir página siguiente

 

Principal

Índice General

Con click puedes ir a la PÁGINA PRINCIPAL DOCUMENTOS ECUCIM

Ver e imprimir ECUCIM en PDF

Glosario

Índice Analítico

Textos Litúrgicos

Siglas

Ir a la Vicaría de Pastoral

Vicaría Pastoral