QUINTA PARTE

ETAPA POSTSINODAL

INTRODUCCIÓN GENERAL

4655 Las Asambleas Sinodales conducidas por el Espíritu, culminaron un largo proceso de búsqueda y discernimiento pastoral, que llevó a la comunidad diocesana a tomar sus grandes opciones, plasmadas luego en un nuevo y vigoroso proyecto misionero.

4656 Al terminar estas Asambleas se abrió una nueva fase en la vida de la Arquidiócesis: la "Etapa Postsinodal".

4657 El sentido y la trascendencia de esta etapa se ven expuestos en algunas consideraciones hechas por el Sr. Arzobispo en el Edicto de Clausura (nn. 59-61): "el proceso postsinodal tiene una particular importancia" ya que "el Sínodo -acontecimiento extraordinario en la vida de la Arquidiócesis- está en función del trabajo pastoral ordinario, que s indispensable renovar". Esto significa que ahora "nuestro compromiso es hacer realidad el Sínodo para lo cual -dice el Sr. Cardenal- es propósito firme de su servidor como Arzobispo de México, que se ponga en marcha el proyecto renovado de la Nueva Evangelización, a fin de que sea plenamente asumido en toda la Arquidiócesis".

4658 Desde entonces, el esfuerzo pastoral se ha centrado en la realización de este propósito, con la conciencia de que "el poner en marcha las conclusiones del Sínodo tiene que concebirse como un proceso gradual y sistemático de participación en toda la comunidad arquidiocesana".

4659 La nueva etapa se inicia en el momento mismo de cerrarse las Asambleas Sinodales con la solemne concelebración eucarística en la Basílica de Guadalupe, el 5 de Noviembre de 1992.

4660 De ahí en adelante y hasta la fecha, se ha desplegado una gama de iniciativas pastorales, tendientes a poner por obra el Sínodo. Las principales iniciativas quedan consignadas en esta Quinta Parte del Libro, según puede verse en el "Sumario" de la misma. Aquí se encuentras los Organismos pastorales credos para la animación, impulso, coordinación y acompañamiento de las diversas actividades orientadas a la Nueva Evangelización de nuestra ciudad, entre las cuales destacan la Asamblea Diocesana y la Vicaría Episcopal de Pastoral. También se presentan las pautas programáticas dadas por el Sr. Arzobispo en el "Programa Inicial Arquidiocesano", para suscitar y orientar la elaboración de proyectos y programas particulares, adaptados a los diversos sectores y ambientes de la Arquidiócesis. Se incluye, así mismo, la relación sucinta de algunas actividades o acontecimientos sobresalientes de promoción y de animación en distintos niveles y grupos. Además, hay en esta etapa algunos documentos normativos u orientadores de la pastoral para este momento histórico de esta Iglesia Particular.

4661 Un acento y una mención especial merece aquí el "Decreto General del II Sínodo Diocesano", promulgado dentro de esta etapa postsinodal, pero que a causa de su particular importancia se le ha colocado como documento central en la Cuarta Parte de este Libro, entre el período de las Asambleas Sinodales, que son fuente del mismo, y el inicio de la Etapa Postsinodal, por ser este documento una referencia necesaria para todo el proceso de aplicación del Sínodo.

4662 El Postsínodo es un camino abierto que recorre nuestra Iglesia peregrina, bajo la guía del Espíritu, en un continuado discernimiento, para impulsar la expansión y crecimiento del Reino de Jesús en las culturas y ambientes de la Ciudad de México. Este camino postsinodal deberá cruzar los finales de este siglo y se extenderá, sin duda, con su influjo pastoral a los inicios del siglo venidero.

4663 Y, para que el nuevo proyecto evangelizador vaya siendo una realidad, "será necesario que haya un verdadero compromiso de 'caminar juntos´ por parte de los principales responsables de la pastoral arquidiocesana: los obispos, los Vicarios Episcopales, los Superiores y Superioras Mayores, los Decanos, los Párrocos y los Dirigentes Laicales" (Edicto n. 62).

Capítulo I

COMISION PROMOTORA POSTSINODAL ARQUIDIOCESANA

4664 Al concluir la celebración de las Asambleas Sinodales, el Sr. Arzobispo decidió nombrar una "Comisión General Promotora al Servicio del Proceso Postsinodal" que tuviera como finalidad poner en marcha, en un plazo breve, las actividades, iniciativas y planes que exigía la realización del Postsínodo. Esta Comisión fue definida como transitoria y tuvo como encomienda más concreta servir de apoyo a los Obispos y demás Agentes de Pastoral, para que cumplieran su propia responsabilidad en relación con esta nueva etapa.( Cf. Edicto 73)

4665 Los servicios que dicha Comisión debió prestar fueron (Edicto 61- 72):
a- "Difusión y Animación" para que el acontecimiento del Sínodo, así como sus contenidos e implicaciones fueran conocidos y sirvieran de impulso pastoral en la Arquidiócesis.
b- "Promoción de Proyectos y de Organización Pastoral" en favor de una acción descentralizada y pluralista que tomara en cuenta diversas experiencias significativas.
c- "Formación de Agentes" enfocada desde los contenidos sinodales, particularmente desde la Opción Prioritaria.
d- "Proyectos de Legislación" para realizar una de las más importantes finalidades del Sínodo, que es la de actualizar y adaptar la legislación en los distintos campos de la vida de la Iglesia.

4666 El Sr. Cardenal pensó que esta Comisión debía estar integrada con algunas de las personas que habían promovido y coordinado el trabajo sinodal en las etapas anteriores; por esta razón los responsables de ella quedaron de la siguiente manera:
COORDINACIÓN: Pbro. Alberto Márquez Aquino, Pbro. Manuel Zubillaga Vázquez, Pbro. José de la Luz Carrasco Pérez.

SECRETARIO: Pbro. Gontrán Leonardo Galindo.

ECONOMO: Pbro. Francisco Clavel Gil.

AREA DE ANIMACION Y DIFUSION: Pbro. Juan Francisco López Felix, Pbro. Rubén Sandoval Meneses, Pbro. José de Jesús Ramos Muñoz.

AREA DE LEGISLACION Y REGLAMENTACION: Pbro. Antonio Coronel Salinas OD, Pbro. José de la Luz Carrasco Pérez, Cango. Carlos Warnholtz Bustillos, Pbro. Guillermo Moreno Bravo, R.P. José Torres Mora MJ, Pbro. Benjamín Bravo Pérez

AREA DE FORMACION DE AGENTES: R.P. Benedicto J. Gutiérrez Romo MSpS, Pbro. J. de Jesús Martínez Zepeda.

AREA DE PROMOCION DE PROYECTOS Y ORGANIZACIÓN PASTORAL: Pbro. Abel Fernández Valencia, Pbro. Manuel Zubillaga Vázquez, R. P. Salvador Rodríguez-Gil González SJ.

4667 A partir del mes de Noviembre de 1992, en que se clausuraron las Asambleas Sinodales, este grupo, que se llamó "Comisión Promotora Postsinodal Arquidiocesana", se ocupó de buscar la relación con diversos sectores de la Arquidiócesis y con las Vicarías y Decanatos. Así se fueron construyendo canales de comunicación y se fueron organizando diversas actividades para proyectar el espíritu sinodal en la comunidad arquidiocesana.
4668 Se puede decir que el principal aspecto que esta Comisión trató de cubrir fue el de la animación, para impulsar la puesta en marcha de las conclusiones sinodales. Las acciones más determinadas requerían de mayor asimilación de los contenidos del Sínodo y de estructuras específicas que las sustentaran. En este período la Comisión ayudó para que se mantuviera la preocupación por estas necesidades y el interés por la búsqueda de caminos más concretos para la realización de los proyectos requeridos.

4669 El esfuerzo de muchas personas por realizar las líneas propuestas por el Sínodo, fue generando un espíritu de diálogo, reflexión y compromiso en diversos ambientes de la Arquidiócesis, no sin las naturales dificultades de captación , de convencimiento o de interés más compartido.

4670 La Comisión Promotora Postsinodal Arquidiocesana, que de por sí fue planeada como transitoria, duró en su función aproximadamente un año: desde el Edicto de Clausura hasta la promulgación del Decreto General. Además de los logros de los que se acaba de hacer mención, gran parte de las energías de esta Comisión se canalizaron a colaborar con el Sr. Arzobispo para preparar el susodicho Decreto.

4671 Merece una especial mención el trabajo de los Equipos de Representantes de las Vicarías Territoriales (ERVITE) que, en esa etapa, fueron de los principales factores para implantar el Postsínodo. Estos Representantes fueron nombrados por cada Vicario Episcopal territorial, a petición de la Comisión Arquidiocesana, con la finalidad de animar y apoyar el proceso postsinodal al interno de las respectivas Vicarías, favorecer el apoyo recíproco y la comunicación de experiencias entre todas ellas, y propiciar la producción del material que se considerara oportuno.

4672 Los sacerdotes nombrados para el cargo mencionado, en orden de Vicarías, fueron los siguientes: - Pbro. José Saucedo, - Pbro. Efraín Monroy, - Pbro. Diego Monroy, - Pbro. Martiniano Martínez, R.P. José Guadalupe Gómez, - Pbro. Manuel Ferrer, - Pbro. Wenceslao Hernández, - Pbro. Juan Domínguez. Prestó el servicio de enlace con la Comisión Arquidiocesana el - Pbro. Abel Fernández, miembro de esta Comisión. Por las circunstancias y necesidades de cada Vicaría, algunos de estos representantes fueron cambiados en el transcurso del funcionamiento de este Equipo. En la última etapa de su servicio como encargados de sus Vicarías -los primeros meses de 1994 -, el Equipo nombró su coordinador y secretario, respectivamente, a los Presbíteros Martiniano Martínez y Abel Fernández. Los Vicarios Episcopales territoriales acordaron modificar esta estructura, cambiándola por los Delegados de Pastoral, al inicio de las actividades de la Vicaría Episcopal de Pastoral, como se explica un poco más adelante.

Ir página anterior
Ir inicio página
Ir página siguiente

 

Principal

Índice General

Con click puedes ir a la PÁGINA PRINCIPAL DOCUMENTOS ECUCIM

Ver e imprimir ECUCIM en PDF

Glosario

Índice Analítico

Textos Litúrgicos

Siglas

Ir a la Vicaría de Pastoral

Vicaría Pastoral