Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Comisiones Vicaría de Pastoral

Mapa del Sitio

"Queremos ver a Jesús": DOMUND 2010

CARTA DE MONS. RAFAEL SANDOVAL SANDOVAL en PDF

Comisión Pastoral Misionera

Domund
2003

Domund
2004

Domund
2005

Domund
2006

Domund
2007

Domund
2008

Domund
2009

Domund
2010

Domund
2011


  Google
Vicaría      de Pastoral

Visitar Sitio Web de las OBRAS MISIONALES PONTIFICIO EPISCOPALES


Carta de Mons.
Rafael Sandoval S.

 

Mons. Rafael Sandoval Sandoval, obispo de La Tarahumara

 

Hermanas y hermanos en Cristo:

Que Dios Padre, que nos ha amado tanto hasta enviarnos a su Hijo único para salvarnos (cfr. Jn 3, 16), les llene de su amor. Este es mi deseo y oración para ustedes en esta Jornada Mundial de las Misiones.

Cuando pequeño, lo recuerdo bien, el mes de octubre tenía como dos tintes que quedaron muy grabados en mi corazón: María y las Misiones. Tal vez por eso las dos realidades se han
convertido en mis amores.

No hace mucho, un niño de 5 años, se me acercó para regalarme un sabroso dulce que compró para mí. Este gesto fue materia para mi reflexión: “pequeñez del signo; grandeza del
significado”.

Y para ti, ¿qué significa el mes de octubre?, ¿cómo vives la Jornada Mundial de las Misiones (DOMUND)?, ¿te sientes misionero (a) con toda la Iglesia?, ¿das —como aquél niño— tu oración, sacrificio, y tu ayuda económica por las misiones y misioneros?

El Santo Padre Benedicto XVI nos está invitando, en su Mensaje de este Año 2010, a que en este mes renovemos el compromiso de anunciar el Evangelio. También los Obispos, en Aparecida, nos presentan este reto: “para promover y formar discípulos y misioneros que respondan a la vocación recibida y comuniquen por doquier, por desborde de gratitud y alegría, el don del encuentro con Jesucristo, convencidos de que no tenemos otra dicha ni otra prioridad que ser instrumentos del Espíritu de Dios, en la Iglesia, para que Jesucristo sea encontrado y comunicado a todos, no obstante todas las dificultades y resistencias. Éste es el mejor servicio —¡su servicio!— que la Iglesia tiene que ofrecer a las personas y naciones” (DA 14).

Sintámonos, pues, llamados a ser misioneros ahí donde estamos. Pero, también, sintamos como nuestra la entrega de tantos y tantas misioneros que van a tierras lejanas para llevar el mensaje de Jesús. Oremos por ellos y aportemos generosamente nuestro donativo económico.

María Santísima, estrella de la evangelización, despierte en nosotros el ardor misionero para que, con y como ella, nos dejemos transformar en discípulos y misioneros de Jesucristo.


†Rafael Sandoval Sandoval mnm
Obispo de la Diócesis de Tarahumara
Responsable de la Dimensión de la Pastoral de Misión
de la Comisión Episcopal para la Pastoral Profética

 

 

Ir a página anterior  
Ir a página siguiente