Visitar el sitio web de la Arquidiócesis Primada de México

Página Principal

Comisiones
Vicaría de
Pastoral

Mapa del Sitio

LA MISIÓN IMPLICA A TODOS, TODO Y SIEMPRE =DOMUND 2011= IR AL ÍNDICE

Ver LECTIO DIVINA en PDF

Domund
2003

Domund
2004

Domund
2005

Domund
2006

Domund
2007

Domund
2008

Domund
2009

Domund
2010

Domund
2011

Comisión
Pastoral
Misionera


  Google
Vicaría      de Pastoral


Lectio Divina

Vayan a todos…
Mateo 28, 19-20

El Santo Padre Benedicto XVI en su mensaje para la Jornada Mundial de las Misiones 2011 ha enfatizado que la misión universal implica a todos, todo y siempre. El Evangelio de Mateo en su relato del envío de los discípulos por parte del Señor Resucitado puede ser releído en estas tres claves: “vayan y hagan discípulos a todas las gentes… enseñándoles a guardar todo… yo estaré con ustedes siempre…”.

Acerquémonos a la Palabra de Dios convencidos de que “no podemos guardar para nosotros las palabras de vida eterna que hemos recibido en el encuentro con Jesucristo: son para todos, para cada hombre. Toda persona de nuestro tiempo, lo sepa o no, necesita este anuncio” (VD 91).

1. Lectura

Leamos con atención Mt 28, 19-20

¿A quiénes les pide Jesús que hagan discípulos? ¿Qué deberán hacer los enviados para hacer discípulos a todas las gentes? ¿Qué deberán enseñar a guardar los enviados a todas las gentes? ¿Qué les asegura el Señor Resucitado a los enviados?

________

Tomemos en cuenta que el envío en Mt 28, 19-20 tiene como antecedente el de 9, 35—11, 1. En aquel primer envío se había enfatizado que la gente a la que son enviados los doce apóstoles son personas vejadas y abatidas como “ovejas que no tienen pastor” (9, 36). Esto ayudará a comprender mejor que la misión a todas las gentes (28, 19) no significa en modo alguno un universalismo impreciso y sin opciones1. La tarea de los discípulos enviados no será hablar de Dios sin más, sino procurar que se experimente el Reino de los Cielos y, de este modo, la presencia del Dios de Jesús (10, 7). En la misión, el único dueño de la mies y, por tanto, de las personas, es Dios (9, 37); esto significa que la presencia permanente del Señor, como se aclarará posteriormente (28, 20), no está sólo en función de los enviados sino también en beneficio de los nuevos discípulos.

“Hagan discípulos a todas las gentes(v. 19).

“Hacer discípulos” (en griego matheteuo) significa convencer a otros de que sean seguidores de Jesús (como el caso de José de Arimatea; 27, 57; también 13, 52). La referencia principal de esta acción es Jesucristo; si ser discípulo es seguir a Jesús, “hacer discípulos” es adherir a otros a Jesús, animarlos para que se encuentren con Él. Llama la atención que Mateo diga que algunos de los once dudaron; no dice que todos dudaron (28, 17). Si todos hubieran dudado ninguno hubiera podido compartir la Buena Nueva; en cambio, como sólo algunos dudaban todos podían compartir, desde su propio proceso, su experiencia de encuentro con el Señor. Y es que, de acuerdo a Mateo (véase también 14, 32), la duda hace que el discípulo se ubique en lo que es, para que en ningún momento pretenda ser u ocupar el lugar del Maestro. Esto refuerza la convicción de que la tarea del discípulo es hacer que otros sean, no sus seguidores, sino seguidores de Jesucristo.

Este encargo es para todos los pueblos. El Evangelio procura que nadie quede fuera de la posibilidad de hacerse discípulo de Jesús; esto le proporciona a la misión un carácter permanente, pues siempre habrá personas a las que se pueda y se deba invitar a que se hagan discípulos del Señor. Además, el hecho de que sea “para todos” exige en la misión una apertura básica, pues en el constante encuentro con “los demás”, el enviado se dará cuenta que existen maneras de pensar y de actuar diferentes a la suya que no necesariamente están equivocadas. Podríamos decir que el término todos es mucho más que la totalidad; si la misión es para todos, entonces debe ser permanente, al mismo tiempo que un verdadero aprendizaje para nunca absolutizar lo propio. Pero el Evangelio también deja claro que es para “todos los pueblos”. El término que se traduce por “pueblos” o “gentes” en Mateo a veces significa paganos, al mismo tiempo que naciones (4, 15; 6, 32; 10, 5; 12, 18. 21; 20, 19. 25; 21, 43 entre otros). De este modo, la misión no parte de una concepción negativa de los otros. A quienes se lleva el mensaje son, con certeza, personas y pueblos que no creen en lo mismo que nosotros, ni de la misma manera; sin embargo, no necesariamente son gente errada totalmente, mucho menos mala o despreciable.
           
“… Bautizándolas … y enseñándoles a guardar todo lo que yo les he mandado(vv. 19-20).

La apertura a todas las gentes sólo se puede dar a través del bautismo y en la vivencia de los principios del Señor.

El verbo “bautizar” por su trasfondo judío y por la raíz de la que proviene significa: “introducirse en algo”, “sumergirse”, “compenetrarse”, “llenarse”. En este sentido, aunque el verbo bautizar estuviera haciendo referencia al sacramento del bautismo, tiene en sí mismo una idea fundamental: la consagración. Por esto, el encargo de bautizar (es decir, consagrar, introducir) sólo se entiende en relación con la Trinidad, con la participación de la vida de Dios. Alguien se hace discípulo introduciéndose, compenetrándose de la vida. Y esta es la principal tarea del enviado: ayudar a que las personas se encuentren con el Dios de Jesús.

Pero el encuentro con el Dios de Jesús pide guardar lo que Jesús ha mandado. El verbo “enseñar” significa “instruir” pero sobre todo acompañar. Jesús aparece en muchas ocasiones enseñando (4, 23; 5, 2; 9, 35; 11, 1; 13, 34; 21, 23; 26, 55); lo hacía con autoridad y no como los escribas y fariseos (7, 29). Desde esta perspectiva el encargo de enseñar que da el Señor a los enviados se refiere más a compartir una experiencia que a instruir en una doctrina. Pero si enseñar tiene también la connotación de acompañar, los discípulos no deberían decir cualquier cosa que se les ocurriera sino lo que el mismo Señor Jesús había percibido como fundamental para la vida de cada persona, su relación con Dios y con sus hermanos. El núcleo de esta enseñanza, de acuerdo a Mateo, está en el sermón del Monte (5, 1—8, 1) y se refiere más a la observancia de unos principios de raíz que al sólo cumplimiento de unos mandamientos.

Ahora bien, no sólo cuenta el contenido de lo que se enseña sino también la manera en que se haga. Se puede decir que el mandato supone un modo de enseñar, o mejor aún, de acompañar al estilo de Jesús. De este modo, la enseñanza de Jesús no está desligada de la proclamación de la Buena Nueva del Reino y de la solidaridad con la personas más desprotegidas (4, 23ss; 9, 35; 11, 1). Este modo de enseñar de Jesús que deberían asumir los discípulos supone, más que un elenco de información, una sabiduría profunda (13, 54) que se contrapone a doctrinas hechizas, de hombres mal intencionados (15, 8-9).

“Y estén seguros que yo estaré con ustedes todos los días…” (28, 20).

Desde el comienzo del Evangelio se había dejado claro que el Mesías que nacería iba a ser llamado Emmanuel, es decir, “Dios con nosotros” (1, 23). Esta presencia efectiva y eficaz del Señor Jesús se convierte en una garantía que se hace más esperanzadora todavía porque es permanente. La expresión “todos los días hasta el fin del mundo” encierra un doble principio. Por una parte, el Señor garantiza su presencia día tras día, siempre. No habrá un momento en que el discípulo enviado se sienta sin la presencia del Señor; incluidos los momentos de fracaso y de infidelidad al Señor (cf. 26, 69-73). La presencia permanente ayuda a que el discípulo la perciba como algo real. Pero, por otra parte, el Evangelio insiste en que esta presencia es “hasta el fin del mundo”. Esta expresión no debe entenderse necesariamente “hasta que todo acabe” sino “hasta que todo llegue a su plenitud”. Es decir, los discípulos contarán con la presencia del Señor hasta que se cumpla plenamente el plan de Dios en la humanidad. Así, la presencia del Señor va mucho más allá de los enviados; su presencia no sólo es para apoyarlos sino para que el proyecto de la Buena Nueva del Reino se haga realidad y alcance a todos los seres humanos.

2. Meditación

“Hagan discípulos a todas las gentes”. No olvidemos como puntos fundamentales de nuestra reflexión que:

  • “Hacer discípulos” supone animar a otras personas para que se encuentren con Jesucristo.
  • El discípulo enviado que ayuda a otros a que se hagan discípulos de Jesús debe reconocer su limitación, que él mismo está en un proceso de encuentro permanente con el Señor.
  • “Hacer discípulos” significa ayudar a que otras personas se hagan seguidoras de Jesucristo no nuestras seguidoras.
  • Nadie debe quedar fuera de la posibilidad de hacerse discípulo de Jesús; hay que ir a todos.
  • “Ir a todos” exige apertura para el encuentro, para el crecimiento y el aprendizaje, incluso para abrirnos a ser edificados por el testimonio de las personas a las que les llevamos el mensaje.

¿En qué nos hace reflexionar este encargo de “hacer discípulos a todas las gentes”?

“…Bautizándolas…y enseñándoles a guardar todo lo que yo les he mandado”. Tengamos en cuenta:

  • No se trata de multiplicar la celebración de los sacramentos sino de favorecer y ayudar para que toda persona y cada comunidad se introduzca en la vida de Dios y se compenetre de su amor.
  • Ante el peligro de adoctrinar, el Evangelio invita a los enviados a que compartan su experiencia, es decir, que sean testigos más que instructores.
  • La finalidad principal de la enseñanza no es que las personas sepan y cumplan mandamientos sino que asuman principios y orienten su vida desde las convicciones del Señor Jesús.
  • Y no vale cualquier modo de enseñar; éste debe ser al estilo de Jesús.

¿En qué nos hace reflexionar el encargo de bautizar y enseñar?

“Y estén seguros que yo estaré con ustedes todos los días …”

  • El enviado cuenta con la presencia del Señor en todo momento y en cualquier circunstancia.
  • Esta presencia del Señor tiene como finalidad principal que el plan de Dios llegue a su cumplimiento.

¿En qué nos hace reflexionar esta promesa?

Leamos otra vez el Evangelio.

3. Oración

Tengamos presente en lo que nos ha hecho reflexionar este pasaje del Evangelio y hagamos una oración de alabanza, de acción de gracias o de perdón.

4. Contemplación — acción

¿Qué actitudes debemos modificar de raíz para ser mejores enviados que hagan discípulos a todas las gentes, bautizando y enseñando?

¿Qué maneras de pensar, de organizarnos y trabajar debemos cambiar para cumplir adecuadamente este encargo del Señor?

¿En qué nos anima la presencia permanente del Señor? ¿A qué nos compromete?

Pbro. Toribio Tapia Baena
Diócesis de Ciudad Lázaro Cárdenas


1 Es una muchedumbre que está “cansada”; la palabra que se utiliza aquí viene del verbo (en griego skullo) “despellejar”, “hostigar”, “perseguir sin descanso”. No es pues un cansancio cualquiera; es un desgano provocado. Además, son una muchedumbre “abatida”; el término que se traduce por “abatido” (del verbo griego rupto) tiene el matiz de “arrojar”, “tirar al suelo”. De este modo, podemos constatar que la muchedumbre de la que se compadece Jesús está desganada, maltratada, ninguneada...


Ir a la página anterior
Ir a la página siguiente