Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Comisión
Pastoral
Misionera

Domund
2003

Domund
2004

Domund
2005

Domund
2006

Domund
2007

Domund
2008

Domund
2009

Domund
2010

Domund
2011

Mapa del Sitio

Ir al ÍNDICE-CONTENIDO


  Google
Vicaría      de Pastoral

Ir al Sitio Web de las OBRAS MISIONALES PONTIFICIO EPISCOPALES

LA EUCARISTÍA

ES

ESENCIALMENTE

MISIONERA

El ardor evangelizador está en línea directa con nuestro amor a Dios; es necesario también que el ardor evangelizador esté alimentado por el amor al prójimo. El destinatario del anuncio misionero es cada hombre y cada mujer a quienes Dios Padre ama y quiere salvar.

Jesucristo vino a anunciar el Reino de Dios, un Reino de justicia de verdad y de amor. Para ser capaces de proclamar válidamente ese reino debemos amar a Dios "con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todo el ser y amar al prójimo como a uno mismo". El amor vale más que todos los sacrificios y todos los holocaustos.

Sabemos que sólo un sacrificio, el del cordero sin mancha que quita el pecado del mundo, tiene eficacia para salvar a toda la humanidad y a cada ser humano. Ese sacrificio ofrecido en la Cruz de una vez y para siempre lo ofrecemos a Dios nuestro Padre cada vez que celebramos la Santa Eucaristía.

A partir del ano 2000 entramos en un período "intensamente eucarístico: en el sacramento de la Eucaristía el Salvador, que se encarnó en el seno virginal de María hace veinte siglos, continúa ofreciéndose a la humanidad como fuente de vida divina" (TMA 55). Igualmente el principio de siglo es un tiempo profundamente misionero, porque en este comienzo del nuevo milenio "deberá resonar con fuerza renovada la proclamación de la verdad: nos ha nacido el Salvador del mundo". (TMA 38). Estas dos características, Eucaristía y misión, propias de nuestros tiempos, no coexisten simplemente, sino que se compenetran profundamente una y otra. La Eucaristía es el origen, la fuente, la cumbre y la finalidad de la misión de la Iglesia, mientras que la misión de la Iglesia es el fruto natural de la Eucaristía. Celebrando y viviendo conscientemente todas las dimensiones y fuerzas de la Eucaristía, la Iglesia se hace misionera. En la Eucaristía el amor de Dios encarnado en Cristo llena el corazón del discípulo y con ese amor nos acercamos a nuestros hermanos para anunciarles a Jesús.

La Eucaristía misma es un acto profundamente misionero y en muchas ocasiones ha sido una de las pocas actividades misioneras posibles para la Iglesia. Así ha sido durante muchos años para la Iglesia en Cuba. Sólo el culto eucarístico ha reunido a la gente cada domingo, cada semana o algún día de la semana o del mes. Sólo allí se predico la palabra de Dios y se encontraron en la misa dominical o semanal los hermanos reunidos.

La fuerza misionera de la Eucaristía fue anunciada de antemano por las palabras de Cristo en el evangelio de San Juan, que permanecieron misteriosas en aquel momento para sus discípulos: "cuando yo sea elevado en lo alto atraeré a todos hacia mí" (Jn 12, 32). En su entrega total hasta el sacrificio de la Cruz, escándalo para los Judíos y locura para los paganos, (I Cor 1,23-24), Cristo se dirige al corazón de cada persona. Frente al Crucificado, levantado entre cielo y tierra no se puede permanecer indiferente, aún el rechazo es ya una respuesta. Por eso, celebrando la Eucaristía, la Iglesia anuncia a Cristo al mundo, o más bien es Cristo mismo quien se anuncia al mundo atrayendo a todos hacia sí, pues en la celebración sacramental la Eucaristía no es simplemente el recuerdo de un hecho del pasado, sino vivir con toda intensidad el misterio en el momento presente. De hecho, cada vez que "se celebra este misterio se realiza la obra de nuestra redención y nosotros partimos el único pan que es medicina de inmortalidad, antídoto contra la muerte, alimento de vida eterna en Jesucristo" (CIC 1405).

En muchas situaciones misioneras en que la Iglesia se encuentra obstaculizada en su expresión de fe y en su actividad apostólica, la Eucaristía es un acto misionero privilegiado, porque es una de las pocas expresiones que se le permite a la Iglesia. Aun en situaciones muy difíciles cuando todo esta prohibido, como por ejemplo en campos de trabajo forzado o de preeducación, aun allí es posible la presencia eucarística. En muchos casos la adoración eucarística hecha a escondidas, la comunión recibida de forma oculta, o la misa celebrada de ese modo, ha sido la fuerza que ha sostenido la vida de los cristianos y que ha irradiado vida a otros y generado confianza y fortaleza. Esto ha ocurrido en Cuba en nuestra historia más reciente, quizás desconocida por algunos, pero nunca olvidada por quienes hemos sabido que Cristo Eucaristía estaba presente en medio de nosotros en momentos muy difíciles. La Eucaristía es siempre una forma excelsa de evangelización. Y se anuncia el Evangelio para llevar a hombres y mujeres hasta la mesa eucarística.

En la Eucaristía Cristo se ofrece para la remisión de los pecados y la reconciliación universal del mundo: "esto es mi cuerpo, entregado por vosotros... este es el cáliz de mi sangre... derramada por vosotros y por todos para la remisión de los pecados". Dice al respecto la Constitución Lumen Gentium del Concilio Vaticano II en su numero 13: "todos los hombres están, pues, llamados a esa unidad católica del pueblo de Dios que prefigura y promueve la paz universal; a esta unidad pertenecen de modos diversos o están ordenados a ella sean los fieles católicos, sean los otros creyentes en Cristo, sea por fin toda la humanidad sin excepción, que la gracia de Dios llama a la Salvación".

Como se ve en este texto del Concilio la fuerza misionera de la Eucaristía se encuentra en su misma celebración. Cristo levantado en lo alto y ofrecido en sacrificio al Padre, levanta a la humanidad, la atrae hacia sí, abarca en su amor de ofrenda a todos los humanos. Este es el misterio que celebramos en cada Eucaristía, esta es la fe de la Iglesia y de cada cristiano católico. Con esta fe celebra el sacerdote diariamente la Santa Misa. Así nos lo dice el Catecismo de la Iglesia Católica: "la Iglesia, que es el cuerpo de Cristo, participa en la ofrenda de aquel que es su cabeza. Con Él la Iglesia se ofrece toda entera y se une a su intercesión al Padre en favor de todos los hombres... la vida de los fieles, su alabanza, sus sufrimientos, su oración, su trabajo, se unen a la ofrenda de Cristo y adquieren un nuevo valor" (CIC 1368). La lectura de la Carta a los Hebreos nos recuerda que: "Jesucristo, de una vez para siempre se ofreció a sí mismo". En cada Eucaristía Cristo vuelve a presentar al Padre su único acto de entrega por nosotros y en cada celebración eucarística nosotros estamos invitados a entregarnos con él al Padre.

La Eucaristía es un banquete fraterno. En el banquete eucarístico hay dos elementos fundamentales: el Pan y el Vino. El pan es el símbolo del esfuerzo y la solidaridad entre los hombres: de muchos granos se hace un único pan, "fruto de la tierra y del trabajo del hombre". El vino, además de ser signo de la solidaridad humana, es también el signo de la alegría y de la fiesta. Por lo tanto, como banquete, la Eucaristía es encuentro, solidaridad, es compartir, es comunión.

La Eucaristía, pues, compromete a los cristianos de cara al pobre: "para recibir de verdad el cuerpo y la sangre de Cristo ofrecido por nosotros, debemos reconocer a Cristo en los más pobres, que son sus hermanos" (CIC 1397). En el ámbito de la actividad misionera, la solidaridad y el compartir con los hermanos más pobres se realizan a través de diversas formas y organizaciones, como Cáritas.

Sin embargo, la gente no tiene sólo hambre de pan, sino también de dignidad, de respeto, de consideración. En este sentido la comunión y la solidaridad con nuestros hermanos más pobres deben traducirse también en actitudes de respeto y de aprecio para sus personas, culturas, costumbres, etc.

La celebración de la Eucaristía, Sacramento de la unidad, es una invitación continua a los discípulos de Cristo para trabajar por la plena unidad entre ellos a fin de responder al deseo expresado por Jesús en la Última Cena: "que todos sean uno" (Jn 1 7,20). En el contexto misionero la unidad entre todos los cristianos se vuelve todavía mas necesaria y urgente porque es el signo de la credibilidad de la misión de Cristo y de su Iglesia: "como tú, Padre estás en mí y yo en ti, que así también ellos sean una sola cosa para que el mundo crea que tu me has enviado" (Jn 17,20-21).

Siempre pensamos en esa necesaria unidad de los cristianos de distintas denominaciones, pero olvidamos muy a menudo la unidad interna de la Iglesia Católica, unidad de los sacerdotes y los laicos entre sí, de los sacerdotes religiosos y del clero diocesano, sellados por el mismo sacramento del orden y con una misma misión, la unidad entre los religiosos y religiosas y el obispo, la unidad, en fin, de todos como una gran familia que tiene un solo deber, un solo propósito, un solo mandato del Señor: amarse y amándose unos a otros dar a conocer a los otros el amor. ¡Como debemos cuidarnos los católicos de grupos cristianos hostiles a nuestra Iglesia!

Nuestra única respuesta debe ser el amor congregante, la paciencia y la capacidad de perdonar y de entusiasmar a nuestros hermanos con el mensaje liberador de Jesucristo.

La Eucaristía nos abre a la esperanza de los bienes futuros cuando todos los pueblos del mundo ya redimidos por Cristo se sienten a la misma mesa del gran banquete del Reino, al celebrar la Eucaristía, los cristianos invocamos con insistencia la venida de Cristo: "ven, Señor Jesús". Por tanto, la Eucaristía infunde a la misión un alma que la impulsa a abrir los horizontes del esfuerzo y de la esperanza hasta el encuentro definitivo de todos en Cristo, cuando Él lo será todo en todos.

En la ultima Cena, Cristo instituyó también el orden sacerdotal. Por eso los cristianos que celebran la Eucaristía deben promover las vocaciones sacerdotales para cada Iglesia local y colaborar para que los jóvenes llamados por Dios tengan el apoyo necesario en su camino vocacional, a fin de que en todo rincón de la tierra sea celebrada la Eucaristía, fuente de vida y prenda de salvación. El primer misionero es el sacerdote, el primer Catequista es el sacerdote. Sin la acción Sacerdotal la misión y la catequesis quedan truncas.

En la Eucaristía-Sacrificio, Cristo se ofrece como don de amor al Padre por la Salvación de la humanidad y por la renovación de toda la Creación. Por tanto, al celebrar la Eucaristía, el cristiano esta invitado a unirse a Cristo en la ofrenda total y sacrificial de su vida hasta el don de sí mismo, incluso hasta el martirio, que es el acto misionero más sublime y más fecundo: la sangre de los mártires es semilla de cristianos. En el siglo que concluye se cuentan por decenas los sacerdotes y religiosos, religiosas y catequistas mártires de África, Europa, América Latina y Asia en el cumplimiento de su misión. Sin embargo, no será posible el martirio si no existe el don de si en las situaciones ordinarias de la vida de cada día. Esto constituye el gran desafío para la misión de la Iglesia de cara al nuevo milenio. Por eso en la celebración eucarística el cristiano esta invitado a acoger a Jesucristo, fuente de vida y de amor, para hacerse capaz de transformar la propia vida en un don sin fronteras, que pueda llegar a integrar ese servicio martirial que Cristo pide a algunos en algún momento de la historia y que lo pide a tantos en el "martirio de cada día."

Por fin, la Eucaristía es un sacrificio de alabanza y de acción de gracias con el cual la Iglesia canta la gloria de Dios en nombre de toda la humanidad y de toda la creación. Todas las religiones del mundo tienen oraciones y sacrificios de alabanza y de acción de gracias. El cristiano que celebra la Eucaristía encontrara en ella la luz para apreciar, iluminar y purificar todas esas oraciones y sacrificios de alabanza y de agradecimiento de los pueblos y de las religiones del mundo y para abrirles a esos hermanos nuestros nuevos horizontes, a fin de que todos se encuentren un día en el único coro que canta al unísono por medio de Cristo, único Salvador y Mediador, la gloria de Dios Padre.

Cada Eucaristía repite siempre la dinámica de la misión: somos convocados, reunidos por la Palabra de Dios alrededor de la mesa del banquete eucarístico, donde Cristo se ofrece en sacrificio y alimenta a sus fieles con su cuerpo y con su sangre. Llenos con su amor, beneficiados de su misericordia, somos enviados al mundo entero a llevar el anuncio del Reino de Paz y de Justicia que Jesús trajo a los hombres. Por eso el celebrante, al terminar la oración que culmina nuestro encuentro personal con Cristo en la Santa Comunión, nos dice: "pueden ir en paz". Ese es el envió misionero de cada domingo, de cada Eucaristía.

La Eucaristía es la gran acción misionera de la Iglesia en la cual Cristo, el enviado del Padre, viene a nosotros y nos envía al mundo entero a proclamar su Evangelio. Por esto la misión, como la misa dominical, no es facultativa: todos debemos participar de ella. Cada uno según su edad y sus posibilidades reales, pero con plena conciencia de que no sólo el catequista o el misionero están llamados a anunciar el Evangelio, sino todos los cristianos. Por eso pedimos todos que Cristo-Eucaristía, al ser levantado en lo alto, atraiga hacia si nuestros corazones, que resuene en cada uno de nosotros el mandato que Él nos repite en cada Eucaristía: vayan al mundo entero y anuncien el Evangelio.

Emmo. Sr. Card. Jaime Ortega Alamino,
Arzobispo de La Habana

Ir a la página anterior
Ir a la página siguiente