Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO



Comisión
Pastoral
Misionera

Domund
2003

Domund
2004

Domund
2005

Domund
2006

Domund
2007

Domund
2008

Domund
2009

Domund
2010

Domund
2011

Mapa del Sitio

Ir al ÍNDICE-CONTENIDO


  Google
Vicaría      de Pastoral

Ir al Sitio Web de las OBRAS MISIONALES PONTIFICIO EPISCOPALES

América

Presenta un verdadero mosaico de situaciones geográficas y humanas. Continente en el que existe la opulencia y la extrema pobreza; tecnología de la mas avanzada y vida casi primitiva; superproducción y hambre, etc.

Continente con profundas diferencias incluso desde el punto de vista religioso: al norte la mayoría es protestante en cambio al sur, Latinoamérica es casi totalmente católica.

Pero tanto al norte como al sur se encuentran grandes regiones donde hacen falta misioneros que lleven el primer anuncio.

"Con la llegada del Evangelio a América se ensancha la historia de la salvación, crece la famita de Dios... En los pueblos de América, Dios se ha escogido a un pueblo, lo ha incorporado a su designio redentor". Así se expresa el Papa Juan Pablo II en Santo Domingo el 12 de octubre de 1992, celebrando los quinientos años de presencia cristina en América. En el mismo discurso el Santo Padre afirmaba también: "Damos gracias a Dios porque en América Latina el don de la fe católica ha penetrado en lo mas hondo de sus gentes, conformando el alma cristiana del continente".

En la evangelización de América, cabe anotar que luego de la primera fase de rechazo de las culturas indígenas y cierta imposición de la fe cristiana, se realizó una Inculturación de la fe, que produjo la superación de los muros de división y de odios raciales, un intenso "mestizaje" del que nació el pueblo latinoamericano, El símbolo mas perfecto de este encuentro es el acontecimiento de Guadalupe, que tuvo como protagonista al Santo indio Juan Diego, verdadero acto de nacimiento y sello de esta alianza.

Han pasado quinientos doce años de la llegada del Evangelio a nuestro continente y no obstante la moría católica se detectan síntomas y fenómenos de desorientación en el campo de la fe, proliferación de sectas, avance del materialismo, etc., que hacen urgente una nueva y más profunda evangelización a todos los niveles.

Para combatir estos síntomas es necesario que cada cristiano se comprometa a dar testimonio de su fe cristiana en primer lugar viviendo más a fondo su vida de bautizado, es decir, según las enseñanzas y los ejemplo de Jesús y de los Apóstoles; colaborando a la construcción de una patria común en este continente, dejando a un lado todo racismo y luchando solidariamente por la fraternidad con todos los pueblos indígenas, negros, blancos, mestizos, etc.

En segundo lugar, comunicando la fe aquellos que aún no la poseen en modo pleno. Estando dispuesto a ir a compartir esta fe a continentes más necesitados, si el Señor así lo pide. Es cierto que aún necesitamos sacerdotes, misioneros y religiosos para extender y profundizar nuestra propia evangelización, pero "debemos dar de nuestra pobreza" convencidos que "la fe se fortalece dándola" (RM2).

Ir a la página anterior
Ir a la página siguiente