Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Comisión
Pastoral
Misionera

Domund
2003

Domund
2004

Domund
2005

Domund
2006

Domund
2007

Domund
2008

Domund
2009

Domund
2010

Domund
2011

Mapa del Sitio

Ir al CONTENIDO - ÍNDICE


  Google
Vicaría      de Pastoral

Ir al Sitio Web de las OBRAS MISIONALES PONTIFICIO EPISCOPALES

TEMA 1

Excmo. Card. Jozef

Tomko

Homilía de clausura del

Congreso Eucaristíco

Internacional

Guadalajara, México

Señores cardenales y distinguidas Autoridades, Venerables Hermanos en el episcopado y en el sacerdocio, Hermanos y hermanas en el Señor:

La sagrada peregrinación de nuestro Congreso se acerca a la conclusión. Partimos de Zapopan guiados por María, Mujer Eucarística. De ella sola Jesucristo tomó su Cuerpo, el Cuerpo que nos dejó como pan de vida en la última Cena. En el Cenáculo Jesús anticipó su sacrificio del Gólgota e instituyó y ofreció el primer sacrificio eucarístico "para la vida del mundo" (Jn 6, 51). Después de su muerte y resurrección, envió a los Apóstoles en misión al mundo entero para hacer discípulos y bautizar a todos los pueblos. Los Apóstoles reunían a los primeros fieles en torno a la mesa eucarística en la "fractio panis". La Iglesia entró en la historia por medio de la misión. Comenzaba a realizarse la profecía de Isaías: "Caminarán los pueblos a tu luz..." (Is 60, 3). Nosotros hemos realizado idealmente esa misma peregrinación: cada día la Iglesia de otro Continente se presentaba ante nuestros ojos y anunciaba "la inescrutable riqueza de Cristo" (Ef 3, 8), de la que habla san Pablo en la segunda lectura.

Hoy, hacemos una especie de parada, una estación en nuestra peregrinación. Venimos del Orbe, de todo el mundo; representamos al Pueblo de Dios que vive en todos los Continentes. Somos la Iglesia reunida para adorar a su Señor que está presente con nosotros en la Eucaristía. Hoy es el día de la "Statio orbis". Es el momento solemne, en el que se unirá a nosotros con su imagen y con su mensaje el Vicario de Cristo, nuestro amadísimo Papa Juan Pablo II, a quien tengo la alegría de representar aquí.

Partimos de este Congreso eucarístico para portar el Cristo al mundo, al nuestro mundo del inicio del tercer milenio. Debemos tomar conciencia de que la evangelización del mundo está aún en los inicios y de que dos tercios de la humanidad no conocen todavía a Jesucristo, al Cristo que murió por todos y que nosotros en el Congreso hemos celebrado como "luz y vida del nuevo milenio".

Es él quien nos manda en misión; es la Eucaristía, en la que da la vida para nuestro mundo, la que nos inspira, nos alimenta y nos impulsa a llevar este inmenso don de Dios a la humanidad entera.

Por eso, esta parada nuestra ante la Eucaristía, esta "statio Orbis" nos hace reflexionar sobre si en verdad "anunciamos tu muerte, Señor, proclamamos tu resurrección, hasta que vuelvas".

Eucaristía y evangelización

La Evangelización o misión está íntimamente vinculada a la Eucaristía. San Juan no recoge el relato de la institución de la Eucaristía, como hacen los otros evangelistas, pero hace muchas alusiones a esas horas benditas pasadas en el Cenáculo. Comienza con una conmovedora descripción: "Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que había llegado su hora de pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo" (Jn 13, 1). Después de lavar los pies a los Apóstoles, les dirigió un largo discurso, que termina con la maravillosa oración al Padre, llamada también "sacerdotal". En este contexto conmovedor, pronunció las palabras del Evangelio de hoy, que es como un envío a la misión: "Como tú me has enviado al mundo, yo también los he enviado al mundo... No ruego sólo por estos, sino también por aquellos que, por medio de su palabra, creerán en mí, para que todos sean uno..., para que el mundo crea que tú me has enviado" (Jn 17, 18-21). En efecto, Jesús resucitado dirá a los Apóstoles: "Como el Padre me envió, también yo os envío" (Jn 20, 21). Encarga a su Iglesia que continúe su misma misión.

La Eucaristía es un signo de que "tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca" (Jn 3, 16). En la Eucaristía Jesús "amó a los suyos hasta el extremo". Cada hombre puede decir: "Me amó y se entregó a sí mismo por mí" (Gal 2, 20). Es necesario anunciar este gran amor: "Anunciamos tu muerte; proclamamos tu resurrección. ¡Ven, Señor Jesús!"

En la Cruz, Jesús murió por todos, dio su vida por la humanidad entera. En la Eucaristía ofrece hoy su salvación para la vida del mundo, para la salvación de quien cree y de quien aún no cree. La Eucaristía hace presente sacramentalmente este don de la salvación en el decurso de la historia. Es preciso llevar esta "buena nueva" a todas las naciones.

En la Iglesia primitiva, los creyentes "acudían asiduamente a la enseñanza de los apóstoles, a la comunión, a la fracción del pan y a las oraciones... El Señor agregaba cada día a la comunidad a los que se habían de salvar... La multitud de los creyentes tenía un solo corazón y una sola alma" (Hch 2, 42.47; 4, 32).

La Eucaristía congrega la Iglesia en torno a Cristo, crea la Iglesia. En torno a Cristo Eucaristía la Iglesia crece como pueblo, templo y familia de Dios. Ciertamente, "no se construye ninguna comunidad cristiana si ésta no tiene como raíz y centro la celebración de la sagrada Eucaristía" (Ecclesia de Eucharistia, 33; cf. Presbyterorum ordinis, 6).

En la Eucaristía los misioneros encuentran fuerza, valentía y apoyo para sus trabajos. En la comunión con Cristo Eucaristía todo cristiano recibe la tranquila audacia para dar en su entorno testimonio de su fe. ¿Podría cumplir la Iglesia su vocación misionera y apostólica sin este apoyo? Para evangelizar al mundo necesitamos apóstoles y misioneros enamorados de la Eucaristía, que sepan adorar, contemplar, celebrar y vivir a Cristo Eucaristía, para llevarlo luego a las "gentes".

Porque la Eucaristía, como enseña el Concilio Vaticano II, es "fuente y cima de toda la vida cristiana" (Lumen gentium, 11), pero también "fuente y cumbre de toda la evangelización" (Presbyterorum ordinis, 5).

Partir de la Eucaristía para la nueva evangelización

La Iglesia nos invita a partir todos de la Eucaristía para la primera y para la nueva evangelización de nuestro mundo. Al dejar esta tierra al final de su morada terrena, Jesucristo reunió a su pequeña Iglesia y la envió en misión. Su mandato es válido y urgente también hoy: "Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado. Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo" (Mt 28, 19-20).

Todos somos enviados en misión, para evangelizar al mundo y anunciar las maravillas del amor divino que nos ha manifestado en la Eucaristía. Dar testimonio de Cristo Eucaristía con nuestra vida. Renovar también nuestra evangelización, para que sea "nueva en su ardor, en sus métodos, en sus expresiones". Juan Pablo II renueva hoy su llamamiento para que, "después de este Congreso eucarístico, toda la Iglesia salga fortalecida para la nueva evangelización que el mundo entero necesita: nueva también por la referencia explícita y profunda a la Eucaristía, como centro y raíz de la vida cristiana, como siembra y exigencia de fraternidad, de justicia, de servicio a todos los hombres, empezando por los más necesitados en su cuerpo y en su espíritu. Evangelización para la Eucaristía, en la Eucaristía y desde la Eucaristía" (Sevilla, 12.6.1993).

Hermanos y hermanas, partamos de este Congreso prometiendo a Cristo Señor  honrar fielmente Su sacrificio eucarístico con la presencia activa en la Misa dominical y festiva, renovar nuestras devociones litúrgicas y populares a Jesús presente en el Santísimo Sacramento: la adoración, las procesiones, sobre todo del Corpus Christi, las frecuentes visitas al Santísimo, la comunión los viernes primeros, las cuarenta horas, la exposición continua en nuestros santuarios, la bendición con el Santísimo Sacramento, la adoración nocturna, los congresos eucarísticos, etc. Son expresiones sencillas de nuestra fe en la presencia real de Jesucristo en la Eucaristía. Llevemos esta fe a nuestra vida y a nuestras actividades.

"La fe se fortalece dándola" (Redemptoris missio, 2). Al final de esta celebración eucarística escucharemos el anuncio del diácono: "Ite, missa est", "Podéis ir en paz, la misa ha terminado". Pero para nosotros es sólo el inicio de nuestra misión en el mundo: "Ite, missio est". El Congreso eucarístico termina como celebración, pero continúa como Año Eucarístico, que inicia con nuestro Congreso.

Cristo Eucaristía permanece con nosotros: "He aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo" (Mt 28, 20). Él, que en la Eucaristía es luz y vida del nuevo milenio.

Amén.

Ir a la página anterior
Ir a la página siguiente