Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Comisión
Pastoral
Misionera

Domund
2003

Domund
2004

Domund
2005

Domund
2006

Domund
2007

Domund
2008

Domund
2009

Domund
2010

Domund
2011

Mapa del Sitio

Ir al CONTENIDO - ÍNDICE


  Google
Vicaría      de Pastoral

Ir al Sitio Web de las OBRAS MISIONALES PONTIFICIO EPISCOPALES

Celebración Litúrgica 3

I. BIENVENIDA 

Queridos hermanos y queridas hermanas: Nos encontramos hoy reunidos nuevamente para reflexionar previo a nuestro congresos Nacional Misionero, sobre la actividad indispensable de la Iglesia: la misión evangelizadora. Hacer discípulos de Jesús a todos nuestros hermanos. 

Nos disponemos entonces con un corazón bien preparado a participar activamente en este encuentro. 

II. ORACIÓN INICIAL 

Padre Santo, te damos gracias por habernos enviado a tu Hijo muy amado, Jesucristo. 

Por Él se han renovado todas las cosas y gracias a Él hemos vuelto a tener vida en abundancia. 

Sabemos que conocer y seguir a Jesús es lo que nos lleva nuevamente a Ti, Padre. Por te agradecemos este don de haberlo conocido. 

Y sabemos que conocerlo no basta sino que hay que seguirlo. Y nuestra vida muestra altibajos, a veces seguimos a Jesús en sus mandatos y otras veces nos dejamos guiar por nuestras equivocaciones. 

Te pedimos hoy que nos des el don del Espíritu Santo para poder ser fieles discípulos de Jesús y la fuerza y valentía para anunciar a nuestros hermanos en todo momento que en el seguimiento de Jesús está la plenitud. 

Que María Santísima que con su sí aceptó ser la primera discípula de tu Hijo Amado, nos alcance la gracia de ser cada vez más fieles y más misioneros. Amén. 

III. EXPERIENCIA DE VIDA 

Misiones Diocesanas, una experiencia transformadora. 

En una Diócesis, el Obispo, el Presbiterio y los representantes de los diversos movimientos religiosos, analizando la situación de la realidad de la Diócesis, decidieron hacer algo de gran impacto. Una Misión Bíblica, casa por casa, que ofreciera entender la Palabra de Dios a las personas desde la Tradición Milenaria de la Iglesia. 

Así se organizaron rápidamente los grupos diversos. Se solicitó una edición de la Biblia especialmente diseñada para esa ocasión, se capacitaron a los misioneros y a los catequistas y se comenzó el trabajo de dividir los sectores de cada parroquia para que fueran visitados. Y fue así que todas las familias fueron visitadas por los misioneros católicos. Muchas familias, al recibir a los misioneros dijeron: “al fin llegaron los católicos” (parece que esto de la misión lo habían entendido otros grupos cristianos). En la misión se hizo un censo, se supo cuantas familias había, cuantas participaban de la Eucaristía dominical, cuántos enfermos deseaban recibir la Eucaristía y cuántos niños y jóvenes necesitaban recibir la formación catequística para la primera Eucaristía y la Confirmación. 

Muchas familias recobraron el fervor al ser visitadas por hermanos y hermanas que con alegría los invitaban a participar de la comunidad. Se hicieron muchos grupos de estudio de las Escrituras en los distintos niveles. Algo que llamó la atención es que con los Universitarios, se inició un estudio bíblico siguiendo métodos de la tradición católica y así, la misión tomó posteriormente dimensiones eclesiales, a las que antes no habíamos llegado. 

Para la reflexión 

Estas experiencias de misión podrían hacerse en tu parroquia. ¿Cuáles serían los ámbitos más necesitados en tu región para que Jesús y su Palabra fueran más conocidos? 

IV. LECTURA BÍBLICA 

“Vayan, pues, a las gentes de todas las naciones y háganlas mis discípulos…” (Mt 28, 16-20). 

“Ay de mí si no anuncio el Evangelio” (1 Cor 9, 16-20). 

Leer las citas bíblicas completas y ofrecer algunas conclusiones para nuestra comunidad. 

V. REFLEXIÓN EN GRUPO

Sugerimos usar las preguntas que sean más adecuadas al tiempo y al grupo. 

1.   Si analizamos nuestro entorno, podemos afirmar que hay muchos ámbitos donde Jesús todavía no es conocido y menos seguido. ¿Cuáles son esos ámbitos?

2.   Qué significa para nosotros y nuestra comunidad esta expresión: “Fe se fortalece dándola”, Somos pues misioneros, enviados a continuar la obra evangelizadora del Redentor.

3.   Cuando los discípulos de Emaús tuvieron la alegría del encuentro con Jesús Resucitado, perdieron todo miedo y salieron corriendo a anunciar este encuentro. ¿Así somos nosotros? ¿Hemos tenido este encuentro? ¿Qué necesitamos para ser testigos y evangelizadores?

4.   Qué significa para nosotros esta afirmación: No podemos callar lo que hemos visto y oído, tenemos que compartirlo. Es el Espíritu quien nos impulsa a estar disponibles al servicio misionero de la Iglesia. La primera evangelización, o la nueva evangelización a la que estamos todos convocados.

5.   Tomando esta afirmación: El amor de Jesús no tiene fronteras, no conoce barreras, no tiene áreas reservadas, por el contrario impulsa a ir a los más alejados, es tener una apertura sin fronteras, no quedarnos en el centro.

6.   ¿Quiénes serían los más alejados de Jesús en estos tiempos? ¿cómo llegar a ellos con el impulso misionero?

7.   Cómo podemos diseñar un proyecto misionero efectivo para nuestra comunidad. Hagamos algo concreto que pueda realizarse. 

VI. ORACIÓN FINAL 

Te damos gracias Señor porque nos has llamados a ser tus mensajeros. 

Es tan importante el mensaje, que lo anunciamos con nuestra propia vida, con nuestro testimonio y con las Palabra que testifican esta gran verdad, que Jesús está vivo en medio de nuestra comunidad y sigue ofreciendo su salvación. 

Te pedimos que al conocerte seamos capaces de ser testigos valientes ante un mundo que reclama hechos que acompañen las palabras. 

Danos tu Espíritu Santo para que con sus dones podamos vivir anunciando la Buena Noticia. 

Que María, quien nos recuerda “hagan lo que Él les diga” nos alcance estas gracias, Amén.

Ir a la página anterior
Ir a la página siguiente