Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Comisión
Pastoral
Misionera

Domund
2003

Domund
2004

Domund
2005

Domund
2006

Domund
2007

Domund
2008

Domund
2009

Domund
2010

Domund
2011

Mapa del Sitio

IR AL ÍNDICE-CONTENIDO


  Google
Vicaría      de Pastoral

Visitar Sitio Web  de las OBRAS MISIONALES PONTIFICIO EPISCOPALES

AGRADECIMIENTOS

Este material para acompañar el trabajo del DOMUND 2006 llega a todos ustedes gracias al invaluable esfuerzo de muchas personas que de manera comprometida han puesto su granito de arena.

Agradecemos muy en especial a los autores de los temas en los que se ha desglosado el mensaje de Su Santidad, agradecemos su claridad, certeza dogmática, teológica y misionera, agradecemos que de nueva cuenta brinden su testimonio y que éste sea de gran utilidad y de gran valor para quienes utilizarán este material.

Agradecemos a los Secretarios Nacionales y Directores Diocesanos de Misiones, quienes con su diaria labor siguen animando el espíritu misionero de nuestro país, espíritu que nos ha sido dado por gracia divina y por intercesión de nuestra Madre María Santísima de Guadalupe y que tenemos que alimentar constantemente, sólo así podremos responder favorablemente a las gracias infinitas que Dios Nuestro Señor vierte diariamente en nuestra Patria.

Agradecemos a todos los que hacen que físicamente este instrumento llegue a sus manos, diseñadores, capturistas, correctores, impresores, distribuidores; ellos les entregan este trabajo de corazón.

Este es el primer DOMUND que nuestro Santo Padre Benedicto XVI acompaña en su totalidad desde el inicio, y por tanto, ha querido regresar, con el lema de este año: “La Caridad es el alma de la Misión”, a los cimientos de nuestra fe, al acto supremo que, como hijos del Padre, tenemos que propagar por el mundo: la caridad, el signo máximo de Dios Amor.

Los temas de este año son precisamente eso. Una invitación, una meditación para vivir la caridad, una orientación en el trabajo que, como discípulos de Cristo, tenemos que concretar en obras. Somos, pues, discípulos y como tales debemos hacer que nuestros pueblos tengan vida en el Señor, más ahora cuando estamos en camino hacía la V Conferencia del Episcopado Latinoamericano del año entrante, hoy, nuestro discipulado misionero tiene que hacerse vivo en acciones concretas.

Finalmente agradecemos a todos ustedes, quienes tienen en sus manos este material y les invitamos a que trabajen, lo aprovechen y puedan encontrar la animación necesaria para dejar abrir su corazón a Dios y a las necesidades de su Iglesia.

Que Dios, caridad y amor, inunde la vida de todos los hombres del mundo y que sus bendiciones sigan cayendo sobre todos nosotros, sus discípulos y misioneros.

 

P. Arturo Velázquez González
Editor

Ir a la página anterior
Ir a la página siguiente