Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Comisión
Pastoral
Misionera

Domund
2003

Domund
2004

Domund
2005

Domund
2006

Domund
2007

Domund
2008

Domund
2009

Domund
2010

Mapa del Sitio

Ir al Índice - Contenido de DOMUND 2003 "CON MARÍA, REDESCUBRAMOS EN EL REZO DEL ROSARIO EL INSTRUMENTO PARA LLEVAR EL EVANGELIO ...


  Google
Vicaría      de Pastoral

Visitar Sitio Web de las OBRAS MISIONALES PONTIFICIO EPISCOPALES

SEMANA DE LA VOCACIÓN MISIONERA

Semana de la vocación misionera

"Los jóvenes, profetas de vida y esperanza"

19 al 25 de Octubre

PRIMER DÍA

LA VOCACION ES UN LLAMADO A LA VIDA: SANTIDAD Y MISIÓN

Objetivo

Comprender que Santidad y Misión son aspectos inseparables de la vocación del joven bautizado; que el esfuerzo por llegar a ser santos está estrechamente vinculado al de difundir el mensaje de salvación.

Iluminación

"La dignidad de los fieles laicos se nos revela en plenitud cuando consideramos esa primera y fundamental vocación, que el Padre dirige a todos ellos en Jesucristo por medio del Espíritu: la vocación a la Santidad, o sea a la perfección de la caridad: el santo es el testimonio más espléndido de la dignidad conferida al discípulo de Cristo, al mismo tiempo la vocación a la misión, están íntimamente ligadas a la responsabilidad confiada a los fieles lacios en la Iglesia y en el mundo" (Exh. Ap. Postsinodal Christifideles laici).

Desarrollo

El llamado a la vida misionera se presenta hoy, más en una línea de servicio y de colaboración, de escucha y contemplación que de conquista de más adeptos para la Iglesia, lo importante parece ser que el Reino se manifieste en toda su plenitud. Ser misionero en nuestros días presenta grades retos que van más allá de aprender una lengua distinta o de adaptarse a vivir en ambientes extremosos por el clima o las enfermedades. El desafío principal consiste en ponerse al nivel de la gente a donde se es enviado. Hay que descubrir los valores presentes en cualquier pueblo como signos de la presencia de Dios. Los misioneros de este fin de siglo pasarán a la historia no por las cosas materiales que hayan construido, sino por los kilómetros que hayan recorrido con tantos refugiados, por la esperanza sembrada en las zonas de guerra y violencia donde se encuentran, por haber ayudado a tantos hombres a comunidades fraternas.

Creo que es innecesario decir que la vocación misionera no es un llamado para unos cuantos privilegiados. Es la vocación de todo joven cristiano que desde su propio bautismo tiene.

La santidad es un presupuesto fundamental y una condición insustituible para realizar la misión salvifica de la Iglesia que precisamente por ser miembros de ella, reciben y, por tanto, comparten la común vocación a la santidad.

Tú como joven laico estas llamado a esta común vocación sin ninguna diferencia respecto de los demás miembros de la Iglesia.

Tanto la vocación a la Santidad como a la Misión, tiene sus raíces en el Bautismo, alimentándolos con los demás sacramentos, principalmente con la Eucaristía.

Estas vocaciones antes que verlas como una obligación exigente hay que verlas como un signo luminoso del infinito amor que nos tiene el Padre. Están íntimamente ligadas para anunciar el mensaje de salvación a todo rincón de la tierra.

Dinámica

Para introducir el concepto de Vocación Misionera puede utilizarse el siguiente cuento:

"Cuatro amigas se encuentran conversando en un café, y comienzan a contarse sus cosas íntimas, y sus debilidades. La primera de ellas comenta : 'Miren chicas, yo soy alcohólica. A veces cuando me quedo sola en casa agarro una botella y no queda ni una gota'. La segunda: 'Yo tengo que confesarles que soy jugadora. Me despilfarro el sueldo de mi marido en el juegos de azar'. La tercera cuenta: 'Yo, chicas, le soy infiel a mi novio . Lo engaño con un muchacho de en la oficina'. Y por último la cuarta comenta ansiosa: 'Y yo tengo que confesarles que soy chismosa, y no veo las horas de salir de aquí para contarle esto a todas mis amigas'".

La vocación misionera es como esa ansiedad de la cuarta amiga que tiene algo adentro y se desespera por salir a gritarlo a los cuatro vientos. "La vocación misionera es un santo desespero porque Jesús sea conocido y amado".

  • "Santo desespero", significa que la Vocación Misionera no es un simple "llamadito interior", sino una voz que llama a gritos y que mueve a quien la siente a apasionarse:
    • Por la misión de que Jesús sea conocido y amado.
    • Pedro dice: "Nosotros no podemos dejar de hablar lo que hemos visto y oído" (He 4,20).
    • Pablo dice: "¡Ay de mí si no evangelizara!". (1Cor 9,16).
    • "Que Jesucristo sea conocido y amado". Este es el objetivo de la vocación misionera. No basta solo con transmitir información. Esta información, esta noticia, es acerca de alguien a quien yo conozco y amo profundamente, y por eso me interesa que los demás también lo conozcan y lo amen.

Compromiso

Hoy la humanidad entera espera mucho de los jóvenes. En muchos lugares parece gritarnos que ya basta de indiferencia y de mediocridad, el mundo de hoy necesita que se les anuncie a Jesucristo pero no de una manera superficial o romántica con unas cuantas palabras de exhortación y de buenos deseos.

Ser misionero no significa haber recibido un llamado a un estilo de vida súper sacrificado, sino simplemente a vivir como jóvenes auténticos, LLENOS DEL SEÑOR, que vaya por todo el mundo creando las situaciones propias para que toda persona pueda llegar a descubrir el Reino de Dios que esta entre nosotros. Espera jóvenes con esperanza y valentía con generosa entrega a Dios y al prójimo, jóvenes SANTOS.

Joven, te invito a que este llamado al que como joven bautizado lo tienes, realmente lo sientas parte de ti, empezando a difundir el mensaje de Salvación en tu propia familia, con tus amigos, en tu escuela , en tu trabajo, en tu grupo parroquial, en tú colonia, ¿como? Siendo un verdadero testigo del Amor por Cristo, con tu testimonio de santidad.

Canto Final

CANCIÓN DE JEREMIAS

¡Tengo que gritar!,
¡Tengo que arriesgar!,
¡Hay de mí, si no lo hago!
¿Cómo escapar de Ti?,
¿Cómo no hablar?,
Si tu voz me queda dentro.

Antes que te formarás dentro del vientre de tu madre,
antes que tú nacieras, te conocía y te consagré.
Para ser mi profeta de las naciones yo te escogí,
irás donde te envíe, lo que te mande proclamarás.

No temas arriesgarte porque contigo yo estaré,
no temas anunciarme porque en tu boca yo hablaré.
Te encargo hoy mi pueblo para arrancar y derribar,
para edificar, construirás y plantarás.

Deja a tus hermanos, deja a tu padre y a tu madre.
Abandona tu casa porque la tierra gritando está.
Nada traigas contigo porque a tu lado yo estaré,
Es hora de luchar porque mi pueblo sufriendo está.

No es para mí una gloria la Buena Nueva ir anunciar,
si no un deber sagrado que ha encadenado mi voluntad.
Debo gastar mi vida en el anuncio de la verdad,
gastarme y desgastarme por los que sufren oscuridad.


SEGUNDO DÍA

JOVEN MISIONERO: FUENTE DE VIDA EN LA COMUNIDAD PARROQUIAL

OBJETIVO

Favorecer en la juventud misionera el compromiso de participar en sus parroquias en el proceso de la nueva evangelización, convirtiéndose así en agentes activos del evangelio de la vida.

CANTO

Dios te ha escogido hoy...

INTRODUCCIÓN

En el inicio del tercer milenio y a partir del II SINODO, una de los apartados centrales somos los jóvenes, como fuente de vida de nuestras parroquias y en general para la vida de la Iglesia.

"La actual crisis socio-cultural ha generado en los jóvenes y adolescentes actitudes de desilusión y rechazo hacia las instituciones -incluida la Iglesia y la familia- y los valores que éstas representan. Los síntomas más severos de esta situación conflictiva y de sus consiguientes conductas antisociales son el alcoholismo, la drogadicción, el hedonismo, la codicia, la violencia, el vandalismo, la prostitución, la prepotencia, el consumismo" (ECUCIM, 1479)

Ante esta visión hacia los jóvenes, es importante y trascendental marcar espacios de vida, donde los mismos jóvenes seamos los protagonistas de la esperanza en la construcción de la nueva civilización del amor, contemplando y resaltando a partir de la invitación y el llamado de Jesucristo a transformar estas realidades en alimento continuo, para las nuevas generaciones a través de la comunión y solidaridad comunitaria en Cristo resucitado y Misionero.

El llamado es a todos, pero pocos serán los elegidos, y es aquí, punto fundamental del discernimiento de los valores hacia el proyecto de vida de los jóvenes; donde nos invitaremos a valorar y resaltar nuestras virtudes, sueños, anhelos y esperanzas que se ven frustradas ante las vivencias cotidiana que son permeadas por una lucha material donde la vida comunitaria se ve obsoleta y sin sentido, donde día a día salimos a la lucha de la sobrevivencia, sin importar el de a lado.

ILUMINACIÓN

Al día siguiente, Juan se encontraba en aquel mismo lugar con dos de sus discípulos. De pronto vio a Jesús que pasaba por allí y dijo: Este es el Cordero de Dios. Los dos discípulos le oyeron decir esto, y siguieron a Jesús. Jesús dio media vuelta y, viendo que lo seguían, les pregunto: ¿Qué buscan? Ellos contestaron: Maestro, ¿dónde vives? El les respondió: Vengan y lo verán. Se fueron con Él, vieron donde vivía y pasaron aquel día con el eran como las cuatro de la tarde (Juan 1 35-39).

DESARROLLO

Lee con detenimiento el siguiente texto y por grupos contesta las preguntas que al final se te presentan, eligiendo un secretario y compartan en plenario:

LA PEQUEÑA VELA

Erase una vez una pequeña vela que vivió feliz su infancia, hasta que cierto día le entró curiosidad en saber para qué servía ese hilito negro y finito que sobresalía de su cabeza. Una vela vieja le dijo que ese era su "cabo" y que servía para ser "encendida". Ser "encendida" ¿qué significaría eso?. La vela vieja también le dijo que era mejor que nunca lo supiese, porque era algo muy doloroso.

Nuestra pequeña vela, aunque no entendía de qué se trataba, y aún cuando le habían advertido que era algo doloroso, comenzó a soñar con ser encendida. Pronto, este sueño se convirtió en una obsesión. Hasta que por fin un día, "la Luz verdadera que ilumina a todo hombre", llegó con su presencia contagiosa y la iluminó, la encendió. Y nuestra vela se sintió feliz por haber recibido la luz que vence a las tinieblas y le da seguridad a los corazones.

Muy pronto se dio cuenta de que haber recibido la luz constituía no solo una alegría, sino también una fuerte exigencia… Sí. Tomó conciencia de que para que la luz perdurara en ella, tenía que alimentarla desde el interior, a través de un diario derretirse, de un permanente consumirse… Entonces su alegría cobró una dimensión más profunda, pues entendió que su misión era consumirse al servicio de la luz y aceptó con fuerte conciencia su nueva vocación.

A veces pensaba que hubiera sido más cómodo no haber recibido la luz, pues en vez de un diario derretirse, su vida hubiera sido un "estar ahí", tranquilamente. Hasta tuvo la tentación de no alimentar más la llama, de dejar morir la luz para no sentirse tan molesta.

También se dio cuenta de que en el mundo existen muchas corrientes de aire que buscan apagar la luz. Y a la exigencia que había aceptado de alimentar la luz desde el interior, se unió la llamada fuerte a defender la luz de ciertas corrientes de aire que circulan por el mundo.

Más aún: su luz le permitió mirar más fácilmente a su alrededor y alcanzó a darse cuenta de que existían muchas velas apagadas. Unas porque nunca habían tenido la oportunidad de recibir la luz. Otras, por miedo a derretirse. Las demás, porque no pudieron defenderse de algunas corrientes de aire. Y se preguntó muy preocupada: ¿Podré yo encender otras velas? Y, pensando, descubrió también su vocación de apóstol de la luz. Entonces se dedicó a encender velas, de todas las características, tamaños y edades, para que hubiera mucha luz en el mundo.

Cada día crecía su alegría y su esperanza, porque en su diario consumirse, encontraba velas por todas partes. Velas viejas, velas hombres, velas mujeres, velas jóvenes, velas recién nacidas…. Y todas bien encendidas.

Cuando presentía que se acercaba el final, porque se había consumido totalmente al servicio de la luz, identificándose con ella, dijo con voz muy fuerte y con profunda expresión de satisfacción en su rostro: ¡Cristo está vivo en mí! FIN.

Como jóvenes, al participar en la parroquia y en nuestros grupos:

  • a) ¿Cuáles son nuestros sueños y nuestras metas?

  • b) ¿Te consideras que eres luz para otros jóvenes en la parroquia?

  • c) ¿Qué talentos son los que puedes aportar para el mejoramiento de la vida en tu familia y en la comunidad?

  • d) ¿Al igual que la pequeña vela has entendido cual es tu misión dentro de la comunidad parroquial?

  • e) ¿Consideras que la actitud de la pequeña vela es misionera?

  • f) ¿Cuál seria tu formación, para poder aportar un mejor testimonio?

  • g) ¿Cómo ha sido tu proceso de oración y comunión?

COMPROMISO

Para convertirnos en agentes activos del evangelio de la vida, proclamemos la palabra de Dios:

  1. En la comunión con nuestro párroco y la comunidad, poniendo atención a los llamados de sus necesidades.

  2. Participando en la solución de los problemas a partir de nuestras virtudes y talentos.

  3. Aportando con nuestra creatividad el testimonio misionero para los que no conocen a Cristo.

  4. Formándonos constantemente en todos nuestros ambientes para ser creyentes conocedores de lo que proclamamos.

  5. Sintiéndonos en comunión con las demás Iglesias empobrecidas, marginadas, oprimidas, perseguidas ya que somos hermanos en Cristo.

  6. En el testimonio dentro de nuestras familias, con ejemplo de ser jóvenes comprometidos y responsables con nuestras obligaciones.

  7. Como jóvenes debemos de salir, ir, buscar, como Jesús, a todos aquellos que no "valen" en nuestra sociedad, a los que no tienen voz.

  8. Participando de una serie de decisiones que defiendan a nuestra comunidad y al planeta en el cuidado de nuestro ambiente y la ecología.

CANTO

DIME SEÑOR
Hoy en oración, quiero preguntar Señor,
quiero escuchar tu voz, tus palabras con amor.
Ser como eres Tú, servidor de los demás,
dime como, en qué lugar te hago falta más.

Dime señor en que te puedo servir,
déjame conocer tu voluntad.
Dime señor en ti yo quiero vivir,
quiero de ti aprender, saber amar

Hoy quiero seguir, tus caminos junto al mar,
tus palabras tu verdad, ser imagen de Ti,
Ser como eres Tú, servidor de los demás,
dime como, en que lugar, te hago falta más.


TERCER DÍA

MARÍA, MEMORIA CONTEMPLATIVA DEL ROSTRO DE JESUCRISTO

OBJETIVO

Que el joven perciba en María la necesidad de descubrir y contemplar en la escucha de la palabra, el rostro de Jesucristo que lleva a un conocimiento profundo y comprometedor.

PRESENTACIÓN

"Dios Padre reunió en un lugar todas las aguas y las llamó mar; reunió todas las gracias y las llamó María". Por eso el ángel Gabriel saludó a María diciéndole "llena de gracia" (Lc 1, 28). María es la criatura más excelsa que ha existido y existirá, incomparablemente superior a todos los ángeles y a todos los santos juntos. ¿Por qué? Porque fue la criatura que Dios eligió para ser Madre de su Hijo Unigénito, la única criatura que amorosamente dio su carne y dio su sangre para que la Segunda Persona de la Santísima Trinidad pudiese hacerse hombre en su seno. "Cuando la Iglesia entra más profundamente en el sumo misterio de la Encarnación, piensa en la Madre de Cristo con profunda veneración y piedad. María pertenece indisolublemente al misterio de Cristo y pertenece además al misterio de la Iglesia desde el comienzo, desde el día de su nacimiento".

Por esa razón Dios la colmó de insignes privilegios, como el de ser Inmaculada desde el mismo instante de su Concepción en el seno de su madre Santa Ana; virgen perfecta y a la vez Madre; Madre de Dios y Madre espiritual de todos los hombres; Corredentora, Mediadora y Dispensadora de todas las gracias; Asunta al cielo en cuerpo y alma; Reina y Señora de los cielos y tierra; Madre de la Iglesia.

ILUMINACIÓN

El ángel entró donde estaba María y le dijo: Dios te salva, llena de gracia, el Señor está contigo. Al oír estas palabras, ella quedó desconcertada y se preguntaba qué significaba tal saludo. El ángel le dijo: No temas, María, pues Dios te ha concedido su favor. Concebirás y darás a luz un hijo, al que pondrás por nombre Jesús. Él será grande, será llamado hijo del Altísimo; el Señor Dios le dará el trono de David, su Padre, reinará sobre la descendencia de Jacob por siempre y su reino no tendrá fin. María dijo al ángel: ¿cómo será esto, pues no tengo relaciones con ningún hombre? El ángel le contesto: El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso, el que va a nacer será santo y se llamará Hijo de Dios. Mira, tú pariente Isabel también ha concebido un hijo en su vejez y ya está de seis meses la que todos tenían por estéril; porque para Dios nada hay imposible. María dijo: Aquí está la esclava del Señor, que me suceda como tú dices. Y el ángel la dejo (Lc 1 28-38).

CELEBRAMOS

En esta tarde dedicaremos un momento a tranquilizar nuestra acelerada vida, para aceptar una tierna invitación a dialogar con nuestra madre María, muchas veces nuestra juventud nos exige, vivir intensamente, gozar intensamente y dentro de la misma intensidad olvidamos la más grande invitación a la vida plena, compartamos con María la sencillez de vivir su mandato divino "hagan lo que el les dice", aprendamos a gozar en la intimida de nuestro ser, la valiente aceptación del amor divino de Dios a través de su madre, nuestra madre.
Nuestro divino ejemplo de valor para afrontar la voluntad de lo que el quiere de nosotros, descubramos que el no quiere nada a medias, o es todo o nada ¿aceptaríamos el reto? Acompañados de ella, a través del testimonio de su entrega.

Petición

  • Pedir al Espíritu Santo que ilumine nuestra mente y habrá nuestros corazón para encontrar en la virgen María un ejemplo de lo que exige la misión , la renuncia total; y para vivir profundamente el deseo de que otros tengan vida, y la tengan en abundancia.

  • Suplicar la gracia necesaria para dejar en nuestro interior que no es posible hacer misión hoy, ni ser misionero sin tener a María como modelo e intercesora. Como María, con María y por María la Iglesia continua realizando el mandato de Cristo: anunciar su Reino a todas las gentes.

Por ser creyente que se fía de Dios

Cuando contemplamos a María, corremos el peligro de imaginarnos que en ella todo fue fácil y transparente... pero los evangelios nos presentan a María caminando en la oscuridad de la fe.

Su fe va creciendo con la ayuda de la reflexión y la meditación (Lc. 1, 29; 2,19) acepta realidades que no se ven. Y que cree porque para Dios no hay nada imposible (Lc 1 37).

Silencio

Por ser oyente de la palabra de Dios en la vida

Para María Dios hablaba no solo a través de la Biblia sino en los acontecimientos de la vida. Ella fue capaz de reconocer la palabra de Dios en los acontecimientos porque se alimentaba de la palabra de Dios escrita en la Biblia.

La meditación de la palabra de Dios escrita purifica los ojos y hace descubrir la palabra viva de Dios en la vida "Dichosos los limpios de corazón, porque estos van a ver a Dios".

Silencio

Por ser discípula de Jesús

Hay momentos en que María se nos manifiesta más claramente como discípula: la anunciación, (el sí a la palabra), el calvario (el seguimiento hasta la cruz), Pentecostés (la plena docilidad al Espíritu). Pero la vida de María fue siempre escuchar, acoger y realizar la palabra de su hijo. en su cotidiano y sapiencial silencio de Nazareth.

Silencio

Para ser constante y fiel hasta la muerte

Aunque no siempre entendiese todo lo que Jesús enseñaba, María le apoyo siempre... lo mismo hizo con los apóstoles. Aunque había sido abandonada por ellos, no les dejo.

Se quedó con ellos perseverando en la oración por nueve días para que la fuerza de Dios les ayudase a superar el miedo que les acojinaba y les hacia oír.

Silencio

Y ahora

En este silencio y en tu interior contesta las siguientes preguntas:

  • ¿En mi testimonio como ha influido el ejemplo de la Virgen María?

  • ¿He contemplado en mis oraciones el ejemplo de María?

  • ¿Cómo María estoy dispuesto(a) a correr los riegos que significan aceptar que se cumpla en nosotros la voluntad divina?

  • ¿Cómo experimento hoy la presencia de María en mis actividades misioneras?

  • ¿Mi vida espiritual esta apoyada en la vocación misionera de la Virgen María?

Con humildad reconoce la grandeza de la Virgen María y agradece al Señor que se haya fijado en tan bella colaboradora para la salvación. Agradece y dialoga con María que se necesita para responder al Señor, de que manera hay que disponerse incluso pregúntale si no sintió miedo en algún momento, que le motivo para correr tantos riegos, que se siente ser objeto de la mirada y elección de Dios... y pídele que en esos momentos de misión no se separe de ti.

ORACIÓN FINAL

Todos

"Mientras mi vida alentare,
todo mi amor para ti.
¡Madre mía, Madre mía!
aunque mi amor te olvidare
¡Tú no te olvides de mí!"

CANTO

Luz de día

Cuando la angustia quiere atrapar la vida y arruinar la fiesta por falta de vino
Cuando la desesperación hace daño y se hace difícil andar el camino
Cuando parece que todo esta perdido, que nada de lo que se ha hecho tiene sentido
¡Estas tú!..."Hagan lo que El les diga"
¡Estas tú!..."Que se haga como has dicho"
¡Estas tú para animar mi fe!

Luz de día..¡Ave María!
Eres la estrella que en la misión me guía
Luz de día...¡Ave María!
Vas alumbrando mi caminar...
¡Mi vida!

Cuando el silencio es lo único que se dice de oración y la tristeza quiere hospedarse en el corazón
Cuando la fatiga se siente en el alma y se llega a pensar en abandonar la barca
Cuando parece que todo esta perdido, que nada de lo que se ha hecho tiene sentido
¡Estas tú!..."Hagan lo que El les diga"
¡Estas tú!..."Que se haga como has dicho"
¡Estas tú para animar mi fe!
(Casette CONAMI Morelia)


CUARTO DÍA

LOS JÓVENES FRENTE A LOS DESFÍOS DE LA GLOBALIZACIÓN, LAS CULTURAS
Y LAS MIGRACIONES HUMANAS

OBJETIVO

Que el joven misionero asuma los desafíos así como las amplias y estupendas posibilidades que ofrece la globalización, las culturas y las migraciones humanas, en el impulso de una evangelización más eficaz y comprometida hoy.

CANTO

La nueva civilización...

PRESENTACIÓN

La globalización necesita guiarse y regularse a beneficio de toda la familia humana, recomendaba Juan Pablo II a los participantes en un reciente encuentro organizado por la Academia Pontificia para las Ciencias Sociales.

Constantemente se escucha en los noticieros, las escuelas, grupos políticos e incluso entre nuestras amistades, el clásico debate de que la globalización o mundialización a beneficiado únicamente a los países ricos y a los pobres los a dejado marginados de poder competir con esas potencias, transformándolos en países cada vez más pobres.

Hoy en día más que luchar contra la corriente, los jóvenes misioneros tenemos que visualizar los beneficios que estas transformaciones trae consigo valorar los medios de comunicación que nos han propiciado la posibilidad de contactar con culturas desconocidas así como el poder compartir el conocimiento de otros países lejanos para enriquecernos en pos de una evangelización más humana y enriquecida de las necesidades de las personas infiltradas en las diversas culturas de su cuna de origen.

ILUMINACIÓN

Vivimos en un mundo de transformación y el síntoma más perceptible es que la sociedad vive bajo el llamado proceso de globalización o mundialización. Tal proceso se da a nivel de la economía, tecnología, informática, ingeniería genética, comunicaciones... por encima de las interpretaciones favorables sobre el tema es evidente que el fenómeno de la globalización esta generando exclusión social. Las consecuencias son dolorosas, no solo en el ámbito del comercio de los países pobres si no en todo el campo de la economía y de la política consecuencias que se reflejan en la ruptura del "tejido social".

La globalización es un hecho arrollador que avanza y se impone con mucha fuerza, en el que aun no sabemos la capacidad que tenemos para hacer que se desarrolle de manera humana, digna y de acuerdo al plan de Dios.

Irónicamente, con o sin nuestro consentimiento, todos y todas estamos envueltos en ella. Nos vemos inmersos en la dinámica del consumismo, del libre mercado, de la cibernética. El proceso de globalización, dada su fuerza tiene efectos que ya son palpables y tiene un fuerte impacto e los niveles menos protegidos de la sociedad. Las políticas económicas neoliberales son excluyentes. El mercado se caracteriza por la explotación de la fuerza laboral para enriquecerse de la producción de la clase trabajadora. Esta se ve impulsada a vender su trabajo para sobrevivir, tanto en los países en vía desarrollado como en los desarrollados (Instrumento de trabajo CAM 2 COMLA 7, DOCUMENTO # 8).

DINÁMICA COLASH

"CÓMO MIRAN LOS JÓVENES LA GLOBALIZACIÓN"

Para la realización de esta dinámica es necesario contar con periódico y revistas, tijeras, cartulinas suficientes para los grupos de trabajo, resistol, plumones.

La intención de esta dinámica será expresar en un colash elaborado en equipos, los aspectos positivos de la globalización y en la otra los aspectos negativos.

Al finalizar el equipo, propondrá que es lo que debemos de hacer con el mensaje compartido a través del colash.

      1. ¿Qué desafíos nos plantea la política económica neoliberal de globalización en el tercer milenio de cristianismo? ¿De que forma podemos crear espacios para la misión parroquial y Ad gentes en este mundo globalizado?
      2. ¿Cómo podemos organizarnos en la Iglesia para fomentar una globalización solidaria?
      3. ¿Cómo cumplir nuestra responsabilidad de fe al recibir a las personas migrantes para que conserven sus riquezas sociales, culturales y religiosas, y junto con las sociedades e Iglesias locales vivir el pluriculturalismo y una fuerte catolicidad
      4. ¿Crees que existen valores positivos dentro de la globalización? ¿Porqué?
      5. ¿Cuál consideras que sea el papel de la Iglesia ante la globalización?
      6. ¿Te consideras con posibilidades de poder participar como un joven destacado y vigoroso ante la globalización? ¿Qué podrías hacer?
      7. ¿Cómo percibes que se han transformado las tradiciones de tu comunidad ante la globalización?

CONCLUSIONES

Los jóvenes, tenemos que afrontar el proceso globalizador con un verdadero proceso de formación continua, el excedente de información y materialización de los procesos de vida, nos orillan cada vez más a relegar los procesos de humanización, la constante carrera por la sobrevivencia en miras de una mejor calidad de vida, nos han desviado de un verdadero proceso de encuentro con Dios, ya que el amor no se comprende como un mandato divino sino como un proceso satisfactorio de los deseos humanos, perdiendo con el las personas su dignidad entre sus mismos contemporáneos.

La inculturación, tiene que ser observada como una verdadera fuente de riqueza, que nos invitara a conocer y respetar otras culturas, tan valiosas como la nuestra, ya que Dios en su magnifica creación, nos dio la posibilidad de ser a imagen y semejanza de su hijo Jesucristo, demostrando al hombre lo magnifico de su amor por nosotros.

Los medios de comunicación son una constante invitación para que los jóvenes en su individualismo, redescubramos el proceso de socialización, para que a través de ello los problemas que se viven en comunidad sean enfrentados por medio de una solidaridad fruto de la convivencia y conocimiento de experiencias de nuestros valores culturales.

Las migraciones para la juventud tienen que ser vistas no como una posibilidad de mejora material, sino en todo momento como un proceso de evangelización y búsqueda del hermano que esta alejado, así como la fuente de riqueza para las personas en la consolidación de una fraternidad eclesial alimentada por la constante búsqueda de la verdad que nos permea y el encuentro con un Cristo vivo y Misionero.

Este proceso rendirá como uno de sus frutos, una nueva conciencia ecológica y una oportunidad de conducir al hombre hacia la trascendencia enseñándole a recorrer el camino.

ORACIÓN FINAL

SI CRISTO MAÑANA...
Si Cristo, mañana llamase a tu puerta, ¿lo reconocerías?
Será, como entonces, un hombre pobre, ciertamente un hombre solo.
Será, sin duda, un obrero, quizá un desempleado o, incluso,
Si la huelga es justa, un huelguista.
O tal vez ira ofreciendo pólizas de seguros o aspiradoras...
Subirá escaleras y más escaleras, se detendrá sin fin piso por piso,
con una sonrisa maravillosa en su rostro triste...
será, quizás, un prófugo, uno de los quince millones de prófugos
con pasaporte de la ONU, uno de esos que ha nadie interesa
y que van errantes por este destierro del mundo; uno de esos que debe morir,
"porque a fin de cuentas no se sabe de donde vienen las personas de tal calaña..."
si Cristo mañana llamase a tu puerta, ¿lo reconocerías?.
Tendrá un aire abatido, agobiado, porque debe tomar sobre si todos los dolores de la tierra
¡valla!... no hay trabajo para un hombre desecho...
y si le preguntan ¿qué sabes hacer? El no puede decir: todo
¿de donde vienes? No puede responder: de todas partes.
¿Que pretendes ganar? No puede responder: a ti.
Entonces se alejara más extenuado, más agobiado, con la paz
En sus manos desnudas, pertenecientes al verdadero hombre misionero
.


QUINTO DÍA

"JOVEN: VALE LA PENA SEGUIR A JESUCRISTO"

OBJETIVO

Asumir en la vida personal la belleza del seguimiento. Que el joven redescubra la presencia de ese Hombre original, libre, autentico, transparente y de gran corazón y se decida a seguirlo.

CANTO

ORACIÓN DE SAN FRANCISCO

Hazme un instrumento de tu paz
Donde haya odio lleve yo tu amor
Donde haya injuria, tu perdón, Señor
Donde haya duda, fe en Ti.

Maestro ayúdame a nunca buscar,
querer ser consolado, como consolar,
ser comprendido, como comprender,
ser amado, como yo amar.

Hazme un instrumento de tu paz,
Que lleve tu esperanza por doquier,
Donde haya oscuridad lleve tu luz,
Donde haya pena, tu gozo, Señor.

Hazme un instrumento de tu paz,
Es perdonando que nos das perdón,
Es dando a todos que Tu te nos das,
Muriendo es que volvemos a nacer.

ILUMINACIÓN

Y les dijo: vayan por todo el mundo y proclamen la buena noticia en toda criatura (Mc 16, 15).

Motivación "El alfarero"

Entregar a cada uno de los participantes un poco de barro (o arcilla, o masa, o plastilina: cualquier material que se pueda moldear) y pedirles que cada uno haga una figura que simbolice su propia vida, para después compartirlo con los demás.

Luego de que todos han compartido sus figuras, leer la cita de Jer 18,1-6:

Palabra que llegó a Jeremías de parte del Señor, en estos términos: "Baja ahora al taller del alfarero, y allí te haré oír mis palabras". Yo bajé al taller del alfarero, mientras él trabajaba en el torno. Y cuando la vasija estaba le salía mal, como suele pasar con la arcilla en manos del alfarero, él volvía a hacer otra, según le parecía mejor. Entonces la palabra del Señor me llegó en estos términos: "¿No puedo yo tratarlos a ustedes, casa de Israel, como ese alfarero? -oráculo del Señor-. Sí, como la arcilla en la mano del alfarero, así estan ustedes en mi mano, casa de Israel.

Discípulos de Jesús

Dios nos invita a dejarnos moldear por sus manos, como el arcilla se deja dar forma por el alfarero. El discípulo es aquel que se entrega a las manos de su Maestro y se deja modelar dócilmente.

Entonces, ¿en qué consiste ser discípulo de Jesús? Veamos cómo se comportaron los primeros discípulos de Jesús. Para ello, entregar a los participantes la siguiente consigna:

Cada una de las citas enumeradas más abajo, muestra una o más características que debe tener el que quiera ser discípulo de Jesús. Determina cuál es esa característica y qué significa para el cristiano de hoy.

 1.- Lc 5,11  2.- Mt 10,38-42  3.- Jn 2,11  4.- Lc 14,26
 5.- Lc 14,33  6.- Lc 14,27  7.- Jn 15,14  8.- Lc 19,37
 9.- Jn 13,35  10.- Jn 15,8    

De las citas, podemos determinar que el discípulo:

  • Deja todo y sigue a Jesús (Lc 5,11)

  • Se sienta a los pies de Jesús y escucha su Palabra (Mt 10,38-42)

  • Cree en Jesús(Jn 2,11)

  • Ama profundamente a Jesús más que a nada en el mundo (Lc 14,26)

  • Renuncia a todo lo que posee (Lc 14,33)

  • Carga con su cruz (Lc 14,27)

  • Hace la voluntad de Jesús (Jn 15,14)

  • Alaba a Dios (Lc 19,37)

  • Ama a sus hermanos (Jn 13,35)

  • Da frutos (Jn 15,8)

Donde

  • Dejarlo todo y seguir a Jesús significa abandonar todo aquello que sé que me aparta de Dios, para seguir el camino que Jesús me indica, y seguir su ejemplo de vida.

  • Sentarse a los pies de Jesús significa darme un tiempo suficiente, con calma, con atención, con el corazón dispuesto para escuchar la Palabra de Jesús, para escuchar sus enseñanzas. Significa dedicar un tiempo suficiente a aprender más acerca de lo que Jesús enseñó y dijo.

  • Creer en Jesús significa entender que todo lo que hizo y dijo Jesús no son simplemente acontecimientos históricos y palabras bonitas, sino enseñanzas para mi vida, para que yo ponga en práctica.

  • Amar a Jesús más que a nada en el mundo significa que Jesús tiene que ser para mí una persona viva, a quien amo, no un "personaje de historia" a quien simplemente admiro. Y tengo que amarlo más que a todas las otras cosas y personas de mi vida, es decir, que El tiene que ser el centro de mi vida.

  • Renunciar a todo lo que se posee significa, no dejar todas las cosas que uno tiene en la vida (casa, familia, trabajo), sino darles la importancia que les corresponde, y no vivir aferrado a ellas.

  • Carga con la cruz significa aceptar las propias limitaciones, los defectos, y todas aquellas cosas que me cuestan en la vida o que podrían hacerme volver atrás y, a pesar de todo ello, seguir adelante junto a Jesús.

  • Hacer la voluntad de Jesús significa no quedarse solamente con las palabras de Jesús como enseñanzas bonitas, sino ir transformando mi vida aplicando en ella todo lo que voy aprendiendo y conociendo acerca de Jesús y su Mensaje.

  • Alabar a Dios significa que el discípulo debe ser un hombre de oración, que siempre encuentra un momento para comunicarse con Dios y para alabarlo.

  • Amar a los hermanos significa que el discípulo no puede vivir su relación con Dios dejando de lado a los demás. El discípulo se compromete con sus hermanos, con sus alegrías y sufrimientos y comparte con ellos lo que vive junto a Jesús.

  • Dar frutos significa que un discípulo no puede limitarse a aprender a conocer y amar a Jesús. Es preciso que los demás se den cuenta que él conoce y ama a Jesucristo. Para ello, debe dar frutos, es decir, volcar en obras lo que está aprendiendo junto a Jesús.
CONCLUSIÓN

Para el Cristiano, aceptar el evangelio y, por consiguiente, conformarse siempre más con la voluntad de Dios, son procesos que no terminan. La conversión, pues, aunque se puede dar una fecha a su principio, se desarrolla permanentemente en el individuo y esta proyectada hacia el futuro. "amar al Señor con todo el corazón... y al prójimo como así mismo", no es algo que se realice de un día para otro. Es conversión la fe que espera todo de la comunión con Dios, pone sus esperanzas en ella y se entrega al prójimo, aunque este no tenga ningún derecho y merezca este don de si.

En la practica de la vida Cristiana, la conversión es siempre un proceso de evolución progresivamente y esta basado en el descubrimiento de la misericordia de Dios.

Joven de amor, la invitación a la misión es la constante confianza que Dios deposita en sus hijos para asumir tan singular tarea de vida, "atrévete a ser diferente" no permitas que la opinión vaga de los que te rodean, te alejen de un compromiso sin precedentes, para que escribas decididamente tu historia y nuestra historia de comunidad y pueblo en la vida del hombre, los obstáculos serán demasiados, pero recuerda "yo estaré con ustedes hasta el fin de los tiempos".

Ser misionero es ir a donde seas necesario pero no requerido y permanecer ahí hasta que seas querido pero no necesario.

CANTO

ALMA MISIONERA
Señor, toma mi vida nueva
antes de que la espera,
desgaste años en mí;
estoy dispuesto a lo que quieras
no importa lo que sea, tu llámame a servir.

Llévame donde los hombres
Necesiten tu palabra,
necesiten mis ganas de vivir,
donde falte la esperanza
donde todo sea triste,
simplemente por no saber de Ti.

Te doy mi corazón sincero,
para gritar sin miedo:
¡Lo hermoso que es tu amor!
Señor, tengo alma misionera,
condúceme a la tierra que tenga sed de ti.

Y así en marcha iré cantando,
por pueblos predicando tu grandeza Señor;
tendré mis brazos sin cansancio,
tu historia entre mis labios,
mi fuerza en la oración.

Ir a la página anterior
Ir a la página siguiente