I Asamblea Diocesana

Caminemos Juntos

Logo Vicaría de Pastoral - IR A HOME

Página Principal





 

PRINCIPAL

CONTENIDO

PREASAMBLEA

ASAMBLEA
POSTAMBLEA
VOZ PASTOR
APORTACIONES
MAPA SITIO

 


HACIA UNA PASTORAL DIFERENCIADA


A la luz del II Sínodo de la Arquidiócesis de México
Guía de Análisis

Presentación

  • El Programa Inicial Arquidiocesano pone en marcha el Decreto General que subrayó la necesidad de la inculturación del Evangelio en la cultura urbana.
  • El tercer Programa Específico nos lleva a buscar los ambientes más significativos de la vida de la Ciudad en orden a una Pastoral Diferenciada; sin embargo parece necesario precisar antes la misma noción de pastoral diferenciada y su relación con el conjunto de la acción pastoral.
  • El sentido de este documento es el de servir como guía de análisis que permita estructurar y sintetizar el trabajo de reflexión hecho por la Asamblea Diocesana en relación al tema que nos ocupa.

Nociones Básicas

Acción Pastoral en General

  • Al hablar de acción pastoral en general, estamos haciendo referencia a algo tan antiguo como la misma Iglesia y que ha sufrido a lo largo del tiempo tantas evoluciones como el concepto y la realidad de la ekklesia. Para la reflexión teológico-pastoral actual, la pastoral hace referencia, en primer lugar, a una acción propia de la comunidad cristiana mediante la cual se actualiza a lo largo de la historia concreta de los hombres la misión de Jesús al servicio del Reino de Dios como expresión de una nueva comunidad humana edificada sobre los valores morales de la justicia, la dignidad humana, la igualdad y fraternidad entre los hombres y los pueblos, la paz y la reconciliación, en una palabra, la caridad o amor de excelencia de los verdaderos discípulos de Jesús.
  • La acción pastoral en general es una acción eclesial organizada, tiene como característica esencial la dimensión del "aquí y ahora", o sea, la actualización del Evangelioo. Por esta razón la acción pastoral está centrada en Cristo y en su prolongación por medio del Espíritu.
  • La idea central de la acción pastoral es la edificación de la Iglesia en su servicio al mundo. Por esta razón, de entre las múltiples funciones de la teología, la teología pastoral es la reflexión basada en las acciones pastorales en su referencia directa a la transformación del mundo, según el espíritu evangélico.

Pastoral Especial

  • La acción pastoral o bien es profética, litúrgica o social. Las acciones eclesiales en efecto, se agrupan en cualesquiera de las tres dimensiones señaladas.
  • La acción pastoral es profética cuando se centra en la proclamación de Jesús, de sus hechos, de su mensaje y doctrina y de su muerte y resurrección. Se llama kerigmática cuando es un anuncio que pretende la primera conversión (en el caso de los no creyentes) o renovación de la conversión fundamental (en el caso de la evangelización de los cristianos insuficientemente evangelizados). Es catequética cuando se procura una enseñanza orgánica y sistematizada del mensaje cristiano. Es homilética cuando es celebración de la palabra en la liturgia.
  • La acción pastoral es litúrgica cuando está referida a la celebración de los sacramentos, particularmente a la celebración de la Eucaristía.
  • La acción pastoral es social hacia dentro de la comunidad creyente cuando propicia acciones caritativas de asistencia o promoción social. Hacia el mundo la pastoral social es animación de las estructuras seculares en el espíritu evangélico a fin de construir un mundo más humano.
  • La pastoral profética mira más a la fe, la pastoral litúrgica a la esperanza y la pastoral social a la caridad. De hecho son indisociables como proceso educativo del cristiano y también lo son, puesto que es una la persona de Jesucristo.

Pastoral del Proceso Evangelizador

  • A partir del magistral documento de Paulo VI de la Evangelii Nuntiandi, la pastoral debe considerarse también como la acción evangelizadora que busca el cambio interior y colectivo de los hombres en sus respectivas culturas. En este último sentido —la evangelización de la cultura— nos detendremos un poco más adelante, al tratar específicarnente el tema de la pastoral diferenciada. La evangelización se realiza a través de un proceso siempre renovable de: testimonio, anuncio explícito, ingreso a la comunidad, vivencia de los signos litúrgicos y envío misionero.
  • Cada uno de estos pasos pedagógicos en realidad se implican, de este modo la división clásica de pastoral profética, litúrgica y social queda mejor integrada en una perspectiva de proceso pedagógico. Se trata de la también clásica pedagogía catecumenal de la iniciación cristiana.
  • La actualidad de esta perspectiva se refiere a la conciencia de los pastores y agentes de evangelización de que por diversos motivos hoy los cristianos debemos ser reevangelizados, sea por una insuficiente evangelización, sea por las exigencias que se plantean a la conciencia cristiana en el mundo de hoy, sea por la necesidad de educar verdaderas comunidades, etc.
  • El II Sínodo dió a la pastoral del proceso evangelizador una gran importancia como recurso para lograr una pastoral que evite la polarización de los medios de evangeliación (sólo culto, sólo compromiso social, etc). También, desde la óptica de la nueva evangelización, que supone renovar el espíritu misionero, la pastoral del proceso evangelizador, como lo ha expuesto el Sínodo, es fundamental.

Especificidad de la pastoral diferenciada

  • La pastoral diferenciada, en la mentalidad del Decreto General y de la documentación sinodal, es en primer lugar acción pastoral, al serlo tiene todas las características señaladas al respecto. Es decir, es práctica de la vida eclesial que actualiza la misión de Jesús al servicio del proyecto histórico y trascendente del Reino de Dios.
  • La pastoral diferenciada es profética, litúrgica y social, de acuerdo también a las caracterizaciones hechas en el apartado correspondiente.
  • La pastoral diferenciada es pastoral del proceso evangelizador, por lo tanto tiene un acento catecumenal de proceso educativo que va, desde la primera evangelización del alejado del influjo del Evangelio, hasta el acompañamiento al agente de evangelización que ha pasado por toda una experiencia comunitaria, experiencia de fe y celebración.
  • Lo específico de la pastoral diferenciada es el acento en la evangelización de la cultura o, mejor dicho, de las culturas, ya que se refiere a los diversos ambientes. La evangelización de la cultura presupone un esfuerzo de encarnación por parte de los evangelizadores, el objetivo es la compenetración de la cultura y el Evangelio.
  • El encuentro del Evangelio con las culturas es multiforme, porque se verifica en condiciones diversas que son precisamente las culturas o ambientes humanos diversos que hay que evangelizar.
  • Si, en un primer momento, la inculturación fue concebida como inserción de la Iglesia en culturas homogéneas, en la actualidad —particularmente en la cultura urbana— nos hemos dado cuenta de la multiplicidad de subgrupos y subculturas en donde la Iglesia debe encarnarse .
  • En la condición multicultural, es decir, de pluralismo de las culturas —tal es el caso de la condición urbana en la Ciudad de México— el Evangelio debe ser fuente de comprensión recíproca y de participación en el bien común. Para alcanzar este objetivo es indispensable que se cumpla una condición: la cultura de cada uno de los grupos humanos debe inspirarse en el Evangelio y en su mensaje de caridad y amor fraterno.
  • La inculturación en la pastoral diferenciada, implica el respeto a dos datos fundamentales: el mensaje esencial del Evangelio, que es un hecho original e irreductible, y, en segundo lugar, el respeto a todas las culturas de los grupos humanos a donde el mensaje se encarna. En este sentido es como se habla de evangelización dialogal.

Pastoral diferenciada y cultura urbana

  • El II Sínodo en el Decreto General señala, como uno de sus principales desafíos la evangelización de las grandes ciudades y megalópolis que son como "matrices" o formadoras de la cultura dentro de un violento proceso de urbanización. La Ciudad, sin embargo, presenta muchos datos positivos en orden a la mayor posibilidad de encontrar bienestar. La ciudad produce:
    • Diferentes tipos humanos de relación, de uso del espacio y de mentalidad.
    • Diferencias de niveles de relación social por clases y grupos marcadamente antagónicos, en intereses, concepciones de vida y estilos de convivencias.
    • Concentración del poder político que margina a los habitantes no urbanos. Esto provoca marginalidad en los cinturones de miseria.
    • Desarraigo de los inmigrantes que vienen del campo.
    • Solidaridad entre sectores, barrios, profesiones, a la vez que favorece el mayor individualismo y anonimato.
    • Maduración humana por la intercomunicación, el pluralismo de las diversas oportunidades de promoción y educación, la multiplicidad de situaciones-problema.
    • Alteración permanente del espacio urbano (zonas que de residenciales pasan a ser comerciales, invaciones, etc.).
    • Movilidad de habitación y trabajo, facilitada por el transporte y otras veces impedida por la complejidad del mismo.
    • Impacto en la ecologia, en su perjuicio por contaminación ambiental y, en beneficio por parques, pulmones de la Ciudad, etc.
    • Secularismo, porque se puede extremar el proceso de secularización negando toda relación con Dios y desarrollando ciertas desviaciones religiosas. De ahí que en la Ciudad se den la presencia y el ocultamiento de Dios.

En la Ciudad de México necesitamos de una pastoral diferenciada destinada a:

  • Los migrantes a la Ciudad dándoles acogida, apoyo, orientación, invitándolos a integrarse a grupos etc.
  • Los habitantes de zonas de pobreza y miseria que requieren de una particular atención a sus problemas espirituales y materiales.
  • Los que viven en multifamiliares y en edificios de apartamentos con los que se debe establecer un contacto especial que supere las barreras del aislamiento, el temor y la inseguridad. Los que trabajan en ofIcinas y que muy poco participan de la vida religiosa de la parroquia en que residen (parroquia efectiva) y que no tienen una parroquia afectiva.
  • Los que están en permanente movimiento como transportadores, comerciantes etc., para los que hay que diseñar una particular pastoral.
  • Los educadores, educandos y las comunidades educativas de escuelas y universidades.
  • Los hospitales que reclaman de una atención específica adecuada a sus necesidades.
  • Los que integran diferentes sectores corno obreros, profesionales, amas de casa, universitarios etc., para cada uno de los cuales debería diseñarse una pastoral que tome en cuenta sus situaciones particulares.

Pastoral diferenciada y opción prioritaria sinodal

  • Para poder establecer algunos de los ambientes culturales más importantes o urgentes de la tarea evangelizadora para llevar a cabo la deseada pastoral diferenciada o pastoral de evangelización de la cultura, conviene no perder de vista las prioridades sinodales de los destinatarios de la evangelización.
  • Desde la perspectiva de la pastoral evangelizadora de la cultura o pastoral diferenciada, la prioridad sinodal de la familia necesariamente adquiere un sentido de pluralidad de la realidad familiar. O sea que la familia es una realidad diversificada y dinámica que supone una especificidad de acuerdo a las distintas realidades familiares.
  • Existen tipologías familiares de acuerdo al lugar en donde viven las familias, según su estrato social, de acuerdo a su composición interna, su etapa de desarrollo, el rol de autoridad etc. Por lo tanto, una primera necesidad de la pastoral diferenciada es la de estudiar las diversas tipologías familiares, sobre todo las más significativas de la Ciudad.
  • Los pobres fueron otra prioridad del Sínodo, sin embargo, tambien en terminos de una pastoral diferenciada tendríamos que tipologizar a los pobres de la Ciudad de México según variables que parecieran muy especificas; por ejemplo, la pobreza de los niños de la calle, de las vecindades, de los recién llegados a la Ciudad etc. Es importante no perder de vista la relación entre familia y pobres, como parte de una misma opción prioritaria; en este sentido pueden interrelacionarse incluso las variables de cada una de las prioridades en particular.
  • Los alejados del influjo evangelizador sería importante también diferenciarlos de acuerdo a causas de su alejamiento, nivel socioeconómico etc. Por ejemplo, el alejamiento de los universitarios e intelectuales, ambientes laborales, etc.
  • La misma reflexión se puede plantear en relación a los jóvenes, ya que en la Ciudad existe una diversidad de ambientes juveniles. No es igual hacer pastoral entre jóvenes universitarios de universidades privadas y jóvenes obreros de la zona norte de la Ciudad o "chavos banda " de la zona centro de la Ciudad de México.
  • En conclusión, no puede entenderse la prioridad sinodal ni global, ni particularmente, sin la necesidad de una pastoral diferenciada.

Hacia una pastoral diferenciada

  • La pastoral diferenciada puede emprenderse a nivel de las estructuras territoriales de la organización arquidiocesana como las parroquias; de ahí la importancia de la sectorización, ya que ésta no es sólo una estrategia organizativa territorial. De hecho su intención más profunda es la de propiciar una pastoral parroquial misionera que permita evangelizar ambientes diversos: multifamiliares, barrios, escuelas, centros de trabajo, colonias populares —a partir de sus propias subdivisiones reales o más o menos convencionales—, el sentido territorial y cuantitativo de la sectorización también es importante ya que se trata de posibilitar la puesta en marcha de procesos comunitarios, sin embargo desde el punto de vista cualitativo, lo que se pretende es evangelizar a las personas en sus ambientes o culturas.
  • La pastoral diferenciada puede ponerse en marcha a través de estructuras intermedias como los decanatos. De hecho a nivel de decanato probablemente resulta más fácil comprender la sectorización ambiental; esto implica poner en práctica la recomendación sinodal de especializar parroquias en un determinado tipo de pastoral específica.
  • La pastoral diferenciada se activará dando impulso a nuevas estructuras de pastoral a partir de algunas ya existentes, al menos como realidades quizá todavía incipientes pero vitales. Por ejemplo, la pastoral juvenil obrera o universitaria. A estas estructuras comúnmente se les llama sectoriales, es imprecindible darles un nuevo impulso.
  • La pastoral diferenciada puede también activarse por medio de estructuras de una pastoral que podríamos llamar de frontera o la que se realiza a través de estructuras no formales de la pastoral. Por ejemplo asociaciones civiles en favor de los niños de la calle, la promoción de la mujer marginada o prostituída etc.
  • La pastoral diferenciada, por último, es posible como un enfoque global de la pastoral arquidiocesana que articule la natural tensión entre pastoral territorial y sectorial. Se trata pues de una verdadera piedra de toque de la necesaria reestructuración de la organización pastoral arquidiocesana, según los propósitos de las conclusiones sinodales.

Pbro. Manuel Rodrigo Zubillaga V ázquez

Ia Asamblea Arquidiocesana
México, D. F. 5 de julio de 1994