I Asamblea Diocesana

Caminemos Juntos

Logo Vicaría de Pastoral - IR A HOME

Página Principal





 

PRINCIPAL

CONTENIDO

PREASAMBLEA

ASAMBLEA
POSTAMBLEA
VOZ PASTOR
APORTACIONES
MAPA SITIO

 


CELEBRACIÓN EUCARÍSTICA CONCLUSIVA


MONICIÓN

Como culmen de nuestra primera Asamblea Diocesana, en la que nos hemos renovado en el Espíritu y el compromiso del II Sínodo Diocesano, celebramos el misterio de la Pascua de Jesús que nos abre a una nueva esperanza de realización de su proyecto de salvación en nuestra ciudad.

CANTO DE ENTRADA

PUEBLO DE REYES
ASAMBLEA SANTA,
PUEBLO SACERDOTAL,
PUEBLO DE DIOS
BENDICE A TU SEÑOR.

Te cantamos, oh Hijo amado del Padre,
Te alabamos, eterna Palabra salida de Dios.

Te cantamos, oh Hijo de la Virgen María,
Te alabamos, oh Cristo nuestro hermano, nuestro salvador.

Te cantamos a tí, esplendor de la gloria,
Te alabamos, estrella radiante que anuncias el día.

Te cantamos, oh luz que iluminas nuestras sombras,
Te alabamos, antorcha de la Nueva Jerusalén.

Te cantamos, Mesías que anunciaron los profetas,
Te alabamos, oh Hijo de Abraham e Hijo de David.

Te cantamos, Mesías esperado por los pobres,
Te alabamos, oh Cristo nuestro Rey, de humilde corazón.

SALUDO

Sr. Arzobispo: En el nombre del Padre, + y del Hijo y del Espíritu Santo.

Todos: Amén.

Sr. Arzobispo: Alegres y confiados en el amor de nuestro Padre Dios, en la misericordia de nuestro Señor Jesucristo y en la gracia y en la fuerza del Espíritu Santo, dispongámonos a concluir nuestra Asamblea Diocesana reconciliándonos con Él y con nuestros hermanos.

[BREVE SILENCIO]

Diácono: Tú que eres el camino que conduce al Padre.

Coro: Señor, ten piedad.

Todos: Señor, ten piedad.

Diácono: Tú que eres la verdad que ilumina los pueblos.

Coro: Cristo, ten piedad.

Todos: Cristo, ten piedad.

Diácono: Tú que eres la vida que renueva el mundo.

Coro: Señor, ten piedad.

Todos: Señor, ten piedad.

Sr. Arzobispo: Dios todopoderosos tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna.

Todos: Amén.

Sr. Arzobispo: Oremos. Dios nuestro, que con admirable providencia dispusiste que el Reino de Cristo se extendiera por todo el mundo y que todos los hombres participaran de la redención, haz que tu Iglesia, Sacramento universal de salvación, anuncie a todos los hombres el Evangelio, y manifieste y realice entre ellos el misterio de tu amor. Por Jesucristo nuestro Señor.

Todos: Amén.

[SENTADOS]

LITURGIA DE LA PALABRA

MONICIÓN

La Palabra del Señor nos invita a consagrar nuestras vidas con nuevo vigor al servicio del Evangelio.

Lector: Lectura de la Primera Carta de San Pedro (1 Pe 4, 10-11)

Hermanos: Que cada cual ponga al servicio de los demás la gracia que ha recibido, como buenos administradores de las diversas gracias de Dios. Si alguno habla, sean palabras de Dios; si alguno presta un servicio, hágalo en virtud del poder recibido de Dios, para que Dios sea glorificado en todo por Jesucristo, a quien corresponden la gloria y el poder por los siglos de los siglos. Amén. Palabra de Dios.

Todos: Te alabamos, Señor.

SALMO RESPONSORIAL (Sal 116)

Salmista (canta): Vayan al mundo entero y proclamen el Evangelio.

Todos: Vayan al mundo entero y proclamen el Evangelio.

Salmista: Alaben al Señor todas las naciones, adámenlo todos los pueblos.

Todos: Vayan al mundo entero y proclamen el Evangelio.

Salmista: Firme es su misericordia con nosotros, y su fidelidad dura por siempre.

Todos: Vayan al mundo entero y proclamen el Evangelio.

[DE PIE]

ALELUYA, ALELUYA ALELUYA.

Salmista: Yo estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo.

Todos: Aleluya, aleluya, aleluya.

MONICIÓN

Jesús es la fuente y la garantía de nuestra misión.

PROCLAMACIÓN DEL EVANGELIO (Mt 28, 18-20)

Diácono: El Señor esté con ustedes.

Todos: Y con tu espíritu.

Diácono: Proclamación del Santo Evangelio, según San Mateo.

Todos: Gloria a Ti, Señor.

Diácono

En aquel tiempo Jesús se acercó a sus discípulos y les habló así: "Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra. Vayan, pues y hagan discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo les he mandado. Y he aquí que yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin del mundo". Palabra del Señor.

Todos: Gloria a tí, Señor Jesús.

[SENTADOS]

HOMILÍA

[DE PIE]

ORACIÓN UNIVERSAL

Sr. Arzobispo: Que el Señor escuche nuestras palabras, atienda nuestros deseos y haga caso a las peticiones de su Iglesia.

Lector: La Iglesia entera es sacramento del Reino que está llegando a nosotros. Que todo el pueblo de Dios, pastores y fieles seamos signo creíble del Reino. Oremos.

Todos: Te rogamos, óyenos.

Lector: Dios nos llama hoy, por medio de los acontecimientos de nuestra Patria; es necesario leer estos acontecimientos con los ojos de la fe. Pidamos el don del discernimiento. Oremos.

Todos: Te rogamos, óyenos.

Lector: Los hombres y mujeres de nuestra Arquidiócesis necesitan la ayuda de una Iglesia que se interese por ellos. Pidamos el saber ser solidarios a la manera de Jesús. Oremos.

Todos: Te rogamos, óyenos.

Lector: Nuestra misión es preparar los caminos para la fe, a partir de nuestra unidad como comunidad en tomo al Señor. Pidamos el don de la unidad. Oremos.

Todos: Te rogamos, óyenos.

Lector: Dios nos pide descubrir el misterio del Señor presente en todos nuestros hermanos; esto es empezar a crear un mundo nuevo. Pidamos saber amarlo hasta el compromiso, con la fuerza de Dios. Oremos.

Todos: Te rogamos, óyenos.

Sr. Arzobispo. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor.

Todos: Amén.

LITURGIA EUCARÍSTICA

CANTO DE OFERTORIO

TE OFRECEMOS. PADRE NUESTRO,
CON EL VINO Y CON EL PAN,
NUESTRAS PENAS Y ALEGRÍAS,
EL TRABAJO Y NUESTRO AFÁN.

Como el trigo de los campos,
bajo el signo de la cruz,
se transforma en nuestras vidas,
como el cuerpo de Jesús.

A los pobres de la tierra,
a los que sufriendo están:
cambia su dolor en vino,
como la uva en el lagar.

Estos dones son el signo
del esfuerzo de unidad,
que los hombres realizamos
en el campo y en la ciudad.

Gloria sea dada el Padre
y a su Hijo redentor,
y al Espíritu Divino,
que nos llenan de su amor.

[DE PIE]

Sr. Arzobispo: Oremos, hermanos, para que, llevando al Altar trabajos, alegrías y esperanzas de esta Asamblea, nos dispongamos a ofrecer el sacrificio agradable a Dios, Padre todopoderoso.

Todos: El Señor reciba de tus manos...

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Sr. Arzobispo: Acepta, Señor, los dones que te presentamos y concede a tu Iglesia, nacida del costado de Cristo en la cruz, encontrar en la participación de este sacrificio, la fuerza para realizar la misión que le has confiado. Por el mismo Cristo, nuestro Señor.
Amén.

PLEGARIA EUCARÍSTICA Vb

Concelebrantes: Te rogamos, pues, Padre todopoderoso, que envíes tu Espíritu sobre este pan y este vino, de manera que sean para nosotros, Cuerpo y + Sangre de Jesucristo, Hijo tuyo y Señor nuestro.

Él mismo, la víspera de su pasión, mientras estaba a la mesa con sus discípulos, tomo pan, te dio gracias, lo partió y se lo dio diciendo: "TOMAD Y COMED TODOS DE ÉL, PORQUE ESTO ES MI CUERPO, QUE SERÁ ENTREGADO POR VOSOTROS".

Del mismo modo, tomó el cáliz lleno de vino, te dio gracias con la plegaría de bendición y lo pasó a sus discípulos, diciendo: "TOMAD Y BEBED TODOS DE ÉL, PORQUE ESTE ES EL CÁLIZ DE MI SANGRE, SANGRE DE LA ALIANZA NUEVA Y ETERNA, QUE SERÁ DERRAMADA POR VOSOTROS Y POR TODOS LOS HOMBRES, PARA EL PERDÓN DE LOS PECADOS. HACED ESTO EN CONMEMORACIÓN MÍA".

Por eso, Padre de bondad, celebramos ahora el memoriaL de nuestra reconciliación, y proclamamos la obra de tu amor: Cristo, tu Hijo, a través del sufrimiento y de la muerte en cruz, ha resucitado a la vida nueva y ha sido glorificado a tu derecha. Dirige tu mirada, Padre santo, sobre esta ofrenda; es Jesucristo que se ofrece con su cuerpo y con su sangre y, por este sacrificio, nos abre el camino hacia ti. Señor, Padre de misericordia, derrama sobre nosotros el Espíritu del Amor, el Espíritu de tu Hijo.

CORDERO DE DIOS

CANTOS DE COMUNIÓN

SI YO NO TENGO AMOR, YO NADA SOY SEÑOR (2)

El amor es comprensivo, el amor es servicial.
El amor no tiene envidia, el amor no busca el mal.

El amor nunca se irrita, el amor no es descortés.
El amor no es egoísta, el amor nunca es doblez.

El amor disculpa todo, el amor es caridad.
No se alegra de lo injusto, sólo goza en la verdad.

El amor soporta todo, el amor todo lo cree.
El amor todo lo espera, el amor es siempre fiel.

Nuestra fe, nuestra esperanza, frente a Dios terminará.
El amor es algo eterno, nunca, nunca pasará.

"UNA ESPIGA DORADA POR EL SOL"

UNA ESPIGA DORADA POR EL SOL,
EL RACIMO QUE CORTA EL VIÑADOR
SE CONVIERTEN AHORA EN PAN Y VINO DE AMOR
EN EL CUERPO Y EN LA SANGRE DEL SEÑOR.

Compartimos la misma comunión,
somos trigo del mismo sembrador;
Un molino la vida nos tritura con dolor,
Dios nos hace Eucaristía en el amor.

Como granos que han hecho el mismo pan,
como notas que tejen un cantar;
como gotas de agua que se funden en el mar,
los cristianos solo un cuerpo formarán.

En la mesa de Dios se sentarán,
como hijos su pan comulgarán;
una misma esperanza caminando contarán,
en la vida como hermanos se amarán.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Sr. Arzobispo: Oremos. Tú que nos has devuelto en alimento espiritual el Cuerpo y la Sangre de Cristo que te ofrecimos sobre el Altar, llénanos, Señor, de fortaleza y alegría para poder servirte en nuestros hermanos con renovado entusiasmo. Por Jesucristo nuestro Señor.

Todos: Amén.

Sr. Arzobispo: El Señor esté con ustedes.

Todos: Y con tu espíritu.

Diácono: Inclinamos la cabeza para recibir la bendición.

Sr. Arzobispo. Que Dios, Padre de las luces, que iluminó la mente de los discípulos con la luz del Espíritu Santo, les alegre con su bendición, y les llene siempre con los dones de su Espíritu.

Todos: Amén.

Sr. Arzobispo. Que el mismo fuego divino purifique nuestros corazones de todo pecado y nos ilumine con su claridad.

Todos: Amén.

Sr. Arzobispo. Que el mismo Espíritu que unió todas las lenguas en una sola confesión de fe, les conceda perseverar en ella y llegar, así, a ver plenamente lo que ahora esperan.

Todos: Amén.

Sr. Arzobispo.Y la bendición de Dios todopoderoso, Padre, + Hijo y Espíritu Santo, desciendan sobre todos ustedes.

Todos: Amén.

Diácono: Con el Espíritu de Cristo resuscitado, vayamos en paz a servir a Dios y a nuestros hermanos.

Todos: Demos gracias a Dios.

CANTO DE SALIDA

POR TI MI DIOS CANTANDO VOY
LA ALEGRÍA DE SER TU TESTIGO SEÑOR

Es fuego tu Palabra
que mi boca quemó,
mis labios ya son llamas
y cenizas mi voz.

Da miedo proclamarte,
pero T ú me dices:
"¡No temas! Contigo estoy".

Tu Palabra es una carga
que mi espalda dobló,
es braza tu mensaje
que mi lengua quemó:

"Déjate quemar, si quieres alumbrar;
ino temas! Contigo estoy".
Me mandas que cante con toda mi voz;
no sé como cantar tu mensaje de amor.
Los hombres me preguntan cuál es mi misión.
Les digo: "¡testigo soy!"

ORACIÓN CONCLUSIVA

Sr. Arzobispo: Entona la SALVE REGINA.

Salve regina, mater misericordiae; Vita dulcedo, et spes nostra, salve!. Ad te clamannus, exsules filii Hevae. Ad te suspiramus, gementes et flentes in hac lacrimarum valle. Eia ergo, Advocata nostra, illos tuos misericordes oculos ad nos converte. Et lesum, benedictum fructum ventris tuis, nobis post hoc exilium ostende. O clemens; O pía; O dulcís Virgo María.

Sr. Arzobispo: Ora pro nobis, sancta Dei Genitrix.

Todos: Ut digni effidamur promissionibus Christi.

Sr. Arzobispo: Oremus. Concede nos fámulos tuos, quaesumus, Domine Deus, perpetua mentís et corporis sanitate gaudere; et gloriosa Beatae Mariae Virgínis intercessione, a praesenti liberari tristítia et aeterna perfrui laetitía. Per Christum Dominum nostrum.

Sr. Arzobispo: Amen.

MONICIÓN

Recibamos la bendición de nuestro Pastor con la Palabra de Dios, que nos envía y compromete.

Sr. Arzobispo. (En silencio bendice a la Asamblea trazando el signo de la Cruz, con la Sagrada Biblia).