III ASAMBLEA DIOCESANA -VER POSTER-

HACIA LA GRAN MISIÓN DEL AÑO 2000 EN LA ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Logo Vicaría de Pastoral - IR A HOME

Página Principal




 

PRINCIPAL

CONTENIDO

PREASAMBLEA

ASAMBLEA
POSTAMBLEA
VOZ PASTOR
APORTACIONES
MAPA SITIO

 


ORACIÓN LITÚRGICA
Final del Segundo Día


1. Presidente

Llegados al final de nuestro segundo día recordemos el amor que Dios nos tiene y cómo nos lo ha demostrado enviándonos a un Salvador, Jesucristo, que con su luz nos guía al Reino del Padre.

Oremos en silencio. Pausa.

Dios nuestro, que en todo tiempo nos das confianza para invocarte. Al reunimos para la oración final de este segundo día, líbranos de las culpas cometidas en nuestros trabajos y haz que tu Luz que encendiste en nuestras vidas el día de nuestro Bautismo, no se apague nunca. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

2. Recitan todos la oración de “Las cinco llamas”

Enciende en nuestras almas la llama de una vida en caridad. Da salud a los que sufren los quebrantos de la pobreza, marginación y enfermedad; y presta ayuda generosa a quienes viven sin cesar su entrega en la lucha contra la mentira y la maldad.

Alumbra en el cuenco de las manos la llama del trabajo creador, tarea que embellece la materia surgida de tu soplo creador; quehacer del pensamiento que investiga ciencias aplicadas al progreso para que el mundo brille como un sol.

Ilumina nuestros pensamientos con la llama tercera de la verdad, que hace libres a hombres y mujeres en su lucha contra la mentira y la maldad; sin manipulaciones engañosas que desvían los deseos más genuinos de los que ansían vivir en hermandad.

Reaviva nuestra inteligencia con la cuarta llama del saber, que escudriña todos los rincones del mundo y de la historia, al entrever que la cultura, patrimonio de los pueblos, es de todos, sin reservas, al servicio de los que quieren aprender.

Haz que crezca en nuestro entorno el ansia de vivir en paz, fruto de una justicia implantada en medio de la sociedad. Cesen las guerras y las luchas, entre pueblos y entre hermanos; triunfe entre los creyentes el amor cristiano. Amén.

3. Oración

Presidente: Te damos gracias, Dios nuestro, por tu Hijo Jesucristo, Señor nuestro, que nos ha iluminado al revelarnos la luz incorruptible. Habiendo acabado nuestros trabajos de este segundo día y llegados a los confines de la noche. Celebramos tu santidad y tu gloria por tu Hijo único Jesucristo, por quien te sean dadas la gloria, el poder y el honor, con el Espíritu Santo, ahora y siempre y por los siglos de los siglos. Amén.