II ASAMBLEA DIOCESANA -VER POSTER-

IV ASAMBLEA DIOCESANA

Logo Vicaría de Pastoral - IR A HOME

Página Principal





 

PRINCIPAL

CONTENIDO

PREASAMBLEA

ASAMBLEA
POSTAMBLEA
VOZ PASTOR
APORTACIONES
MAPA SITIO

 


ORACIÓN DE LA MAÑANA


San Antonio María Claret

Oremos con María

INVOCACIÓN INICIAL

Ministro: Dios mío, ven en mi auxilio.

Todos: Señor, date prisa en socorrerme. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Canto

Santa María de la esperanza,
manten el ritmo de nuestra espera,
manten el ritmo de nuestra espera.

1. Nos diste al esperado de los tiempos,
mil veces prometido en los profetas.
Y nosotros de nuevo deseamos,
que vuelva a repetirnos sus promesas.

2. Brillaste como aurora del gran día,
plantaba Dios su tienda en nuestro suelo.
Y nosotros esperamos con su vuelta,
queremos la llegada de su Reino.

3. Esperaste cuando todos vacilaban,
el triunfo de Jesús sobre la muerte.
Y nosotros esperamos que su vida
anime nuestro mundo para siempre.

4. Viviste con la cruz de la esperanza,
tensando en el amor la larga espera;
y nosotros buscamos con los hombres
el nuevo amanecer de nuestra tierra.

LECTURA BREVE Hechos 2, 1. 14

Todos ellos perseveraban en la oración, con un mismo espíritu en compañía de algunas mujeres, de María, la madre de Jesús, y de sus hermanos.

Se dejan unos momentos de silencio

A MANERA DE RESPONSORIO
ORACIÓN POR MÉXICO

Todos recitan:

Madre nuestra de Guadalupe:
Señora y Niña nuestra,
Madre del verdadero Dios por quien se vive,
la perfecta Virgen, la amable.
Madre de nuestro Salvador Jesucristo.

Coro 1:
Intercede ante el Señor,
para que desaparezcan de México
la corrupción y la violencia
y en su lugar renazcan el amor y la justicia.

Coro 2:
Que las virtudes de Juan Diego
modelen el carácter nacional.

Coro 1
Que en lugar del rencor y de la envidia,
florezcan el perdón y la generosidad,
que en vez del egoísmo y la pereza
surjan la fraternidad y la laboriosidad;
que la beligerancia se transforme en paz;
que la ambición se convierta en magnanimidad
y la indiferencia en solidaridad.

Todos recitan:

Te rogamos, madre nuestra,
que conserves la integridad de esta patria tuya,
hogar de todos los mexicanos,
en donde te proclamamos para siempre,
nuestra madre y protectora.
Amén.

Norberto Cardenal Rivera Carrera
Arzobispo Primado de México
Rosanio viviente de 1996

ORACIÓN

Concédenos, Señor, la valiosa intercesión de la Virgen María, cuya gloriosa memoria hoy celebramos, y danos parte en los dones de tu amor por la intercesión de aquella a la que hiciste llena de gracia. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

Todos: Amén.