LA FAMILIA Y LA LITURGIA


Punto de partida
Cuando la Iglesia ora pone de manifiesto sus necesidades, preocupaciones, intenciones en otras palabras, los momentos importantes de la vida, a través del esquema celebrativo que corresponde a cada caso en la oración litúrgica. Contamos con una larga tradición en los diversos formularios que han llegado hasta nuestros días.

En la tercera edición típica del Misal Romano, así como ya aparecía en la edición precedente, el formulario por la familia indica algunas realidades de las que la iglesia ha hecho motivo de su reflexión.

La vida del hombre, en el ámbito litúrgico, es motivo de oración y abarca las más diversas experiencias de su acontecer, ya sea que se congregue como iglesia universal, ya sea que manifieste sus necesidades e incluso dificultades. Así surge el surge el tema la iglesia y la familia, e incluso expresión de la familia como iglesia doméstica.

En la familia como expresión icónica de la Trinidad, se contempla y expresa el amor de Dios en sí mismo y su designio de salvación bajo el velo simbólico del amor esponsal, por esta razón es un icono de la Trinidad.

Familia: Icono de la Trinidad
Entonces, la Familia como icono de la Trinidad es Imagen de Dios, es Transparencia de Dios, es expresión de vida en la vida misma. En el amor esponsal se verifica delicada y continuamente la dinámica del amor divino que en su amor creador, llama al hombre y a la mujer a colaborar con él como cocreadores en el sí a la vida, en el sí al amor. Por esta razón la familia manifiesta de muchos modos la respuesta – correspondencia del ser humano en el proyecto de la salvación.

Riqueza de la Eucología
En los textos Eucológicos, o bien, en las oraciones por las que Iglesia expresa su amor a Dios, al tiempo que le manifiesta sus necesidades, encontramos una riqueza insondable.

Los formularios que tenemos en los libros litúrgicos son el fruto de una constante contemplación del pueblo de Dios que ora y se congrega, por esta razón que su importancia reside en la contemplación de la Palabra de Dios, en la reflexión que la comunidad apostólica ofrece a la patrística y a la conformación del magisterio. En este sentido, mientras celebramos el misterio, lo contemplamos en su profundidad y lo aclamamos en su verdad en los textos litúrgicos.

Ubicación del formulario de la familia en la 3ª edición típica.
En la 3ª edición típica del Misal Romano, sorprende la reubicación del formulario. Mientras la 1ª y 2ª ediciones anteriores lo colocaban en el IV apartado de las misas por varias necesidades, ha sido intención de la Iglesia replantear su ubicación a un contexto más universal y menos particular, es decir, de “por necesidades particulares” pasa al esquema “por la Iglesia”, de modo que ya no ocupa el número 43 en los formularios sino que asciende al número 12 como se aprecia en la siguiente comparación.

2ª edición típica

3ª edición típica

  Misas por varias necesidades

  Misas por varias necesidades o diversas

  IV. En algunas necesidades particulares

  I. Por la Iglesia

  43. Por la familia

  12. Por la familia

Entrando en el formulario mismo podemos descubrir la intensidad con la que la Iglesia ora por la familia, además, es posible definir a la familia desde la oración.

Oración Colecta

Dios trino y uno,
en quien encuentra origen y fundamento
toda relación familiar,
escucha nuestras súplicas y concédenos imitar
las mismas virtudes y el amor
de la santa familia de tu Hijo,
a fin de que, reunidos todos en tu casa,
podamos algún día gozar de la felicidad eterna.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Análisis
En la frase “Dios trino y uno, en quien encuentra origen y fundamento toda relación familiar”1 se pone de manifiesto el tema de la Trinidad como “origen y fundamento”. En un primer momento salta a la vista el argumento de la creación: Dios Trinidad es el origen de todo ya que todo lo ha creado; en un segundo momento descubrimos que esta creación se basa en una dinámica relacional, es decir, la cosas y los seres existen en relación a otros y establecen relación con otros. Ahora bien, si Dios es fundamento de toda relación, entonces la Trinidad es el modelo supremo de esta realidad: Dios es amor y su relación se basa en el amor intratrinitario. Sólo bajo esta perspectiva el ser humano puede entender que “es” cuando “es”, cuando “ama”, cuando se descubre imagen de Dios. La familia no se puede explicar desde otra perspectiva. Es familia cuando existe y vive en Dios, cuando ama, cuando se da. Este es el modo concreto de vivir en el plan divino, ya que de lo contrario se tiende a la desdivinización, a entenderse desde los problemas, las traiciones, los desencuentros, los desengaños, el pecado y sus consecuencias. Este drama obnubila el entendimiento e impide la visión de Dios que “es el que es”: se auto revela con el nombre de YHWH.


La Iglesia ora a su Señor diciéndole “concédenos imitar las mismas virtudes y el amor de la santa familia de tu Hijo”2. La experiencia de la familia de Nazaret expresa un pasaje en la asimilación y entendimiento de la naturaleza de la familia. El amor intratrinitario, de que se hace alusión al inicio de la oración nos lleva a contemplar la experiencia humana de la familia en la familia de Jesús. José y María que viven, trabajan, enfrentan dificultades como cualquier familia; en ese mismo horizonte la encarnación nutre la reflexión de la comunidad cristiana. Se vive, se trabaja cotidianamente en unión íntima con el Hijo de Dios. Es decir, la respuesta dócil de un padre y de una madre que aceptan el misterio en su casa y lo cuidan amorosamente, pone de manifiesto la capacidad humana de procurar la vida, de amar la vida, de contemplar al que es la “Vida” fuera de egoísmos inútiles y estériles, al margen de disputas y controversias donde la cultura de la muerte no tiene lugar. Esto es imitar as mismas virtudes y el amor de la santa familia.

En la tercera frase “a fin de que, reunidos todos en tu casa, podamos algún día gozar de la felicidad eterna”3 la Iglesia expresa su ferviente deseo de vivir en la casa de Padre, lo que significa, que la gran familia humana, redimida por Cristo y congregada, al final de los tiempos, en el banquete pascual goza de felicidad eterna. La unión familiar, por lo tanto, adelanta esta alegría sempiterna. Se abren en este momento enormes posibilidades de reflexión y puesta en práctica de modelos litúrgicos familiares, es decir, ahí donde la familia ora, se reúne y celebra la fe, ahí hay una “liturgia familiar” como seguramente la hubo en la casa de la Sagrada Familia de Nazaret.

Lecturas
Los textos de la Sagrada Escritura con los que se ilumina la reflexión en torno a la familia, son los mismos que se emplean en la celebración de la Sagrada Familia4, por lo que le dan una fuerza peculiar a la Eucología: es la familia de Nazaret la que se coloca como modelo cercano y tangible para la vivencia de la santidad en nuestras familias.

  • 1ª lectura: Ecco 3, 3-7. 14-175. Aborda el tema del honrar a los padres como signo de amor y de respeto.
  • Salmo Resp.: 127 Dichoso el que teme al Señor6. La dicha del hombre se verifica en la bendición que se manifiesta en la familia ya sea por el sustento, la procreación y la prosperidad.
  • 2ª lectura: Col 3, 12-217. La vida en familia es expresión de un acuerdo con el Señor que sostiene y anima la relación al interior de la familia.
  • Aclamación antes del Evangelio: Col 3, 15-168. El corazón del hombre necesita la paz de Cristo para que él reine y viva con toda su riqueza.
  • Evangelio: Mt 2, 13-15. 19-239. La huída a Egipto coloca el drama de la existencia humana en medio de la injusticia y pecado. La encarnación del Verbo y su vida en familia expresan bellamente estadimensión de sobreabundancia de la gracia frente a las dificultades insoslayables del hombre.

Oración sobre las ofrendas
La oración sobre las ofrendas que reza así10:

Acepta, Señor, este sacrificio de reconciliación
que vamos a ofrecerte por nuestras familias
para que las conserves en tu gracia y en tu paz.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración después de la comunión

Después de recibir la Sagrada Comunión la comunidad cristiana le presenta a Dios la siguiente oración11:

Haz, Señor, que tus hijos,
alimentados con este sacramento
podamos imitar siempre los ejemplos
de la sagrada familia,
a fin de que, después de las penalidades de esta vida,
gocemos de su compañía eternamente.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Conclusiones

  • Familia como icono de la Trinidad es Imagen de Dios bajo el velo simbólico del amor esponsal
  • La Iglesia ora por la familia
  • La Trinidad como origen y fundamento toda relación familiar
  • Pedimos a Dios que a todas las familias “las conserves en tu gracia y en tu paz”.
  • El efecto de la presencia de Dios en medio de la familia, es la alegría escatológica representada en la expresión: “gocemos de su compañía eternamente”.

Pbro. Dr. Ricardo Valenzuela Pérez


NOTAS

1 Missale Romanum ex decreto Sacrosancti Oecumenici Concilii Vaticani II instauratum auctoritate Pauli Pp. VI promulgatum Ioannis Pauli Pp. II cura recognitum, Editio Typica Tertia, Typis Vaticanis, Civitas Vaticana, 2002:MR3 1101: «Deus, cuius in ordinatione societas familiaris firmum suum habet fundamentum».
2 MR3 1101: «et presta, ut, exemplo sanctæ Familiæ Unigeniti tui domesticis virtutibus caristatisque obsequio sectantes».
3 MR3 1101: «in lætitia domus tuæ præmiis fruamur æternis».
4 Domingo dentro de la Octava de Navidad.
5 LR Mex I, p. 16.
6 LR Mex I, p. 17.
7 LR Mex I, pp. 17-18.
8 LR Mex I, p. 18.
9 LR Mex I, pp. 18-19.
10 MR3 1101: «Hostiam tibi placationis offerimus, Domine, suppliciter deprecantes, ut familias nostras in tua gratia firmiter et pace constituas».
11 MR3 1101: «Quos cælestibus reficis sacramentis, fac, clementissime Pater, sanctæ Familiæ Unigeniti tui exempla iugiter imitari, ut post ærumnas sæculi, eius consortium consequantur æternum».



La Familia y la Liturgia en PowerPoint     La Familia y la Liturgia en Word

principal | programa