Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Forro de Manual Operativo para la Pastoral Parroquial


  Google
Vicaría      de Pastoral

Manual Operativo para la Pastoral Parroquial: Vicaría de Pastoral Arquidiócesis de México

SEGUNDA SECCIÓN
V. ORGANIZACIÓN BÁSICA DE LA PARROQUIA

 

a. ORGANIGRAMA DE LA PARROQUIA EN LA ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Ver esquema

1. El Párroco, en comunión con los demás ministros ordenados, o candidatos (seminaristas), actúa como Pastor y Guía de la Comunidad, es auxilado por el Consejo de Pastoral Parroquial para la implementación del plan pastoral parroquial el cual deberá estar centrado en el proceso evangelizador.

2. Este proceso estará animado y coordinado por el Equipo Misionero Parroquial junto con las pastorales específicas. Los grupos y movimientos están integrados en la organización de las pastorales que se describen a continuación.

3. Pastorales específicas: Familia, Jóvenes, Social, Liturgia, Piedad y Religiosidad Popular, Catequética y Promoción Vocacional Sacerdotal. Puede haber otras según las opciones de la propia parroquia. Las funciones y tareas de estas Pastorales se describen en los apartados correspondientes dentro de este manual.

4. Se propone que exista una entidad encargada de la formación de agentes y ministerios laicales, que, bajo la dirección del párroco, y en coordinación con el consejo de pastoral, las otras pastorales y con el equipo misionero, determinen las necesidades de formación.

5. Para asuntos administrativos se sugiere crear el puesto de administrador parroquial.

6. El párroco tendrá al Consejo de Asuntos Económicos como apoyo para la administración económica de la parroquia. Estos puestos se describen en el cuerpo de este manual.

b. CONSEJO DE PASTORAL PARROQUIAL

I. Naturaleza del Consejo Parroquial de Pastoral

1. El Consejo Parroquial de Pastoral (CPP) es un organismo «que preside el párroco y en el cual los fieles, junto con aquellos que participan por su oficio en la cura pastoral de la parroquia» prestan su colaboración para el fomento de la actividad pastoral.

2. El CPP es la principal forma de colaboración y diálogo, de participación, discernimiento pastoral y corresponsabilidad de los fieles con su párroco en toda la vida parroquial.

3. El párroco tiene el deber de escuchar al CPP para elaborar e implementar la planeación pastoral de la Parroquia.
4. Por su naturaleza el CPP tiene voto consultivo, a menos que para algunos asuntos el párroco pida proceder de otra manera y el consejo de su asentimiento.

II. Quehacer del Consejo

1. Manifestar al párroco las necesidades de los fieles, principalmente espirituales, y sus deseos así como, en razón de su propio conocimiento y prestigio, manifestarle su opinión sobre aquello que pertenece al bien pastoral de la Iglesia.

2. Ayudar al párroco a tener una conocimiento lo más completo posible de la realidad y pueda así estar atento a los desafíos del mundo actual y ser sensible a las angustias y esperanzas de sus gentes compartiendo sus vicisitudes y, sobre todo, asumiendo una actitud de solidaridad con los pobres.

3. Aconsejar al párroco en la determinación de metas, objetivos e indicadores pastorales para que la actividad pastoral de la parroquia sea orgánica, armónica y planificada.

4. Aconsejar al párroco para la mejor distribución del territorio parroquial en ambientes y sectores para una atención pastoral más adecuada.

5. Aconsejar al párroco para discernir los carismas y las cualidades de los fieles que puedan contribuir a la animación de la comunidad, escuchándolos y dialogando con ellos, para impulsar así su participación y corresponsabilidad y favorecer una mejor distribución de las tareas y servicios pastorales (cfr EA 39) para las que los fieles pueden «sentirse llamados o ser llamados a colaborar... en el servicio de la comunidad eclesial, para el crecimiento y la vida de ésta, ejerciendo ministerios muy diversos según la gracia y los carismas que el Señor quiera concederles» (EN 73)

6. Ayudar al párroco a implementar y a impulsar el plan pastoral.

7. Evaluar periódicamente los planes y programas pastorales y en general las actividades pastorales de la parroquia.

8. Para la elaboración de planes y la distribución de tareas, ténganse en cuenta principalmente, además del proceso misionero y de la formación de agentes, las áreas señaladas en el organigrama.

9. Para la elaboración de planes y programa, ténganse en cuenta también la realidad socio-pastoral que prevalezca en la parroquia y que necesiten una mayor atención: familias, jóvenes, pobres, alejados o algunos otros grupos de personas cuya presencia prevalezca en la parroquia y que tengan una problemática propia.

III. Integración y organización del CPP

1. El párroco convoca y nombra a quienes por su conocimiento, competencia y prestigio han de formar parte de su CPP.

En el CPP se deberán incluir:

  • Los presbíteros y diáconos que forman parte de la comunidad parroquial.
  • Representante(s) de cada comunidad religiosa.
  • Los coordinadores de las diferentes áreas de pastoral.
  • Los miembros del equipo misionero parroquial o una representación del mismo
  • El responsable de Formación de Agentes.
  • El responsable(s) de los territorios y/o sectores.
  • Los coordinadores de los principales grupos, asociaciones y movimientos que tienen actividad en la parroquia.
  • Un representante del Consejo de Asuntos Económicos.

2. El número de personas que integran el CPP, teniendo en cuenta lo señalado anteriormente, lo define el párroco, se sugiere un número que favorezca el diálogo y no sea difícil su convocación.

3. Si el párroco lo estima conveniente, una parte de los miembros del CPP pueden ser elegidos por los fieles que estén integrados en la comunidad parroquial, en la proporción que él mismo determine. En tal caso, el mismo párroco determina las condiciones para ser elector.

4. Una vez convocados por el párroco, los miembros del CPP se organizan por decisión del párroco o, si él así lo determina, por elección de los integrantes, de la siguiente manera:

5. Presidente: Siempre será el párroco. A El corresponde convocar a las reuniones, definir los asuntos a tratar y tomar las decisiones después de haber escuchado el parecer del CPP.
6. Moderador: De acuerdo con el párroco elabora la agenda de cada reunión y promueve y coordina la participación responsable de todos los miembros en cada sesión.

7. Secretario: Envía la convocatoria, prepara el material necesario y lleva un libro de actas de las sesiones del CPP para cada reunión. Ordena y archiva los documentos propios del CPP.

IV. Desarrollo de las reuniones del Consejo

1. Nunca debe faltar en cada sesión la oración al comenzar y al finalizar.

2. La agenda para cada reunión del CPP la determina el párroco.

3. En cada sesión debe hacerse la lectura del acta de la reunión anterior.

4. Pueden los miembros del CPP sugerirle al párroco asuntos a tratar en las sesiones del CPP.

5. Todos los miembros del CPP deben participar activa, creativa y responsablemente en todas sus reuniones y manifestar con libertad y lealtad sus opiniones sobre aquello que son consultados.

6. El Párroco tiene el deber de escuchar con lealtad las opiniones de todos, aunque sean divergentes. Sólo a él le toca tomar decisiones.

V. Normas prácticas

1. Antes de nombrar el CPP conviene que el párroco lleve a cabo una campaña de concientización y preparación en toda su comunidad parroquial.

2. Se sugiere que los miembros del Consejo lleven a cabo reuniones extras de estudio, reflexión y oración para mejor prepararse a desempeñar su delicada tarea.

3. Se sugiere que los cargos de moderador y secretario tengan una duración mínima de tres años y máxima de cinco.

c. COORDINADORES DE ÁREA

1. Como se dijo en la presentación de este manual, las áreas que aquí se mencionan son las que tratan de responder a las prioridades sinodales y a los cauces marcados por el proceso postsinodal. La idea no es que cada parroquia deba atender simultáneamente y con la misma intensidad a todas esta áreas de pastoral. Cada parroquia, según su propio proceso y sus propias circunstancias, optará por aquellos aspectos a través de los cuales juzgue que podrá avanzar de manera más conveniente. Lo ideal es que cubra todos los campos de pastoral aquí señalados porque son los marcados por las opciones arquidiocesanas. En algunos casos, repetimos, por razones particulares podría incluir algunas otras.

2. Con estas advertencias se va entendiendo que en la estructura parroquial y, por lo tanto, en el Consejo pastoral no es automático que existan los coordinadores respectivos a todas las áreas. Existirán aquellos de cuyas áreas efectivamente se estén trabando en la parroquia.

3. Los coordinadores cuya existencia se requiera, según lo dicho anteriormente, actuarán siempre bajo la dirección del párroco y habiendo globalmente el rumbo de la propia área. Tendrán las siguientes funciones:

3.1 Integrará su equipo con las personas que el párroco apruebe.

3.2 Hará su plan de trabajo que someterá a la aprobación del párroco; si éste juzga conveniente, también se someterá a la consideración del consejo de Pastoral.

3.- Coordinará la implementación y la puesta en marcha del plan de trabajo.

4.- Hará, con su equipo, evaluaciones periódicas del funcionamiento del equipo mismo y de la marcha del plan de trabajo.

5.- Mantendrá permanentemente informado al párroco de todo lo que se refiere a su área. En el Consejo pastoral presentará informaciones periódicas, previa programación.

d. CONSEJO DE ASUNTOS ECONÓMICOS

1. «En toda parroquia ha de haber un consejo de asuntos económicos que se rige, además de por el derecho universal, por las normas que haya establecido el Obispo diocesano, y en el cual los fieles, elegidos según estas normas, prestan su ayuda al párroco en la administración de los bienes de la parroquia, sin perjuicio de lo que prescribe el can. 532». (Can. 537).

2. Los integrantes del Consejo de asuntos económicos son designados por el párroco, mediante nombramiento escrito, en número aproximado de cinco y por un plazo de tres años, quedando la posibilidad de que, por razones justificadas, el mismo párroco revoque tal nombramiento. La función de este Consejo es eminentemente consultiva, según las indicaciones concretas que párroco vaya expresando.

3. Competencia fundamental del Consejo de asuntos económicos es ayudar al párroco a garantizar que los bienes que corresponden a la parroquia estén destinados para los fines que la Iglesia debe utilizar los bienes materiales, a saber:

3.1. Las necesidades del culto divino, es decir las celebraciones litúrgicas.
3.2. Las obras de evangelización en el ámbito parroquial.
3.3. Las acciones pastorales, en particular, la formación religiosa de los fieles y la formación de los agentes de pastoral.
3.4. Colaboración en la promoción y sostenimiento vocacional sacerdotal.
3.5. Obras de caridad a favor de los más necesitados.
3.6. Cuidado de los bienes muebles e inmuebles al servicio de la parroquia.
3.7. Honesto sostenimiento de los clérigos, así como el cuidado de su salud.
3.8. Apoyo solidario a obras eclesiales supraparroquiales, especialmente las misioneras.

4. Para cumplir con este cometido, será necesario que los miembros de este consejo tengan la información necesaria de la situación económica en la que se encuentra la parroquia como entidad. Así mismo se requiere que el consejo participe, dando sus aportaciones para fijar el presupuesto económico parroquial, de cada año.

5. Por otra parte, será muy conviene que el Consejo participe en actividades encaminadas a allegar fondos económicos en beneficio de la parroquia.

6. Otra competencia propia del Consejo de asuntos económicos será la de colaborar con el párroco, en la medida que éste lo solicite, en las gestiones laborales en relación de las personas que a sueldo prestan sus servicios a la parroquia, así como en los asuntos fiscales y el cumplimiento de las demás obligaciones que la parroquia, como entidad jurídica, tiene con el Estado.

Para todo este apartado es necesario tener en cuenta cuanto se dice en el apéndice de este manual

e. ASISTENTE ADMINISTRATIVO

1. En sus funciones depende totalmente del Párroco.

2. Puestos cuyo servicio debe supervisar el asistente administrativo:
todo el personal que entra en la nómina parroquial.

3. Misión del asistente administrativo:
Asistir al párroco y sus equipos de trabajo en la administración de los recursos materiales y económicos necesarios para su mejor uso y control

4. Responsabilidades del asistente administrativo (qué hace, para qué lo hace, cómo lo hace):

4.1. Negocia con proveedores.
4.2. Hace trámites bancarios: depósitos, cheques, conciliaciones bancarias, expediente de estados de cuenta. sin Tener firma en las chequeras, ni poderes para disposición de dinero por ningún medio físico o electrónico.
4.3. Hace provisión de gastos semanal.
4.4. Prepara las nóminas y documentos legales y fiscales necesarios para contratar y despedir personal.
4.5. Prepara la información para el contador.
4.6. Elabora y tramita: altas, bajas y modificaciones al IMSS.
4.7. Controla y realiza el pago de impuestos y derechos de la parroquia y las retenciones que hagan al personal.
4.8. Coordina los espacios para las pastorales dentro de la parroquia.
4.9. Prepara el presupuesto anual (con desglose mensual) con la información que le proporcionan todas las áreas de la parroquia.
4.10. Es responsable del control presupuestal.
4.11. Prepara junto con el párroco la reunión del consejo de asuntos económicos.

5. Perfil del puesto:

  • Persona sensible a la acción misionera de la Iglesia.
  • Creyente católico practicante.
  • Tenga conocimientos de administración con experiencia laboral en este campo.

6. Conocimientos y/o habilidades que requiere el puesto:
Orden, buen trato, capacidad negociadora.

7. Características de personalidad necesarias en el puesto:
Honestidad a toda prueba, participación y apoyo con todas aquellas personas que tienen responsabilidades en los organismos y áreas de pastoral parroquial.

8. Retos del puesto:
Lograr que todos los proyectos de la parroquia no se detengan por problemas de fondos y mantener un orden en el manejo de los recursos que garantice total transparencia y apego a las leyes.


f. INTERRELACIÓN ENTRE PAROQUIA Y MOVIMIENTOS ECLESIALES

1. «El apostolado de los laicos, individual o asociado, debe insertarse, de modo ordenado, en el apostolado de toda la Iglesia; más aún, es elemento esencial del apostolado cristiano la unión con aquellos que el Espíritu Santo puso para regir la Iglesia de Dios (cf. Hech 20,28). No menos necesaria es la cooperación entre las diferentes obras de apostolado, que la Jerarquía debe ordenar convenientemente» (AA, 23).

2. «Para promover el espíritu de unidad, de manera que en todo el apostolado de la Iglesia resplandezca la caridad fraterna, se alcancen los objetivos comunes y se eviten rivalidades perniciosas, se requiere, en efecto, un mutuo aprecio de todas las formas de apostolado existentes en la Iglesia y una adecuada coordinación, respetando el carácter propio de cada una. Esto es muy necesario, porque la acción peculiar de la Iglesia requiere la armonía y la cooperación apostólica de uno y otro clero, de los religiosos y de los laicos» (AA, 23).

Ver esquema

g. INTERRELACIÓN CON INSTANCIAS SUPRAPARROQUIALES

Ver esquema

h. ATENCIÓN PASTORAL PARROQUIAL BÁSICA

1. La creatividad para buscar caminos nuevos en las tareas evangelizadoras de ninguna forma debe disminuir, sino que siempre llevará a reconocer aquellas actividades parroquiales que muy bien se pueden llamar atención pastoral básica: «El trato cercano y amigable hacia los fieles. Presencia para atender a los propios fieles, celebración digna de los sacramentos, meditación sencilla de la Palabra, fomentar la centralidad eucarística de toda acción evangelizadora, espacios de acogida para los grupos, formación de la propia comunidad a través de la predicación y seguimiento cuidadoso de la maduración de los agentes para acciones específicas».

2. «Clarificar el trabajo básico de una parroquia ayudará a los pastores y a los fieles comprometidos en la aplicación de los recursos, humanos y materiales, de acuerdo con las prioridades, para las acciones pastorales que no pueden estar ausentes. Hay que evitar caer en una «pastoral de eventos», que mantiene a todos ocupados, pero que sólo genera acciones aisladas que no conducen a un proceso evangelizador.»

3. «La definición en los programas de la pastoral parroquial básica y la consolidación de un grupo significativo de agentes, sustentados por el Consejo de Pastoral, serán elementos que hagan posible el crecimiento orgánico de la comunidad parroquial» (PCT 44-46).