Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Forro de Manual Operativo para la Pastoral Parroquial


  Google
Vicaría      de Pastoral

Manual Operativo para la Pastoral Parroquial: Vicaría de Pastoral Arquidiócesis de México

PASTORAL LITÚRGICA*

* Propuesta de la Comisión de Pastoral Litúrgica de la Arquidiócesis de México
Director Pbro. Ricardo Valenzuela

a. CONSIDERACIONES GENERALES

  • Dado que la comunidad parroquial se reúne en torno al Misterio Pascual —cumbre a la cual tiende la actividad de la Iglesia y, al mismo tiempo, es la fuente de donde dimana toda su fuerza[1]— para celebrarlo y actualizarlo[2] por medio de las acciones sagradas que la Iglesia realiza en nombre de Cristo, conviene recodar lo siguiente:
  • En función de las acciones litúrgicas de la Iglesia, por su orden y ejecución, se pone de manifiesto que la Iglesia es «unitatis sacramentum»[3].
  • En el ámbito de estudio y reflexión del II Sínodo Diocesano se observa que «la liturgia es un elemento indispensable en la proclamación del Evangelio»[4].
  • Conviene, además, «situar a la liturgia en su verdadero nivel, no como un simple medio para obtener algo —lo cual sería una especie de instrumentalización—, sino como el ejercicio de la función sacerdotal de Jesucristo por el cual «la Iglesia cumple la función de santificar de modo peculiar»[5]. Ojalá que las consideraciones y discusiones sobre el papel de la liturgia nos lleven a clarificar su valor propio y a descubrir sus implicaciones concretas en las tareas de la Nueva Evangelización»[6].
  • Cuando el texto sinodal habla acerca de las «consideraciones y discusiones sobre el papel de la liturgia», propone que éstas «nos lleven a clarificar su valor propio y a descubrir sus implicaciones concretas en las tareas de la Nueva Evangelización».
  • La Nueva Evangelización pide hacer de la liturgia, es decir de la celebración de la fe, algo más vivo y testimonial[7].

b. CONSIDERACIONES EN MATERIA DE LITURGIA SACRAMENTAL

  • La celebración de los sacramentos —centro de la experiencia de la vida cristiana— ha sido la base fundamental en la práctica de evangelización de la mayoría de los fieles[8].
  • En la mentalidad mexicana, la cultura simbólica y celebrativa ha favorecido la pastoral de los sacramentos como medio ordinario y, en ocasiones, único medio de la evangelización[9].
  • Es cierto que existen riesgos de «sacramentalismo»; igualmente, al negar o minimizar la importancia y significado de la práctica sacramental, se correría un grave riesgo teológico y pastoral[10].
  • El desafío fundamental es: lograr que la acción sacramental tenga un sentido evangelizador desde su preparación, en su celebración y después de la misma[11].
  • El propósito de la Nueva Evangelización en la Arquidiócesis de México desde la vida sacramental, consiste en desligar la celebración de los sacramentos de toda apariencia de lucro o interés económico[12].
  • Conseguir que la celebración y la participación en los sacramentos forme parte de un proceso de conversión y de verdadero compromiso en la vida cristiana[13].
  • La «liturgia» —y en particular el conjunto de los sacramentos— es el medio más habitual de la evangelización de las comunidades. Requerimos de una renovación profunda de la pastoral de los sacramentos de manera que los fieles puedan vivir una experiencia verdaderamente evangelizadora antes, durante y después de la celebración sacramental[14].

c. CONSIDERACIONES EN MATERIA DE RELIGIOSIDAD POPULAR

  • Por lo que se refiere a la religiosidad popular, que tiene su estudio particular, parece oportuno presentar su nexo con la liturgia, dad que en nuestros ambientes se las une y en ocasiones hasta se las confunde.
  • En verdad, «toda celebración litúrgica, por ser obra de Cristo sacerdote y de su Cuerpo, que es la Iglesia, es acción sagrada por excelencia, cuya eficacia, con el mismo título y en el mismo grado, no la iguala ninguna otra acción de la Iglesia». Debe ser superado, por lo tanto, el equívoco de que la Liturgia no sea «popular»: la renovación conciliar ha querido promover la participación del pueblo en las celebraciones litúrgicas, favoreciendo modos y lugares (cantos, participación activa, ministerios laicos...) que, en otros tiempos han suscitado oraciones alternativas o sustitutivas de la acción litúrgica[15].
  • En nuestro ambiente cultural y aun en la misma Iglesia, marcada por la religiosidad popular y la diversidad de devociones, no ha sido suficientemente comprendido, valorado y explorado —incluso entre los Sacerdotes— el potencial evangelizador de la liturgia. Las celebraciones litúrgicas deben llegar a ser acciones evangelizadoras más completas y fructuosas; para esto se requieren profundos cambios de mentalidad y de práctica pastoral[16].

d. ACTIVIDADES / ESTRATEGIAS

  • En cada una de las celebraciones litúrgicas, es necesario tener en cuenta que la «dignidad, sobriedad y simplicidad» son características de la Liturgia Latina.
  • El celebrante es dispensador de la gracia y está al servicio del pueblo.
  • Las normas litúrgicas propuestas por los Praenotanda de los libros litúrgicos son una gran herramienta para descubrir el valor teológico y significativo de los sacramentos y de la liturgia en general. Conviene por lo tanto prestar atención y seguir las indicaciones que ellos contienen, a fin de que, la celebración litúrgica adquiera a la altura propia de actualización del misterio Pascual.
e. DOCUMENTACIÓN LITÚRGICA Y MATERIALES DE APOYO

Principales Documentos de la Reforma litúrgica:

  • Concilio Vaticano II, Constitución sobre la sagrada Liturgia Sacrosanctum Concilium, (capítulos 1, 2, 3 y 5 fundamentalmente).
  • 2ª Edición Típica del Misal Romano, Instrucción General del Misal Romano, pp. 24-86, Ed. Obra Nacional de la Buena Prensa, México.
  • Cuadernos Somelit No. 4, Institución General del Misal Romano, Tercera edición típica, Ed. Obra Nacional de la Buena Prensa, México, 2003.
  • Leccionario Romano, Prenotandos, Ed. Obra Nacional de la Buena Prensa, México.
  • Ritual para el Bautismo de los niños, Observaciones generales, pp. 7-25, Ed. Obra Nacional de la Buena Prensa, México.
  • Ritual de la Iniciación Cristiana de Adultos, Introducción General, pp. 9-38, Ed. Obra Nacional de la Buena Prensa, México.
  • Ritual de la Confirmación, Prenotandos, pp. 10-23, Ed. Obra Nacional de la Buena Prensa, México.
  • Ritual del Matrimonio, Introducción General, pp. 13-23, Ed. Obra Nacional de la Buena Prensa, México.
  • Ritual de la Penitencia, Introducción General, pp. 11-46, Ed. Obra Nacional de la Buena Prensa, México.
  • Catecismo de la Iglesia Católica, Segunda parte: La celebración del Misterio Cristiano, núms. 1066-1690.

DOCUMENTOS DE PASTORAL LITÚRGICA:

  • Arquidiócesis de México, Evangelización de las culturas en la ciudad de México (ECUCIM), núms. 3062-3204, 4306, 4347-4356. Editado por la Arquidiócesis Primada de México, México, 2002.
  • Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Directorio sobre la piedad popular y la liturgia, editado por la Arquidiócesis Primada de México, México, 2002.

DOCUMENTACIÓN COMPLEMENTARIA:

  • Pardo, Andrés: Enchiridion, Documentación litúrgica posconciliar, Ed. Regina, Barcelona, España; 1995.

1 ECUCIM 3062 [III p 68, párr. 1]; SC 10.
2 SC 2, 5, 6, 16, 106, 109.
3 SC 26.
4 ECUCIM 2741.
5 Cf. CIC 834 § 1: «Munus sanctificandi Ecclesia peculiari modo adimplet per sacram liturgiam,
quæ quidem habetur ut Iesu Christi muneris sacerdotalis exercitatio».
6 ECUCIM 2741.
7 Decreto General 119 en ECUCIM p. 954.
8 ECUCIM 3063 [III p 68, párr. 2].
9 ECUCIM 3064 [III p 68, párr. 3].
10 ECUCIM 3065 [III p 68, párr. 4].
11 ECUCIM 3066 [III p 68, párr. 5].
12 ECUCIM 3067 [III p 68, párr. 6].
13 ECUCIM 3068 [III p 68, párr. 7].
14 ECUCIM 2760.
15 Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Directorio sobre la piedad popular y la liturgia, n. 11.
16 ECUCIM 3071.