Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Forro de Manual Operativo para la Pastoral Parroquial


  Google
Vicaría      de Pastoral

Manual Operativo para la Pastoral Parroquial: Vicaría de Pastoral Arquidiócesis de México

PASTORAL DE PIEDAD Y RELIGIOSIDAD POPULAR *

* Propuesta de la Comisión de Piedad y Religiosidad Popular
de la Arquidiócesis de México
Director Mons. Rubén Sandobal M.

a. DEFINICIÓN

Promover y fortalecer las «expresiones particulares de búsqueda de Dios y de la fe» del pueblo creyente de nuestra Iglesia local. Buscando que el Evangelio entre al corazón mismo de la RPP y que los agentes de pastoral, con apertura cristiana y cultural, abracen las peculiaridades, renazcan en sus gestos, convoquen en sus costumbres y hablen su lenguaje.

Importancia pastoral

En la piedad y religiosidad popular se identifican los siguientes valores:

  • es un proceso de inculturación ya iniciado, que requiere ser profundizado y potenciado,
  • sed de Dios, propia de los pobres y sencillos,
  • generosidad y sacrificio hasta el heroísmo, cuando se trata de manifestar la fe,
  • hondo sentido de los atributos de Dios: paternidad, providencia, presencia amorosa y constante, su misericordia,
  • actitudes interiores: paciencia, sentido de la cruz en la vida cotidiana, desapego, aceptación de los demás, devoción.
  • el deseo sincero de agradar a Dios, el sentido de amistad, de caridad y de unión familiar, también infunde los contenidos evangélicos sobre la vida, y la muerte, la libertad, la misión y destino del hombre,
  • y el gran respeto que manifiesta frente a lo sagrado.

b. DESTINATARIOS

La Iglesia no se preocupa por la PRP por meras estrategias interesadas, sino que busca encarnarse en ella para evangelizándola la acompañe a una mayor perfección. Por ello, son dos los principales destinatarios de esta Comisión:

1. El pueblo creyente que requiere ser considerado y aceptado con sus expresiones de fe, no hay que menospreciarlo ni mucho menos ignorarlo. Es hora de que sea escuchado, de que recupere y fortalezca su lugar dentro de la comunidad eclesial, y de que reciba una evangelización completa y eficaz, que lo lleve a la conversión.

2. Los agentes de pastoral, quienes deben estar muy abiertos al pueblo y a su cultura, querer a la gente, identificarse con sus expresiones, con sus gestos, con sus signos y sus símbolos. Sólo desde dentro se puede llevar a cabo una tarea necesaria de purificación y evangelización.

Y el Evangelio necesita, para ser de verdad Buena Noticia, que nosotros agentes de pastoral, evangelizadores del tercer milenio, hacernos presente en todas y cada una de las dimensiones del creyente. Esto, evidentemente, tiene sus riesgos, los mismos riesgos que asumió la Palabra que se hizo carne y vivió entre nosotros.

La Iglesia de hoy necesita respuestas pastorales desde el corazón de la religiosidad popular y del testimonio de quienes viviendo sus expresiones de fe están dentro de un proceso de conversión.

c. FUNDAMENTO TEOLÓGICO

Es necesario que a la luz de los principios teológicos, la piedad y religiosidad popular se configure como un momento del diálogo entre Dios y el hombre, por Cristo, en el Espíritu Santo. Pues el culto cristiano tiene su origen y fuerza en el Espíritu y se desarrolla y perfecciona en Él. Sin Él no puede haber un autentico culto litúrgico y mucho menos, puede expresarse una auténtica piedad y religiosidad popular.

La piedad y religiosidad popular es muy sensible al misterio de Dios, no ignora que en Él está la presencia del Espíritu Santo (D.P.P y L 79). Y está caracterizada por el sustento propio de una época de la historia y de la cultura en espera de la Palabra Viva. (D.P. 451)

Es preciso que en la piedad religiosidad popular se fortalezca la conciencia de la preferencia a la Santísima Trinidad de tal manera que en las prácticas religiosas se tenga como destinatario al Padre, que por mediación de Jesucristo, en la fuerza del Espíritu Santo, se muestre claramente la distinción de las tres personas, pues es necesario que las expresiones de piedad y religiosidad popular pongan de manifiesto el valor primario y fundamental de la Resurrección de Cristo. Sólo con estas condiciones se mostrará el rostro glorioso del cristianismo, que es la victoria de la Vida sobre la muerte, celebración del que «no es un Dios de muertos, sino de vivos» (Mt. 22,32)

También debemos tener en cuenta que, las expresiones religiosas deben llevar a los fieles a participar plena y conscientemente en la Eucaristía, en ésta se llega al culmen de la vida cristiana (D.P.P.L 80). Sin embargo, en la celebración litúrgica no se agota la misión de la Iglesia por lo que se refiere al culto divino, de las formas auténticas de la religiosidad y piedad popular son también fruto del Espíritu Santo y se deben considerar como expresiones de la piedad de la Iglesia.
Es necesario que las expresiones de piedad y religiosidad popular estén siempre iluminadas por el principio eclesiológico:

  • tener una visión correcta de las relaciones entre la Iglesia particular y la Iglesia universal;
  • situar la veneración de la Virgen Santísima, de los Ángeles, de los Santos y Beatos, y el sufragio por los difuntos, en el amplio campo de la Comunión de los Santos y dentro de las relaciones existentes entre la Iglesia celeste y la Iglesia que todavía peregrina en la tierra;
  • comprender de modo fecundo la relación entre ministerio y carisma; el primero, necesario en las expresiones del culto litúrgico; el segundo, frecuente en las manifestaciones de la piedad popular.

Partiendo de estos principios la religiosidad y piedad popular expresan los valores de eclesialidad que caracterizan, en diverso modo y grado, todo lo que nace y se desarrolla en el Cuerpo místico de Cristo: la Iglesia.

d. LA MISIÓN PERMANENTE EN NUESTRA ARQUIDIÓCESIS

Tres actitudes básicas que nos ayudan a dar continuidad a la Misión Permanente desde la PRP:

1) Tener sensibilidad hacia la piedad popular, esto es, tener el conocimiento descriptivo sobre cuáles son las expresiones de piedad popular más presentes en la Parroquia, identificando cuáles son las más valoradas por los fieles y por los pastores.

  • Conviene hacer un elenco, lo más completo posible:
    • desde cuándo se iniciaron
    • quienes las promueven
    • cómo se organizan
    • en que consisten dichas formas
    • cada cuando se celebran
    • qué valores cristianos se descubren ellas, etc.

2) Entrar sinceramente al corazón de la PRP para identificar:
  • qué mitos ancestrales prevalecen en ellas,
  • qué sentimientos religiosos expresa: purificación, sacrificio, alabanza, agradecimiento,
  • qué tipo de ritos prevalecen,
  • qué papel representan las imágenes,
  • se trasladan en procesión ordenada o desordenada,
  • qué papel desempeñan los lugares sagrados,
  • qué símbolos se utilizan, etc.

Entendiéndola desde un punto de vista antropológico:

  • en torno a que eventos de la naturaleza giran; solsticios, equinoccios, fases estelares del trabajo agrícola,
  • ubicar con que grandes momentos de la vida familiar están relacionados,
  • si hace referencia a la vida o la muerte,
  • de qué manera responde a las grandes interrogantes de la humanidad,

Valorándola desde la práctica de la Iglesia y de la cultura:

  • por qué surgieron tales manifestaciones en tal lugar,
  • a qué mentalidad o momento concreto de la historia local y eclesiástica respondieron,
  • cómo han ido evolucionando hasta nuestros días,
  • a qué tipo de predicación respondieron esas prácticas, imágenes, ritos.

Analizando los elementos que influyen en su situación actual:

  • qué papel ocupa como medio de identificación cultural,
  • qué papel ocupa en la integración de las nuevas generaciones,
  • qué papel ocupa como medio de identificación familiar y como transmisora de tradiciones y de la fe cristiana en la familia,
  • qué influencia tienen los medios de comunicación, el nivel de vida, la migración,
  • hasta que punto están deteriorados en su contenido original conceptos como romería, procesión, bautizo, imagen, cofradía, devoto, promesa, etc.

3) Valorizarla desde la fe cristiana, identificando sus valores y sus riesgos, es decir:

a) Descubrir y valorar lo que es don de Dios

b) Dinamizar, completar y purificar con el Evangelio las expresiones concretas de religiosidad y piedad popular:

1. A diferencia de otras realidades eclesiales, ésta tiene un carácter fuertemente laical, y por eso, entre otras cosas, pone de manifiesto actitudes menos formales e intelectuales en relación con la religión.

2. El pueblo es siempre el protagonista, y de ahí la identificación existente, en muchas ocasiones, entre las devociones del pueblo y el pueblo mismo.

3. La vivencia de la fraternidad a través de las asociaciones dan un marco apropiado a una experiencia que va más allá de los momentos concretos de manifestación religiosa.

4. En esta línea cabe decir el sentido de igualdad entre las clases sociales; con frecuencia, en las juntas de gobierno de las asociaciones, conviven personas de diferentes rangos sociales, y éstos no dificultan la convivencia, ni siquiera el normal desarrollo de las actividades propias de cada uno.

5. Hay un sentido creciente de solidaridad con los más pobres a través de las obras de caridad, haciendo posible la ayuda o el sostenimiento de instituciones que atienden a los más desfavorecidos.

6. Actualmente se está dando una mayor presencia y colaboración con las comunidades parroquiales en las que las devociones de la piedad popular están más arraigadas. En este sentido es grande el esfuerzo que se está haciendo por renovarse, por formarse, por participar en las catequesis de la parroquia...

7. Las procesiones, en una sociedad laica y anticristiana, ponen de manifiesto, en no pocas ocasiones, un testimonio público de fe y de creencia en unos valores que van más allá de los que la sociedad está mostrando.

8. Para muchas personas que no tienen acceso al Evangelio, las imágenes y los ritos de la piedad popular son como una catequesis audiovisual, que les puede ayudar a acercarse a la vivencia religiosa.

9. La piedad popular tiene una gran riqueza de signos y de símbolos religiosos, que, para la gente sencilla, tienen una mayor comprensión que los aportados por la misma liturgia. La ritualidad popular expresa una necesidad de salvación que se despliega a todos los niveles, y que afecta tanto a los problemas particulares como a los sociales.

10. La religiosidad del pueblo lleva consigo el desarrollo de la dimensión festiva de la persona. «Las fiestas religiosas de los pobres, lejos de resolverse en superficialidades exteriores, responden a sus profundas exigencias y constituyen una celebración rica en símbolos, en fantasía creadora y en teología narrativa... En la fiesta, el pueblo encuentra fuerza para vivir y la capacidad de volver con renovada esperanza a la lucha cotidiana. La fiesta es la expresión de una solidaridad profunda, la recuperación de la conciencia de no estar solos en la lucha y de trabajar por una convivencia humana distinta» (L. Maldonado).

11. Gran parte de la devoción a María que se encuentra en el Pueblo de Dios se debe a la religiosidad popular.

c) Relacionar las devociones populares al misterio de Cristo

d) Deslindar de los servicios pastorales surgidos de la práctica de la religiosidad y piedad popular, todo interés económico. (ECUCIM 2888-2892).

Así la religiosidad y piedad popular podrá ser entendida, impulsada e integrada no sólo a la Sagrada Liturgia sino a la práctica ordinaria de los fieles de esta Iglesia Arquidiocesana.