Visitar Sitio Web de ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO


  Google
Vicaría      de Pastoral

Logotipo de la MISIÓN PERMANENTE en la Arquidiócesis de México

Comisión Bíblica Arquidiócesis de México

Lectio Divina

"Aún siendo muchos, un solo pan
y un solo cuerpo somos"

(1 Cor 10, 17)

La unidad en la Eucaristía

LA UNIDAD DE LA IGLESIA

ASAMBLEA NACIONAL DE PASTORAL BÍBLICA

ACAPULCO, GRO.
20 de FEBRERO de 2006


¿DE DÓNDE BROTA LA UNIDAD EN LA IGLESIA?

1. LECTURA
(1 Cor 10, 14-22)

Monición: En este primer momento de la lectura orante de la Palabra, leemos el texto seleccionado (1 Cor 10, 14-22) y nos preguntamos ¿qué dice el texto?

14Por eso, queridos, huyan de la idolatría, 15les hablo como a prudentes. Juzguen ustedes lo que digo. 16La copa de bendición que bendecimos ¿no es acaso comunión con la sangre de Cristo? 17Porque aún siendo muchos, un solo pan y un solo cuerpo somos, pues todos participamos de un solo pan. 18Fíjense en Israel según la carne. Los que comen de las víctimas ¿no están acaso en comunión con el altar? 19¿Qué digo, pues? ¿qué lo inmolado a los ídolos es algo? O ¿que los ídolos son algo? 20Pero si lo que inmolan los gentiles, ¡lo inmolan a los demonios y no a Dios! Y yo no quiero que entren en comunión con los demonios. 21No pueden beber de la copa del Señor y de la mesa de los demonios. 22¿O es que queremos provocar los celos del Señor? ¿somos acaso más fuertes que él?


10 16 Es decir, la copa sobre la cual pronunciamos la bendición, como Cristo en la Última Cena.
10 17 Mediante la comunión con el Cuerpo de Cristo los cristianos quedan unidos a Cristo y entre sí. La Eucaristía realiza la unidad de la Iglesia en Cristo. Cf. 12,12 +.
10 18 Es decir, el Israel de la historia, cf. Rm 7,5. Los cristianos son “el Israel de Dios”, Ga 6,16, el verdadero Israel.
10 21 En los vv. 16-18 se compara la comunión Eucarística con Cristo a las comidas sacrificiales del AT en las que los fieles estabanen comunión con el altar. El v. 21 se contrapone la mesa eucarística a la de las comidas sagradas que siguen a los sacrificios paganos. Pablo sitúa claramente a la Eucaristía en una perspectiva sacrificial.

10 22 Los celos de Dios, Ex 20,5; Dt 4,24, que el AT ligaba al tema nupcial, Os 2,21s +, reaparece varias veces en el NT. Aquí la palabra tiene su sentido pleno, en el que la adoración del verdadero Dios excluye toda “comunión” con la idolatría; en otro lugar insiste en una fidelidad que ha de mantenerse a toda costa, 2 Co 11,2, o en ardor al servicio de la fe, Hch 22,3; Rm 10,2; Ga 1,13-14; Flp 3,6.


En el N. T. el término koinonia aparece principalmente en las Cartas Paulinas, o aquellas influidas por Pablo, también en 1-2 Pedro, Hebreos y 1-2 Juan. La comunión (koinonia) es en Pablo una realidad que brota de las diversas relaciones comunitarias, que surgen por la participación, en común, del Evangelio. Así, por ejemplo, habla de la reciprocidad y solidaridad (Comunión) con la comunidad madre de Jerusalén (cf. Rm 15, 27).

De la unidad intrínseca que existe con el Señor, deduce Pablo el derecho a recibir apoyo económico de las comunidades que han llegado por medio de él a la fe (Flp 4, 15). Pero, sin temor a errar, la comprensión paulina de la koinonia adquiere su máxima significación al hablar de la unidad con Cristo, especialmente realizada en la participación del misterio eucarístico. Como se enuncia en 1 Cor 10, 16ss.

Para Pablo, la comunidad se presenta como el conjunto de los justificados que tienen a Cristo muerto y resucitado como Señor y tienen en la misma vitalidad de Cristo su punto de referencia. Pablo hace una experiencia de la Iglesia y lo expresa en varios niveles, uno de los más importantes el de la comunidad reunida alrededor del cuerpo eucarístico de Cristo.

De frente a las continuas divisiones que existen en la comunidad de Corinto, el apóstol de los gentiles hace un apelo a la inteligencia de sus interlocutores, por medio de dos preguntas retóricas. Busca demostrar cómo la Eucaristía (pan y vino) participada se transforma en comunión. Al participar de este banquete, la comunidad está obligada a dejar atrás toda diferencia de origen (Pablo, Apolo, etc.). Debe sentirse unida no solamente al Señor que le salva, sino a sus hermanos.

Lo que más adelante reprochará a la comunidad confirma la relación íntima que existe entre la unión eucarística con Cristo y la unidad entre los miembros de la comunidad. En 1 Cor 11, 23-34, Pablo hace manifiesto cómo la cena se convierte en anti-cena, no en sentido de una invalidez sacramental, sino en el sentido de que el efecto de la misma Eucaristía viene a ser como detenido. La participación en la cena requiere una cierta eclesialidad en el sentido de acogida de los unos y los otros para poder participar de manera eficaz en la celebración.

Para Pablo, los corintios estaban en un error, pues se presentaban divisiones de grupos en cuanto a lo religioso (casi sectarias), divisiones causadas por la cena previa a la celebración que bloqueaban los efectos propios de la celebración. Cuando se habla de indignidad, no se refiere a una indignidad sacrílega, sino un bloquear los efectos propios de la Eucaristía: si no se es Iglesia, la Eucaristía no surte los efectos que debe sugerir.

2. MEDITACIÓN

Monición: Leemos el texto de nuevo, meditándolo y preguntándonos qué nos dice el texto.

  • ¿Cuál es la situación de la comunidad de Corinto en ese momento?
  • ¿Por qué Pablo interpela a la comunidad con estas preguntas retóricas?
  • ¿A qué tipo de unidad se refiere Pablo al hablar de la unidad con el cuerpo y la sangre de Cristo?
  • ¿Qué conclusiones espera el Apóstol que saque la comunidad?
  • ¿Por qué hace referencia al culto israelita?
  • ¿Qué busca al hacer mención del culto pagano?
  • ¿A qué se refiere concretamente al hablar de los celos del Señor?

3. ORACIÓN

Monición: ¿Qué le decimos al Señor? Leamos otra vez 1 Cor 10, 14-22 orando con el texto.

Oramos personalmente, haciendo presente en nuestra mente los momentos en los que nuestra unidad se ha visto puesta a prueba. Pidamos perdón al Señor por nuestra falta de solidaridad, obediencia, generosidad. Agradecemos al Señor su presencia alentadora en esos momentos difíciles.

4. CONTEMPLACIÓN

Monición: Volvamos a leer el texto y pensemos ¿a qué me comprometo?

Destaca rápidamente con la imaginación un punto de interés. Con la predisposición de conocer más de cerca al Señor y descubrir lo que Él nos quiere decir, reproduzcamos interiormente, con nuestras propias palabras, las de Pablo, pero a nuestra manera. Ahora recordemos las situaciones de nuestros secretariados, que reproducen las de la comunidad de Corinto. Si nosotros fuéramos Pablo ¿qué le diríamos?

Monición: Concluimos esta Lectura Orante de la Palabra de Dios con un canto.

JUNTOS COMO HERMANOS
(C. Gabarain)

Juntos como hermanos
Miembros de una Iglesia
Vamos caminando
Al encuentro del Señor.

Un largo caminar
por el desierto bajo el sol,
no podemos avanzar
sin la ayuda del Señor.

Unidos a rezar,
unidos en una canción,
viviremos nuestra fe
con la ayuda del Señor.

La Iglesia en marcha está,
a un mundo nuevo vamos ya,
donde reinará el amor,
donde reinará la paz.

LECTIO DIVINA PREPARADA POR EL PBRO. LIC. TORIBIO TAPIA BAHENA,
SECRETARIO DE LA COMISIÓN EPISCOPAL DE PASTORAL BÍBLICA.
Adaptada para la Arquidiócesis de México.

www.servicont.com

COMISIÓN DE BIBLIA