HORA SANTA POR LA PAZ

 

Exposici¿ón del Santísimo

Monición

Guía: Hoy, delante de Jesús Eucaristía, Príncipe de la Paz, Primogénito de toda criatura, adorándole como pobres de espíritu, le pedimos la paz para nuestra nación mexicana.

Canto: Altísimo Señor

Altísimo Señor, que supiste juntar
a un tiempo en el altar ser cordero y pastor.
Quisiera con fervor amar y recibir
a quien por mi quiso morir.

Cordero divinal por nuestro sumo bien
inmolado en Salén, en tu puro raudal.
De gracia celestial, lava mi corazón,
que fiel te rinde adoración.

Oh convite real, dó sirve el Redentor,
al siervo del Señor comida sin igual;
Pan de vida inmortal, ven a entrañarte en mí,
y quede yo trocado a ti.

Acto de Fe en la Santísima Trinidad

Acto de Fe en el Padre

Guía: Creemos, Padre, que tu nos has dado un corazón capaz de amar, sensible al dolor de nuestros semejantes. Este corazón que nos entregaste nos impulsa a renovarnos en la esperanza de construir una manera diferente de relacionarnos con los demás. Creemos Padre que iluminas nuestros pensamientos, sentimientos y palabras para hablar un lenguaje de paz, con gestos de paz.

Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

Canto: Hazme un instrumento de tu paz

Hazme un instrumento de tu paz,
donde haya odio lleve yo tu amor,
donde haya injuria tu perdón Señor,
donde haya duda fe en ti.

Maestro ayúdame a nunca buscar
querer ser consolado sino consolar,
ser entendido sino entender,
ser amado sino yo amar.

Acto de Fe en el Hijo

Guía: Creemos, Jesucristo, en tu Palabra; que nos llama a la conversión, para que en ella encontremos la paz interior y así podamos dar frutos de justicia. Creemos Jesucristo que tú eres la vid y nosotros los sarmientos y que debemos estar plenamente unidos a ti para poder dar frutos, para que nuestra vida no sea estéril.

Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

Canto: Hazme un instrumento de tu paz

Hazme un instrumento de tu paz,
que lleve tu esperanza por doquier,
donde haya oscuridad lleve tu luz,
donde haya pena tu gozo Señor.

Maestro ayúdame a nunca buscar
querer ser consolado sino consolar,
ser entendido sino entender,
ser amado sino yo amar.

Acto de Fe en el Espíritu Santo

Guía: Creemos en ti Espíritu Santo. Fuerza renovadora de la faz de la tierra. Llénanos con el fuego de tu amor para que seamos promotores de paz y de justicia. Que amemos lo que es noble, justo y recto. Enséñanos el camino de la verdad.

Padre Nuestro, Ave María, Gloria.

Canto: Hazme un instrumento de tu paz

Hazme un instrumento de tu paz,
es perdonando que nos das perdón,
es dando a todos como Tú nos das,
muriendo es que volvemos a nacer.

Maestro ayúdame a nunca buscar
querer ser consolado sino consolar,
ser entendido sino entender,
ser amado sino yo amar.

Guía: Padre celestial, te pedimos que la luz de la presencia sacramental de tu Hijo Jesucristo, ilumine nuestros corazones, que nos ayude a distinguir todo lo que sutilmente nos aparta de tu amor y nos hace alterar la paz y armonía en nuestras relaciones con las personas que convivimos día con día, con nuestra familia y en nuestra relación contigo. Ayúdanos a estar alertas a la voz seductora del maligno, que nos confunde para que prescindamos de ti y nos deshumanicemos. Ven en auxilio de tus hijos. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Liturgia de la Palabra

Primera Lectura

De la Carta del Apóstol Santiago (3, 13‐18)

Hermanos míos, ¿hay alguno entre ustedes con sabiduría y experiencia? Si es así, que lo demuestre con su buena conducta y con la amabilidad propia de la sabiduría. Pero si ustedes tienen el corazón amargado por envidias y rivalidades, dejen de presumir y engañar a costa de la verdad. Esa no es la sabiduría que viene de lo alto; ésa es terrenal, irracional, diabólica; pues donde hay envidias y rivalidades, ahí hay desorden y toda clase de obras malas. Pero los que tienen la sabiduría que viene de Dios son puros, ante todo. Además, son amantes de la paz, comprensivos, dóciles, están llenos de misericordia y buenos frutos, son imparciales y sinceros. Los pacíficos siembran la paz y cosechan frutos de justicia. Palabra de Dios.

R. Te alabamos, Señor.

Salmo Responsorial (Sal 121)

R. Escucha, Señor, las súplicas de tus siervos y dales tu paz.

¡Qué alegría cuando me dijeron: Vamos a la casa del Señor! Ya están pisando nuestros pies tus umbrales, Jerusalén.

R. Escucha, Señor, las súplicas de tus siervos y dales tu paz.

Allá suben las tribus, las tribus del Señor. Según la costumbre de Israel, a celebrar el nombre del Señor; en ella están los tribunales de justicia, en el palacio de David.

R. Escucha, Señor, las súplicas de tus siervos y dales tu paz.

Desead la paz a Jerusalén: “Vivan seguros los que te aman, haya paz dentro de tus muros, seguridad en tus palacios”.

R. Escucha, Señor, las súplicas de tus siervos y dales tu paz.

Por mis hermanos y compañeros, voy a decir: “La paz contigo”. Por la casa del Señor, nuestro Dios, te deseo todo bien.

R. Escucha, Señor, las súplicas de tus siervos y dales tu paz.

Evangelio

Del Santo Evangelio según San Juan (14, 23‐29)

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “El que me ama, cumplirá mi palabra y mi Padre lo amará y vendremos a él y haremos en él nuestra morada. El que no me ama no cumplirá mis palabras. Y la palabra que están oyendo no es mía, sino del Padre, que me envió. La paz les dejo, mi paz les doy. No se la doy como la da el mundo. No pierdan la paz ni se acobarden. Me han oído decir: ‘Me voy, pero volveré a su lado’. Si me amaran, se alegrarían de que me vaya al Padre, porque el Padre es más que yo. Se lo he dicho ahora, antes de que suceda, para que cuando suceda, crean”. Palabra del Señor.

R. Gloria a ti Señor, Jesús.

Silencio meditativo…

Escuchemos a Benedicto XV

"La violencia no se vence con la violencia. Que nuestro grito de dolor vaya siempre acompañado por la fe, la esperanza y el testimonio del amor de Dios. El mundo tiene necesidad de Dios. Tiene necesidad de valores éticos y espirituales, universales y compartidos, y la religión puede contribuir de manera preciosa a su búsqueda, para la construcción de un orden social justo y pacífico, a nivel nacional e internacional.

La paz es un don de Dios y, al mismo tiempo, un proyecto que realizar, pero que nunca se cumplirá totalmente. Una sociedad reconciliada con Dios está más cerca de la paz, que no es la simple ausencia de la guerra. La paz, por el contrario, es el resultado de un proceso de purificación y elevación cultural, moral y espiritual de cada persona y cada pueblo, en el que la dignidad humana es respetada plenamente" (Mensaje para la Jornada mundial de la Paz).

Silencio meditativo…

Escuchemos a nuestros Obispos

Constructores de la paz, promotores del desarrollo humano integral

Los cristianos, en un contexto de inseguridad como el que vivimos en México, tenemos la tarea de ser "constructores de la paz" en los lugares donde vivimos y trabajamos. Esto implica distintas tareas: "vigilar" que las conciencias no cedan a la tentación del egoísmo, de la mentira y de la violencia y ofrecer el servicio de "ser testigos", en la convivencia humana, del respeto al orden establecido por Dios, que es condición para que se establezca, en la tierra, la paz, "suprema aspiración de la humanidad". En esta tarea, nuestro mejor servicio siempre será la formación de la conciencia, que nos permita desenmascarar las intrigas del mal, pues "la violencia nace en el corazón del hombre" (Que en Cristo nuestra paz México tenga vida digna, 177).

Ser constructores de paz pide de nosotros además ser promotores del desarrollo humano integral. Es necesario considerar el significado y alcance del auténtico desarrollo. El Papa Pablo VI en su encíclica Populorum Progressio, dedicada al desarrollo de los pueblos, señaló el desarrollo como nuevo nombre de la paz. Más tarde, Juan Pablo II, en su encíclica Sollicitudo rei socialis, dedicada al desarrollo del hombre y de la sociedad, indicó la solidaridad como el nombre de la paz. Recientemente el Papa Benedicto XVI, en su encíclica Caritas in veritate, sobre el desarrollo humano integral, sin decirlo explícitamente, nos señala la fraternidad, como el horizonte necesario para asegurar la paz (Ibíd. 178).

Consideramos que lo primero que hay que hacer para superar la crisis de inseguridad y violencia es la renovación de los mexicanos. México será nuevo sólo si nosotros mismos nos renovamos. La novedad de nuestra vida en Cristo dará origen a formas nuevas de relacionarnos con las personas con las que convivimos día con día, nos permitirá construir comunidades sanas y justas, nos capacitará para solucionar de manera pacífica los conflictos y para ser misericordiosos con los que sufren (Ibíd. 189).

Silencio meditativo…

Adoremos a Jesús Eucaristía, príncipe de la paz

Coro 1: Creo, Señor Jesús, que tú eres el Príncipe de la Paz, que tú has derribado el odio que separaba judíos de paganos, libres de esclavos, creyentes de no creyentes.

Coro 2: Tú eres quien ha derribado el muro de separación, el muro que enfrentaba a los pueblos, razas, lenguas, culturas y religiones.

Coro 1: Tú eres quien nos ha reconciliado con el Padre y entre nosotros, como hermanos, destruyendo el poder del pecado: odio, rivalidad, venganza, ira…

Coro 2: Tú has dado muerte a la muerte, resucitando a la Vida nueva, Vida Eterna. Gracias, Jesucristo. Tú has sembrado en cada uno de nosotros, los que creemos en Ti, semillas de eternidad.

Coro 1: Tú nos llamas a participar de tu Eternidad, de la Eterna Bienaventuranza en el cielo, donde la paz será duradera para siempre.

Coro 2: Pero, mientras peregrinamos por la tierra, nos anticipas tu Vida divina en la Eucaristía y en el perdón de los pecados por tu misericordia. Amén.

Silencio meditativo…

Supliquemos el perdón de Dios

Guía: Tenemos la certeza que Dios siempre escucha nuestras plegarias, que vuelve su rostro hacia nuestras miserias, ve nuestras opresiones y esclavitudes, acudamos a él para que con mano poderosa y brazo fuerte, nos de su sabiduría y fuerza para que vivamos una auténtica conversión; en este momento en que nuestra patria sufre la violencia que se ejerce sobre la dignidad de las personas y que clama al cielo el don de la justicia y de la paz.

Después de cada petición respondemos cantando: Perdón, oh Dios mío. Perdón e indulgencia. Perdón y clemencia. Perdón y piedad.

L. Porque hemos permitido que la violencia se incremente en nuestra patria.

L. Por el miedo y la inseguridad en que viven los niños, los adolescentes, los jóvenes, las familias y las comunidades de México.

L. Por la violencia que se vive dentro de las familias, por nuestras omisiones y por acostumbrarnos a vivir en un mundo violento.

L. Por nuestra indiferencia al dolor de las víctimas.

L. Por la sangre de los niños abortados, por la sangre de las mujeres asesinadas.

L. Por los que han sido ejecutados con crueldad y frialdad inhumana.

L. Por la pérdida de la vida social, la convivencia armónica y pacífica.

L. Por todos los signos de violencia, que van acabando poco a poco con la vida comunitaria.

Preces Comunitarias

Guía: Reunidos en torno a la presencia real de Jesucristo, príncipe de la paz, en comunión con toda la Iglesia que peregrina en México, invoquemos a nuestro Padre bueno y misericordioso, para que se digne darnos la paz, diciendo a cada una de nuestras peticiones:

R. Dios de Amor, concede la paz y la reconciliación a nuestros pueblos.

L. Padre Eterno, que nos has mostrado tu Amor en la presencia real y sacramental de tu Hijo en la Eucaristía, haz que quienes participamos de este Sacramento experimentemos que de ahí brota la fuente de la paz, que nos hace instrumentos tuyos de pacificación y fraternidad.

L. Padre de Misericordia, que en la Cruz de tu Hijo has reconciliado a la humanidad contigo por la ofrenda de tu Siervo, llénanos de tu infinito perdón, para que seamos misericordiosos como tú lo eres con nosotros.

L. Dios de bondad, te encomendamos a todos nuestros gobernantes, para que quieran escuchar y responder a las peticiones de los ciudadanos por la paz y la justicia.

L. Padre lleno de amor, ponemos en tu corazón de Padre a todos los jóvenes de todas las partes del mundo, para que crezcan en valores, buscando la paz que Dios ofrece al mundo.

L. Padre de Bondad, que en tu Hijo has roto la distancia entre lo divino y lo humano, haciéndolo en todo igual a nosotros excepto en el pecado, conviértenos en mensajeros del Evangelio, Buena Noticia de Salvación, para que sean muchos los que se vean libres del odio, la violencia y la opresión.

L. Padre Santo, que has hecho a tu Hijo “Portador de la Paz”, para extender sin límites tu Reino de justicia y amor, esperanza y luz, sobre toda la tierra, haznos humildes para que reinemos con Jesús dentro de su Iglesia, para que todos encuentren en ella un lugar de consuelo, acogida, escucha y verdadera fraternidad.

L. Dios de bondad te rogamos por todos los cristianos y todas las personas de buena voluntad, para que nunca pierdan la esperanza en la posibilidad de la paz.

Compromiso por la Paz

Guía: Agradecidos con Jesús el Señor, y antes de concluir esta hora santa hagamos un compromiso para vivir y promover la experiencia de la reconciliación que es el camino para alcanzar la paz. Contemplando a Jesús Eucaristía, pidamos su gracia para ser sus discípulos y misioneros de su paz, y la fortaleza para realizar el compromiso que hoy hemos asumido.

L. Todo cuanto han aprendido y recibido, oído y visto en mí, pónganlo por obra y el Dios de la paz estará con ustedes.

A. Por eso Señor, nos queremos comprometer a ser discípulos y misioneros, Constructores de la paz.

L. Necesitamos desarrollar en nuestras comunidades un proceso de iniciación cristiana, que tenga como base el Kerigma.

A. Y que conduzca al encuentro personal con Jesucristo, para que nos lleve a la conversión.

L. Necesitamos potenciar el papel de la familia en la construcción de la paz.

A. Para que en ella se formen la identidad de los hombres y mujeres, promotores de la paz y de la justicia en la sociedad.

L. Es necesario orientar la formación de los hijos en el respeto de la dignidad de cada persona y en los valores de la paz.

A. Y así den testimonio de que por el amor se es capaz de acoger a otra persona en su diversidad.

L. Es necesario dinamizar la dimensión comunitaria de las parroquias.

A. Para que en medio de una sociedad que se fragmenta y se dispersa, favorezcan espacios de encuentro y fortalecimiento en la vida comunitaria.

L. Es preciso hacer de todas las parroquia, espacio y signo de reconciliación.

A. Este es el mejor antídoto al veneno del odio, del rencor y del deseo de venganza.

L. La superación de la violencia sólo será posible con el hábil uso de herramientas:

A. El testimonio, la fuerza moral, la razón y la palabra, que se consiguen con la educación y que capacitan de la paz.

L. Es urgente crear y difundir pensamientos de paz que nos permitan ir más allá de las reacciones primarias que generalmente son agresivas y violentas.

A. Para ello se necesita pensar bien y ser personas con una ética, valores y virtudes humanas orientadas al compartir.

L. Necesitamos celebrar con dignidad la Eucaristía.

A. Para que en ella encontremos la fuente que nos dé el amor y paz en nuestros corazones y trasmitirlos a nuestros hermanos.

L. Es importante expresar el amor por la paz; amar la paz, adherirse a ella, disfrutarla y celebrarla.

A. Para que se propague en todos los ambientes de nuestra sociedad.

Oremos por la Paz en nuestro País

A. Señor Jesús, Tú eres nuestra paz, mira nuestra Patria dañada por la violencia y dispersa por el miedo y la inseguridad. Consuela el dolor de quienes sufren. Da acierto a las decisiones de quienes nos gobiernan. Toca el corazón de quienes olvidan que somos hermanos y provocan sufrimiento y muerte. Dales el don de la conversión. Protege a las familias, a nuestros niños, adolescentes y jóvenes. a nuestros pueblos y comunidades. Que como discípulos misioneros tuyos, ciudadanos responsables, sepamos ser promotores de justicia y de paz, para que en Ti, nuestro pueblo tenga vida digna. Amén.

L. María, Reina de la Paz.

A. Ruega por nosotros.

Bendición con el Santísimo

Canto: Cantemos al Amor de los amores

Cantemos al amor de los amores,
cantemos al Señor,
Dios está aquí,
venid, adoradores, adoremos
a Cristo Redentor.

Gloria a Cristo Jesús,
cielos y Tierra
bendecid al Señor,
honor y gloria a ti,
Rey de la Gloria.
Amor por siempre a ti,
Dios del Amor.

Por nuestro amor oculta en el Sagrario
su gloria y esplendor;
para nuestro bien
se queda en el santuario esperando
al justo y pecador.

Oh gran prodigio del amor divino,
milagro sin igual;
prenda de amistad,
banquete al peregrino dó se come
el Cordero celestial.

Jesús piadoso Rey de las victorias,
a tí loor sin fin;
canten tu poder,
autor de nuestras glorias,
cielo y tierra
hasta el último confín.

Al pié de tu sagrario nos convidas
a recibir tu amor;
porque tú , Jesús,
al alma das la vida
y la llenas de fuerza y valor.

Oración Conclusiva

S. Nos diste Señor, el pan del cielo.

A. Que contiene en sí todo deleite.

S. Oh Dios, que en este sacramento admirable nos dejaste el memorial de tu pasión, te pedimos nos concedas venerar de tal modo los sagrados misterios de tu Cuerpo y de tu Sangre, que experimentemos constantemente en nosotros el fruto de tu redención. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

A. Amén.

Bendición con el Santísimo Sacramento

Aclamaciones

Bendito sea Dios.
Bendito sea su santo nombre.
Bendijo sea Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre.
Bendito sea el nombre de Jesús.
Bendito sea su sacratísimo Corazón.
Bendita sea su preciosísima Sangre.
Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del altar.
Bendito sea el Espíritu Santo Paráclito.
Bendita sea la gran Madre de Dios, María Santísima.
Bendita sea su santa e inmaculada Concepción.
Bendita sea su gloriosa Asunción.
Bendito sea el nombre de María, Virgen y Madre.
Bendito sea San José, su castísimo esposo.
Bendito sea Dios en sus ángeles y en sus santos.

Reserva del Santísimo

Canto final: Hombres nuevos

Danos un corazón grande para amar.
Danos un corazón fuerte para luchar.

Hombres nuevos, creadores de la historia,
constructores de nueva humanidad.
Hombres nuevos que viven la existencia
como riesgo de un largo caminar.

Hombres nuevos, luchando en esperanza,
caminantes, sedientos de verdad.
Hombres nuevos sin frenos ni cadenas,
hombres libres que exigen libertad.

Hombres nuevos, amando sin fronteras,
por encima de razas y lugar.
Hombres nuevos, al lado de los pobres,
compartiendo con ellos techo y pan.



INICIO ~ CONTENIDO

COMISIÓN DE CATEQUESIS