X SEMANA ARQUIDIOCESANA DE CATEQUESISBeato Juan Pablo II


CELEBRACIÓN INICIAL — MIÉRCOLES 25 Mayo


Los Interlocutores de la Catequesis

CANTO: TU PALABRA ME DA VIDA

Canto de entrada: Porque soy catequista

Porque soy catequista, sí
comunico su esperanza
por la acción de su Espíritu en mí,
es que la Iglesia avanza.

El encendió en mi interior la llama
fiel de su amor y me envió a
compartir por su acción la salvación.

Monitor: Hermanas y hermanos, ¡buenas tardes! En éste tercer día de nuestra X Semana Arquidiocesana de Catequesis, recordemos el mensaje que es la gran herencia del Concilio Vaticano II y Beato Juan Pablo II; quien condujo al Pueblo de Dios a atravesar el umbral del Tercer Milenio y que llamó “umbral de la esperanza”. Restituyó la fisonomía auténtica de la esperanza, de vivir en la historia con un espíritu de “adviento”, con una existencia personal y comunitaria orientada a Cristo, plenitud del hombre y cumplimiento de su anhelo de justicia y de paz.

Monitor: En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Todos: Amén.

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS (4, 14-22)

“Y Jesús volvió con el poder del Espíritu a Galilea y su fama se difundió en toda la región. Enseñaba en la Sinagoga de ellos y era alabado por todos. Vino también a Nazareth, donde se había criado, y entró, como tenía costumbre el día de sábado, en la sinagoga, y se levantó a hacer la lectura. Le entregaron el libro del profeta Isaías, y al desarrollar el libro halló el lugar en donde estaba escrito: “El Espíritu del Señor está sobre Mí, porque Él me ungió; Él me envió a dar la Buena Nueva a los pobres, a anunciar a los cautivos la liberación y a los ciegos vista, a poner en libertad a los oprimidos, a publicar el año de gracia del Señor”. Enrolló el libro, lo devolvió al ministro, y se sentó; y cuantos había en la sinagoga, tenían los ojos fijos en Él. Entonces empezó a decirles: “Hoy esta Escritura se ha cumplido delante de ustedes”. Y todos le daban testimonio y estaban maravillados de las palabras llenas de gracia, que salían de sus labios”.

(Momento de silencio para que la Palabra de Dios, ilumine nuestra vida)

Reflexión

Al comienzo de su ministerio, Jesús proclama que ha sido enviado a anunciar a los pobres la buena noticia. El hace presente el Reino de Dios para toda clase de personas, grandes y pequeños, ricos y pobres, sanos y enfermos, próximos y lejanos, judíos y paganos, hombres y mujeres, justos y pecadores, pueblo y autoridades, individuos y grupos…

En la Catechesi Tradendae, Juan Pablo II desafía a las comunidades cristianas a establecer un diálogo intergeneracional con vistas a catequizar a todos:

“Es importante que la catequesis de los niños y de los jóvenes, la catequesis permanente y la catequesis de los adultos no sean espacios cerrados y sin comunicación. Lo que más importa es que entre ellas no exista ruptura. Es más, es necesario favorecer su perfecta complementariedad: los adultos tienen mucho que dar a los jóvenes y a los niños en lo que se refiere a la catequesis pero también ellos pueden recibir mucho de la catequesis para el crecimiento de su propia vida cristiana (CT 45).

El Directorio General para la Catequesis dice: “La catequesis de adultos, al ir dirigida a personas capaces de una adhesión plenamente responsable, debe ser considerada como la forma principal de catequesis, a la que todas las demás, siempre ciertamente necesarias, de alguna manera se ordenan. Esto implica que la catequesis de las otras edades debe tenerla como punto de referencia y articularse con ella en un proyecto catequético coherente de pastoral diocesana (DGC 59).

ORACIÓN — ME LLAMA TU VOZ

Coro 1

Desde todos los rincones me está llamando tu voz.
Siento tu mirada en muchos ojos que me miran.
Oigo tu palabra en muchas voces que me gritan.
Y en aquellos que me necesitan veo tu mano
extendida.
Eres tú quien me pregunta cuando veo ese niño
hambriento, o esa madre extenuada con su hijo a la
espalda.

Coro 2

Sé de muchos hombres que no oyen tu Evangelio.
Y de otros que malviven en chozas, los que no tienen
qué comer y qué vestir y de muchos más que roban
para poder seguir viviendo.
Y todos ellos me gritan en silencio que no viva tan
tranquilo.

Coro 1

¿Qué puedo hacer yo? Esos niños que juegan en el
barro porque no hay lugar para ellos en la escuela, y
ese hombre sin ganas de vivir porque no encuentran
sentido a su vida, y tantos otros que sufren en las
cárceles, y los que libres, no tienen libertad porque
otros les niegan la palabra, o porque, sencillamente
ya claudicaron viviendo enajenados.

Coro 2

En todos ellos y desde todos los rincones de la tierra
me está llamando tu voz.
¿De qué me sirve la vida, la amistad y la alegría si
sigo igual que ayer?
Señor ¿de qué me sirve escucharte, si no estoy
dispuesto a servir a los demás? ¿De qué me sirve
cuanto tengo si soy egoísta y no quiero compartirlo?

Coro 1

Señor, debo salir de mi tranquilidad, no puedo ser
indiferente.
¡Tantos hermanos me necesitan! El mundo vive sin
amor.
Tú me llamas a través de sus voces. Tú me llamas
en mi vida cotidiana. Que sople la brisa fresca cuando
hace calor, que mi presencia traiga la paz.

Coro 2

Señor, hazme servicial, generoso, comprometido,
para que mi ser rebose de alegría al sentirme útil a los
demás.
Tú que te hiciste uno de nosotros por amor y
compartiste lo nuestro. Tú que pasaste la vida
haciendo el bien y curando toda dolencia. Enséñame
a seguir tu ejemplo.
Ayúdame a prepararme para que mi vida sea un “sí”
sin reservas.

ORACIÓN FINAL

Señor, guía nuestros pasos para seguirte y amarte a través de todos aquellos que tanto te necesitan, para ver tu rostro en los pobres, desamparados, necesitados, minusválidos, viudas, madres y padres solteros….Por nuestro Señor Jesucristo …

CELEBRACIÓN INICIAL DEL MIÉRCOLES


Home | Mapa del Sitio
10a Semana: Programa | 
Lema |Objetivos | Oración Catequista
3a Semana | 4a Semana | 5a Semana | 6a Semana
7a Semana | 8a Semana
| 9a Semana | 10a Semana