X SEMANA ARQUIDIOCESANA DE CATEQUESISBeato Juan Pablo II


RENOVACIÓN DE NUESTRA PASTORAL CATEQUÉTICA
Y SUS AGENTES
DESDE EL PROCESO PASTORAL ARQUIDIOCESANO


Renovación de la Pastoral Catequética y sus agentes desde el Proceso Pastoral
y las Orientaciones Pastorales 2011

1993 --- 2011

Arquidiócesis de México

II Sínodo Diocesano
1993

  • Impulsar la renovación catequética.
  • Proceso gradual de educación en la fe.
  • Catequesis desde los padres de familia.
  • Para todos: adultos, adolescentes y jóvenes.
  • Lugares estratégicos.
  • Conferir Ministerio de la catequesis a los laicos.
  • Semana de Catequesis (ECUCIM 2951- 3011).

Programa Inicial Arquidiocesano (PIA)
1994

Sectorización.

Pequeñas Comunidades.

Procesos catecumenales.

Acciones de pastoral sociocaritativa.

1996. El Cardenal Norberto presenta la Orientación para la Formación de Agentes Laicos para acciones específicas.

Con este paso, se comienzan a abrir  los itinerarios para la maduración y el compromiso de más laicos.

1997. A la luz de los ordenamientos  del II Sínodo y del Jubileo del Año 2000, se comienzan a vislumbrar las etapas que habríamos de recorrer. Sin perder de vista el horizonte de una Iglesia misionera, evangelizadora, participativa  y en comunión.

1998. El Cardenal Norberto, asumiendo el Sínodo, descentraliza la organización y el gobierno pastoral hacia las Vicarías y Vicarios Episcopales, impulsando la corresponsabilidad. Catequesis es ubicada en el Secretariado de Pastoral Profética.

1998. Se inicia la vivencia pastoral del Jubileo de la Encarnación. Unidos con la Iglesia universal celebramos los dos mil años del nacimiento de Cristo. Las etapas: Conversión, Comunión y Misión. Catequesis coordina.

1999. Se planeó culminar  el Jubileo con una misión intensiva, ensayo de la pastoral misionera que queremos implementar de manera permanente, como forma habitual para nuestra práctica pastoral.

2000. Con el ejercicio de la Misión Intensiva se puso en marcha la apropiación del proceso evangelizador y de sus etapas: primer anuncio, catequesis y apostolado. En gran medida, la organización de la Misión Intensiva se apoyó en catequistas.

2000. Los pregones y la guía del proceso misionero concretaron la etapa kerigmática.

2001. Terminada la misión intensiva, fuimos convocados por el Arzobispo para implementar la Misión Permanente. En gran medida eso significaba continuar con el proceso evangelizador, eslabonando a la etapa kerigmática la etapa catequética.

2001. Aunque el Camino de Emaús se había editado antes de la Misión 2000, es el instrumento preparado para acompañar a quienes fueron motivados por la misión intensiva y quieren profundizar en su camino de fe para ser conscientes de su vocación bautismal y su pertenencia a la Iglesia. Se ubica en ese límite entre primer anuncio y catequesis.

2002. Al reflexionar las consecuencias de la Misión Permanente para la práctica pastoral de nuestra arquidiócesis, vimos que era muy importante estar dispuestos a la conversión pastoral a la luz de la pedagogía de nuestro Salvador Jesucristo.

2003. El lugar por excelencia donde se hace visible la Iglesia en su misión evangelizadora sigue siendo la parroquia. Tendríamos que ponernos en camino para que evolucione como casa abierta a todos y como comunidad responsable de acompañar hacia el encuentro con Cristo.

2003. La elaboración de este Directorio ha sido un gran logro que ayuda a clarificar uno de los parámetros más importantes para verificar la renovación de la catequesis: cómo realizamos la iniciación cristiana.

2004. La evangelización es un proceso de maduración en Jesucristo que siempre va a dar como fruto la sensibilidad para descubrir al necesitado y servirlo. Cuando el anuncio evangélico no genera comunidad de servicio no hay verdadera fe en Cristo.

2005. Después de la puesta en práctica de la misión intensiva y de buscar su consolidación, fue necesario dar una vista a la etapa catequética y su característica de ser la que le da cimiento a la fe, consolida la adhesión a Cristo y a la Iglesia.

2006. Siempre es el seguimiento de Jesús la experiencia fundamental que nos permite madurar paulatinamente como cristianos. En ese sentido nunca dejamos de ser discípulos.

2007. La preparación de la Conferencia del CELAM en Aparecida trajo muchas luces que fueron confirmando los pasos que habíamos estado dando después del II Sínodo Diocesano, en especial, la caracterización de discípulos misioneros.

2008. Volver sobre la vocación cristiana y la misión que tiene la Iglesia nos hizo iniciar una etapa de fortalecimiento centrándonos en la formación de agentes, considerándola como la columna vertebral de la acción pastoral de nuestra Diócesis.

2009. La formación entendida como alimento para nuestra conversión a Cristo e íntimamente ligada al compromiso de colaborar en la misión evangelizadora.

2010. La conversión y la renovación pastoral son indispensables como programa pastoral para que el Señor pueda modelarnos para ser instrumentos aptos del evangelio hoy, en el mundo en que vivimos.

2011. La clave es que nunca perdamos de vista cuál es la raíz de nuestra vocación personal y comunitaria. Si queremos avanzar en la renovación pastoral necesitaremos siempre confrontar nuestro estilo de vida con el Evangelio. 

Elementos de renovación pastoral para la catequesis y sus agentes:

Proceso como pedagogía.

Necesidad de las etapas previas.

Sentido de continuidad.

Capacidad para acompañar a todos.

Encuentro con Jesús como centro.

Seguimiento como método.

Servicio como meta.

Son ya 17 años de proceso postsinodal y XVI Asambleas Diocesanas

Con el camino recorrido parece que estamos entrando a una etapa en la que debemos ir consolidando la renovación de nuestra pastoral, apoyados en tres pilares:

la acción misionera abierta a los ambientes;

el itinerario de formación ofrecido a todos;

impulsar una mayor participación de todos los bautizados en el servicio y compromiso social.

Mons. Juan Carlos Guerrero Ugalde


Renovación de nuestra Pastoral Catequética


Home | Mapa del Sitio
10a Semana: Programa | 
Lema |Objetivos | Oración Catequista
3a Semana | 4a Semana | 5a Semana | 6a Semana
7a Semana | 8a Semana
| 9a Semana | 10a Semana