Escudo del Cardenal Norberto Rivera Carrera

Carta a los Catequistas de la Arquidiócesis Primada de México
Día del Catequista
Domingo de la Ascensión del Señor
20 de Mayo de 2007

Estimados Catequistas:

            Como ha sido ya una práctica en los últimos años me dirijo a Ustedes, para saludarlos en esta ocasión en que celebramos en nuestra Arquidiócesis el Día del Catequista. Es para mi un gusto hacerlo a través de este medio, ante la imposibilidad de hacerlo personalmente. En las visitas pastorales a los decanatos, he constatado la fuerza que representan en nuestras comunidades parroquiales. Su presencia es notoria por el servicio que prestan a la Misión Permanente a través de la Catequesis.

            También constato que no ha sido fácil la renovación de la catequesis en la nueva perspectiva pastoral que ha surgido del II Sínodo diocesano y el proceso post-sinodal. Descubro obstáculos que provienen de diferentes direcciones: las estructuras, los agentes, los destinatarios, la costumbre, la falta de subsidios adecuados, el no cumplimiento de las diferentes orientaciones que he dado, pero tal vez, la más importante, la carencia de una adecuada formación, en general de todos los agentes.

            Es por eso, que en las Orientaciones Pastorales que presenté este año en la Peregrinación anual de la Arquidiócesis al Santuario Guadalupano, urgí en la necesidad de fortalecer la tarea de la formación de todos los agentes de pastoral, como algo fundamental para poder llevar adelante la Misión Permanente, opción pastoral en nuestra Iglesia particular.    

            Considero que intensificar la formación de los agentes en nuestro plan pastoral, ayudará a su mejor comprensión y puesta en práctica. La catequesis como ya se ha insistido, es parte integral de la Misión Permanente al concebirla en el conjunto de las distintas etapas del proceso evangelizador, por lo cual, ha de acompañar los procesos de Primer anuncio, Iniciación Cristiana y de formación permanente en la fe, ayudando así, a los bautizados a vivir la adhesión de fe a Cristo cabeza y a su cuerpo que es la Iglesia, a la cimentación de la fe, haciendo de todo bautizado un enviado a renovar una sociedad convulsionada por tantos problemas y dificultades.

            Para poder tener una catequesis inspirada en la iniciación cristiana, necesitamos de catequistas iniciados en la fe. En estos días con gran gozo estoy participando en la realización de la V Conferencia del Episcopado Latinoamericano, la cual lleva por lema “Discípulos y Misioneros de Jesucristo, para que nuestros pueblos en Él tengan vida”. Desde su preparación, en varios ambientes se reflexionó en la necesidad de ser hoy por hoy, una Iglesia que sea Discípula y Misionera, siendo estos dos elementos los que reflejan el verdadero rostro de una Iglesia evangelizada y evangelizadora. Esto me hace recordar que desde que presenté las Orientaciones pastorales para la formación de los agentes laicos en acciones específicas, insistí en la tarea de formar laicos de una manera integral, en donde no ha de ser lo cognoscitivo lo más importante, sino la posibilidad de recorrer con ellos un camino de discipulado que los ayude a vivir de forma personalizada la alegría de la fe: proceso de anuncio, conversión y adhesión de fe que los cualifique como apóstoles.

            Queridos catequistas, doy gracias a Dios por Ustedes, porque han sabido responder con valentía al Señor, en esta vocación y ministerio tan importante para la vida de la Iglesia, pero al mismo tiempo elevo mi oración para que el Señor de la vida, el que celebramos en este tiempo de Pascua y que hoy contemplamos en su Ascensión les permita tener un encuentro personal con Él, al estilo de los Doce, de los Setenta y dos, de María Magdalena, de la Samaritana, de Zaqueo, de los discípulos de Emaús… y los haga vivir la hermosa aventura de ser sus Discípulos para ser cada día mejores misioneros y catequistas.

            No me queda más que pedirles, que ante las oscuridades que encontramos podamos ser ¡luz de Dios en nuestra Ciudad!

+ Norberto Cardenal Rivera Carrera
Arzobispo Primado de México


Ver Carta del Cardenal a los Catequistas en Word       Ver Carta del Cardenal a los Catequistas en PDF


Home | Mapa del Sitio
6a Semana: Principal | Programa | Día a día
3a Semana | 4a Semana | 5a Semana | 7a Semana | 8a Semana