ORACIÓN INICIAL
LUNES

Canto: "Alma Misionera".

Director: En el nombre del Padre + y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Todos: Amén.

Director: Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo.

Todos: Que nos ha bendecido en la persona de Cristo, con toda clase de bienes espirituales y celestiales.

Monitor: En la alegría pascual, queremos profundizar nuestra misión de ser discípulos y misioneros del Resucitado, en nuestra Iglesia particular de la Arquidiócesis de México. En este espíritu, queremos reflexionar a la luz de la Palabra de Dios, nuestra tarea como catequistas, desde el reto de la formación permanente.

LECTURA BÍBLICA

De la segunda carta del Apóstol San Pablo a Timoteo (4, 1-5)

Te conjuro en presencia de Dios y de Cristo Jesús que ha de venir a juzgar a vivos y muertos, por su Manifestación y por su Reino: "Proclama la Palabra, insiste a tiempo y a destiempo, reprende, amenaza, exhorta con toda paciencia y doctrinal". Porque vendrá un tiempo en que los hombres no soportarán la sana doctrina, sino que, arrastrados por sus propias pasiones, se harán con un montón de maestros por el prurito de oír novedades; apartarán sus oídos de la verdad y se volverán a las fábulas. Tú, en cambio, pórtate en todo con prudencia, soporta los sufrimientos, realiza la función de evangelizador, desempeña a la perfección tu ministerio.

Palabra de Dios.

(Se deja un momento de silencio).

Reflexión (Aparecida, Brasil nn. 41-42).

Los cristianos necesitamos recomenzar desde Cristo, desde la contemplación de quien nos ha revelado en su misterio la plenitud del cumplimiento de la vocación humana y de su sentido. Necesitamos hacernos discípulos dóciles, para aprender de Él, en su seguimiento, la dignidad y plenitud de la vida. Y necesitamos, al mismo tiempo, que nos consuma el celo misionero para llevar al corazón de la cultura de nuestro tiempo, aquel sentido unitario y completo de la vida humana que ni la ciencia, ni la política, ni la economía, ni los medios de comunicación podrán proporcionarle. En Cristo Palabra, Sabiduría de Dios (cf. 1 Co 1, 30), la cultura puede volver a encontrar su centro y su profundidad, desde donde se puede mirar la realidad en el conjunto de todos sus factores, discerniéndolos a la luz del Evangelio y dando a cada uno su sitio y su dimensión adecuada.

Como nos dijo el Papa en su discurso inaugural: "Sólo quien reconoce a Dios, conoce la realidad y puede responder a ella de modo adecuado y realmente humano". La sociedad, que coordina sus actividades sólo mediante múltiples informaciones, cree que puede operar de hecho como si Dios no existiese. Pero la eficacia de los procedimientos lograda mediante la información, aún con las tecnologías más desarrolladas, no logra satisfacer el anhelo de dignidad inscrito en lo más profundo de la vocación humana. Por ello, no basta suponer que la mera diversidad de puntos de vista, de opciones y, finalmente, de informaciones, que suele recibir el nombre de pluri o multiculturalidad, resolverá la ausencia de un significado unitario para todo lo que existe. La persona humana es, en su misma esencia, aquel lugar de la naturaleza donde converge la variedad de los significados en una única vocación de sentido. A las personas no les asusta la diversidad. Lo que les asusta, más bien, es no lograr reunir el conjunto de todos estos significados de la realidad en una comprensión unitaria que le permita ejercer su libertad con discernimiento y responsabilidad. La persona busca siempre la verdad de su ser, puesto que es esta verdad la que ilumina la realidad de tal modo que pueda desenvolverse en ella con libertad y alegría, con gozo y esperanza.

PALABRAS DE APERTURA

ORACIÓN

Director: Dios nuestro, que en tu designio de salvar a los hombres por el sacrificio de Cristo, nos llamas al trabajo apostólico, concédenos impregnar el mundo de espíritu evangélico y ser fermento de su santificación. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Todos: Amén.

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.


Home | Mapa del Sitio
7a Semana: Principal | Programa
3a Semana | 4a Semana | 5a Semana | 6a Semana | 8a Semana