ORACIÓN INICIAL
MARTES


Canto: "Hazme un instrumento de tu paz".

Director: En el nombre del Padre, + y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Todos: Amén.

Director: ¡Que el Dios de toda gracia, que nos ha llamado en Cristo a su gloria eterna, nos perfeccione, fortalezca y nos dé fe inquebrantable!

Todos: A él la gloria y el poder, por los siglos de los siglos. Amén.

Monitor: Hermanos, la formación de nuevos discípulos y misioneros para proponer la fe en la Ciudad de México, debe estar impregnada de un sentido de encarnación con el lugar y las personas a donde el Señor nos envía a proclamar su Palabra, por eso, con devoción y atención, escuchemos su voz.

LECTURA BÍBLICA

De la primera carta del Apóstol San Pablo a los Corintios (2, 1-5).

Por mi parte, hermanos, cuando los visité para anunciarles el misterio de Dios, no llegué con el prestigio de la elocuencia o de la sabiduría. Al contrario, no quise saber nada, fuera de Jesucristo, y Jesucristo crucificado. Por eso, me presenté ante ustedes débil, temeroso y vacilante. Mi palabra y mi predicación no tenían nada de la argumentación persuasiva de la sabiduría humana, sino que eran demostración del poder del Espíritu, para que ustedes no basaran su fe en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.

Palabra de Dios.

(Momento de silencio).

Reflexión (Aparecida, Brasil nn. 247-248).

Encontramos a Jesús en la Sagrada Escritura, leída en la Iglesia. La Sagrada Escritura, "Palabra de Dios escrita por inspiración del Espíritu Santo", es, con la Tradición, fuente de vida para la Iglesia y alma de su acción evangelizadora. Desconocer la Escritura es desconocer a Jesucristo y renunciar a anunciarlo. De aquí la invitación de Benedicto XVI:

Al iniciar la nueva etapa que la Iglesia misionera de América Latina y El Caribe se dispone a emprender, a partir de esta V Conferencia General en Aparecida, es condición indispensable el conocimiento profundo y vivencial de la Palabra de Dios. Por esto, hay que educar al pueblo en la lectura y la meditación de la Palabra: que ella se convierta en su alimento para que, por propia experiencia, vea que las palabras de Jesús son espíritu y vida (cf. Jn 6, 63). De lo contrario, ¿cómo van a anunciar un mensaje cuyo contenido y espíritu no conocen a fondo? Hemos de fundamentar nuestro compromiso misionero y toda nuestra vida en la roca de la Palabra de Dios.

Se hace, pues, necesario proponer a los fieles la Palabra de Dios como don del Padre para el encuentro con Jesucristo vivo, camino de "auténtica conversión y de renovada comunión y solidaridad". Esta propuesta será mediación de encuentro con el Señor si se presenta la Palabra revelada, contenida en la Escritura, como fuente de evangelización.

ORACIÓN

Señor y Dios nuestro, que has querido que tu Iglesia sea sacramento de salvación para todos los hombres, a fin de que la obra redentora de tu Hijo perdure hasta el fin de los tiempos, haz que tus fieles caigan en la cuenta de que están llamados a trabajar por la salvación de los demás, para que todos los pueblos de la tierra formen una sola familia y surja una humanidad nueva en Cristo nuestro Señor, que vive y reina, por los siglos de los siglos. Amén.


Home | Mapa del Sitio
7a Semana: Principal | Programa
3a Semana | 4a Semana | 5a Semana | 6a Semana | 8a Semana