Click para visitar el Sitio Web de la ARQUIDIÓCESIS DE MÉXICO

Comisiones Vicaría de Pastoral

Mapa del Sitio

Contenido del apartado: ENCUENTRO MUNDIAL DE LAS FAMILIAS


  Google
Vicaría      de Pastoral

Logotipo de la Misión Permanente en la Arquidiócesis de México. IR A DOCUMENTOS DE LA MISIÓN

VI Encuentro Mundial de las Familias
Evento Festivo


Testimonio de la Familia Francis Xavier
(Pakistán)

Francis Xavier (padre)

Como quizá sabéis, entre nosotros la elección de la esposa es hecha por los padres. Yo me casé con Josephine porque mi tío sacerdote pensó que era la muchacha perfecta para mí. A lo largo de nuestros veinticinco años de matrimonio he constatado que tenía razón. Del Evangelio hemos aprendido que los esposos debemos amarnos uno al otro como Jesús nos ha amado y que, viviendo así, estamos unidos en su nombre y Él está en medio nuestro. Esta divina presencia nos da luz y fuerza para permanecer vivos en nuestra fe católica, en un país musulmán, donde los cristianos no llegan al dos por ciento de la población. Hemos experimentado la belleza y la alegría de una vida de familia basada en los valores del Evangelio y, eso nos ha animado y ayudado a educar en la fe cristiana a nuestros hijos, con los cuales tenemos una relación de gran confianza.

Con frecuencia tenemos la impresión de que sus puntos de vida son mejores que los nuestros. Poco después de lo sucedido el 11 de septiembre y la guerra en Afganistán, estábamos en el carro cuando nos hemos visto rodeados por una multitud que protestaba contra la guerra. Por miedo a la reacción de la gente, mi hijo quiso quitar el rosario que colgaba del espejo retrovisor. Pero yo le he dicho: "No, será el rosario el que nos salve". Todo ha ido bien y desde aquel día todos llevamos siempre el rosario y se ha convertido en la oración preferida por nuestra familia.

Anila (hija 23 años)

En mi clase era la única cristiana. Una de mis compañeras, cuando se enteró, se puso muy triste. Sin embargo, poco después, he podido ayudarla en un trabajo que debíamos hacer juntas y dedicar algo de tiempo a escuchar sus problemas. Ella ahora ha declarado, ante las demás estudiantes: "Tenía una opinión muy negativa de los cristianos, pero al conocer a Anila he comprendido que estaba equivocada. Todos los seres humanos somos iguales".

El maestro de Islam, cuando ha sabido que yo era cristiana me ha llamado y me ha dicho: "No sabía que eras cristiana, pero te doy las gracias porque he observado que sigues las lecciones con mucha atención". Desde entonces ha comenzado a hablar incluso de la Biblia.

Shahnawaz (20 años)

También los hijos hemos querido asumir los valores humanos que nacen del cristianismo, como la compasión, la solidaridad, la apertura al prójimo. Hace dos años hemos sabido que una familia de nuestro pueblo natal, que también había emigrado a la ciudad, no tenía dónde vivir. El padre ganaba sólo algunas rupias y el hijo de diez años, en lugar de ir al colegio, trabajaba en un restaurante. Hemos hablado y hemos decidido renunciar a una habitación de nuestra casa para dar un techo a esta familia. Para nosotros era como acoger a Jesús. Dos años después, esta familia está aún con nosotros: los padres trabajan y al hijo, que estudia ahora quinto, le va muy bien.  

Josephine (madre)

Casi todos nuestros vecinos son extremadamente pobres. La mayor parte de los niños pasa el día en la calle mientras los padres trabajan en las casas de los ricos. Soy profesora y por eso pensé en dar clases en el patio de nuestra casa. Al principio nos protegía sólo un tejado de chapa, pero nuestro verano es muy caluroso y nuestro invierno muy frío. Pasado un tiempo hemos conseguido un terreno y con ayuda de una ONG italiana hemos construido algunas aulas y un porche. Ahora somos nueve profesores y 185 alumnos. Intentamos darles una educación para la paz y contribuir así a la fraternidad universal, promocionando la justicia y el desarrollo.